Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Rubicón: El cubo de Rubik de las series de espías

Rubicón pertenece a ese grupo de series malditas que a pesar de durar únicamente una temporada supo cautivar a una escasa pero ferviente base de seguidores con un planteamiento de una serie de espías basado en el análisis y la reflexión mas que en la acción trepidante y frenética.

La serie seguía la estela de series británicas clásicas como ‘Calderero, sastre, soldado y espía’  basada en los  libros de John LeCarré o de películas americanas de los setenta sobre el mismo tema como ‘Los tres días del cóndor’ o ‘El último testigo ( The Parallax View)’. A pesar de tener criticas bastante buenas, la acogida del publico fue muy tíbia, con unas audiencias importantes en el primer episodio pero que se derrumbaron en los posteriores propiciando su cancelación al final de la 1T.

Rubicón se ha convertido en una de esas series que le va a recomendar su amigo ‘el que sabe de series’, para proponerle un producto de calidad y alta gama en el mundo televisivo, por lo que vamos a analizarla en este articulo para darles algunos elementos de juicio para decidir si les puede interesar o no, porque ya les adelanto que en nuestra opinión no es una recomendación tan evidente.

Ficha: Rubicon 13 episodios.   Jun 2010- Oct 2010 AMC( USA)/Canal + (E)

Sinopsis: Un analista de inteligencia que trabaja en una oscura agencia del gobierno llamada el Instituto de Políticas Americanas, descubre con su equipo, indicios y pruebas de una conspiración a gran escala a cargo de una sociedad secreta que manipula y provoca sucesos a escala mundial para obtener jugosos beneficios económicos de las consecuencias de los mismos.

El primer trailer promocional  buscaba la complicidad del público hacia la trama que empezaba a vislumbrar

El inicio:
El subgénero de espías y analistas en la retaguardia, que hemos mencionado en la introducción, cayó en un olvido completo por la preponderancia de los thrillers de acción, como la saga de Misión Imposible o series como Alias como mejores ejemplos.

Jason Horwitch, un joven productor cuyo único crédito reseñable era una olvidable serie de médicos llamada Medical Investigation, presentó el concepto basado en este subgénero a la cadena AMC, que había entrado como una exhalación en la producción de series originales de altisima calidad, gracias a sus dos primeras series, dos joyas como Breaking Bad y Mad Men.

AMC intuyó las posibilidades del concepto para tener una tercera serie de éxito que acompañara a sus dos  estandartes y le encargó la escritura y el rodaje del episodio piloto. Los problemas empezaron cuando los ejecutivos de la cadena dieron la luz verde a una primera temporada, pero le impusieron a Horwitch, la presencia en el equipo del ilustre guionista Henry Bromell.

Bromell había trabajado con lo mejor de cada casa en series fabulosas como Homicidio, Doctor en Alaska, Carnivale o Brotherhood, para finalizar como una de las piezas claves en Homeland, hasta su repentina muerte el verano pasado.

La imposición de Bromell por parte de AMC, para vigilar al inexperto Horwitch derivó en la salida casi inmediata del creador de la serie por diferencias creativas con Bromell, y precipitó el ascenso de éste como showrunner de la serie de forma inmediata a partir del segundo episodio.

La serie se estrenó en plena temporada veraniega de una forma algo extraña, ya que emitieron el piloto dos veces una a mediados de Junio y la segunda en Agosto conjuntamente con el segundo episodio de la serie, la audiencia inicial fue excelente y superior incluso a la de los estrenos de Mad Men o Breaking Bad en la misma cadena, pero a diferencia de estas, que iban ganado seguidores a cada episodio, Rubicon los iba perdiendo, casi el 50% entre el segundo y tercer episodio, lo que nunca es un buen presagio.

La crítica acogió la serie bastante bien aunque lejos del entusiasmo con el que hizo las otras dos series de AMC, lo que provocó que el interés se fuera desvaneciendo, eclipsado ademas por el estreno en la misma cadena de The Walking Dead que fue un éxito instantáneo de público.
En el siguiente vídeo pueden ver la intrigante cabecera de la serie, un perfecto aperitivo de lo que venía después.


La trama: La serie se inicia con una escena impactante, como es el suicidio de un empresario que es el detonante para que un analista concienzudo empiece a descubrir unos mensajes cifrados en unos crucigramas e investigue con su equipo las extrañas circunstancias de su muerte y de otras que se producen con posterioridad que afectan incluso a miembros de su agencia. La promo inicial de la serie nos pone en antecedentes.

