Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Riget ( El Reino): Lars Von Trier en estado puro y completamente desatado

El mejor colofón que podíamos encontrar para nuestra semana danesa lo vamos a tener con la serie televisiva creada por el celebrado cineasta Lars Von Trier en la década de los noventa, “Riget”, que en ingles se tradujo por “The Kingdom” y en nuestro país fue estrenada como “El Reino”.

Riget es una de las series mas raras e inclasificables que se han realizado jamas para la televisión, en un fiel reflejo de la compleja personalidad de su autor Lars Von Trier. Para ello introdujo toda una serie de elementos fantásticos y paranormales en el ámbito del hospital, para escenificar una pugna Ciencia- Fenómenos paranormales, con sus adeptos en cada uno de los bandos y con unas notas de humor negro y sarcástico marca de la casa Von Trier.

Su influencia ha sido enorme en la televisión con un último ejemplo en ese batiburrillo de ideas que es cada temporada American Horror Story, clara deudora en su planteamiento de las historias que sucedían en este hospital, y que es una excelente serie del pasado que va  a cerrar la semana  danesa de nuestro blog.

Ficha: Riget 8 ep.   1994-1997 DR1 (DK) –la 2 (E)

Sinopsis: Un doctor sueco Stig Helmer, llega al mas prestigioso hospital danes, que es conocido como El Reino, para hacerse cargo de la unidad de neurocirugía, al mismo tiempo que es ingresada una paciente con poderes sobrenaturales, la Sra Druse.

La llegada de ambos marca el inicio de todo tipo de sucesos paranormales que son todo un desafío para la mentalidad cartesiana y racional de los médicos y científicos que residen en el hospital.

El inicio: Lars Von Trier es uno de los directores mas influyentes del panorama cinematográfico mundial desde su irrupción hace veinticinco años con su trilogía Europa, dando rienda suelta en esa época a todas sus inquietudes tocando muchos campos, como el genial videoclip musical que dirigió el año 1990 de la banda danesa Laid Back y su canción Baker Man

En 1992 Von Trier creó su propia productora Zentropa, para tener una completa libertad y control sobre sus productos, por ello y para  ganar dinero para sus proyectos cinematográficos, decidió aceptar una propuesta de la televisión danesa para crear una serie con completa libertad.

El resultado fue Riget, que estructuró como una minisérie de 4 episodios con la lucha del Bien contra el Mal en el epicentro de la misma, aunque pasada por su prisma personalísimo. El éxito de la serie en 1994 provocó un montaje cinematográfico para hacer una película de cinco horas que fue estrenada en las salas en el Reino Unido y en los EUA, con el siguiente trailer.

Von Trier con el dinero ganado en la primera entrega de la serie, pudo financiar su película mas celebrada “Rompiendo las Olas” y a partir de las técnicas que experimentó en la serie, hizo en 1995 el manifiesto Dogma, junto a Bo Witterberg.

Su carrera posterior ha estado jalonada de múltiples premios y elogios, hasta su reciente estreno de Nynphomaniac, donde ha mantenido su estilo controvertido y personal con su sello particular en cada film que realiza.

La trama: La serie está estructurada como dos miniséries emitidas en 1994 y 1997 , con los eventos de la segunda parte sucediendo inmediatamente después de los de la primera, a pesar del lapso temporal de tres años en su producción.

En el primer vídeo les pongo la introducción en castellano de la serie, para que puedan comprobar la forma críptica en que se nos presentan los hechos que van a acaecer en el Hospital.

La pugna entre ciencia y espíritu que centra la serie está ejemplificada por los dos personajes principales, en especial por el Dr Stig Helmer, un doctor sueco que profesa un profundo odio y desprecio por todo lo danés a los que considera unos seres inferiores y a los que trata con absoluto desdén.

Helmer es un científico puro, pero que tiene una cierta obsesión por las ciencias ocultas, en especial por los zombis, aunque destaca sobre todo por su despotismo con sus residentes y enfermeras, y sus celebrados monólogos al final , que finalizaban con su famosa frase “Escoria Danesa” que gritaba desde el tejado del hospital en la primera entrega .

Por parte la Sra Drusse, es una anciana con poderes espiritistas, que al ingresar en el hospital empieza a contactar con el espíritu de una niña muerta hace muchos años en el hospital y que es la desencadenante de toda una serie de fenómenos inexplicables para el raciocinio científico.

La serie tiene un esquema muy coral, con multitud de personajes que entran y salen en la historia, desde el ministro danes del ramo y el director general del hospital , hasta dos jóvenes lavaplatos con síndrome de Down, que en el mejor estilo Von Trier, son los que mejores explicaciones ofrecen de lo que sucede en Riget. Los originales títulos de crédito son un buen exponente de lo que tenemos por delante:

Médicos, pacientes, enfermeros, conductores de ambulancia, todos participan en la locura en que se convierte Riget, donde nos podemos encontrar cualquier cosa a la vuelta de la esquina, desde espíritus a zombis, pasando por demonios, como pueden ver en el siguiente vídeo:

Si a eso le añadimos unas pinceladas de humor muy negro con comportamientos maniáticos de algunos personajes tenemos un producto televisivo diferente a todo lo que han visto en televisión.

