Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Helix: Un bichito tan pequeño que si se cae de la mesa, se mata

La frase del titular, pronunciada por un Ministro de Sanidad español el año 1981 para explicar la intoxicación por aceite de colza, define perfectamente el tono y las intenciones de la serie de la que les vamos a hablar hoy, Helix, una serie de ciencia-ficción ambientada en lugares remotos que se ven atacados por un virus muy agresivo que diezma la población de esos lugares sin posibilidades de ayuda exterior.

Helix es un producto bastante inclasificable dentro de las series actuales, ya que tiene todas las características de un producto de ciencia-ficción de serie B, pero con una selección musical descacharrante y algunas tramas de vergüenza ajena, lo que la coloca por méritos propios en el pantanoso limbo de los placeres culpables,  desde mediados de la 1T y de donde no se movido hasta ahora.

Por ello finalizada la 2T y disponible íntegra en nuestro país, creo que ha llegado el momento de explicarles como he podido perder el tiempo en semejante producto y encima que me gustara por razones difícilmente argumentables, pero a veces tengo que ser indulgente conmigo mismo y seguro que me lo van a perdonar.

Ficha: Helix 26 ep  Ene 2014 -Mar 2015   Syfy (USA) Movistar series (E)

Sinopsis: Un equipo del Centro de Enfermedades infecciosas de Atlanta se debe trasladar a una  base ártica de investigación biológica, para identificar y contener un brote viral que en caso de esparcirse fuera de los confines de la base, puede hacer peligrar al mundo entero. Al llegar a la base, descubren paulatinamente que las intenciones de la empresa propietaria del complejo, no son tan claras como se habían creído al llegar

El inicio: Cameron Porsandeh ( centro ) era un economista que trabajaba en la Reserva Federal de los EUA, y viajaba como asesor por muchos países africanos, donde presenciaba los problemas que algunos virus causaban en la población. Debido a su gran pasión que era la escritura, decidió abandonar su puesto y dirigirse a Hollywood para probar suerte como guionista, con una primera historia en la que un virus mortal se desarrollaba en una base ártica.

Ese primer guión despertó el interés de Sony Pictures que se lo compró, para poder desarrollarlo, para lo que le pidieron a Porsandeh, con quien le gustaría trabajar para poder hacer la serie, y este respondió que Ronald D.Moore (derecha) el responsable de la fabulosa Battlestar Galáctica.

Moore se mostró muy interesado uniéndose al proyecto y trazó con su creador las lineas generales de la 1T de trece capítulos, que les fue encargada de forma directa por la cadena Syfy, que fue la mas interesada en el proyecto.

Para ayudar al inexperto Porsandeh, con las tareas de producción y como showrunner, le asignaron a un veterano como Steven Maeda ( izq), (Perdidos, CSI Miami, Lie to me), para que supervisara toda la serie.

Por razones fiscales, filmaron la serie en Montreal, con gran numero de actores canadienses formando parte del reparto, lo que no deja de ser una manera de abaratar costes y rentabilizar la inversión. La serie se estrenó en Enero de 2014, con un trailer tan sugerente como éste

Las críticas iniciales fueron bastante favorables, centradas en la atmósfera opresiva que creaba un peligro en un lugar remoto e inaccesible, en la estela de películas como “La Cosa” en sus diferentes versiones y si me apuran “Alien vs Predator”, en entornos helados e inhóspitos. El segundo trailer confirmaba esta visión.

La trama: La llegada del grupo de investigadores de élite a la base ártica,marca el punto de inicio de la serie, que desarrolla la acción en trece días consecutivos, correspondiendo a cada uno de los trece episodios.

El doctor Farragut acompañado de sus dos ayudantes intenta hacerse cargo de la situación, especialmente preocupado por el virus que ha contaminado a su hermano que trabajaba en la base. La trama desarrolla la pugna entre los investigadores médicos y la empresa Ilaria propietaria de la base, que desde el principio parece mas interesada en controlar el flujo de información y mantener ocultas sus intenciones, que en contener y curar el virus.

