Blogs

Alberto Moyano

El jukebox

Así hablaba Crazy Horse

Alberto Moyano


El poeta Antonio Gamoneda dedicó su discurso de recepción del Premio Cervantes a explicar qué significa una vida marcada por lapobreza. En el otro extremo del arcoiris, concretamente en el establo de palacio, el hijo de la duquesa de Alba exhibe con alegre impudicia la postración mental que aqueja a nuestros mejores nobles tras siglos de privilegios. Éste, en concreto, lo hace en la entrevista que hoy publica ‘El Semanal’.


Con el caballo como eje de la charla, Cayetano relata minuciosamente los obstáculos, zancadillas e insidias que, como miembro de una familia “superior”, ha debido esquivar hasta convertirse en quien ahora es: a saber, el jinete número 300 del escalafón mundial y presidente de la asociación que agrupa a los 250 mejores, es decir, un enigma irresoluble.


El hombre recuerda lo duro que fue vivir la soledad en Holanda -a pesar de que sus amigas le visitaban con regularidad-; lo indignado que se sintió cuando le exigieron que devolviera el adelanto que había cobrado por trabajar de relaciones públicas en una discoteca -a pesar de que no aparecía mucho por ella debido a que por entonces vivía en otra ciudad-; lo que tuvo que sufrir cuando Ruiz-Gallardón le compró un caballo con cargo al presupuesto de la comunidad madrileña -a pesar de no existir precedentes en este materia-; y la crueldad que la prensa rosa ha ejercido sobre su persona -a pesar de que asegura no haber recurrido jamás a ella para hacer bolsa-.


Bochornoso en la forma e hiriente en el fondo, el noble descarga su ira contra un país desagradecido que, en su opinión, no ha sabido apreciarle en lo que vale, circunstancia que por lo visto comparte también su madre, quien sólo tras los Juegos Olímpicos de Barcelona comenzó a ayudarle económicamente, quien sabe si con la esperanza de librarse de él de una vez.


julio 2007
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031