Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Lou Grant: Muchos periodistas descubrieron su vocación con esta serie

Lou Grant es una prestigiosa serie que se desarrollaba en el área de local de un periódico de Los Ángeles, contando las historias de sus reporteros, editores y fotógrafos, que intentan  informar a los lectores de  forma veraz y creíble de los sucesos del quehacer cotidiano de Los Ángeles.

Su planteamiento de la profesión periodística, buscando las noticias siempre desde la ética y el compromiso dando  toda la información necesaria para que el lector pueda formarse su opinión, pero sin pontificar  ni sermonear  a nadie, hizo nacer el gusanillo a muchos jóvenes televidentes sobre la profesión periodística y de hecho me consta la influencia que ha tenido Lou Grant en muchos periodistas por encima de los cuarenta años, que pueblan las redacciones de muchos diarios o medios audiovisuales.

Por eso y como homenaje a ese periodismo integro e idealista que representaba Lou Grant,  que  por desgracia cada vez se estila menos, vamos a hablarles hoy en nuestro blog de  la historia de esta serie de culto para los periodistas de mi generación.

 

Ficha: Lou Grant     114 episodios.   Ago 1977- Ago 1982     . CBS (USA)  TV1-Antena 3   (E)

Sinopsis: Las historias de la  sección local del periódico Los Ángeles Tribune, son la base de la serie, compartiendo con los periodistas, la búsqueda de las noticias y su posterior edición diaria, con todos los avatares y presiones de todo tipo que eso conlleva.

El inicio: Lou Grant nació como un ‘spin-off’ de la comedia ‘La Chica de la Tele’, que es el nombre que recibió en nuestro país, la serie  ‘The Mary Tyler Moore Show’, donde Lou Grant era un malhumorado productor de noticias de TV que casi siempre estaba refunfuñando y quejándose de todo, siempre en clave de comedia.

Al finalizar la serie de Mary Tyler Moore, sus creadores Allen Burns, Gene Reynolds y sobre todo el multipremiado Albert L. Brooks, ( Oscar por La Fuerza del Cariño y creador de los Simpson), decidieron crear el segundo spin-off de la serie original ( el primero fue Rhonda), basándolo en la figura de Lou Grant.

En una apuesta arriesgada, cambiaron el registro por completo y de una comedia de media hora salió un drama de una hora, cosa que nunca se había visto hasta el momento.

La premisa de la serie es el nombramiento de Lou Grant como jefe de la sección de local del periódico Los Ángeles Tribune, gracias a su amistad con el director del diario y querían mostrar desde dentro como se elaboraban las noticias, desde su búsqueda hasta su impresión final.

La serie tuvo un éxito inmediato, ayudado por la fama de su protagonista, y fue ensalzada por la crítica por su visión franca y sin tapujos del periodismo de calle, tratando multitud de temas sociales y profesionales en una de las mejores radiografías de la profesión periodística que se han hecho.

En el primer video que les presentamos, con los títulos de crédito, es un magnifico resumen del ciclo de un diario, desde la tala del árbol, hasta el uso final del diario viejo, una gran alegoría de sesenta segundos con la música de Patrick Williams

La trama: El eje central de las tramas  son las noticias que los reporteros buscan y elaboran para llenar cada día sus páginas de local del diario. Este esquema es utilizado por la serie, para poner el dedo en la llaga en multitud de problemas sociales, que tienen como escenario la ciudad de Los Ángeles, tratando en profundidad  temas como el racismo, drogas, actos criminales, corrupción, y en general denunciando muchos de los problemas  existentes en  la ciudad.

La redacción de local está formada por Lou Grant el jefe de sección, que tiene a sus ordenes a dos reporteros estrella Joe Rossi y Billie Newman, que compiten entre ellos, para conseguir las mejores noticias y exclusivas, que les permitan  salir en primera pagina del  periódico  como objetivo  diario de su trabajo. En su trabajo de campo les ayuda un fotografo valiente y audaz al que todos apodan Animal, que es capaz de todo con tal de conseguir una buena instantánea.

En la redacción tenemos al ayudante de Lou Grant, el editor de noticias Art Donovan, encargado de dar el toque final antes de  la impresión, el director del diario, su gran amigo y valedor Charlie Hume, que le defenderá en la medida de lo posible de sus frecuentes encontronazos con la propietaria del diario Margaret Pynchon, mas preocupada por la viabilidad económica del diario y los beneficios que le reporta, que por el contenido de sus noticias.

En este microcosmos se desarrollan sus relaciones que  son el segundo pilar sobre el que se asienta la serie, sus  diálogos  son agudos y punzantes, como las noticias que escriben y los diferentes niveles  jerárquicos de toma de decisiones en el  periódico, son analizados de forma acerada.

