Blogs

Cecilia Casado

A partir de los 50

Me la sopla el Año Nuevo

todo-me-da-igual

Vale que me he tomado las doce uvas y toda la parafernalia adyacente, que he brindado y contestado a todos los memes recibidos en las últimas horas del año pasado. Vale que estoy agradecida por haber tenido con quien compartir esos momentos tan saturados de “carga social” e incluso confesaré que no me perdí el bikini de la Pedroche y estuvimos haciendo cábalas sobre cuánto dinero le tienen que pagar a esta chica para que haga el ridículo –a mi entender- delante de medio país, llegando a la conclusión de que será por la vanidad y las cosas del ego y quien pillara ese chollo.

Vale que he hecho el Balance Fin de Año y puesto al día mis cuentas emocionales, diciendo “te quiero” a quienes quiero y “adiós” a quienes tenía que decírselo. Vale que he perdonado muchas cosas y, por el mismo precio, me he perdonado también a mí misma. Incluso he aprovechado para dar las gracias por todo lo bueno recibido y por las enseñanzas de lo que me pareció “malo” en su momento.

Y después de todo esto y de tomarme un par de copas de cava con unos cuantos bombones de esos que se deshacen en la boca…he puesto punto final.

No necesito hacer propósitos de Año Nuevo para serles infiel antes del mes de marzo. Ni buscar billetes baratos para viajar a algún destino que me falta en el álbum de fotos. (Thoreau decía que “viajar es de bobos” porque nada se deja atrás y aunque estoy de acuerdo con la segunda parte de la sentencia, probablemente vuelva a hacer de “boba” en algún momento no previsto del futuro).

a-partir-de-los-50-2Me da exactamente igual pesar diez kilos más de lo que he leído en alguna tabla que debería pesar de acuerdo a mi estatura y mi edad; no tienen ni idea de lo que dicen esos “sabios” de la antropometría porque obvian el factor emocional y la condición de la psique humana. Y, además, como ya conozco los idiomas que me apetecía conocer no tengo que meterme en trabajos de Hércules que ya son un fiasco antes de empezarlos. (¿Quién en su sano juicio necesita aprender inglés a partir de cierta edad?)

Así que aterrizo en una mañana fría tirando a gélida en la que el mundo parece haberse parado (me refiero al día de ayer) porque es 1 de Enero y alguien nos ha hecho creer en algún momento que “empieza una nueva vida”. Pamplinas.

Todo va a seguir igual tirando a peor, me temo. El desamor seguirá ahí y también se quedarán inmóviles las garrapatas emocionales que cada uno lleva adheridas en el alma o en el corazón o como se llame ese rincón oscuro que todos tenemos dentro lleno de bichos no catalogados.

Me da exactamente igual que el calendario estrene un paisaje nevado o que se avecinen las rebajas. La cosa es inamovible, no seamos ilusos. Los mismos (malos) políticos y (peores) gobernantes. La misma maldad empujando a miles de seres humanos a huir hacia adelante sin saber que les espera una muerte “líquida” y una gran incomprensión.

Algunos estarán contentos en lo privado, quizás los que tengan planes de futuro para el año 2019 y la suerte de que no venga un tsunami y se los lleve por delante. Seguramente siguen en pie los felices que son felices porque han decidido no pensar más o mirar hacia otro lado, pero por mucha energía positiva que se proyecte o se intente acumular el mundo es el que es y la realidad no tiene final interactivo opcional para doblegarlo a nuestro gusto y conveniencia.

Así que este año, para variar, voy a hacer un punto y seguido y continuar con lo que estaba haciendo antes de ayer: es decir, vivir con la mayor conciencia posible de que estoy viviendo. Que cualquier día se acaba el duro y lo mismo no nos damos ni cuenta.

a-partir-de-los-50Felices los felices y también los que tenéis propósitos brillantes para este nuevo año.

Y el amor de siempre para ti, papá, en el aniversario de cuando saliste de tu figura carnal para convertirte en luz que me guía desde la “estrellita cariñosa” que mis niñas y yo tan bien conocemos.

LaAlquimista

Por si alguien desea contactar:

apartirdeloscincuenta@gmail

Temas

Filosofía de Vida y Reflexiones. Lo que muchos pensamos dicho en voz alta

Sobre el autor

Hay vida después de los 50, doy fe. Incluso hay VIDA con mayúsculas. Aún queda tiempo para desaprender viejas lecciones y aprender otras nuevas; cambiar de piel o reinventarse, dejarse consumir y RENACER. Que cada cual elija su opción. Hablar de los problemas cotidianos sin tabú alguno es la enseña de este blog; con la colaboración de todos seguiremos creciendo.


enero 2019
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Contenido Patrocinado