Blogs

Cecilia Casado

A partir de los 50

Balance y Cuenta de Resultados


balance-fin-de-ano

 

Hoy me he despertado pensando en la cantidad de cosas nuevas y diferentes que he hecho durante el año que está a punto de ser engullido junto con las uvas. Igual he tenido ese pensamiento porque la prensa –aprovechando que sus colaboradores están de vacaciones- rellena los espacios con generalidades del tipo, “los personajes del año”, “las series del año” o “los bodorrios del año”. Y mi mente se pone ella solita a hacer inventario…

Cuando repaso el calendario que se muere veo (casi) siempre un panorama encantador después de haber pasado la “borragoma” por encima de las chapuzas y patinazos. Mi secreto para ser (moderadamente) feliz no son pociones mágicas sino, como decía el imponente Cesare Beccaria, “tener buena salud y mala memoria”. Yo apuntaría que mejor tener “memoria selectiva” y acordarse únicamente de lo que nos conviene después de haber gestionado en positivo los traumas y los recuerdos nefastos.

Pero primero hay que hacer balance. La auditoría anual no se la debería saltar ningún hijo de vecino. Porque es necesario mirar atrás, repasar la cosecha del año y, aunque sea rápidamente, separar el grano de la paja, tirar lo que no  sirve y guardar en el fondo del cajón de la memoria lo que  ha aportado “beneficio”. Una especie de “colchón” para los malos tiempos que, seguro, llegarán.

Me propongo que sea poca cosa para que no me salga humo por las orejas de tanto pensar, pero al final siempre acabo fiscalizando las cuentas con lupa, intentando averiguar a dónde se fueron ciertas ilusiones o qué pasó con aquel bonito afán que se perdió en alguna encrucijada del camino. Es lo que llamo el maldito balance de fin de año que, farragoso y a veces doloroso, es preciso hacer y que cuadren las cuentas. Y si no cuadran –no nos engañemos- tendremos que saldarlas en algún momento futuro, porque el Universo tiene  un “departamento de hacienda” que nos tiene fichados a todos y pasa todas las facturas viejas, no caducan a los cinco años…

El año 2018 comenzó engullendo unas uvas que estaban “pasadas”; es decir, que padecí una seria indisposición emocional y anímica no solicitada. Duró tres meses, el tiempo necesario para poner los puntos sobre las íes y “reubicar” a quien compartió mi casa durante ese tiempo por necesidades del guion. Afortunadamente, la experiencia nos enriqueció bilateralmente aunque tuvo efectos colaterales indeseados tipo tsunami que me tuvieron sacando agua y limpiando fango el resto del año. Pero todo pasa.

cecilia-tajmahal-20182018 ha sido un año muy viajero. Quise regresar a India rememorando mi primer viaje de hace unas décadas y volví consciente de cómo ha cambiado el país; a peor, para ser exactos. La experiencia “espiritual” bien, gracias, si no fuera por el ambiente beligerante que se respiraba por el odio religioso entre los que adoran a diferentes dioses y el secular abuso de permitir y propiciar que los que son de casta alta sigan ignorando (y propiciando) la miseria de los que son de casta baja o bajísima. Por mucho que digan que las abolieron el siglo pasado…

cecilia-iranVisité también Irán, fantástica Persia, señalada con el dedo internacional acusador interesado aunque resultó ser un país acogedor, hospitalario, lleno de personas maravillosas que me hicieron comprender cómo se manipula la opinión pública para señalar con el dedo y poner cruces a cualquier país, lugar o persona que el “orden mundial” decida crucificar. Ni un solo sobresalto, ningún percance, cero inseguridad. Un viaje “por libre” en el que aprendí el verdadero sentido de la amistad…y de la no amistad. Ojalá tenga la oportunidad de regresar fuera del Ramadán ya que nos limitó bastante, no por no poder comer durante las horas de sol sino porque los lugares más emblemáticos del país estaban cerrados a cal y canto.

casita-jpg

 

No me ha faltado (afortunadamente) la semana perdida en el bosque de Las Landas, la inmersión total en la naturaleza, puro detox al lado de un lago silencioso rodeado de árboles.

