Blogs

mirengutierrez

Haritz: Una ecologista del siglo XXI

NUEVO GOBIERNO II: Las gaviotas reidoras dejan de reír en Madrid

¿Que no habéis visto el vídeo de las gaviotas reidoras? “En el núcleo de agua más insignificante usted tiene cantidad, miles, de distintas especies. Y de verdad, no sea usted tan infantil”…

Estas perlas de sabiduría regalaba a principios de año la próxima alcaldesa de Madrid, Ana Botella, al concejal socialista Pedro Santín, que acusaba al Ayuntamiento de haber reducido el Manzanares a poco menos que un erial biológico con las obras faraónicas de la M-30. Como se sabe, el nombramiento de Alberto Ruiz-Gallardón como ministro de Justicia pone a Botella en la posición de alcaldesa de Madrid.

Que no, don Pedro, que no. Que el Manzanares es una joya de la biodiversidad. Que hay “cantidad” de especies de peces, reptiles y aves… como la ya célebre gaviota reidora.

Porque Botella ha sido hasta ahora la concejala de Medio Ambiente de Madrid, y sabe mucho de estas cosas. En aquella ocasión, Botella enumeró especie por especie la “enorme” diversidad del río madrileño. Y cuando le tocó leer la que es el ave más común del Manzanares (entre 300 y 500 ejemplares), aquello fue de la risa y el tonito irónico al cachondeo. Hoy hay más peces que en 2004, dijo Botella. “Esto debe de ser por las obras de la M-30 y por las gaviotas reidoras”, dijo con retitín Botella. En el vídeo se oyen risas, pero no de las gaviotas sino de concejales y público presentes.

Aunque el vídeo sea de troncharse, hasta a las gaviotas podría atragantárseles la risa con el encumbramiento de esta concejala con un recorrido tan cuestionado.

Es que el “paro asfixia más” que la contaminación, dijo Botella en entrevista con la Cadena Cope en febrero. Además, la contaminación “no es un tema sanitario, sino una cuestión medioambiental”… (Ah, bueno, si es así, dormiremos con mucha más tranquilidad).

Casi en el mismo reglón, Botella decía que se pediría una moratoria a la Unión Europa para que le otorgara más margen para cumplir el límite de contaminantes, puesto que en 2010 el Consistorio madrileño rebasó lo fijado por la directiva comunitaria.

Botella ejercía cuando se dio la reubicación en zonas verdes de estaciones de medición en la capital para maquillar los escandalosos niveles de contaminación de la capital, caso que fue denunciado por la Fiscalía de Medio Ambiente. A pesar de ello, en todas las estaciones de medición, salvo tres, se superaron los niveles anuales de partículas PM10 recomendados por la Organización Mundial de la Salud. La red de la comunidad incluye 23 puntos de medición. En uno de ellos, Torrejón de Ardoz, los umbrales diarios se excedieron 65 veces, cuando la ley sólo permite 35, según una denuncia Ecologistas en Acción.

Además, la contaminación por partículas aumenta el número de muertes por enfermedades respiratorias y cardiovasculares. La Comisión Europea calcula que la contaminación atmosférica produce 370.000 muertes prematuras cada año, 16.000 de ellas en España. Toma mera “cuestión medioambiental”.

Los habitantes de la ciudad más endeudada de España, incluidas las gaviotas, esperan que el desenfado del que Botella ha hecho gala en problemas tan importantes como la contaminación no sea la tónica general. La esperanza es lo último que se pierde (!y no me refiero a Aguirre!).


diciembre 2011
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031