La corta cabecera de la serie con una música tipo bossa nova creada por el compositor alemán Reinhold Heil, ya nos indica de que hay algo raro en la serie

La acción se desarrolla casi exclusivamente en la base, dando se nos van desvelando las intenciones ocultas de Ilaria, como es la creación de armas biogenéticas, para controlar la sobrepoblación de la tierra, pero los experimentos se les van de las manos, con dos variantes del virus, una mortal y sin cura alguna y la segunda que convierte a sus infectados en las cosas que pueden ver en el vídeo, con un fondo musical también muy peculiar

A partir de la premisa, la serie empieza a caminar por las sendas del genero de ciencia-ficción variante terrorífica, con persecuciones, sustos, infecciones , asesinatos y continuos giros y sorpresas que nos permiten ir descubriendo poco a poco las verdaderas intenciones de la malévola corporación Ilaria, con este vídeo, como un ejemplo del tono claustrofóbico de la serie

De vez en cuando se suman agentes exteriores a la fiesta que como se pueden imaginar suelen ser rapidamente engullidos por la vorágine de la base, siendo utilizados como inmejorable carne de cañón, para estirar las historias con nuevos afectados, pero siempre centrados en la historia del virus, como explican sus protagonistas en este video.

La 1T la cerraron de forma bastante expeditiva, pero dejando la puerta abierta para continuar con la historia si era renovada como así fue.
En este caso, decidieron reinventar de nuevo la serie, manteniendo a los protagonistas de la serie, pero enviándolos ahora a una remota isla del Pacifico, lejos de la costa de Seattle, donde otra amenaza en forma de virus mortal se ha desarrollado, como muestra el inquietante teaser de esta temporada

En este caso la comunidad cerrada era una secta con un lider mesianico, y cuyas intenciones olían mas que una nevera repleta tras un año sin corriente y nuestros investigadores se enfrentan a un nuevo caso, pero que logicamente tendrá puntos de contacto con la 1T.

Mientras que en la 1T, la trama se desmadraba de vez en cuando, pero se autorregulaba hasta cierto punto y el ambiente claustrofóbico ayudaba mucho a crear una buena atmósfera, en la 2T tras un inicio prometedor, todo se salió de madre en un mas difícil todavía que degeneraba mas rápidamente que un cuerpo afectado por el virus y que era ideal para tomarse un chupito cada vez que hacían alguna barrabasada, con el riesgo de embriagarse con gran celeridad.

La serie siempre tuvo para mi el atractivo de las películas antiguas de ciencia-ficción de serie B con las que pase mi adolescencia, lo que reforzaba la pobreza de los efectos especiales, y el reclutamiento de algunos actores que parecían recién salidos de compañías de teatro amateur canadienses.

Al no tomármela en plan trascendental, la verdad es que la disfrute bastante mas que algunas personas, que se esperaban algo grande y se llevaron una decepción mas que considerable, pero desde el principio, nunca tuve la impresión de que se tomara muy en serio, acentuada por esa banda sonora de música lounge de los sesenta, que era totalmente contraproducente para crear tensión, pero que acabó convirtiéndose en la seña de identidad mas personal de la serie.

Vista en plan divertimento sin pretensiones, la 1T quedaba muy resultona y con algunas tramas bastante bien resueltas, proporcionando algunos de esos sustos que todo aficionado busca en estas series, pero como ya he avanzado el desmadre de la 2T, es difícil de justificar desde cualquier punto de vista, con unos monstruos que parecían hechos de aquella sustancia viscosa llamada blandi-blub, bastante cutres siendo generosos.

Cuando el principal aliciente era esperar el momento musical desmadrado con el que nos iban a amenizar una escena dramática, la cosa entra de lleno en los placeres culpables, que no es otra cosa que disfrutar con cosas aun a sabiendas que son malas a conciencia desde un punto de vista objetivo y en este sentido, Helix puede que haya sido mi mayor placer culpable en años.

