Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

El Ministerio del Tiempo: Una puerta al futuro interactivo de nuestra ficción.

El estreno de “El Ministerio del Tiempo” el pasado mes de Febrero por la 1 de TVE, ha significado una auténtica revolución en la forma de ver la televisión en nuestro país, tanto en su visionado por medios no tradicionales, como por el uso activo e interactivo de las redes sociales para promocionar y crear una legión de fans y seguidores incondicionales a imagen y semejanza de lo que sucede con las mas celebradas series estadounidenses.

A pesar de todos estos factores, pensamos que es necesario poner en perspectiva el impacto social y mediático que ha tenido la serie que se ha circunscrito a sectores minoritarios aunque representativos de la audiencia y analizar y matizar esta sensación de que todos hablan de la serie pero luego viendo las cifras, se deduce que el grupo de fieles es bastante menor que el ruido mediático que generan.

Vaya por delante que me ha parecido una serie mas que notable, pero eso no quita para que finalizada su primera temporada, intentemos en este articulo mostrarles las luces y también algunas de las sombras de una serie, que si por algo será recordada será por abrir una puerta del tiempo a una forma mas activa de ver la televisión en nuestro país.

Ficha: El Ministerio del Tiempo 8 ep+  70 min .  Feb 2015- . La 1 ( E)

Sinopsis:  El Ministerio del Tiempo es un organismo secreto que trabaja desde los tiempos de Isabel la Católica, para localizar e impedir posibles anomalías temporales en la historia del país, que pudieran cambiar el curso de los acontecimientos futuros.

A tal efecto dispone de un grupo de agentes de diferentes épocas, que viajan en el tiempo a través de un sistema de puertas  para arreglar in-situ esos posibles desaguisados temporales.

El inicio: Pablo Olivares, junto a su hermano Javier, han sido dos guionistas que han trabajado durante muchos años en las series mas conocidas por el público español, desde los tiempos de “Robles, Investigador privado”, hasta “Los Serrano”, pasando por “Los Hombres de Paco”, incluyendo su ultima creación “Victor Ros”.

El proyecto de la serie llevaba gestándose en la cabeza de Pablo, durante los últimos quince años, pero no fue hasta recientemente. que cuando ya estaba aquejado de una de las enfermedades mas crueles que existen, el ELA que deja al cerebro mas activo, sin un  cuerpo con el que expresarse, que consiguió ver su sueño hecho realidad, al conseguir que TVE les encargará una primera temporada de ocho capítulos de la serie.

Trabajando en la medida de sus posibilidades con un ordenador especial traído de Suecia, que le permitía escribir con la mirada, diseñó las lineas maestras de la mitología de la serie, dejando a su hermano Javier, el desarrollo final de los guiones y de la producción, convirtiéndose Javier  en un autentico showrunner de la serie al estilo americano, con plena potestad de decisión sobre todos los aspectos de la serie, con la aquiescencia de TVE .

La primera temporada se rodó de una forma rápida y efectiva, para empezar a principios de este año, una campaña de promoción estratégica donde la figura de Javier Olivares se multiplicó por mil, como suele hacer Santiago Segura en sus promociones de Torrente, concediendo entrevistas y declaraciones a todo aquel medio por modesto que fuera que quisiera escucharle.

En paralelo se formó una campaña hiperactiva en las redes sociales, con creaciones de cuentas y perfiles tanto de la serie como de sus personajes para ir abriendo boca, incluyendo la interacción frecuente del propio Javier Olivares, lo que culminó en una presentación ante los medios especializados, con la proyección previa del primer episodio, que desató un elogio casi unánime en la valoración del mismo por parte de los creadores de opinión televisiva de los blogs y diarios mas influyentes.

El primer trailer de la serie, no hacia mas que confirmar esas expectativas, que iban subiendo como un soufflé hecho por el mejor cocinero.

Su estreno, el 24 de febrero de 2015, fue todo un acontecimiento en las redes sociales, pero que desgraciadamente no se tradujo en unas cifras de audiencia similares a las que cabía esperar, pero ese es un aspecto que trataremos en profundidad mas adelante.

La trama: La serie se inicia con tres escenas que nos muestran el proceso de reclutamiento de los tres agentes que van a formar la patrulla que va a viajar en el tiempo y van a protagonizar la serie, Alonso de Entrerrios, un soldado aguerrido de los tercios de Flandes que era el musculo y la fuerza bruta. A su lado teníamos a Amelia Folch, una catalana que fue una de las primeras mujeres en asistir a la Universidad a finales del siglo XIX que se va a convertir en el cerebro del trío y Julián, un enfermero del Samur del tiempo presente, espabilado y habilidoso en todo tipo de situaciones.

