True Detective: El superlativo como nueva unidad de valoración | Series para gourmets

Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

True Detective: El superlativo como nueva unidad de valoración

True Detective ha sido la serie que ha marcado sin lugar a dudas este primer trimestre del 2014. Su emisión ha captado la atención y obsesionado a mucha gente que con apenas ocho episodios la ha encumbrado a los altares de las mejores series de la historia y lo ha pregonado a los cuatro vientos por las redes sociales.

Por esta razón he querido titular el articulo con referencia a la tendencia actual que utiliza casi exclusivamente el superlativo para valorar las cosas tanto en un sentido como en otro, sobre todo para llamar la atención sobre las propias opiniones aclamadoras o demoledoras, olvidando toda valoración ponderada que pueda matizar mejor la crítica de las series.

Si al uso del superlativo le añadimos el efecto ‘Memento’, por el que mucha gente solo se acuerda de lo que ha visto en los últimos tiempos, borrando cualquier huella del pasado, tenemos un caldo de cultivo excelente, para perder la riqueza del debate, basándolo todo en adhesiones inquebrantables al opinador o en caso contrario desprecios y descalificaciones a los que no comulgan con nuestras ideas.

Por ello hoy vamos analizar, una vez finalizada, esta primera temporada de esa serie notable que ha sido True Detective, destacando sus grandes aciertos, pero mostrando aquellos defectos que en nuestra opinión le impiden ser una serie tan brillante y redonda como el abuso del superlativo en su valoración puede hacer creer a aquellos que no la han visto todavía.

Ficha: True Detective 8 ep + .   Ene 2014– . HBO(USA) Canal+ (E)


Sinopsis:
 Dos detectives Martin Hart y Rusty Cohle se encargan en 1995 de la investigación del asesinato de una prostituta en extrañas circunstancias en las marismas de Louisiana , que presenta ramificaciones de todo tipo y que se prolongan en el tiempo hasta 2012 donde ambos detectives son entrevistados en referencia al caso, cuando su relación personal se ha deteriorado completamente.

El inicio: Nic Pizzolatto era un novelista que tuvo cierto éxito con una novela llamada Galveston, tras la que decidió pasarse a ejercer de guionista en The Killing, donde escribió dos episodios de la primera temporada, para en 2012 empezar a trabajar en este proyecto por su cuenta y riesgo dentro de la productora Anonymous Content.

La productora viendo el material que estaba escribiendo Pizzolatto, lo puso en contacto con un joven director Cary Fukunaga, que había ganado una cierta reputación por su película indie Sin Nombre y su posterior versión del clásico Jane Eyre en 2011.

Ambos se pusieron a desarrollar la idea con la intención de hacer una película de ocho horas, dividida en tres actos y escrita y dirigida en su totalidad por ellos dos. La siguiente pieza fue conseguir a los actores apropiados, y después de barajar varios nombres le enviaron el guión a Matthew McConaughey, para ofrecerle el papel de Martin Hart, el actor leyó el guión y se entusiasmo con él, pero puso como condición hacer el otro papel el de Rusty Cohle, ademas de participar como productor ejecutivo.

El propio actor tejano propuso a su amigo Woody Harrelson para el otro papel, al que conocía bien de haber trabajado con él en películas como Surfer Dude (foto) o Edtv.

Con las piezas principales del proyecto encajadas empezó la parte de venderlo a las cadenas de televisión, siendo HBO la primera interesada y la que pujo mas fuerte por el proyecto. Desde su primera idea, Pizzolatto pensó la serie como antológica, al estilo de American Horror Story, con temporadas cerradas y actores, casos y equipos diferentes para cada temporada.

La serie fue filmada en la primavera de 2013 y estrenada a principios de este año los domingos por la noche  en la HBO, acompañada por una excelsa campaña de marketing que puso las expectativas de todo el mundo por las nubes, acompañado por un gran trailer de promoción para abrir boca al público.


En el siguiente vídeo, pueden ver la cabecera larga de la serie en el mejor estilo lujoso de la HBO, con la melancólica canción ‘Far from any road’, que ha puesto en la palestra al veterano grupo The Handsome Family, unos desconocidos para el gran publico pero que llevan veinte años pateando la carretera.