Bajo estos parámetros, no puedo recomendarles semejante esperpento sin advertencias muy importantes sobre su utilización, so pena de perder mi escasa reputación en el sector. Si disfrutan con las películas de terror claustrofóbico y están dispuestos a ser indulgentes en plan rato divertido, la pueden probar porque pueden caer atraídos por las mismas razones que yo, pero objetivamente las tramas tienen mas agujeros que un queso  Emmental.

Los actores:
El único actor reconocible del reparto protagonista era Billy Campbell, que encarnaba al doctor Alan Farragut, el responsable del equipo de investigación. El historial de Campbell como actor (Once and again, los 4400, The Killing)  se notaba cuando estaba en escena, pero nunca ha conseguido ese salto al escalón superior de la fama, debido a elegir bastante mal sus papeles.

Campbell es el único que intenta poner orden y cordura en la 1T, pero en la segunda ni su buen hacer puede salvar a un personaje que se convierte en una verdadera caricatura sin pies ni cabeza.

Su antagonista es el malvado doctor Hatake, director de la base de Ilaria en el Ártico y principal responsable de todo lo que sucede allí y es interpretado por el actor japones Hiroyuki Sanada, que hasta principios de esta década, no había trabajado apenas fuera de su país, donde su gran habilidad con las artes marciales, le valieron muchos papeles de ese tipo, hasta que dio el salto a los EUA, empalmando con secundarios en Lost, Revenge y esta serie

Sanada cumple mas que sobradamente en un papel por debajo de sus posibilidades de malvado científico asiático, donde parece que ha quedado encasillado, pero su papel actual en otro esperpento como es Extant le debería hacer recapacitar sobre el rumbo actual de su carrera.

Cuando el presupuesto aprieta, tienes que contratar actrices de tercera fila como Kira Zagorsky afincada en Canadá, y habitual en las producciones de bajo coste en ese país, en Helix interpreta a la Dra Julia Walker con una historia personal con el lider del grupo.

Zagorsky está como casi siempre que la he visto aparecer por la pantalla, mal, incapaz de transmitir algo mas allá de una cara de susto que es la que me provoca al verla por sus escasas dotes para la actuación.

Las malas noticias siguen con la selección de otro actor indocumentado, el canadiense Mark Ghanimé, como el militar mayor Sergio Balleseros ( sí, sin la t), uno de los refuerzos que llegan a la base con su propia agenda

Desconozco las razones de su elección para este papel, porque tengo que reconocer que no le vi ninguna mas allá de su buena planta y saber empuñar un arma.

Por ultimo mencionar a los secundarios que al final acaban teniendo mas importancia que algunos de los que hemos visto antes, en especial la revelación de la serie, Jordan Hayes ( centro), como la segunda ayudante del Dr Farragut, Hayes era una completa desconocida, que consigue hacer creíble un personaje delirante sobre el papel.

A su izquierda otro canadiense Neil Napier, al que había visto en un desmadre de serie llamado “Bullet in the Face”, que aquí interpreta al hermano del Dr Farragut, Peter, en el personaje mas alucinógeno de toda la serie y con el que el pobre Napier hace lo que puede sin salir muy airoso en esa tarea casi imposible.

Por último mencionar a Matt Long, una incorporación de la 2T, como otro investigador de Atlanta en la isla. Long ha tenido una carrera mas interesante que empezó con una buena serie como “Jack and Bobby” y un papel secundario en “Mad Men”, que no le ha servido para mucho si ha acabado cazando bichitos por la isla, si ya me chirriaba algo en “Mad Men”, imaginense aqui.

Epilogo:
El final de la 2T de Helix, cerró casi todas las tramas, dejando la posibilidad de continuar con una nueva historia pero su cancelación fulminante pocas semanas despues del final de la 2T, cercenó cualquier esperanza al respecto.

De todas maneras, creo haber dejado clara mi opinión sobre Helix, mi placer culpable de estos dos últimos años, que por su temática puede interesarles a algunos de ustedes, aunque en este caso y como excepción les puedo adelantar que no admitiré reclamaciones al respecto.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@jefoce) y (@lmejino). Hasta la próxima

Mikel Madinabeitia/ Lorenzo Mejino