El método de filmación con mucha cámara al hombro, montaje entrecortado, iluminación de color sepia muy mortecina es un claro precursor del método Dogma que lanzó un año después y es un factor clave en el tono desasosegante de la serie.

El propio Von Trier no perdía oportunidad para meter baza, y sus monólogos finales durante los títulos de crédito eran unas explicaciones crípticas y salpicadas con notas sarcásticas de lo que habíamos visto y que se han convertido en un clásico con su frase y gestualidad final, que pueden apreciar en el vídeo .

La primera entrega dejó muchísimas incógnitas por resolver y por aclamación popular la televisión danesa le encargó una segunda parte, pero que tuvo que esperar tres años para ser filmada, debido a los compromisos cinematográficos de Von Trier.

Para serles sinceros Riget, es una serie que me ha dejado muy descolocado, no soy ni admirador ni detractor de la obra de Lars Von Trier y la vi en su momento con una perspectiva muy abierta y con la mente en blanco.

Su primera entrega me gustó mucho, por todos los elementos que mezclaba de una manera hábil y sobre todo innovadora que es uno de los aspectos que mas aprecio en una serie,  sobre todo por la mala leche que destilaba aprovechándose del  odio secular entre suecos y daneses.

La segunda parte, también de cuatro episodios, en cambio me pareció una auténtica huida hacia adelante en busca del mas difícil todavía, introduciendo cada vez mas elementos que me apabullaban mas que me interesaban, perdiendo bastante el equilibrio que tuvo al principio, por la búsqueda incesante de sorprender al espectador.

Tengo que reconocer que se me hizo bastante larga a pesar de los pocos capítulos que tenía, dejando ademas un final completamente abierto, con mas incógnitas si cabe que en la primera entrega

El final: La conclusión abierta de la segunda entrega en 1997 hacía presagiar una tercera entrega, que iba a cerrar la saga según declaraciones del propio Von Trier, que llegó incluso a escribirla, pero su propuesta fue pospuesta en principio por la televisión publica danesa.

El problema irresoluble, vino con la muerte de los dos actores principales , en 1998 murió el sueco Ernst-Hugo Järegård que interpretaba al danófobo doctor sueco Stig Helmer y en el 2000 de Kristin Rolffes que interpretaba a la sra Drusse, la espiritista. Eso y la muerte de otros tres secundarios, entre ellos uno de los lavaplatos aquejados de síndrome de Down, hacia que la continuación de la serie perdiera sentido.  Ante la ausencia de esos personajes que obligaría a unos cambios de orientación imposibles de justificar, Von Trier decidió finiquitar para siempre la serie.

Para finalizar el apartado dedicado a la serie original, nada mejor que esta coreografia  que filmó el propio Von Trier con la sintonía de la serie la canción Shivers, acompañado de unos bailarines,creando los pasos del baile de Riget, delirio total.

El remake USA:
El año 2003, el famosísimo escritor estadounidense Stephen King, compró los derechos de la serie, para realizar una adaptación televisiva para la cadena ABC, con el propio King al frente de las operaciones, la colaboración de Von Trier fue completa, llegando incluso a darle los guiones de la tercera temporada, que nunca se materializó por si les servían.

El remake es bastante fiel al original, pero mas en la forma y en los personajes que en el espíritu, cometiendo el grave error de tomarse la historia demasiado en serio y de manera solemne, lo que desembocó en una serie demasiado oscura y lúgubre que acabó por repeler a los espectadores, y que a mi me decepcionó totalmente, por su falta de mordiente.

King se decidió por los aspectos mas terroríficos, que son los que domina mejor, pero perder el tono socarrón de Von Trier, fue su sentencia de muerte y la serie fue cancelada de forma ignominiosa al final de su primera temporada de trece episodios, que fue publicitada como el evento primaveral del año 2004, y acabó siendo sustituida por los playoffs de la NBA.

El elenco de actores tenía algunos nombres muy interesantes como pueden ver en la cabecera de la misma

Riget es una serie que no les va a dejar indiferentes por la catarata de sensaciones que produce y que no tiene parangón con otros productos televisivos, con los que es muy difícil establecer comparaciones, es una obra muy personal y como tal hay que apreciarla, si son admiradores de la obra de Lars Von Trier, no duden en verla, porque seguro que les va a encantar.

Si por el contrario no lo soportan, no lo intenten porque seguramente se van a indignar mas de lo habitual con la serie, y por último si como en mi caso, no pertenecen a ninguno de los bandos, debería verla aunque solo sea por curiosidad y entender mejor la personalidad de este controvertido cineasta danes.

Confío en que hayan disfrutado de esta semana danesa en nuestro blog, con propuestas interesantes de todas las épocas y todos los estilos que les van a permitir conocer la interesante realidad televisiva de Dinamarca que podríamos resumir  como, “The Kingdom of Borgen in 1864”

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@jefoce) y (@lmejino). Hasta la próxima

Mikel Madinabeitia/ Lorenzo Mejino