 

Ni dos largas estancias en “mi otro mar”, en esa playa casi desierta al amanecer y ese jardín lleno de letras y silencio. conejito-en-mi-otro-marPasando por una deliciosa semana en Madrid acogida por  una gran amiga y su marido.

 

 

 

berlin-cecilia-melena-al-viento

 

 

 

 

Rematando el año viajero con una semana en Berlín con mi hija pequeña y su esposo donde ya voy sintiéndome como en casa. (Hasta he comido salchichas, quién me ha visto y quién me ve).

 

elur-sofaPero lo determinante de este año que acaba es que hay algo que también parece estar acabándose: la vida de mi perrillo Elur. Ha entrado en una espiral de no retorno por ser cada vez más difícil controlar sus ataques de epilepsia. Tiene once años largos y muchas cajas de cortisona en su haber. Llevo tres meses seguidos a su lado vigilando que no sufra ni pierda su calidad (cada vez menor) de vida. Un desafío emocional se me presentará en breve y tendré que hacerle frente.

elur-navidad-2018

Como he hecho frente a las decepciones que algunas amistades me han regalado y que sé que he enviado de vuelta pero ya sin papel brillante ni cinta de colores. También he bregado (y quién no) con las típicas situaciones familiares incómodas tirando a insoportables de las que yo misma tampoco soy inocente; en todas partes cuecen habas y en mi casa a calderadas. Mis hijas y mi nieta, mi tesoro: siempre están ahí; lejos en lo físico, muy adentro en lo afectivo.

He reescrito mis listas: la de prioridades y la de los afectos.

Mis contactos de whatsapp están bajo mínimos y ya sólo salgo en “petit comité” o sola, que conmigo nunca discuto a dónde ir o de qué hablar. También mantengo un “alter ego” con el que me peleo cuando no estoy disfrutando de la vida: gracias JoseRa por ser siempre y estar casi siempre.

He cumplido casi al cien por cien el reto de no dejarme llevar por el consumismo durante todo el año: cero rebajas, cero caprichos de ropa, cero gastar dinero para tapar carencias emocionales.

De salud, bien tirando a muy bien, gracias; he pisado el hospital únicamente como acompañante. De amores, también bien. Los justos para no oxidarse mis endorfinas ni saturarse mi santa paciencia. El dinero, lo que decida el Gobierno y mi E.P.S.V. particular.

cuadro-num1He comenzado a hacer Pilates y ya soy capaz de agacharme veloz si se me cae al suelo un billete de 20€. También he descubierto un “don” escondido –o latente- en mí: la pintura. Si mi madre es pintora y mi hija es artista… ¿no habrá quedado algo para mí? Y me fui a un Estudio de Pintura donde ya estoy entre los óleos de mi tercer cuadro. Un relax para el espíritu y una satisfacción para el desarrollo de mi creatividad. El blog, también bien, gracias.

cecilia-qmec-julio-2Cosas raras he hecho algunas este año que muere. Como participar durante cinco meses como “tertuliana” en un programa de televisión, de esos de sobremesa en los que hay que chillar para que te escuchen. Toda una experiencia.  También he abandonado algunos grupos porque he comprendido que mi camino es más en solitario que haciendo los coros. Los libros han sido mis fieles compañeros. Y también algunas series. Y este blog que me obliga tres veces por semana a recomponerme la melena. Un año intenso, demasiado.

No sé si me van a cuadrar los números cuando haga la Cuenta de Resultados y pase a limpio el Balance Fin de Año. Pero me diré como siempre que lo importante, lo verdaderamente importante, es seguir en activo para contarlo. Sigamos pues con las botas puestas.

Felices los felices y buenos deseos para todos.

LaAlquimista

Por si alguien desea contactar:

apartirdeloscincuenta@gmail.com

 

 

 

 

Filosofía de Vida y Reflexiones. Lo que muchos pensamos dicho en voz alta

Sobre el autor

Hay vida después de los 50, doy fe. Incluso hay VIDA con mayúsculas. Aún queda tiempo para desaprender viejas lecciones y aprender otras nuevas; cambiar de piel o reinventarse, dejarse consumir y RENACER. Que cada cual elija su opción. Hablar de los problemas cotidianos sin tabú alguno es la enseña de este blog; con la colaboración de todos seguiremos creciendo.


diciembre 2018
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Contenido Patrocinado