Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Las Vegas:Superando a todas las apuestas en su contra

En el complejo mundo televisivo tienen cabida todo tipo de series, que van dirigidas a contentar a los diferentes grupos de espectadores que conforman la audiencia. Las series de entretenimiento puro y duro son menospreciadas a menudo por la crítica mas selecta y especializada que prefiere series con mas calado artístico ante las que se deshacen en halagos y reverencias, obviando este tipo de productos dirigidos a un consumo mas popular y masivo.

Las Vegas es un magnifico ejemplo para ilustrar las series que buscar entretener sin mayores pretensiones al mayor público posible, con un cóctel de diversión, lujo y buenos actores, en este caso ambientado en la capital mundial del juego, lo que da pie a innumerables historias por la cantidad de turistas que pasan por allí, y que ha sido fuente de bastantes series centradas en la ciudad del estado de Nevada.

En el momento de su estreno nadie apostaba por ella, frente a otros estrenos mucho mas carismáticos de ese año, pero en cambio venció a las apuestas en su contra y se asentó firmemente en la programación como les vamos a analizar en esta primera entrega nostálgica de nuestro blog en el año 2015.

Ficha: Las Vegas 106 episodios.   Sep 2003- Feb 2008 . NBC (USA)- Fox/ Antena 3. (E)

Sinopsis: El casino Montecito situado en el Strip ( calle central ) de Las Vegas, es el centro neurálgico de la serie, donde presenciamos las historias que implican a sus empleados tanto entre ellos como con los huéspedes o jugadores que vienen al casino en busca de todo tipo de sensaciones.

El inicio: Gary Scott Thompson era un guionista cinematográfico que se convirtió en una sensación de la noche a la mañana, al crear la saga de “The Fast and the Furious”, titulada aquí “A todo gas”, que se convirtió en una auténtica máquina de generar dinero y de la que fue responsable en sus dos primeras entregas.

Tras el éxito, Thompson tuvo una etapa de una cierta frustración, ya que casi todos los proyectos que le ofrecían eran propuestas para copiar su formula de éxito con ligeras variaciones, hasta que decidió pasarse al campo televisivo para salirse de la espiral de coches y velocidad en la que estaba encasillado.

Basándose en su gran afición por el juego, presentó una propuesta a la cadena NBC, para hacer el piloto de una serie ambientada en un lujoso casino de Las Vegas, que fue aprobado y posteriormente recibió el encargo para realizar la serie para su estreno en la temporada 2003-2004.

Su estreno fue acogido con mucha tibieza por la crítica, que se ensañaba con la convencionalidad y la poca originalidad de la propuesta, pero en cambio, las audiencias fueron excelentes, asentándose rápidamente en la parte alta de las mismas, muy por encima de otras series de la misma cadena de ese mismo año, que llegaron con mucha mas fama y expectación ( Coupling, Whoopi, Lion’s Den) y de las que ahora no se acuerda nadie, porque fueron  canceladas con una gran celeridad.

Por ello y para introducirnos en su mundo, nada mejor que ver la energética introducción de la serie, que curiosamente tenía dos músicas, por una cuestión de derechos se utilizó una de Charlie Clouser para Europa, mientras que para los EUA, se utilizaba el clásico de Elvis Presley , “ A Little conversation” . En el primer corte pueden ver la versión europea, que es la que vimos por aquí, y que personalmente considero mas adecuada para el estilo de la serie que el clásico del genio de Memphis.

La trama:
La trama de la serie tiene una clara inspiración en el tipo de serie que representaban “Vacaciones en el Mar” o “Hotel” donde en un lugar de paso de mucha gente sucedían muchas historias con muchas estrellas invitadas que traen sus problemas en la maleta para resolverlos durante su estancia en el lugar, el casino en este caso.

Las Vegas partió de esa base para modernizar el concepto por completo, empezando por un ritmo frenético y muy vigoroso tanto de la realización como del montaje, siendo la primera escena de la serie toda una declaración de intenciones con un travelling a toda velocidad por las instalaciones del casino, descubriéndonos todo tipo de sorpresas, como pueden ver en el vídeo promocional de la serie

Si al ritmo frenético, le añadimos un gran lujo tanto en decorados como en vestuario y la abundancia de escenas subidas de tono y muy sexys, bordeando los margenes de permisividad de las cadenas generalistas, la formula caló rápidamente en los espectadores, entrando para mucha gente dentro de la categoría de placer culpable de forma inmediata, subclase, “serie que veo pero mejor que no lo diga”.

