Blogs

Alfredo Del Castillo

Desde mi banquillo

Confundidos, tocar tocar, tocar, para qué

espanas

Amigos la selección española después de pasar como primera la fase de grupos ante Portugal. Irán, Marruecos, con más pena que gloria, se puso en marcha rápidamente el ventilador, con fuertes debates en medios de información y en redes sociales. Además de los clásicos corrillos futboleros de tabernas y esquinas en todos los pueblos de la piel de toro. Estamos jugando con fuego. Mucho tiki poco taka, Silva no está bien. Por fuera no llegamos. Busquets está muy lento. Costa es una verdadera isla. Defendemos muy mal. Los centrales van de muy sobrados. Iniesta está solo para setenta minutos. Y así sucesivamente. Ya saben la ley de este deporte, ya que casi todos opinamos después de.

Mejor o peor, el equipo de Hierro estaba en esa fase de campeonato de que si ganas te quedas y si pierdes te vas para casa con cara de tontito. Aunque analizando los tres encuentros jugados, en mi opinión contra Portugal se jugó muy bien al fútbol por momentos, pero contra Irán y Marruecos el equipo se encontró con un planteamiento de repliegue a propio campo muy intensivo y se sufrió de lo lindo para perforar el marco contrario, ya que no supimos contrarrestar el planteamiento táctico de míster adversario.

Es verdad que el fútbol te da siempre la oportunidad de demostrar tu verdadero potencial, y el encuentro jugado ante el equipo anfitrión fue por desgracia más de lo mismo. El entrenador ruso Cherchesov planteó un encuentro para no perder. Es decir, un sistema 1-5-3-2 con repliegue intensivo a su propio campo, haciéndose muy fuerte por dentro con ocho jugadores en el pasillo central. Y mientras esto sucedía un confundido equipo nacional sin ideas, sin profundidad, sin habilidad en los duelos, sin superioridades, sin desborde, sin velocidad, sin remate… se contentaba con tener el balón de un sitio para el otro. Sin lugar del campo que te dejaba el conjunto rival, que se encontraba muy feliz en su papel de solo defender. Hasta que llegó la jugada del gol del empate en un balón colgado al área que salta Piqué con los brazos en alto y el remate de cabeza dio en la mano extendida que ocupaba un espacio del jugador español. Amigos, penalti y partido el tablas.

Otra vez se ponía el encuentro donde querían los rusos, que con un partido casi perfecto en el aspecto defensivo desesperaban a unos jugadores que se las vieron y se las desearon para romper la muralla de dos líneas muy bien estructuradas y sin fisuras. Y en fútbol cuando un equipo ataca y el otro defiende como una roca impenetrable no hay otra, cambiar el plan y jugar de adentro para afuera, para volver para adentro. Es decir, potenciar los dos costados con jugadores a pie natural y que se creen espacios por dentro al estirar a lo ancho el campo. En ese aspecto Fernando Hierro no fue valiente en los cambios, ni estuvo a la altura en las variantes tácticas, ya que era el clásico partido de un cambio de plan con un 1-4-4-2 para fijar a los centrales y estar muy juntos cuando los balones de los dos costados lleguen al área adversaria. Y ante esto pasó lo que pasó. Unos defendieron como jabatos y los otros confundidos y con un juego lento y previsible, con una sola oportunidad de Rodrigo que se fue en velocidad y en el mano a mano lo rechazó el portero Akinfeev. Fue lo más destacado de la prórroga.

España dice adiós a este mundial porque fue un equipo frágil, sin desborde, sin velocidad, sin habilidad en el regate y sin efectividad en los últimos veinte metros. Y en el encuentro de este domingo hasta el VAR miró para otro sitio en un doble penalti a Piqué y Ramos. Un entrenador acertó en el planteamiento táctico y al otro le faltaron tablas para modificar un juego cansino de muchos toques, pero nada de presencia en el área rival. Es decir, un equipo confundido en tocar, tocar, tocar con una pregunta en el aire: tanto tocar y para volverte para casa. Amigos, futbol.

Temas

Sobre el autor

Entrenador de fútbol y tinerfeño. Ha pasado por multitud de banquillos guipuzcoanos, entrenando a equipos como el Lagun Onak, Beasain o Real Unión, entre otros, antes de recalar en la Real Sociedad en 2001. En el club txuri urdin estuvo nueve temporadas en varias fuciones, como la de ayudante de Periko Alonso o de Gonzalo Arconada.

julio 2018
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031