Blogs

Alfredo Del Castillo

Desde mi banquillo

Los errores defensivos y los errores ofensivos tumbaron un buen planteamiento

El Barça es el equipo que más veces ha derrotado a la Real Sociedad en encuentros oficiales, hasta en 104 ocasiones. Ayer, en la nueva joya de Anoeta, era un partido de mucho contenido con el Barça, Agirretxe, Aitor Zabaleta y la grada de animación, vamos un ambiente brutal.

Cuando leí las alineaciones ví claramente que saldríamos con un sistema 1-4-2-3-1. Es decir, Rulli en la puerta; línea de cuatro para Zaldúa, Aritz, Moreno y Theo; Illarra y Zubeldia; Oyarzabal, derecha, en el enganche un Pardo en plan mago, en la izquierda Zurutuza; y en ataque el inquieto Juanmi. Por parte culé, su míster Valverde dio descanso a titulares como Busquets, Coutinho, por el tema de viajes minutos y descansos de los internacionales, y metió a Semedo y a Rafinha.

Comenzó a rodar el balón y no pasaba nada de nada hasta que llegó el minuto 12, en una falta lateral el balón fue al segundo palo, lo cabeceó Moreno y se quedó suelto en el área desde donde, de un zurdazo impresionante, Aritz nos puso por delante en el tanteador. Ocurrió algo que no estaba previsto, ese gol nos hizo recular y nos atrincheramos durante casi treinta minutos en nuestro propio campo. , parecía que estábamos muy contentos sin el balón y cuando esto ocurre un conjunto como el de Valverde no te da opciones de jugar con el juguete. Tanto es así que un equipo como los azulgranas, con un juego lento, previsible, sin chispa, sin llegadas, sin aparecer Messi, Suárez o Dembele, se limitó a dormir el partido de una forma muy ramplona. Ante una Real Sociedad con un rigor táctico y un orden fantástico que no dio ninguna oportunidad de gol a los catalanes. El control del juego y el control del balón y partido era, muy claro, de los visitantes, pero los de Garitano consiguieron desconectar a los tres de arriba que no fueron casi nunca abastecidos, planteamiento perfecto en estos primeros cuarenta y tantos minutos donde nos fuimos a vestuarios con un gol a cero en el electrónico.

En el segundo acto, Valverde, sabedor de lo que ocurría, movió ficha quitando a Semedo y colocando a Coutinho, con lo cual pasó al lateral a Sergi Roberto y en el medio se colocan Rakitic, Rafinha y Coutinho. Para el minuto 56 colocó a Busquets en el campo dando a su sala de maquinas todo ese potencial ofensivo. A saber, Busquets, Rakitic y Coutinho.

Sin embargo, antes de todo esto la Real pudo hacer el segundo en una fantástica galopada de Rubén Pardo dejando un balón de oro a Oyarzabal que, con un tiro con la derecha, manda al limbo una manifiesta ocasión de gol. s tarde llegan los minutos de oro de este choque. Desde el minuto 58 al minuto 65 fue una locurita de ocasiones, de fallos, de mala toma de decisiones, de aciertos y de errores de jugadas a balón detenido mal defendidas.

Los protagonistas fueron Theo, que se plantó solo ante Ter Stegen y le ganó en el achique, Juanmi que se dueló ante el mismo arquero pero este rechazó su golpeo con el pie, y después entradas de Coutinho por la izquierda que obligó muchas veces a defender con cinco. Por ello, tuvieron que colocarse Oyarzabal de carrilero y Zaldúa de central derecho, más Aritz de libero con Moreno y Theo, esto fue un fortín impenetrable.

Llegaron dos saques de esquina de ambos costados antes de una palomita de Rulli a tiro del Brasileño. En una cadena de errores de bulto de defensores y portero nos hicieron dos goles y nos dejaron con una carita de tontos brutal. El Barça de Valverde le había dado la vuelta al marcador.

Reaccionó Garitano y met a Bautista, Merino y Sangalli quedando con un dibujo 1-4-4-2. Ante la adversidad de los dos goles, en errores clamorosos del portero y defensas, el equipo se vi arriba y Juanmi, en un pase inventado de Merino, estuvo a punto de empatar el partido en el minuto 86. No dio tiempo para más en un encuentro que si no estás efectivo en ataque, en las ocasiones que generas, y eres un coladero a balón parado, sin ningún género de dudas estás más cerca de perder los tres puntos en juego.

El siguiente reto es Huesca, con la lección mejor estudiada y aprendida, y con un Rubén Pardo y un Aritz Elustondo en un estado de forma fantásticos. Ay mi cabeza, que estos dos futbolistas estuvieran arrinconados

Temas

Sobre el autor

Entrenador de fútbol y tinerfeño. Ha pasado por multitud de banquillos guipuzcoanos, entrenando a equipos como el Lagun Onak, Beasain o Real Unión, entre otros, antes de recalar en la Real Sociedad en 2001. En el club txuri urdin estuvo nueve temporadas en varias fuciones, como la de ayudante de Periko Alonso o de Gonzalo Arconada.


septiembre 2018
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930