Blogs

Cecilia Casado

A partir de los 50

El bochorno que abochorna

Sombrilla

Llevamos unos días calentitos. Eso en Euskadi significa que el termómetro está muy cerca de los 40 grados y que la humedad relativa del aire se acerca al 100%.  Como son cuatro días al año no es habitual que en las viviendas haya instalado aire acondicionado así que el stock de ventiladores y abanicos desaparece de los comercios rápidamente y por necesidad de último momento.

Por necesidad también algunas personas gastamos la menor cantidad de energía posible y nossorprende -a mí me sorprende- que las playas están abarrotadas a pesar del riesgo que supone añadir  unos 10 grados más a la temperatura veraniega . Pero aquí todos tenemos un roto para un descosido y ya nos hemos acostumbrado a no ser el paradigma de Mordor sino la postal de Euskadi tropikala.

Yo no voy a la playa con la canícula ni aunque me paguen; ya formo parte del club de personas que dicen que lo mejor del sol es la sombra y que se quedan en una terracita parapetadas detrás de un vaso de cerveza (el libro es opcional).

El bochorno nos hace sudar a todos, pero también debería producirnos el mismo efecto la contemplación de otros seres humanos que en vez de disfrutar jugando con las olas lo que se juegan es la vida en el mismo o parecido mar en el que nosotros nos quejamos de que hace calor  y corre poca brisa.

En pleno agosto a nadie le interesa mirar las noticias por si nos endilgan imágenes de cientos y miles de seres humanos arribando a nuestras playas con la peregrina intención de salvar la propia vida .  Nos hemos acostumbrado a ello como a que nos cuenten que llegan medusas al cantábrico o mareas de plástico al Mediterráneo .

Un tipo con mi mismo apellido -y que por supuesto no es familiar mío ni por casualidad-ha dicho que no hay papeles ni sitio para todos los que  claman por su vida y yo me siento abochornada por esas palabras expresadas por un hombre joven, padre de familia y con menos valores humanos que  las piedras bajo las que se esconden los escorpiones .

Estoy abochornada y no solamente por el calorazo que hace sino porque me pregunto si realmente seré capaz de hacer algo más que echar a volar mis palabras.

Pero sé que siempre se puede colaborar tanto en un sentido como en otro; se puede echar más leña al fuego o apagar los incendios con gasolina, pero también se puede hacer una mínima llamada a la humanidad que todos deberíamos tener en nuestro interior y aunque haga mucho calor compartamos  lo que cuestan unas cuantas cervezas y helados en apoyar a quienes están salvando vidas en el mar mientras nosotros nos abanicamos   Poniendo cara de póquer y mirando al infinito como si la cosa no fuera con nosotros, pero  con el beneplácito de todos los gobiernos europeos.  Esos que dicen que son democráticos,  plenos de valores humanos y que no tienen nada de que abochornarse.

Felices los felices (que cada vez quedan menos) .

La alquimista

Por si alguien desea contactar

apartirdeloscincuenta@gmail.com

;

Temas

Inmigración, pasar de todo, veranito

Filosofía de Vida y Reflexiones. Lo que muchos pensamos dicho en voz alta

Sobre el autor

Hay vida después de los 50, doy fe. Incluso hay VIDA con mayúsculas. Aún queda tiempo para desaprender viejas lecciones y aprender otras nuevas; cambiar de piel o reinventarse, dejarse consumir y RENACER. Que cada cual elija su opción. Hablar de los problemas cotidianos sin tabú alguno es la enseña de este blog; con la colaboración de todos seguiremos creciendo.

agosto 2018
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031