La trama: True Detective no es una serie al uso, ya que juega con la estructura temporal en tres momentos determinados, construyendo el relato con retazos de esas tres épocas.

La acción se inicia en 1995 cuando el detective Rust Cohle, un personaje excéntrico y poco sociable se incorpora a la división de homicidios de un condado del Sur de Louisiana y forma pareja con Marty Hart, un veterano acomodado, casado y con hijos. Su primer caso es el asesinato de una prostituta en un lugar remoto y rodeado de parafernalia esotérica de todo tipo.

En paralelo vemos la acción en 2012 ,cuando ambos detectives son interrogados por separado con respecto a temas referentes a su investigación del asesinato, dejando patentes los cambios tanto personales como de relación en los diecisiete años transcurridos.

Entre medio de ambos  espacios temporales, nos trasladamos a 2002 como punto de inflexión en la relación entre los dos compañeros.

La serie trabaja con continuos saltos temporales, pero pronto nos damos cuenta que el asesinato y la investigación del crimen, queda en un segundo plano frente al desarrollo de los personajes principales, tanto en su plano personal, como sobre todo en su relación entre ellos.

Los dos pero en especial Rust Cohle empiezan a hacer digresiones sobre lo humano y lo divino, llevándose la palma sus conversaciones dentro del coche, que en muchos casos se convierten en verdaderas joyas nihilistas como pueden comprobar en este vídeo, sobre el tema de la religión.

Vemos la evolución de su relación, pasando de la desconfianza inicial a la ruptura total, pasando por la amistad inquebrantable, viendo en paralelo la relación familiar de Marty Hart, con un comportamiento personal que no es ningún dechado de perfección, lo que influye en su matrimonio, pero no voy a desvelarles muchas mas cosas para que lo descubran por ustedes mismos.

Uno de los puntos fuertes de la serie es la magnifica ambientación, fotografía y dirección de la serie con un Cory Fukunaga excelente en  su visión del mundo del sur de Louisiana

La investigación va avanzando muy despacio entre discusiones nihilistas, hasta llegar al momento culminante de la serie que es la escena final del cuarto episodio con un impresionante plano secuencia de seis minutos, que es de lejos lo mejor de la serie, que pueden ver sin temor a spoilers por la razón que les explicaré a continuación

No voy a entrar en la calidad incuestionable del plano ( aunque ha habido bastantes mas en la historia de la televisión de lo que la gente se cree), pero en cambio si que tuve muchas dudas en el momento de verlo, respecto a  su encaje dramático en la trama general y llegué a la conclusión de que no era mas que un fuego de artificio, lujosísimo y de altísima calidad pero que si no estuviera, ni la trama personal ni la detectivesca se resentía lo mas mínimo y si lo hubieran presentado como webisode también habría funcionado perfectamente.

Por ello en una narrativa supuestamente compacta y estructurada, la introducción de un elemento brillantísimo pero ajeno al esquema general, no deja de ser una trampa innecesaria para llamar la atención.

Otro problema que he tenido con la serie es la endeblez de la trama criminal, todo y ser consciente de que lo importante era la personal, tampoco me parece justo para el publico trufar de símbolos y signos esotéricos de todo tipo los lugares de la investigación, para fomentar la elucubración y elaboración de mil teorías en torno a ellos, para cerrar ese aspecto como si fuera una trama extraída de un episodio doble de Mentes Criminales, deprisa y corriendo.

El final de la serie también ha despertado algo de controversia, pero en este caso debo decir que me ha parecido correcto y de acuerdo al tono general de la serie, sin llegar a la excelencia que pretendía, pero sin indignarme como le ha pasado a algunos espectadores, defraudados por el desenlace.

Personalmente, desde el primer capítulo tuve una sensación extraña, que no conseguí quitarme en todo el visionado de estar frente a uno de esos productos diseñados para arrasar en las ceremonias de premios, con unas interpretaciones de personajes excesivas para demostrar lo grandes actores que pueden ser en papeles torturados y complejos, pero que no conseguían transmitirme ninguna emoción mas allá que ver que son capaces de interpretar así, sin llegar a entusiasmarme en ningún momento.

