>

Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Las calles de San Francisco: Karl Malden y Michael Douglas, nada mas que añadir.

Los años setenta fueron desde el punto de vista televisivo, una década muy poco innovadora con la emisión de series cortadas todas por el mismo patrón,así  tanto las comedias como los dramas seguían un esquema parecido con escasas variaciones que servían para distinguir el producto.

En este contexto, Las Calles de San Francisco consiguió destacar sobre el resto de las series de detectives y policías por su pareja protagonista, un actor veterano y de gran reputación como Karl Malden, acompañado por una joven promesa Michael Douglas, cuyo mayor mérito hasta ese momento era ser hijo del famoso actor Kirk Douglas.

La química entre los dos protagonistas fue indudable desde el primer momento y si le añadimos el atractivo visual de San Francisco, con sus numerosas calles con enormes pendientes y las vistas de la bahía, ya tenemos los mimbres para que la serie fuera un gran éxito de audiencia a mediados de la década de los setenta.

Seguro que muchos de ustedes recuerdan esta magnifica serie que relacionamos con los primeros tiempos del color en nuestro país y que vamos a tener el placer de recordarles en nuestro apartado nostálgico del preludio del fin de semana.

Ficha: Las calles de San Francisco 121 episodios.   Sep 1972- Jun 1977 ABC (USA) TVE (E)

Sinopsis: La serie nos cuenta las investigaciones de homicidios en la ciudad de San Francisco, a cargo de un veterano teniente Mike Stone y su recién incorporado ayudante el inspector Steve Keller, sus pesquisas estaban encaminadas tanto a identificar los cadáveres como encontrar a los responsables de los crímenes.

El inicio: Quinn Martin fue uno de los productores de televisión de Hollywood mas prolíficos y famosos en la década de los sesenta y setenta, creando un éxito tras otro, con series míticas como El Fugitivo, Cannon,Los Invasores. F.B.I o Barnaby Jones que forman parte de muchos de nuestros recuerdos televisivos de juventud.

Martin tenía una gran intuición para el medio y cuando leyó la novela ‘Pobre, pobre, Ophelia’ de Carolyn Weston, vio que había material para un película para la televisión y la propuso a la cadena ABC. Esta aceptó de forma casi inmediata pero prefirió que funcionará como piloto para una posible serie posterior si funcionaba bien.

Martin encargó a uno de sus escritores de plantilla Edward Hume, la adaptación de la novela y el guión cinematográfico y consiguió convencer a Karl Malden para que protagonizara la película, dándole la opción de continuar si lo deseaba con la serie.

La elección de su joven compañero, estuvo muy influenciada por Malden , que presionó mucho para que eligieran al hijo mayor de su gran amigo el actor Kirk Douglas, Michael Douglas, un actor con escasa experiencia. Los productores para tener contento a Malden, accedieron y así formaron una de las parejas mas conocidas de la televisión.

La película fue estrenada con un gran éxito de audiencia y su pase a serie fue casi inmediata, obteniendo el beneplácito del publico. El primer vídeo es precisamente del episodio piloto en castellano , por si quieren rememorarlo

El segundo vídeo son los magníficos títulos de crédito de la serie con la trepidante sintonía de Patrick Williams, que a buen seguro les va a retrotraer a esa época, con el añadido setentero de las voces anunciando a los actores y estrellas invitadas, como en la versión original.

Quinn Martin cosechó otro gran éxito y puede decir orgulloso que es de los pocos productores que ha conseguido tener durante veintiún años consecutivos al menos una serie en el primetime de los EUA.

La trama:
Las calles de San Francisco es el arquetipo de serie clásica de detectives de policía, estructurada en prologo, tres actos y epílogo. En el prólogo nos mostraban el descubrimiento del asesinato de la semana, para en el primer acto, aparecer los detectives identificar el cadáver y empezar a notificar a su entorno y sus amigos la muerte de su ser querido o odiado.

El segundo acto desarrolla la investigación con algunas pistas y sospechosos falsos, hasta llegar al tercer acto donde se descubría y se detenía o mataban al asesino, con un epílogo en el que los detectives comunican a los afectados la resolución del caso o comentaban entre ellos la jugada.

Esta plantilla clásica se seguía al pie de la letra en cada episodio, por lo que el mayor aliciente era ver actuar a los grandes actores protagonistas y deleitarse con los escenarios naturales de San Francisco.

El teniente Mike Stone era un gran profesional, viudo y con una hija mayor que aparece esporádicamente en la serie sin formar parte de las tramas. Stone en la recta final de su carrera  como detective decide hacer de mentor de su joven compañero el detective Keller, un universitario impulsivo y con mucha energía que aprende el oficio de su experimentado compañero.

Básicamente Stone ponía el cerebro y Keller los músculos, aunque su colaboración era de igual a igual, el tercer protagonista eran las propias calles de San Francisco, popularizadas en la inolvidable persecución automovilística de la pelicula  Bullit, que de vez en cuando se reproducía a pequeña escala en la serie, como pueden ver a continuación

La vida personal de los agentes no existía a excepción de la hija ya mencionada, pero como era habitual en esa época la separación entre vida personal y profesional era clarísima y apenas sabíamos nada de ellos fuera del trabajo  y mucho menos con continuidad.

