Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

El Fugitivo: El tercer final televisivo mas visto de la historia

El Fugitivo fue una de las series mas famosas de la década de los sesenta, consiguiendo que su episodio final fuera visto por mas de 78 millones de personas solo en los EUA, con un share del 72%, convirtiéndose en ese momento en el capitulo mas visto de la historia de la televisión. Mantuvo esta posición de privilegio durante mas de una década hasta que en 1980 lo sobrepasó el capitulo de Dallas en el que se desvelaba quién disparó a J.R, y posteriormente el final de M.A.S.H en 1983.

En nuestro país, las aventuras del doctor Richard Kimble y su perseguidor el implacable teniente Gerard, congregaban a todos los españoles frente al televisor, en una autentica liturgia familiar que semanalmente la hacía una cita ineludible frente a las pantallas de blanco y negro de la época, para ver la persecución a tres bandas entre el doctor, el policía y el misterioso manco que se convirtió en uno de los primeros grandes villanos de la historia de la televisión.

Su influencia ha sido importante en el desarrollo posterior de la televisión, ademas de dar pie a una famosa película y un remake de la serie el año 2000, por lo que se merece con creces el espacio del recuerdo que le vamos a dedicar  en medio del puente del 1 de Mayo.

Ficha: El fugitivo (The Fugitive) 120 episodios.   Sep 1963- Ago 1967 ABC (USA) La 1 (E)

Sinopsis: La mejor explicación  de la serie es ver su inicio , donde se  explica la premisa  inicial con todo lujo de detalles, un vídeo vale mas que mil palabras.

El inicio: Roy Huggins fue uno de los productores mas importantes de los inicios de la televisión, creando series como Maverick o 77 Sunset Strip, grandes éxitos mundiales.

Huggins después de tener graves problemas contractuales con la Warner Brothers por la tiranía de la misma en sus contratos con los guionistas, decidió cambiar las reglas y consiguió después de muchos esfuerzos, conseguir introducir la llamada clausula Huggins, por la cual el creador de la serie, veía reconocida su propiedad intelectual durante toda la serie, aunque ya no trabajara en ella y en todos los productos posteriores derivados de la misma.

El Fugitivo fue la primera serie que recogió esta modalidad contractual, en un producto concebido y diseñado por Roy Huggins, que desarrolló la trama principal y las lineas generales a seguir, para  posteriormente desvincularse de la producción diaria de la serie que fue encargada a Quinn Martin otra de las instituciones de la época con series como Los Intocables, que producía a destajo treinta capítulos por temporada a un ritmo frenético.

El concepto de la serie lo tuvo muy claro y el inocente perseguido por un crimen que no había cometido, siempre despierta simpatías de las audiencias, hecho que fue aprovechado por Huggins para vender su serie a la ABC que la puso en la temporada otoñal del año 1963, siendo estrenada con un gran éxito de critica y sobre todo de público.

La trama: La serie desarrollaba las historias a dos niveles, el semanal en el que nuestro fugitivo, se asentaba en algún pueblo o ciudad, intentando pasar desapercibido para verse involucrado en algún problema de los lugareños a los que se veía impelido a ayudar.

Mientras tanto intentaba descubrir el paradero de la persona manca, a la que vio salir de su casa, momentos antes de descubrir el cadáver de su mujer, por el que ha sido injustamente condenado a muerte como han podido ver en el vídeo inicial, a la vez que debía escapar de su infatigable seguidor el teniente Gerard, que le persigue hasta el último confín del país.

La persecución a tres bandas es la que delimita y concreta el desarrollo global de la serie, aunque las tramas semanales, permitían aligerar la tensión y sobre todo mostrarnos lo buena persona que era el doctor Richard Kimble, ayudando siempre que podía a pesar de su delicada situación personal.

El reparto de roles del trío protagonista , con el bueno que era perseguido, el malo que no era localizado y el policía que al fin y al cabo solo hacia su trabajo dejándolo en una zona gris entre la bondad y la maldad, provocaba una gran angustia al espectador, que sabedor de la verdad desde el principio, sufría y se preocupaba por el héroe, esperando que en cada capítulo pudiera demostrar por fin su inocencia.

La serie no presentaba sorpresas ni giros argumentales, en una persecución lineal que iba en aumento hasta llegar a la apoteosis del capitulo final que era el desenlace que esperaba todo el mundo. En la cuarta temporada, la serie cambió de ser emitida en blanco y negro, al primigenio color de la época como pueden ver en este vídeo

Su emisión en nuestro país fue un autentico bombazo, siendo cada capitulo comentado con fruición en el trabajo, en la escuela o en el mercado por todos los miembros de la familia que se juntaban para ver el episodio, como podemos recordar en este corto de TVE sobre la serie.

No les voy a negar que uno de mis primeros recuerdos televisivos de mi infancia eran las historias del fugitivo y en especial la presencia de mi primer villano importante como era el manco, que me hacía incluso tener pesadillas. La nebulosa del recuerdo lejano me la mantiene como una serie muy entretenida y que sobre todo nos hacía sufrir a toda la familia , al hacernos participes de su impotencia para descubrir al manco y probar su inocencia.

Ni que decir tiene que en aquella época si la gente veía algún manco por la calle, las bromas y alusiones a la serie eran continuas, martirizando a esas pobres personas por culpa de su sosias televisivo.

Los actores:
David Janssen fue elegido a sus 32 años, para el papel del doctor Richard Kimble después de aparecer en innumerables series y películas como era habitual en los actores de su época, pero su papel como el fugitivo marcó su carrera para siempre y le dio fama mundial.

Janssen estaba muy bien, ya que por un lado su atractivo y elegancia, junto con su vulnerabilidad atraía al publico femenino, mientras que sus desgraciadas circunstancias personales  le hacían caer simpático a todo el mundo, que deseábamos mas que nada que pudiera limpiar su nombre, Janssen era el ideal para este papel dramático con pocas concesiones cómicas. Su carrera siguió con otras series de menor calado como Harry O, pero sin lograr sacudirse de encima la fama de su papel definitorio, que le persiguió hasta su prematura muerte por infarto en 1980 a los 48 años de edad.

Su antagonista fue otro actor de raza, el británico Barry Morse, que cumplía a las mil maravillas, con el papel desagradable del perseguidor que semana tras semana, veía como su presa de desvanecía, aunque evitando siempre hacerle caer en el ridículo o en la tontería ( véase The Following), y manteniendo siempre sus principios de servidor de la ley por encima de todo, sin juzgar lo que ya ha sido juzgado.

Morse ha tenido una longeva carrera hasta su muerte en 2008 a los 90 años, apareciendo en series de culto como Espacio 1999, pero siempre será recordado por su gran interpretación como el implacable teniente Gerard en esta serie.

Por ultimo, tenemos al mítico manco que siempre revoloteaba por la serie, pero que apareció poquísimas veces en la misma, viéndole su cara en apenas diez episodios. Tengo que reconocer que desconocía por completo el nombre del actor hasta que he escrito la reseña, ya que para mi y para todo el mundo era sencillamente El Manco.



Bill Raisch es el nombre del actor  y la verdad es que fue principalmente un profesor de actores y este fue su único papel de relevancia al dedicarse principalmente a la enseñanza y a hacer de stand-in en las filmaciones de su gran amigo Burt Lancaster

El final:
Las audiencias de la serie fueron muy buenas en su segunda temporada, pero empezaron a resentirse un poco en la cuarta y el joven presidente de programación de ABC Leonard Goldberg ( que aún sigue en activo a los 80 años , produciendo Blue Bloods, después de hacer innumerables series con su colega Aaron Spellling), presionado por un exhausto David Janssen, decidieron dar carpetazo a la serie.

En un principio querían cerrar la serie como hacían en la época , bajando la persiana sin hacer nada especial ni resolver el enigma principal, pero Goldberg intuyó que la gente que seguía religiosamente la serie semana a semana, se merecía un desenlace por todo lo alto. Para ello se embarcó en una estrategia novedosa en su día, para publicitar el gran final de la serie, y de esta forma   atraer incluso a los seguidores iniciales que la abandonaron, pero que querrían conocer el final.

Para ello retrasó el final de la serie tres meses después de la emisión del penúltimo capitulo el mes de Junio del 1967, desplazándola hasta finales de Agosto de ese año con un doble episodio, promocionando el final de forma intensa durante todo el verano con reposiciones de los capítulos emitidos y anunciando un final épico.

Hay que reconocer que cumplieron y como les he comentado en la introducción se convirtió en ese momento en el episodio mas visto de la historia de la television y en la actualidad su final se mantiene como el tercero mas visto de la historia solo por detrás de Mash y Cheers, lo que ya les da una prueba de su inmensa fama. En el vídeo pueden ver los últimos diez minutos que todo el mundo vio puestos en pie, por la tensión del esperado enfrentamiento final entre el doctor y el manco.


El final fue redondo y contentó a todo el mundo, cerrando las tramas de forma coherente con el desarrollo de la serie y dejando a todos los espectadores, con la sensación de haber asistido por primera vez a una historia cerrada de 120 capítulos, con una expectación similar a la que últimamente pudieron crear los finales de Los Soprano, Perdidos o Breaking Bad, pero hace cuarenta y cinco años.

Consideraciones finales:
El gran éxito de su final , hizo que 25 años después, Warner Brothers, llegará a un acuerdo con Roy Huggins, para hacer una adaptación cinematográfica de la película encargada al por entonces desconocido guionista David Twohy ( Pitch Black, las crónicas de Riddick) y poniendo como director al especialista en películas de acción Andrew Davis.

En el reparto tiraron la casa por la ventana dándole el papel principal a Harrison Ford como el doctor Kimble y el de su antagonista, el teniente Gerard a Tommy Lee Jones, que consiguió el Oscar al mejor secundario por este papel. La película era una montaña rusa de emociones y acción que arrasó en las taquillas de 1993 como pueden intuir en este trepidante trailer

Espoleados por el éxito de la película, sus productores quisieron seguir explotando el filón y el año 2000 hicieron un remake televisivo de la serie, poniendo en sus papeles principales a actores solventes como Tim Daly ( Wings, Private Practice) y Mikelty Williamson ( Forrest Gump).

Pero el filón estaba agotado y no duró mas que una temporada, siendo cancelada después de pasar desapercibida en su emisión de los viernes, pero siempre será mas recordada como primera compañera de viaje de otra serie estrenada a continuación suyo  ese mismo año,  pero que ha tenido una evolución muy diferente, estamos hablando de C.S.I Las Vegas, que empezó su larga singladura detrás del remake del  doctor Kimble.

A continuación pueden ver los títulos de crédito de la serie, que fue emitida en nuestro país con el mismo ‘éxito’, que en su país de origen.


El Fugitivo es una de las series que han conformado la historia de la televisión y aunque para muchos de ustedes en especial los mas jóvenes, la relacionen especialmente con la exitosa película del mismo éxito, es importante conocer el contexto en el que se desarrolló, sin olvidar que todo cuenta y vale para conocer la evolución del panorama televisivo desde sus inicios, en el que El Fugitivo está inscrito con letras de oro.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@jefoce) y (@lmejino). Hasta la próxima

Mikel Madinabeitia/ Lorenzo Mejino