Insisto que es mi apreciación personal y en este caso soy consciente que a muchos de ustedes les ha parecido una de las mejores de las series de la historia, pero de la misma forma he podido leer a bastantes personas, con posturas parecidas a la mía, que aún reconociendo que es una serie notable, huyen de su encumbramiento a todas luces excesivo.

Los actores:

El actor mas famoso en la actualidad es sin lugar a dudas Matthew McConaughey, que acaba de ganar el Oscar al mejor actor por Dallas Buyers Club y que con casi toda seguridad, ganará el de mejor actor de los Emmys sea en miniseries o en drama, dependiendo de donde HBO presente la serie.

Su interpretación ha convencido y levantado elogios de todo el mundo y aunque tengo algunas salvedades personales respecto a la poca naturalidad que me transmitía, corresponden sobre todo a mis gustos sobre su forma de actuar y no voy negar la gran calidad de la misma.

En cambio Woody Harrelson me ha convencido mas, por hacer mas humano a su personaje y hacerme que me importaran mas sus historias personales que en el caso de su compañero, dejándome ver a su personaje debajo de la piel de actor, que en el caso de su compañero no podía traspasar su mascara de actor.

La química entre ambos es indudable y han formado una de las mejores parejas desde hace muchos años, con unas conversaciones entre ambos que eran el punto álgido de la serie.

La mujer de Marty Hart, Maggie, ha sido interpretada por una excelente pero algo desaprovechada Michelle Monaghan, en el papel secundario de la amante esposa y madre, teniendo que soportar al crápula de su marido

Tener a Monaghan ( Mision Imposible III), en un personaje secundario ha sido todo un lujo, que ha contribuido a dar un gran empaque en sus escenas con Woody Harrelson.

Por ultimo en dos papeles accesorios tenemos a Tory Kittles ( izquierda) y Michael Potts (derecha), como los dos sargentos interrogadores en dos papeles muy pasivos y que básicamente sirven para dar entrada a las revelaciones de los dos protagonistas

Su papel no estaba escrito en principio en la serie, ya que iban a ser confesiones frente a una cámara de vídeo, pero al final hacerlo con personas presentes para dar un poco mas de juego dramático ea una buena decisión, pero que desde el punto de vista de los personajes los hace completamente unidimensionales.

Consideraciones finales:

La gran campaña de marketing de la serie se veía reforzada por la emisión de unas capsulas de cinco minutos al finalizar cada episodio, donde se explicaba por parte del equipo técnico y actores, aspectos de la serie, como pueden ver en este vídeo del primer episodio.

Por otro lado la producción fue compleja y complicada, por ello ver el vídeo oficial del making off de la serie les puede resultar interesante

Por ultimo les voy a dejar, para aquellos de ustedes que se han enamorado de la canción de la serie ( tampoco me cuenten entre ellos), con un vídeo de la interpretación en directo de la misma por el grupo The Handsome Family.

True Detective no es una serie dirigida a todos los públicos, ni sencilla de comprender, pero ha levantado pasiones en las redes sociales que últimamente parece ser el barómetro del éxito de una serie, en un producto dirigido mas a cinéfilos y seriéfilos de pro, que al publico en general.

Las expectativas y el hype que ha tenido la serie han sido excesivos, lo que en algunos casos ha redundado en su contra, al no verse cumplidas las mismas, ademas el excesivo escrutinio y la aguerrida polarización de algunos de sus seguidores no ha ayudado mucho. Por esta razón existe el riesgo, bastante probable por otra parte, de que si la segunda temporada no alcanza los niveles de excelencia que ha tenido para algunos, los chuzos se tornen lanzas y sea objeto de un récord de hatewatching, por parte de sus seguidores mas acérrimos en la actualidad.

True Detective, una serie recomendable sobre todo si van a verla con mente abierta y unas expectativas razonables, dejándose llevar por la trama, sin hacerse demasiadas preguntas existenciales y disfrutando de la dirección y de las interpretaciones, mucho mejor que la media, pero lejos del Olimpo de las series.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@jefoce) y (@lmejino). Hasta la próxima

Mikel Madinabeitia/ Lorenzo Mejino