Blogs

Alberto Moyano

El jukebox

Que veinte años no es nada o la noche del tango

Alberto Moyano

Si alguien creía haberlo visto todo, la monumental bronca que el
concejal donostiarra de Urbanismo, Jorge Letamendía, dedicó a los
representantes de las asociaciones de vecinos de Ulía y Larratxo le
habrá hecho cambiar de opinión.
‘La ciudad se mueve’ reunió anoche el Teledonosti a los tres citados,
más el alcalde de San Sebastián, Odón Elorza, quien ejerció el doble
papel de recriminador cuando algún contertulio retrocedía veinte años
atrás para recordarle su voto en contra de una operación urbanística
que ahora apoya, y de acusador, cuando atizaba a Félix Soto,
representante de los vecinos de Ulía, con su antigua condición de
«concejal de Batasuna», casualmente, también veinte años atrás.
Sin embargo, y sin querer menoscabar el papel del alcalde, hay que
reconocer que el auténtico protagonista fue Letamendía, inusitadamente
bronco desde el minuto 1 del debate, sin que esto le impidiera lanzar
loas a la participación ciudadana.
Lo que Álvaro Bermejo calificó, no sin gran candidez, de vehemencia por
parte el edil no respondía a su cuestiones de indignación o carácter,
por cuanto pronto se vio que no tenía ninguna intención de abordar el
fondo de las cuestiones planteadas. Así las cosas, el zarandeo verbal
que propinó a sus contertulios fue algo puramente instrumental, ya que
descartado el debate de contenidos, con algo había que distraer al
personal hasta que se agotara el tiempo de programa.
Y al final lo consiguió. Ni uno ni otro contestaron por qué se quiere
edificar en donde antes se rechazó hacerlo, ni porqué lo que antes era
Larratxo ahora es La Herrera, ni por qué la empresa concesionaria es la
misma que ya se excedió en el pasado, ni por qué los escombros de la
calle San Francisco han ido a parar a Manteo. Como dijo el concejal,
«esto es un escándalo».


febrero 2007
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728