La estética de los años setenta está presente en toda la serie, en especial en los magníficos coches que salían y que pueden ver en este vídeo recopilatorio

La serie se mantuvo inalterable durante las cuatro primeras temporadas, pero en 1976 Michael Douglas, decidió dejar la serie para continuar con una brillante carrera cinematográfica que ya le había reportado un Oscar a la mejor película con ‘Alguien voló sobre el nido del cuco´ en la que hizo de productor ejecutivo y que simultaneó con la serie. Los productores lo sustituyeron por Richard Hatch, orquestando su salida de la serie, enviándolo  a hacer de profesor universitario para justificar su salida, en el siguiente video pueden ver la entrada del capítulo doble que sirvió de despedida a Douglas.

Las calles de San Francisco era una serie que me encantaba en mi juventud, en especial por los exteriores de la ciudad californiana, que convirtió su visita en una verdadera obsesión para mi mente. Afortunadamente he podido cumplir  ese deseo durante mi vida profesional en varias ocasiones pudiendo recorrer esas calles y escenarios que ilustraban la serie, y como no viajar en el famoso tranvía.

Como siempre que hablo de una serie antigua, no ha lugar establecer comparaciones con las series actuales, aunque si se fijan en el esquema comentado, éste no difiere mucho de algunas de las series con mas audiencia en la actualidad como NCIS, Castle o Bones. La formula esta archiprobada para dar un gran entretenimiento y sirve sobre todo para distraernos de las obligaciones cotidianas y si encima como es en este caso,  tenía esos dos grandes actores, miel sobre hojuelas.

Los actores:
Karl Malden es una de las leyendas de Hollywood, donde ha sido uno de los actores mas versátiles que ha habido. Malden nació en Chicago de padres serbios y su verdadero es Mladen Sekulovic y como anécdota comentar que a pesar de su cambio de nombre siempre encontraba la manera de decir Sekulovic en sus apariciones, nombrando a algún personaje minúsculo y de hecho siguió hablando serbio hasta su muerte en 2009 a los 97 años.

De extracción muy humilde, le costó hacerse camino como actor , hasta que consiguió el Oscar al mejor actor secundario por ‘Un tranvía llamado deseo’ en 1951, a la que siguieron multitud de grandes películas siempre en el segundo o tercer papel importante, pero comiéndose al protagonista casi siempre; películas como La ley del Silencio, Baby Doll o Patton , le han ganado un puesto en la memoria de todos los cinefilos.

Curiosamente, su mayor fama le vino de este papel que aceptó de forma reluctante, ya que en aquella época la televisión era considerada todavía un arte menor respecto al cine, pero acabó convencido del gran acierto que fué esa decisión tomada a los 60 años, cuando sus papeles en cine empezaban a escasear.

Al finalizar la serie, redujo mucho su carga de trabajo, aunque tuvo tiempo para hacer una serie Skag, que tuvo un gran éxito de crítica pero apenas audiencia por lo que fue cancelada a los pocos capítulos. Su último papel como actor fue a los 88 años en una memorable aparición como un predicador en ‘El Ala Oeste de la Casa Blanca’ , disfrútenla

Michael Douglas empezó su carrera sería como actor en esta serie y aprovechó su oportunidad a la perfección, su tándem con Malden fue un gran acierto y ambos se hicieron grandes colegas, perpetuando su amistad hasta la muerte de Malden. Ambos hacían apariciones juntos, en especial cuando Karl Malden recibía algún premio por su carrera y siempre le ha estado agradecido por todo lo que le enseñó de la profesión de actor

Michael Douglas empezó una imparable carrera cinematográfica al dejar la serie con grandes títulos que le han convertido en uno de los actores mas famosos de su generación, ‘El Síndrome de China’, ‘Atracción fatal’, ‘Instinto básico’, o ‘Traffic’, por nombrar unas pocas de esa innumerable lista de películas que llevan su sello, llegando a ganar un Oscar al mejor actor por ‘Wall Street’ en 1987.

Douglas sigue en plena forma hasta nuestros días , ya que sin ir mas lejos el año pasado ganó el Emmy al mejor actor en una miniserie o pelicula televisiva por su interpretación del extravagante músico Liberace en ‘Behind the Candelabra’

La papeleta mas difícil la tuvo Richard Hatch al intentar sustituir a Michael Douglas, Hatch era otro desconocido cuando le dieron el papel, pero a pesar de que no lo hacía mal, la sombra de Douglas era demasiado alargada, y su química con Malden nunca llegó a cuajar.

Richard Hatch es recordado sobre todo por su papel protagonista como el capitán Adama, en la serie original de Battlestar Galáctica, que aunque duró apenas dos temporadas, se ha ganado un estatus de serie de culto. Su carrera posterior fue bastante mediocre, hasta que volvió a aparecer como personaje recurrente en el remake de Battlestar Galáctica, en un claro guiño al reparto original, haciendo del terrorista convertido en político Tom Zarek. De todas maneras su carrera siempre ha estado a años luz de sus dos ilustres compañeros

El final:
El cambio de Douglas por Hatch fue la sentencia de muerte de la serie, con unas audiencias que se desplomaron en la quinta temporada, lo que hizo que la serie fuera cancelada sin previo aviso al finalizar la misma, sin capitulo final ni despedida alguna. De todas maneras era lo habitual en este tipo de series ya que al no tener tramas de continuidad, se podía cortar en cualquier momento sin dejar nada en el aire.

Las calles de San Francisco fue una serie que indudablemente marcó una época televisiva y a pesar de la gran cantidad de trabajos de ambos actores, en el caso de Michael Douglas, cuando lo veo en cualquier película lo primero que me viene a la cabeza es su imagen en esta serie que marcó mi juventud, acompañado de Karl Malden, siempre con sombrero, y abrigo, aunque hiciera un sol despatarrante en San Francisco.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@jefoce) y (@lmejino). Hasta la próxima
Mikel Madinabeitia/ Lorenzo Mejino