El esquema de la serie era sencillo, en cada episodio teníamos a una serie de personajes que llegaban al casino con todo tipo de objetivos, jugar compulsivamente, ligar, asistir a convenciones, casarse y en general todo aquello que no pueden hacer en su casa, bajo el manto de esa frase tan expiatoria como “ Lo que se hace en Las Vegas se queda en Las Vegas”.

Estos personajes interaccionan con el núcleo de empleados del casino Montecito, que inicialmente abarcaban todo el rango de la escala social, desde el jefe de seguridad y su ayudante, hasta el aparcacoches, pasando por la captadora de jugadores, una croupier, la coordinadora de eventos o la propia hija del jefe de seguridad, cerrando las tramas de las estrellas invitadas con su inestimable ayuda en cada episodio.

La parte de continuidad de las tramas venía dada por los propios empleados, que iban ascendiendo y promocionándose en la escala laboral del casino, concentrándose cada vez mas en la cúspide de la pirámide del casino y dejando de lado la parte inferior y menos glamourosa de la misma. El mejor ejemplo lo tenemos en el personaje de Sam, la captadora de jugadores millonarios, con el vídeo que nos muestra su evolución

Las vidas personales de los empleados, con especial atención a sus relaciones personales, a veces entre ellos y otras con gente externa al casino fueron tomando cada vez mas importancia en el conjunto de la serie, relegando las historias externas a tramas cada vez mas secundarias en el conjunto de la serie.

Por ello y a pesar de los antecedentes que hemos nombrado, “Las Vegas” era una serie mas de personajes que de lugar de paso, donde el casino era como otro personaje vivo, objeto de importantes luchas por el control del mismo y de pugnas por el poder entre los propietarios y los ejecutivos, en lugar de ser un mero decorado como eran el barco o el hotel de las series que les he comentado al principio del artículo. Por estas razones, la recreación en estudio del casino ficticio que era el Montecito, fue muy minuciosa y ocupaba una gran superficie, como pueden comprobar en el time-lapse que les mostramos a continuación

En un lugar como Las Vegas donde los espectáculos forman parte indispensable del paisaje de la ciudad, la serie no podía dejar pasar esta oportunidad, por lo que aprovechaba para traer famosas estrellas invitadas, generalmente del mundo de la farándula o del deporte, con la excusa de alguna actuación o convención en el Montecito.

La aparición mas sonada fue la presencia del grupo Black Eyed Peas, que fue contratado debido a la insistencia del actor Josh Duhamel, que quería conocer a la cantante del grupo Fergie, de la que estaba completamente colgado. Duhamel jugó bien sus cartas e inició y posteriormente formalizó con Fergie una de las parejas mas famosas y estables del mundo de las celebridades naciendo todo en una escena de la serie como esta.

Las Vegas era una serie que consideraba muy entretenida y que me llenaba esos ratos que quería estar delante de la pantalla sin cavilar demasiado, en mi caso particular, ademas me traía buenos recuerdos de mis estancias laborales en la capital del juego. Con solo ver los neones de las calles principales de la ciudad y las siluetas inconfundibles de algunos de los hoteles en que había tenido la suerte de pernoctar, ya tenía suficiente para convertirla en un auténtico placer culpable que miraba con mas fruición de la que debería confesar.

El tono simpático y desenfadado que imperaba en la serie es el ideal para este tipo de productos y con un elenco de actores adecuado para los objetivos de la serie, incluyendo la presencia de algún peso pesado como James Caan, lo que la hacían uno de mis divertimentos inocuos preferidos de la semana en especial para verla cuando estaba de viaje, ideal para esas noches solitarias de hotel en lugares lejanos.

Como ya habrán podido deducir del escrito si sus gustos o su escaso tiempo disponible, prefieren invertirlo en series mas profundas y artísticamente mas elaboradas, ni se preocupen en intentarlo, porque aquí no lo van a encontrar, pero si en cambio buscan un “vaciacocos” bien elaborado e ideal para evadirse, Las Vegas es de lo mejor que van a encontrar en este genero.

