Blogs

Alberto Moyano

El jukebox

Lo que vale un Peine

Alberto Moyano

No debe resultar sencillo hacerle tres piercings a la roca. El Peine de
los Vientos cumple treinta años de su no inauguración. Un escultor, un
arquitecto y un ingeniero, amparados paradójicamente por un alcalde del
franquismo, realizaron esta obra que escapa a las categorías y de la
que, con toda propiedad y como en pocos casos, se puede decir que es
arte para el pueblo.
Décadas después, se intentó repetir la jugada con la ‘Construcción
vacía’ de Jorge Oteiza, que continúa fracasando frente al Peine, al
otro lado de la bahía. Desde el Ayuntamiento donostiarra se aseguró que
la idea era que las dos esculturas entablaran un diálogo y tal, del que
a día de hoy, no se tiene noticia. «¿Y a vosotros os gusta eso»?,
preguntaba el hermano de Oteiza, estupefacto, el día que visitó la
‘Construcción vacía’, originalmente una miniatura elevada a lo
descomunal por el mismo artista que iba sentenciando por ahí con
aquello de «país de monumentos, país de enanos».
El caso es que con motivo de los treinta años de la instalación de los
‘peines’ y de su apertura al público, el Museo Chillida-Leku y las
instituciones han tratado de coordinar una programación conmemorativa
que hoy se ha presentado en el Museo de Zabalaga. Al acto han acudido
las fuerzas vivas y algunos miembros de las instituciones, en
representación de sus jefes, que se habían marchado a Madrid para
visitar Arco. Incluso estaba el presidente de la Real al que,
curiosamente, todo el mundo parecía saludar con efusividad y, en
algunos casos, incluso afecto.
La inauguración que nunca fue se celebrará el 16 de septiembre. Antes,
unas cuantas exposiciones homenajearan el proceso y el resultado de
aquella osadía escultórica que, no lo olvidemos, fue recibida con
polémica donostiarra basada en «pues yo, la verdad es que no entiendo
esos hierros».


febrero 2007
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728