Blogs

Alberto Moyano

El jukebox

Así fue la captura

“Buenas tardes. Comparezco ante ustedes para dar cuenta de los detalles que nos han llevado a la detención de Garikoitz Aspiazu ‘Txeroki’ esta madrugada en la localidad francesa de Cauterets.


Lo primero que nos llamó la atención y nos puso sobre la pista fue el coche. No tanto que llevara en la matrícula el nombre de ‘Donald Trump’, que según comprobamos después corresponde a una limousine californiana, ni tampoco el hecho incuestionablemente extraño de que un conocido magnate hubiera puesto su nombre en la placa de un Seat Panda. Lo que hizo que nos fijáramos en el vehículo fue la ristra de latas Orlando que, bajo el cartel de ‘Just married’ , arrastraba el coche por todo el pueblecito francés, con el consiguiente escándalo acústico.


Así, pusimos en marcha el dispositivo de vigilancia sobre sus dos ocupantes. No les digo nada nuevo si les comento que los miembros de ETA son asiduos a los cibercafés. Los dos sospechosos no tardaron en acercarse hasta uno, lo que reforzó nuestras sospechas, mucho más cuando pidieron “ebaki bat y carajillo de coñá”, en lugar del par de capuccinos que hubieran elegido de haber sido realmente italianos.


Tras conectarse a internet en el propio establecimiento, cuál no fue la sorpresa de los agentes que les vigilaban de cerca al ver que comenzaban a jugar… ¡al comecocos!. Esto nos confirmó que estábamos no ya ante dos terroristas históricos, sino incluso prehistóricos.


Así pues, y una vez reunidas las pruebas, nos dipusimos a proceder con las detenciones. En este punto, debo desmentir que un miembro de la Central de Inteligencia Americana (CIA)nos ayudará a tirar abajo la puerta del apartamento que ocupaban los dos presuntos.


Nada, el caso es que entramos, pin-pán, les detenemos, registramos todo y los servicios policiales se incautan de la peluca de Txirri, uno de esos bigotes que incluyen nariz y gafas, y cien gramos de hachís, pero ni un sólo papelillo de liar, lo que demuestra la precariedad que sufre la organización desde que se detuvo a su aparato logístico.


El caso es que los sospechosos están ahí, tan tranquilos, cuando se procede a su evacuación. En ese momento, un CRS francés -descendiente de un matrimonio español de Ronda- les dice en par de broma: “Venga pa’bajo, que os espera en el coche la duquesa de Alba”.


Si lo dijo, ya lo dijo. El uno se envuelve en una manta, la otra empieza a dar botes. Al tio, que no había quien lo metiera en el coche, venga gritar ‘cagüen la puta’ -frase que los periodistas confundieron con las habituales consignas en euskera-. Los agentes venga decirle: ‘Que era broma, hombre, que sólo vamos a incomunicarte en comisaría’. Al final, entre todos, ya lo metieron en el coche y fin de la historia.


Hasta aquí, los hechos. Ahora estoy a su disposición para las preguntas que procedan a realizar”.


noviembre 2008
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930