Los actores:
James Caan es un actor inmediatamente reconocible por cualquier medio aficionado al cine, por sus grandes papeles como su inolvidable Sonny Corleone en la saga de “El Padrino”, por el que ya tiene su lugar en la historia de la cine. Su carrera sufrió un gran bajón en los ochenta por una depresión y problemas con la cocaína, pero en los noventa resurgió con joyas como “Gardens of Stone” de Francis Ford Coppola y siguió trabajando con regularidad.

A los 64 años, consiguió este papel en su primera incursión seria en la televisión y demuestra lo gran actor que es como Ed Deline en un personaje por debajo de sus posibilidades, que empieza como jefe de seguridad, debido a su pasado en la CIA, para acabar siendo el presidente del casino, que controla todo con mano férrea, excepto a su hija que hace lo que quiere con él.

Salió de la serie para seguir trabajando en cine, pero en papeles mediocres ,hasta volver a la televisión como mafioso en esa inanidad de serie que era “Magic City” ahora va a aparecer en una serie “The Throwaways”, para Crackle, un red multiplataforma de Sony, que ha hecho algunas series originales interesantes como “Sequestered” o “Chosen”.

Josh Duhamel es Danny McCoy, el protegido y mano derecha de Ed, con el que va ascendiendo en el casino de la mano de su mentor. Duhamel empezó su carrera como modelo, y  quedó encasillado como macizorro en un culebrón matinal “All the Children”, donde debía perder su camisa con inusitada facilidad en casi todos los capítulos. Al abandonarla, consiguió este papel de forma rápida, sobre todo por su gran apariencia y atractivo, nunca me ha parecido un gran actor dramático, pero para lo que se le pedía aquí cumplía a la perfección, incluyendo descamisarse de vez en cuando, para regocijo del respetable

 

Su carrera posterior ha quedado marcada por dos factores, su matrimonio con Fergie del que ya les hemos hablado, y su personaje de William Lennox, en la saga de Transformers, donde no nos engañemos, los actores no son lo mas importante precisamente. Ha trabajado en mas cosas, pero sigue siendo mas conocido por su papel en Las Vegas y por las dos últimas menciones.

James Lesure fue el elegido para interpretar a Mike Cannon, un personaje de lo mas curioso, puesto que cuesta mucho de creer que un ingeniero del MIT, en circunstancias normales acabe trabajando de jefe de aparcacoches en un casino de Las Vegas, ademas en el piloto tenía una mujer y una hija, de las que nunca mas se supo. Lesure al principio tenía el papel mas simpático de la serie, en la linea del arquetípico negro zumbón pero fue evolucionando hacia tareas mas acordes con su preparación y la verdad es que lo hacía bastante bien.

Su carrera anterior a este papel, era insignificante y posteriormente ha conseguido salir en bastantes series que no duraban mas que una temporada, con el mejor ejemplo en la fallida “Mr Sunshine”, con Matthew Perry, vamos que trabaja pero no destaca.

El elenco femenino fue elegido principalmente buscando su lado sexy y provocador para alegrar las vistas de la audiencia, empezando por la elección de Nikki Cox, como Mary Connell, la directora de eventos del casino, en un papel que fue cambiado en el piloto, ya que en principio debía ser la prostituta residente del mismo, pero a instancias de la cadena la redireccionaron.

Cox empezó de actriz infantil, y su fama le llegó al ser la hija supersexy de “Unhappily ever after”, una especie de continuación durante 5T, por otros medios de “Matrimonio con hijos”, de sus mismos creadores. Su fama le llevo a dos sitcoms olvidables “The Norm Show” y una que incluso llevaba su nombre “Nikki”. Nikki Cox siempre ha sido una actriz limitadilla, pero vestida de forma provocadora como con los escotes que llevaba en esta serie, paliaba sus problemas al actuar. Al acabar la serie ha entrado en una especie de retiro voluntario, en el que por mi parte se puede quedar cuanto quiera.