La magnifica cabecera de la serie es un reflejo de estas historias

Tras ser testigos de su proceso de captación, conocemos las entrañas del ministerio, con la persona al frente, el subsecretario Salvador Martí, encargado de establecer las misiones, ayudado por sus dos agentes de confianza Ernesto e Irene, ambos con un pasado mas que interesante.

Los capítulos se desarrollan en dos ámbitos, cuya importancia varía mas o menos dependiendo de la misión, en primer lugar tenemos la misión histórica donde nuestros tres protagonistas deben viajar en el tiempo a una época de la historia española para impedir una disfunción temporal, con el apoyo tanto de agentes del ministerio que viven en esa época, como de los propios servicios centrales.

En paralelo, tenemos las historias personales de los agentes, que se encuentran con la elevada tentación de influir en los sucesos que han marcado su vida hasta este momento, al conocer todo el hilo temporal de su vida, a pesar de que son acciones completamente prohibidas por las reglas del Ministerio.

De esta forma, la serie va desarrollando su propia mitología y vamos conociendo poco a poco todos los personajes principales y sus historias personales que a veces tienen mucho que ver con la misión que realizan, con una estructura mas asimilable a una miniserie de ocho capítulos que a episodios sueltos, debido a la gran continuidad que establecen las historias de los agentes cuyos actos influyen en los episodios posteriores.

El nivel de producción de la serie ha sido notable, evitando en la medida de lo posible, cromas demasiado cantarines, optando por rodar las escenas exteriores en espacios abiertos y amplios, que podían pasar por cualquier época, como muestra el making-off de la serie

Un aspecto interesante y original de la serie es la enorme cantidad de guiños y referencias culturales y atemporales que trufan muchos de los lugares que con gran habilidad por parte de los hermanos Olivares y su equipo de guionistas ( Anaïs Schaaf, Paco Lopez Barrio, Jose Ramon Fernandez, Abigail Schaaf), son plantados en muchas escenas de la serie.

Estos apuntes los hacen de de forma muy sutil, para enorme regocijo de los incondicionales fans de la serie que disfrutan reconociendo referencias a series como “The Good Wife” , “Saber y Ganar”, “Isabel” o “Curro Jiménez” o incluso homenajeando como en este vídeo al equipo de los amores de ambos creadores, el Atlético de Madrid.

Otro punto destacado es la utilización de personajes históricos de gran fama y prestigio como agentes del ministerio, como es el caso del pintor Velazquez, especialista en retratos robot o el general Spinola, en cameos determinantes en la serie.

El sentido de humor subyacente en esos guiños al espectador es un gran acierto que ayuda a distendir el tono de la serie, evitando caer en la solemnidad y el clasicismo historiador, lo que como es de esperar ha levantado las cejas de mas de un historiador de pro, que ha denunciado las ligerezas e inexactitudes con que en su opinión se han tratado algunos hechos históricos, como el capitulo dedicado a Lope de Vega del que pueden ver un extracto

Mi opinión en estos temas, siempre es la misma, es una obra de ficción, no un documental y siempre que no acaben tergiversando las cosas, doy manga ancha y voy a dejarme llevar por su propuesta sin buscar los posibles gazapos históricos.

Entrando en el terreno de mi opinión personal, la serie me ha gustado mucho y me ha parecido muy interesante, aunque sin llegar al nivel de entusiasmo o exaltación exagerada de mucha gente.

Mis problemas principales con la serie han sido tres, en primer lugar el metraje de cada capitulo de 70 minutos, que me parecía excesivo y que tras un inicio casi siempre vigoroso con el planteamiento de la misión y un final en términos parecidos, tenia un tramo central que remoloneaba demasiado, con escenas de relleno,  que poco aportaban al grueso de la trama.

Creo haber leído que la serie se planteó como episodios de 50 min, y que por exigencias de la cadena tuvieron que aumentarla hasta los 70 habituales, lo que explicaría perfectamente estas partes centrales mas divagatorias y que con un montaje mas expeditivo que la hubiera dejado entre 50 a 60 minutos, habría redundado en mi opinión en una mejora de su excelencia.

Desde el punto de vista de mitologia de la serie, la primera parte de la misma donde establece las reglas y normativas me ha parecido la mas conseguida conjugando perfectamente los hechos históricos con las paradojas temporales de los agentes.En cambio en los tres últimos episodios, a partir  de la aparición del agente Leiva, mi sensación fue que abrieron demasiados frentes  e hilos temporales y la cosa se les fue  de las manos, incluyendo algunos giros del último episodio algo gratuitos, porque buscaban sorprender mas que enriquecer la historia y siempre me ha costado aceptar escenas de dos minutos que cambian la percepción global del personaje construido durante toda una serie.

