Perfil bajo | A partir de los 50

Blogs

Cecilia Casado

A partir de los 50

Perfil bajo

Me he cansado. Así, en general, lo manifiesto. Durante demasiados años he sido una especie de “perejil de todas las salsas” a la que gustaba organizar grupos, juntar a la gente, llevar a cabo proyectos imaginativos, inventarme retos que a veces eran compartidos y otras no. He conseguido muchos amigos y algunos enemigos, lo que es lógico y normal cuando alguien abandona el rincón personal y salta a la palestra.

Todo está bien, todo ha estado bien y de cada situación –buena, regular o mala- he sacado mi beneficio en forma de experiencia. Tengo poco de qué arrepentirme y donde metí la pata creo que ya lo he solucionado…o casi.

Pero de un tiempo a esta parte me apetece cada vez menos andar para arriba y para abajo “haciendo cosas” y para ello voy aceptando los mínimos compromisos sociales posibles porque debo escuchar a esa voz interior que me susurra lo que me conviene o no hacer.

Hace poco pasé una semana en Valencia acompañando a una amiga. Parecía un viaje turístico –por supuesto que visité la Albufera y los monumentos emblemáticos de la capital además de los museos que me interesaban-, pero al segundo día yo ya no estaba “en mi salsa”. Deseaba volver a casa, a mi txoko, recuperar mi música y mis libros, el paisaje desde el ventanal, la lluvia y el olor a salitre.

Comprendí que, por mucho que uno acarree una maleta arriba y abajo, la esencia de la persona va a perseguirte, como una sombra –a veces agradecida, otras veces pegajosa. Que no se puede ni se debe huir de uno mismo hacia otros horizontes porque el “paisaje emocional” está arraigado en la mente y también en el corazón.

Buscamos lo que creemos haber perdido o escapamos de lo que pensamos nos resta libertad sin comprender –y quién querría comprender esto- que lo que somos lo forjamos íntimamente sin importar si estamos en una gran ciudad o en un pueblo pequeño.

Desde que he vuelto he adoptado un “perfil bajo”. Observo y callo mucho más de lo que hablo. No me merece la pena suscitar controversia alguna ni entre mis familiares ni entre mis amistades. Bastante tengo con llevarme la contraria a mí misma como tantas veces he hecho y sigo haciendo. Al final acabo consensuando, pero por pura necesidad emocional.

Supongo que se habrán dado cuenta algunas personas de que ya no llamo por teléfono como antes; de que ya no organizo ni cuchipandas ni “quedadas” y de que me he salido de todos los grupos de whatsapp.

¿Me ha dado un ataque virulento de misantropía? ¿De repente he perdido el gusto o la alegría por la vida?

¡Todo lo contrario!

Escuchando a mi voz interior –y haciéndole caso- dejo que la vida me fluya por las venas sin forzarla ni intentar llevarla por el camino que antes creía que me convenía. Dejo que las cosas “sean como tienen que ser” y así he conseguido dormir más tranquila.

En este proceso sé que caerán algunas relaciones, como ya han desaparecido de mi plano emocional muchas otras. Pero la maravilla de interactuar con la gente, lo hermoso de sincerarse y compartir, estriba en que se renueva día a día.

Por cada amiga que no está, aparece otra nueva aportando ilusión. Por cada amante (como si los tuviera a montones) que da un portazo, hay otro que se insinúa por la esquina. Por cada experiencia que termina, hay una oportunidad nueva acercándose. Es un ciclo imparable, ahora lo comprendo.

Por eso me quedo en “perfil bajo” muy a gusto. Ya no tengo que correr detrás de nada…ni de nadie.

Felices los felices.

LaAlquimista

https://www.facebook.com/laalquimistaapartirdelos50/

Por si alguien desea contactar:

apartirdeloscincuenta@gmail.com

Filosofía de Vida y Reflexiones. Lo que muchos pensamos dicho en voz alta

Sobre el autor

Hay vida después de los 50, doy fe. Incluso hay VIDA con mayúsculas. Aún queda tiempo para desaprender viejas lecciones y aprender otras nuevas; cambiar de piel o reinventarse, dejarse consumir y RENACER. Que cada cual elija su opción. Hablar de los problemas cotidianos sin tabú alguno es la enseña de este blog; con la colaboración de todos seguiremos creciendo.


noviembre 2019
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930