Blogs

Alberto Moyano

El jukebox

Fotomatón en Tabacalera

Alberto Moyano

Que una ciudad como San Sebastián prepare la apertura de un centro de
cultura contemporánea dedicado a la imagen y simultáneamente prescinda
de una colección de fotografía como la de la Fundación Ordóñez-Falcón
puede parecer extraño. Que lo haga por alejarse de una concepción
museística y décimonónica de la cultura, precisamente, el año en el que
la fotografía cobra en la feria Arco una presencia que las agencias han
calificado de «apabullante» transmite cierta extrañeza. Y que, además,
la renuncia suponga la cancelación de un acuerdo que estaba cerrado
hace cuatro años llama algo más que la atención. La decisión, por
legítima que sea, resulta discutible dado que con COFF o sin COFF,
Tabacalera va a seguir disponiendo de más de 20.000 metros cuadrados
que, sobre el papel, lo soportan todo.
En su proceso de despojamiento, el proyecto Tabacalera continúa siendo
una incógnita que hasta ahora se ha definido mejor por lo que no será
ni tendrá que por lo contrario. Así, no será un museo, ni tendrá una
colección propiano habrá exhibiciones permanentes, no tendrá  su
propia colección. No quieren que sea un lugar en el que haya cosas,
sino en el que se hagan cosas. Los más pesimistas temen que finalmente
acabe siendo una fábrica de tabacos.
«Queremos que sea una ciudad en la que pasen cosas», es la frase de la
suerte que se repite desde la dirección del CICC. Pero, al menos,
podrían decir qué ciudad. ¿Calcuta? ¿Nueva York? ¿Dublín? ¿Bagdad?
¿París? ¿Beirut? ¿Londres? ¿El Cairo? Más que nada, porque la elección
determinará el resultado.


febrero 2007
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728