Vanessa Marcil siempre ha sido una actriz con mas recorrido, como demostraba haciendo uno de las chicas malas en los postreros años de “Sensación de Vivir”, que alternaba con el culebrón “General Hospital”. En esta serie era la mejor actriz de todas haciendo de Sam, una autentica buscavidas, dispuesta a todo para conseguir a atraer a los jugadores mas pudientes a su casino, siempre con la esperanza de que dejen buena parte de su fortuna en el mismo y llevarse una jugosa comisión a cambio

Estos papeles de bicho malo son ideales para Marcil y de hecho su carrera posterior le ha acabado por llevar de nuevo a sus orígenes volviendo a “General Hospital”, una y otra vez, lo que alterna con papelillos como estrella invitada en sus periodos interculebrones.

Molly Sims era un supermodelo de las mas famosas en los EUA, con apariciones regulares durante muchos años en la biblia de las modelos como es el ejemplar de bañadores de “Sports Illustrated”, cuando fue seleccionada para el papel de Delinda, la malcriada y caprichosa hija del jefe Ed Deline, creo que no es necesario indagar mucho sobre sus aptitudes para el papel.

Molly Sims era una supermodelo y como tal ejercía en la serie, luciendo palmito, su innegable atractivo y posando con un vestuario de lujo, diciendo sus escasas frases sin provocar ningún cataclismo, sus escasas apariciones posteriores como actriz, son el mejor ejemplo de que era consciente de sus limitaciones y ha preferido dedicarse mas a temas publicitarios o de portavoz de fundaciones caritativas, que a aprender a actuar.

Por ultimo tenemos a la actriz británica Marsha Thomason que interpretaba solventemente a la jefa de croupiers, la enigmática Nessa Holt, un personaje algo alejado del centro de operaciones del casino, al estar en la sala de juego, y como consecuencia de ello fue perdiendo protagonismo con el paso del tiempo, desapareciendo tras la segunda temporada, cuando fue enviada bien lejos de Las Vegas.

Thomason ha tenido siempre una carrera discreta, pero bastante bien llevada, empezó su carrera en el Reino Unido para dar el salto a los EUA con este papel , tras el cual, apareció en un papel recurrente durante varios episodios de “Perdidos”, como la villana Naomi Dorrit, para acabar con un papel secundario interesante en la recién finalizada “Ladrón de Guante Blanco”
El Final:

Al final de la cuarta temporada, James Caan pidió abandonar la serie, para retomar algunos proyectos que tenia en el cine, y dejó la serie junto a Nikki Cox, por motivos parecidos.El creador de la serie Gary Scott Thompson decidió seguir jugando a lo grande y convenció a Tom Selleck para hacer el personaje principal del nuevo propietario del casino, un ranchero poco sofisticado, pero hipermillonario por sus inversiones. La cadena se encargo de promocionar algo su llegada de esta manera

Y por supuesto cambiaron la caratula de entrada, que en este caso se la mostramos con la sintonía americana de la serie.

A pesar de los cambios, la serie nunca había sido uno de los hijos predilectos ni de la cadena, ni de la crítica ni de las primigenias redes sociales, que empezaban a asomar por esa época, pero debido a sus audiencias era tolerada mientras diera dinero, aunque sin apenas promoción y relegada su emisión a los viernes, el día menos atractivo publicitáriamente de la semana.

La huelga de guionistas de inicios de 2008, fue la puntilla que le faltaba, y aduciendo motivos económicos, cortaron la serie por lo sano, al cancelar la serie en el episodio 19 de los 22 previstos, cuando quedaban por rodar los tres últimos episodios, paralizados por la huelga de guionistas.

El tajo realizado dejó en el aire varios cliffhangers de aúpa y diversas historias que debían cerrarse en la trilogía final de episodios que nunca vio la luz, en una de las chapuzas mas grandes que ha cometido la NBC, en una falta total de respeto tanto a los creadores como al publico, al aprovecharse de esa oportunidad para desembarazarse con malas artes de un producto hasta entonces rentable.

Para dejarles un buen sabor de boca, les invitamos a que vean este vídeo de tomas falsas de la 2T, donde podan comprobar el buen ambiente existente en el rodaje de la serie

Las Vegas ha sido una serie inocua e inofensiva pero muy dignamente realizada y que cumple con creces sus humildes pretensiones de entretener y distraer a las personas, que solo buscan cuarenta minutos de solaz tras su jornada laboral, en compañía de caras amigas y tramas sencillas, que suponemos habrán recordado con placer en este articulo.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@jefoce) y (@lmejino). Hasta la próxima

Mikel Madinabeitia/ Lorenzo Mejino