Otro de los puntos fuertes de la serie, era mostrar los problemas de la ciudad desde el punto de vista del periodista y planteándose continuamente cuestiones éticas en el enfoque de las noticias, como la protección de las fuentes, destapar cosas que pueden perjudicar a inocentes, pagar por conseguir una exclusiva, presiones de todo tipo, influencia de la propiedad,  implicarse demasiado en la noticia, perder la objetividad, etc.

Estas cuestiones a pesar de plantearse hace treinta y cinco años, no han perdido un ápice de vigencia y siguen siendo totalmente validas, y por ello a pesar del lógico desgaste estético de la serie  y del entorno técnico prehistórico del diario, por la falta de ordenadores y redes de trabajo, el fondo sigue siendo el mismo.

Por ello la pregunta básica que se hacen y discuten  los periodistas de la serie es si los diarios deben compartir y difundir las noticias o por el contrario deben crearlas ellos mismos, eligiendo sobre que temas informar, cuando muchas veces  en la realidad es todo cuestión de perspectiva.

Para evitar distracciones sobre el tema principal  de la serie, las vidas privadas de los periodistas quedaban casi siempre al margen de las tramas, evitando la tentación de hacer un culebrón en el marco del periodico.

Debo confesarles que no soy periodista,  por ello tengo una visión  externa y poco cualificada de las cuestiones éticas y profesionales que se planteaba la serie, pero puedo asegurarles, que era una de las series que instruía deleitando, ya que sin olvidar el entretenimiento que proporcionaba con sus historias y su ritmo ágil, personalmente me hacían recapacitar sobre muchos de los temas que trataban y sobre todo me enseñaron a intentar ver todos los puntos de vista de una situación, antes de formarme una opinión, asignatura tristemente olvidada en nuestros días y que aprendí de su visionado.

En el siguiente video, pueden ver de nuevo  otra versión del inicio de la serie en castellano y una primera escena, para que puedan hacerse una idea de la estética de la serie

 

Los actores: Ed Asner, pasará a la historia de la televisión por su papel como Lou Grant durante 12 años, cinco en esta serie y siete en su antecesora, y tiene el raro privilegio de haber ganado el Emmy al mejor actor dramático y de comedia en series diferentes por el mismo papel de Lou Grant.

Asner ostenta además el record de Emmys por un actor con un total de siete, cinco  obtenidos en las dos series anteriores, además de en  otras dos series memorables como son ‘Raíces’ y ‘Hombre Rico, Hombre Pobre’, un currículo inmejorable.

 

Asner ha sido un gran actor capaz de interpretar a multitud de personajes, en sus 55 años de profesión, pero siempre será recordado por este papel, en el que tanto desde el punto de vista de la comedia como de drama, le daba siempre el punto justo, hace poco le podíamos oír haciendo la voz  del abuelete en la versión original de la película animada UP!

Sus dos escuderos y reporteros estrellas Rossi y Newman  eran los actores Robert Walden y Linda Kelsey, Walden era un reportero hábil y agresivo, dispuesto a bordear los limites de la ética para conseguir un reportaje y que tenía que ser frenado muchas veces por su jefe, para evitar que sus métodos poco convencionales, pudieran echar al traste la noticia, pero su olfato periodístico le hacían conseguir grandes exclusivas

 

 

Walden logró su mayor éxito en este papel al igual que su compañera Linda Kelsey, ella era una reportera brillante pero con el defecto de implicarse demasiado personalmente en sus historias, lo que le hacia perder a menudo la objetividad en sus informaciones. Su pugna sostenida con su compañero por obtener las mejores noticias y la primera plana del diario, fue una constante en toda la serie.

Uno de los personajes mas queridos de la serie era el fotografo de la sección Animal al que daba vida Daryl Anderson, un excelente fotografo capaz de obtener las mejores fotos, pero al mismo tiempo un ser huraño y asocial, que solo era feliz en su sala de revelado, pero siempre dispuesto a cualquier sacrificio para obtener esa foto de portada.

 

Anderson se vio siempre marcado por su papel en esta serie y nunca levantó la cabeza en su carrera posterior, pero recibió premios de las asociaciones de fotógrafos americanas por presentar de forma tan positiva la profesión del fotoreportero.

El director del diario Charlie Hume, era otro veterano actor Mason Adams, , muerto en 2005, que era la persona dialogante y comprensiva de la redacción intentando mediar entre la propietaria y Lou Grant en sus trifulcas diarias,  Adams con una carrera dilatada que inició en los culebrones radiofónicos de los años cuarenta, es de esos actores  secundarios solventes que llenaban cada escena con su presencia y que finalizó a lo grande con una aparición como Juez del Tribunal Supremo en ‘El Ala Oeste de la Casa Blanca’.

 

El ayudante de Lou Grant y editor de noticias, el dandy y mujeriego Art Donovan era el actor Jack Bannon, otro veterano de múltiples series antes y después de Lou Grant, un verdadero todoterreno

 

Bannon era el personaje desagradable de la redacción, el trepa que consideraba que el puesto de Lou Grant, debía haber sido suyo y a pesar de ser un buen profesional, estaba muy atento a todos los politiqueos internos de la redacción, haciéndoles la pelota en buena medida a sus jefes.

Por ultimo, en el papel de la propietaria del diario Margaret Pynchon, tenemos a la fabulosa Nancy Marchand, una actriz a la que la fama le llegó tarde a sus 50 años, con este primer papel importante de su carrera, la propietaria inmensamente rica de un diario, heredado de su marido, y que sobre todo es un negocio. Sus puntos de vista difieren completamente de los de Lou Grant, pero ello no le impide reconocer su gran profesionalidad, a pesar de tener duras confrontaciones por su visión diferente de enfocar las noticias.

Como  propietaria intentaba evitar problemas con las altas esferas políticas ciudadanas, a las que su diario solía poner en evidencia con cierta frecuencia e influir de manera directa o solapada en la línea editorial del periódico ante la resistencia continuada de Lou Grant, ese conflicto era una de las partes mas interesantes  de la serie, la lucha entre los hechos y las noticias reales  contra los poderes fácticos que intentan controlarlas y manipularlas a su antojo.

 

Nancy Marchand consiguió 4 Emmys a la mejor actriz secundaria dramática por esta serie, pero para muchos de ustedes su papel definitorio fue el de la matriarca de ‘Los Soprano’, Livia en las dos primeras temporadas de la serie, un papel duro y despiadado de  una mujer  que solo disfrutaba haciendo miserables a sus hijos, un bombón  a la medida de Nancy Marchand, desgraciadamente, la actriz murió de cáncer  en el año 2000 durante el rodaje de  la segunda temporada de la serie y con ayuda de los ordenadores y de escenas existentes, su personaje murió en la tercera temporada, para justificar su desaparición.

El final: Lou Grant tuvo uno de los finales más abruptos de una serie de éxito televisiva. Al finalizar la quinta temporada, la serie estaba solidamente instalada entre las diez primeras  en audiencias, pero en plena época de Ronald Reagan, el activismo izquierdista de su actor principal Ed Asner, y su gran influencia como presidente del Sindicato de Actores de Hollywood, le llevó a continuos encontronazos políticos con la administración republicana.

La gota que colmó el vaso fue el posicionamiento de Ed Asner contra  la injerencia norteamericana en El Salvador el año 1982, lo que provocó una furibunda campaña republicana contra los anunciantes de la serie y la cadena CBS, los anunciantes asustados ante la publicidad negativa que recibían y la amenaza de boicot a sus productos, decidieron retirar su publicidad de la serie, lo que fue la excusa perfecta para la cadena CBS para cancelar la serie, para evitarse problemas mayores, lo que hicieron de forma inmediata.

Desde el punto de vista de  la cadena CBS, la serie había sobrepasado los 100 capítulos, por lo que ya estaba amortizada y la podrían vender en sindicación a las cadenas locales, por lo que cedieron ante las presiones y la serie terminó con un capitulo cualquiera, sin poder hacer un final acorde con su fama, una verdadera lastima, pero sintomático con lo que denunciaba la serie, cayendo a manos de los poderes fácticos.


Curiosidades:  Con el transcurso de los años,  después de su cancelación y en sus sucesivas reposiciones, la serie mantuvo su aura reivindicativa, y se fue convirtiendo en una serie de culto, en especial para la profesión periodística que le profesa una devoción muy grande.

Hace poco Ed Asner retomó su papel de Lou Grant en un video de promoción de su antigua serie ‘La Chica de la Tele’, vean y disfruten

Lógicamente Lou Grant está mas cercano  desde el punto de vista tecnológico a películas como ‘Primera Plana’, que a series como  ‘The Newsroom’, pero desde mi perspectiva ajena a la profesión, la tecnología es una herramienta pero no la solución y en esta época de hiperexceso de información, los métodos de selección y cribaje de información son muy importantes y en eso Lou Grant nos daba una lección en cada capitulo con la ética siempre por delante. Lou Grant, una serie a recordar y a revisar para no olvidar algunos conceptos básicos del periodismo.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra  cuenta de twitter (@jefoce) y (@lmejino). Hasta la próxima.

Mikel Madinabeitia/ Lorenzo Mejino