A un nivel mas personal, el diseño del personaje de Julián, desde el principio me pareció que no estaba al nivel ni intelectual ni de habilidades que sus compañeros o el resto de agentes del Ministerio si tenían . Recordando las series de viajes en el tiempo (Quantum Leap, el Túnel del Tiempo), los viajeros eran científicos de altísimo nivel, que podían resolver problemas históricos, gracias a su enorme preparación y conocimiento.

En este caso mientras que tenemos a un soldado de gran valor que proporciona fuerza y músculo, y la de una mujer pionera en su campo, dotada de gran cultura e inteligencia, la presencia de un enfermero de ambulancia del tiempo presente, me chirriaba porque no veía que pudiera aportar gran cosa mas allá de su conocimiento de la actualidad y sobre todo tras ver que una persona del siglo XIX debía ilustrarle sobre Lope de Vega y otros personajes históricos.

Desconozco si la intención era mostrar a una persona normal, con la que la gente de ahora pudiera identificarse en sus aventuras temporales, pero verlo interaccionar con su escaso bagaje con personajes históricos de gran calado como Lope de Vega, Torquemada, Isabel II,  Garcia Lorca, Velazquez u otros, era lo que mas me chirriaba de la serie.

Con estas pequeñas salvedades, tengo que reconocer que es una serie con la que he disfrutado mucho y que me ha hecho reconciliar con la ficción española recordando aquellas grandes series de los años 80 como “Turno de Oficio” o “Anillos de Oro”, que tanto he echado de menos estos últimos años y solo por eso tengo que felicitar a los responsables de la serie por salir airosos de una apuesta tan arriesgada.

Los actores: 
Rodolfo Sancho encarna a Julián, el técnico sanitario del Samur, que se incorpora como nuevo agente del Ministerio, con una tragedia personal que lleva a cuestas y que le marca durante toda la 1T. No voy a repetir mis comentarios sobre el personaje, pero si mencionar la convincente actuación del hijo del recordado Sancho Gracia, aunque personalmente lo dejo  a un escalón mas bajo que el de sus compañeros

Rodolfo Sancho ha disfrutado de una carrera larga y muy solida con multitud de papeles, pero su salto a la fama lo dio con la serie “Isabel”, con su papel de Fernando el Católico que ha consolidado con esta serie y que le puede mantener en el candelero bastante tiempo.

Aura Garrido se ha confirmado en esta serie como una de las mejores actrices jóvenes del panorama español, dando ese salto de calidad que se podía intuir en sus trabajos anteriores como “Crematorio” o “Ángel o Demonio”.

Su interpretación de Amelia Folch, una mujer del siglo XIX muy adelantada a su época que se ve de repente en el futuro, conociendo demasiado sobre su vida, es excelente y llena de pequeños matices donde su capacidad de aprender y asimilar todo lo que ve es lo mas importante, ademas del enorme numero de sorpresas que se lleva al conocer a personajes históricos que admira.

El valenciano Nacho Fresneda ha conseguido por fin el papel mas importante de su larga carrera, siendo mucho mas conocido por los espectadores catalanes por su frecuente aparición en las series de la autonómica TV3, que en el resto del país, aunque esto ha cambiado a partir de su magnifica interpretación de Alonso de Entrerrios.

Su personaje es ideal para este tipo de series, un hombre de honor y soldado, que no cuestiona las ordenes y dispuesto a darlo todo por cumplir la misión, adaptándose a su manera a los anacronismos temporales de su salto de 400 años al futuro.

Muy importantes en el desarrollo de la serie, son los dos papeles de las personas de confianza del subsecretario, los agentes Ernesto e Irene, interpretados por dos grandes actores como Juan Gea y Cayetana Guillen-Cuerv0.

Cayetana es un personaje muy conocido por el gran público por sus innumerables apariciones en cine y televisión, donde ha presentado varios programas culturales, mientras que Juan Gea es uno de esos secundarios de raza de nuestro cine y televisión, que defiende cualquier papel por pequeño que sea con gran profesionalidad y que por fin le ha llegado su reconocimiento con su magnifica interpretación del hierático Ernesto

Ambos personajes son los que tienen una mayor evolución en la serie pasando de tener unas pocas frases en una o dos escenas, a protagonizar algunos de los episodios con sus mas que interesantes tramas personales, de las que no les voy a revelar nada, por respeto a los que no hayan visto todavía la serie.