 

La serie se estructura con este misterio principal que es el que se va desarrollando a lo largo de toda la 1T, donde se nos van revelando los conspiradores, las razones y la forma críptica que tienen de comunicarse. En paralelo, el equipo de analistas se enfrenta a casos mas rutinarios de seguridad nacional centrados en identificar a posibles sospechosos de terrorismo de entre el innumerable reguero de datos que les llega diariamente.

El principal rasgo distintivo de la serie es que la acción se produce en la retaguardia y entre las cuatro paredes de la oficina donde nuestro equipo de analistas dirigidos por un meticuloso Will Travers, escudriña toda la información en busca de claves secretas para ir resolviendo el misterio, como si se tratara de resolver un gigantesco cubo de Rubik.

Las pistas pueden llegarle por cualquier medio, crucigramas, claves ocultas o de forma misteriosa  por telefono para una partida de ajedrez como pueden ver en el video adjunto

Los miembros del equipo son personajes de carne y hueso con sus problemas y demonios personales que influyen mas de lo que deberían en su trabajo, pero que les dan una dimensión humana poco habitual en estas series. Las relaciones entre los miembros del equipo son cordiales pero muy frias, como pueden ver en este ejemplo de una conversación en la cafeteria del centro de trabajo

Un eje importante en la serie es la relacion de Will Travers con el jefe de su departamento, el enigmatico Kale Ingram, que siempre tiene un as guardado bajo la manga, y se reune con personajes bastante sospechosos,  como pueden ver en este video de una comida.

La trama se va complicando con la aparición de nuevas claves y nada es lo que parece al principio, lo que obliga a un extraordinario ejercicio de deducción y observación para intentar resolver sanos y salvos los enigmas que se plantean para poder resolver el misterio prinicipal.

Llegados a este punto tengo que sincerarme con ustedes y reconocerles que mi relación con la serie Rubicon no ha sido precisamente satisfactoria. En su pase inicial, la inicié de forma esperanzadora en especial por la presencia de Henry Bromell en los guiones, pero la deje correr en el tercer episodio, porque en ningun momento conseguí pillarle el tono al ritmo ultralento de la misma, por lo que decidí aparcarla en busca de momentos en los que estuviera mas inspirado.

A partir de la petición de un lector y pasados casi cuatro años de mi primer intento, he decidido retormarla, para ver si entraba en su mundo, pero tampoco ha sido así, he finalizado la serie para ver los derroteros por los que seguía y curioso por ver como cerraban la temporada, pero mi opinión no ha cambiado apenas en este tiempo.

El principal problema de Rubicón y por el que la gente la adora o la abandona, es su ritmo lentisimo que para algunos es subyugante y para mucha gente, entre los que me pueden incluir,es exasperante y mortecino. En mi caso no suelo tener problemas con el ritmo lento en las series, siempre y cuando sirvan a un proposito y hagan avanzar la historia de forma razonable, ejemplos como Rectify o Tremé son dos casos claros de series lentas que me encantan.

Pero en Rubicón el trayecto de A a B, se quedaba estancado dando vueltas en circulos pequeños alrededor de A sin avanzar apenas en la trama, ya de por si viscosa y confusa, lo que aplicado a trece episodios se me hacía inacabable. Recuerdo haber visto de joven ‘Calderero, sastre, soldado y espia’ y era una serie reposada pero con mucha profundidad e interes en la trama, mientras que en el caso de Rubicon, las interminables reuniones en torno a la mesa de trabajo o ver a los protagonistas mirar fotos o rebuscar en los ficheros, hacian que mi atención se desviara hacia cualquier otra cosa, añorando al personaje de George Smiley y Alec Guiness.

El cambio de showrunner del piloto al segundo episodio, no suele ayudar, ya que el concepto inicial y los personajes de la serie fueron creados por una persona diferente y seguramente Bromell, habría enfocado las cosas de otra manera si hubiera empezado él, pero mi sensación de decepción, fue constante en toda la serie.

Soy consciente de la dificultad de mostrar a las personas reflexionar o deducir en lugar de interaccionar de forma mas activa pero he visto ejemplos mucho mejor conseguidos que Rubicon y siempre tuve la intuición de  que si hubiera sido unicamente de cuatro o seis episodios, la serie habría funcionado mucho mejor, elevando un poco su velocidad de crucero.

Mis sensaciones no implican que la serie sea mala, ya que está muy bien producida e interpretada, pero sencillamente y como me ha pasado en algun otro caso de series conocidas e idolatradas, no es una serie para mí, como tampoco lo eran las peliculas europeas de arte y ensayo de los años setenta a las que me retrotraía constantemente el ritmo de la serie.

Los actores:
El taciturno Will Travers, que todavía está atormentado por la muerte de su esposa e hija en los atentados en 11-S es interpretado por el excelente James Badge Dale, que fue el protagonista de The Pacific y compañero de Jack Bauer en la 3T de ’24’.

Badge Dale cumple perfectamente con un papel muy difícil ya que debe expresar sus emociones y pensamientos de forma continua, hablando la mínima expresión, por lo menos el papel le sirvió para dar el salto el cine donde trabaja de forma continua en súperproducciones como IronMan 3, World War Z o The Lone Ranger, en papeles secundarios pero importantes.

La mano derecha es Miles Fiedler, un genio, pero bastante inestable, y muy afectado por su reciente divorcio que oculta a sus compañeros. Dallas Roberts le da vida con gran brillantez y es otro de los mejores activos de la serie, hasta este papel su carrera se había desarrollado principalmente en el teatro.

En la actualidad es mas reconocible por su papel recurrente como el hermano de Alicia Florrick en The Good Wife,  que alterna con trabajos mas discretos como el capitán de la 2T de Imborrable.

Los otros dos miembros del equipo son el veterano funcionario Grant Test, que ve como todo el mundo asciende antes que él y eso le produce un gran resquemor, siendo interpretado por Chrsitopher Evan Welch, un actor teatral, que como curiosidad podemos decirle que era el narrador en la versión original de Vicky Christina Barcelona. Desgraciadamente, cuando había conseguido el papel de su vida como un gran guru informático en esa maravilla que es Silicon Valley, murió de cáncer de pulmón en Diciembre de 2013 mientras rodaba la serie. Una verdadera lastima.

Lauren Hodges es la actriz que hace el papel de Tanya la mas joven y la mas inexperta del equipo, y que combate la tensión laboral con una creciente adicción a los estupefacientes y al alcohol. Hodges ha sido la revelación de la serie, pero no la hemos visto levantar cabeza después de la misma, desapareciendo casi de la escena.

El segundo papel mas brillante de la serie es para Arliss Howard, como el enigmático jefe Kale Ingram con su propia agenda para resolver los asuntos de inteligencia nacional, saltándose las reglas si es necesario. Howard, casado con Debra Winger, es un gran secundario con series como Medium en su curriculum, pero sobre todo destaca en la escena teatral y hace un gran interpretación del papel mas agradecido de la serie. Posteriormente estuvo en la 6T de la ya irrecuperable True Blood.

En el lado negativo tenemos a Jessica Collins en el papel irrelevante de la ayudante de Will, Maggie, el personaje mas desdibujado de la serie y que aún no he conseguido adivinar que es lo que hacía en la misma. Collins es una buena actriz, como demostró haciendo de asesina en serie, durante varios capítulos en CSI, pero con semejante papelón, no puede hacer nada para salvarlo.

Epilogo:
La serie finalizó su primera temporada, desconociendo cual sería su futuro, por lo que decidieron arriesgarse y hacer un final abierto, sin resolver completamente el misterio principal y abriendo nuevas posibilidades para temporadas venideras.

En principio la cadena AMC estuvo sopesando su renovación ya que cubría el nicho de mercado de series de prestigio y alta calidad que lideraban Mad Men y Breaking Bad, aunque en este caso dos escalones por debajo, pero el estreno fulgurante de The Walking Dead, ese mismo verano en la cadena AMC, hizo pensar a los responsables que podían competir de igual a igual con los gigantes del cable a los que miraban de lejos.

El éxito de los zombis les hizo replantearse su estrategia para intentar llegar a mas público y la primera victima fue el eslabón mas débil de la cadena, Rubicón, que ni tenía a la critica hipnotizada, ni iba a ganar premios, por lo que fue cancelada de forma poco ceremoniosa el mismo año 2010.

En el ultimo vídeo pueden ver otra promoción de la serie desde otro enfoque diferente

Rubicón una serie que todavia despierta pasiones entre sus seguidores y que si despues de lo que han leido sienten que les puede interesar la temática, adelante con ella, aunque me van a disculpar que en esta ocasión me voy a quedar al margen de la recomendación efusiva que seguramente su amigo ‘el que sabe de series’, le haría, como siempre la última decisión es suya, por mi parte avisados estan.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@jefoce) y (@lmejino). Hasta la próxima

Mikel Madinabeitia/ Lorenzo Mejino