Donde me saco el sombrero ante los creadores y directores de casting de la serie es por la elección de Jaime Blanch como el subsecretario Salvador Martí, director de esa sección del ministerio. Blanch cerca de cumplir los 75 años, demuestra en esta serie, lo que muchos hemos disfrutado durante los últimos 50 años, que es un actorazo como la copa de un pino, con una prestancia, una dicción y una forma de actuar que debe ser ejemplo para todas las nuevas hornadas de actores

Su carrera empezó como actor infantil en la década de los cincuenta, y consiguió su máxima popularidad en los año sesenta y setenta gracias a sus interpretaciones en las piezas teatrales que emitía TVE en el mítico Estudio 1, siendo en el teatro donde ha desarrollado gran parte de su carrera, pero con muchas apariciones tanto en cine como en televisión, hasta llegar a este papel para un actor que si fuera británico, ya sería Sir, Lord o algo parecido.

Por último, una pequeña mención a una excelente Francesca Piñol como la abnegada secretaria Angustias y  a  los secundarios que interpretaban personajes históricos, donde ha habido de todo como en la viña del señor, desde unos enormes Julian Villagran, Victor Clavijo o Ramon Langa, como Velázquez, Lope de Vega o Spinola, hasta actuaciones muy flojas como es el caso de los actores que han encarnado a Dalí (Enrique Alcides) y Picasso ( Raúl Pulido) pero con un nivel general de notable alto.

Audiencias y redes sociales:
La serie tuvo un maltrato bastante elevado en sus primeros episodios por parte de la cadena estatal, al cambiarla de día y hora  los tres primeros episodios, mientras que el cuarto se vio afectado por una desconexión territorial en Andalucia para ofrecer el debate electoral, lo que siempre es un enorme problema para fidelizar a la audiencia.

La serie va dirigida a un publico muy especifico, que mira mucho la televisión y le encanta ver series, con abundantes referencias culturales, este segmento de la audiencia es el que provoca mas fenómenos de obsesión y fanatización televisiva con generación continua de productos pertenecientes a lo que ahora se denomina transmedia, que no es mas que la prolongación de la mitología de la serie televisiva por otros canales ( vídeos, podcasts exclusivos, novelas, comics, etc) creados por los seguidores, y cuyo mayor exponente es la magnifica web de rtve sobre la serie

http://www.rtve.es/television/ministerio-del-tiempo/

y la premisa de la serie nos daba el caldo de cultivo perfecto para crear el primer fenómeno español en este campo, a imagen y semejanza del Doctor Who ingles, o Fringe y Perdidos en los EUA.

El equipo de la serie alimentó hábilmente este grupo con la creación de un grupo de Whatsapp exclusivo, promocionado por uno de los actores de la serie

El problema residía en verificar la cuantía de este grupo de gente a nivel de audiencias, y la realidad se empeñaba en demostrar que a pesar de liderar las redes sociales, siempre quedaba en tercer lugar  por detrás de propuestas mas convencionales de las televisiones privadas.

La explicación mas sencilla, la tuve en mi propia casa, cuando mi madre de 80 años, admiradora de las series de los hermanos Olivares, incluyendo las catalanas “Infidels” o “Kubala,Moreno y Manchón”, me llamó a los veinte minutos del primer episodio para decirme que la dejaba porque “Es muy fantasiosa, eso no hay quien se lo crea”, argumento que resume perfectamente el salto de fe, que debe dar el público para disfrutar de la serie y que no nos engañemos, la mayoría de la gente no está dispuesta a realizar.

No voy a entrar a discutir sobre los métodos de medición de audiencias diferidas y su posible perjuicio a una serie que mucha gente no la veía en directo porque escapa a mis conocimientos, pero si constatar el salto generacional entre la gente que interacciona activamente sobre las series y las que las siguen consumiendo de forma mas pasiva, que según muestran las cifras sigue siendo la mayoría, y es un hecho que no se puede obviar ni despreciar, por mucho que nos duela.

Epilogo : La serie ha sido renovada para una 2T que esperamos que siga por los cauces de esta primera y no ceda a las presiones de TVE de hacerla mas asequible, porque en estos casos el resultado suele ser la pérdida de gran parte de la fiel base de seguidores alienados por los cambios, sin conseguir captar nuevos seguidores para la causa, como han demostrado muchos ejemplos de la historia de la televisión.

Su importancia en el imaginario popular de este año, lo demuestra la parodia que José Mota ha hecho en su programa, no muy lograda por cierto, pero que sirve para ilustrar el fenómeno mediático en que se ha convertido la serie.

El Ministerio del Tiempo es una serie absolutamente recomendable si están dispuestos a apostar por una propuesta diferente, y dejarse llevar de la mano de nuestros viajeros en el tiempo, para conocer algunos de los acontecimientos mas importantes de la historia española, y si encima aprenden o recuerdan algo por el camino, nada mas podemos pedirle a un producto de la televisión publica de nuestro país.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino