American Odissey : La epopeya de una Ulises moderna en el Sahara | Series para gourmets

Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

American Odissey : La epopeya de una Ulises moderna en el Sahara

Más de una vez les hemos comentado la importancia que el azar puede tener en el éxito o en el fracaso de una serie y el hecho de que todos los supuestos factores de éxito deben encajar para conseguir sacar la cabeza de entre las mas de 400 series que se emiten en los EEUU cada año.

“American Odissey” es un buen ejemplo de lo que les acabamos de mencionar, ya que sin ser ninguna maravilla ni una obra maestra, presentaba suficientes alicientes para que los aficionados a las series de espionaje e intrigas internacionales, le dieran una oportunidad para pasar un rato entretenido, con la enorme curiosidad en nuestro caso particular, de haber rodado el último episodio en las calles de Barcelona, como parte integrante de la trama.

Hoy les vamos a analizar las causas por las que seguramente usted, acaba de enterarse de la existencia de “American Odissey” a pesar de haberse emitido integra en nuestro país, con la misma nula repercusión que allende los mares. De esta forma, a lo mejor le sirve para echarle un vistazo si la trama o los lugares donde ha sido rodada les hacen picar el gusanillo sobre la misma.

Ficha: American Odissey 13 episodios.   Abr 2015- Jun 2015  Cadena: NBC (USA) Calle 13 (E)

Sinopsis: La serie narra la odisea particular de la sargento Odelle Ballard, que intenta volver a la civilización tras ser traicionada por sus propios mandos en una operación encubierta en Malí en pleno desierto contra fuerzas yihadistas, donde es abandonada y dada por muerta de forma oficial . De forma paralela vemos los esfuerzos de un abogado y un periodista, para descubrir la conspiración que intenta borrar de la faz de la tierra a la pobre sargento Ballard.

El inicio: Adam Armus y Kay Foster son una pareja de guionistas, que empezaron a colaborar en la década de los noventa en la factoría de Sam Raimi y Robert Tappert, escribiendo numerosos guiones de sus series “Hércules “ y “Xena”.

Tras haberse curtido con la mitología griega durante muchos años, dieron un paso adelante y fueron contratados por David E. Kelley, como guionistas en “The Practice” y otras series hasta llegar a “Heroes”, donde se convirtieron junto con Bryan Fuller, en los guionistas de confianza de su creador Tim Kring, durante los cuatro años de la serie.

Mientras trabajaban en “The Following”, recibieron una propuesta del poderoso productor ingles Simon Maxwell que estaba interesado en una serie que fuera una versión actual de la “Odisea” griega de Homero, centrada en alguno de los conflictos actuales.

Ambos aceptaron encantados el encargo y tras explorar las opciones habituales de Oriente Medio o Pakistán , decidieron que ubicar el conflicto en el Mali, como última frontera del yihadismo, era un planteamiento original y con muchas posibilidades. En ese momento entraron en contacto con un buen amigo, el actor-director-guionista Peter Horton ( famoso por su papel en “Treinta y tantos”) , que se incorporó al equipo como tercer productor ejecutivo, encargándose de dirigir el piloto.

La idea inicial fue comprada rápidamente por la NBC, con el titulo inicial de “Odissey”, con la idea de estrenarla en su programación primaveral, con un encargo inicial de trece capítulos.

El estreno de la serie fue en Abril, pero pocas semanas antes del estreno viendo la escasísima expectación que despertaba, a la NBC no se le ocurrió otra cosa que añadirle la coletilla de American, para ver si rascaban algo por ese lado con el titulo de “American Odissey”, en una programación donde si algo abundaba eran series que tenían esa palabra en el título.

Ni por esas la serie consiguió hacerse con cierta atención , ignorada por los críticos que la calificaron como una especie de un quiero y no puedo de “Homeland”, y las audiencias fueron bajísimas desde su estreno en la hipercompetitiva noche del domingo , donde sencillamente no tuvo ninguna oportunidad de sacar la cabeza para ser reconocida, a pesar de un trailer tan sugerente.

La trama: La odisea personal de la sargento Ballard es el centro gravitacional de la serie sobre el que se desarrollaban tres hilos argumentales casi completamente independientes, que acaban confluyendo en el tramo final de la serie, una estructura muy parecida a la que los mismos autores seguían en “Heroes”.

El hilo argumental principal y el mas interesante de lejos, era el de la pobre sargento Ballard, abandonada a su suerte en medio del desierto del Sahara en Malí, y que va sobreviviendo como buenamente puede, a pesar de todas las personas que quieren acabar con ella.

En primer lugar unos contratistas paramilitares de su propio ejercito con la misión de hacerla callar para siempre porque la sargento ha visto una cosa que no debería en un ordenador en el transcurso de su misión y que es la causa por la que su compañía es aniquilada. En segundo lugar tenemos a los yihadistas que buscan vengarse de cualquier cosa que huela a americano, tras el ataque que sufrieron en su cuartel general como parte de la misión encubierta llevada a cabo por la compañía de la sargento.

Por último tenemos a los señores de la guerra que campan a sus anchas por las zonas de los tuaregs, para los cuales secuestrar a una americana puede suponer una cuantiosa cantidad de dinero en forma de rescate.

Nuestra Ulises encuentra ayuda en un joven tuareg con el que inicia un viaje muy accidentado a través del Sahara, donde pasa toda serie de penurias y calamidades, perfectamente ambientadas gracias al rodaje en Marruecos de esa parte de la serie que le da un aire de autenticidad que es muy de agradecer, como explican en el vídeo del rodaje de la serie

Todo Ulises debe tener su Penélope, y en este caso con los roles cambiados, el papel le corresponde a su marido que junto con su hija adolescente, reciben desolados en Nueva York la noticia de la muerte en combate en Odelle y forman el segundo hilo argumental, cuando empiezan a llegar evidencias no comprobadas a través de las redes sociales de que a lo mejor su mujer no está muerta y sigue viva deambulando por el desierto.

En esta cruzada y segundo hilo argumental, tienen su apoyo principal en un joven periodista, que encuentra indicios de que la sargento sigue viva, pero cualquier intento de sacarlo a la luz, es aplastado de forma inmediata por las personas interesadas en que no se sepa.

La tercera pieza del argumento, recae en un abogado corporativo, que había sido ayudante del fiscal del distrito, que descubre trapicheos en su gran corporación estadounidense con ramificaciones en forma de financiación de grupos terroristas y que cuando intenta sacar los trapos sucios a la luz, sufre también la persecución de matones de la susodicha compañía.

Las tres piezas van avanzando de forma paralela, pero a diferentes velocidades y con diversos grados de interés, un resultado evidente del sistema de guionizar la serie, en el que cada uno de los tres creadores escribía su trama por separado  y luego la unían e intentaban darle coherencia.

Por desgracia, no lo consiguieron en ningún momento, con las dos tramas en suelo americano totalmente previsibles y copiadas de cualquier curso de iniciación a las corporaciones megavillanas y sus enfrentamientos con personas desvalidas e inocentes.

En cambio la trama del Sahara era realmente interesante y adictiva donde pasaban cosas interesantes en todo momento, gracias en parte al gran trabajo de la actriz protagonista Anna Friel y al ritmo trepidante con el que pasaban las cosas, huyendo y escapándose de las tres facciones que quieren acabar con ella.

Los únicos secundarios interesantes aparecen en el desierto y en Tombuctú y era el camino que debían haber seguido en lugar de perder el tiempo con cosas mil veces vistas y sin apenas interés y como muestra tienen el cortísimo vídeo sobre la pobre sargento y su hija a la que añora.

La serie estaba enormemente descompensada entre la trama del desierto y las dos de relleno y la valoración global se resiente y mucho de esos ratos muertos delante de la pantalla, por eso aunque desde el punto de vista global me gustó y me mantuvo intrigado hasta el final, soy consciente de que he sido generoso con mi apreciación y para muchas otras personas ese lastre narrativo puede ser insalvable.

No deja de ser una lastima, porque con el material filmado, si lo hubieran planteado de forma diferente como una miniserie de apenas siete u ocho episodios, centrada en la odisea de la sargento, con leves toques de la familia como su punto de esperanza, habría quedado mucho mas redonda y compacta, con un  uso generoso de la tijera en la sala de montaje.

De todas formas, si les gustan las series de aventuras en lugares exóticos unidas a grandes conspiraciones globales, le puede dar una oportunidad a ver si le encuentra el atractivo que ha tenido para mi, y que por lo menos me ha sido recompensada en el último episodio con una visión bastante diferente de diferentes lugares de Barcelona, como los alrededores de la Plaza Real, el aeropuerto o algunas calles del barrio Gótico, tan difíciles de ver en las series americanas.

Los actores:
La reputada actriz británica Anna Friel fue una gran elección para el papel de la sargento Odelle Ballard,  Friel, muy conocida en su país natal, donde ha aparecido en numerosas películas y series de gran calidad, tuvo su salto a la fama, cuando saltó el océano para interpretar a Charlotte, en la maravillosa serie de culto que fue “Pushing Daisies”, que la puso en el radar de mucha gente. Posteriormente lo revalidó en una gran serie como “Public Enemies” y en la noruega “Kampen on Tungtvannet”, como una militar británica.

Friel esta magnífica y es lo mejor de la serie con mucha diferencia, al interpretar a una mujer frágil de apariencia pero con una tremenda fuerza mental que le hace sobreponerse a todo, con la esperanza de volver a ver a su familia, a pesar de todas las penurias y torturas que sufre.

Peter Facinelli interpreta al abogado Peter Decker, la persona que empieza a destapar los manejos de la corporación, en una de las tramas mas insulsas de la serie, y que con un actor tan limitado como Facinelli, no mejora precisamente.

Todos los papeles que había hecho hasta este momento, eran de guaperas con una cierta facilidad para ligarse a las mujeres y aparecer descamisado, como hacia en “Fastlane” o algo mejor en “Nurse Jackie”, pero este papel requería una sutileza de la que carece como actor al salirse de su registro habitual.

La tercera pata del entramado narrativo es el periodista Harrison Walters, que interpreta el debutante Jake Robinson, un actor proveniente de la cantera de series juveniles de la cadena CW, en concreto de  “The Carrie Diaries”.

No le conocía apenas, pero tampoco me ha gustado nada en un papel previsible y prescindible, que si no hubiera estado, nadie le habría echado en falta.

El final:
Las audiencias de la serie fueron un verdadero desastre desde el primer episodio, pero la emitieron íntegramente, para rentabilizar su inversión, en lugar de gastar mas dinero para reemplazarla provisionalmente por otra cosa. La trama queda cerrada en casi su totalidad, aunque dejaron algún resquicio abierto por si sonaba la flauta, que fue rápidamente acallada por su cancelación fulminante finalizada su emisión. En nuestro país la emitió con cierto interés el canal especializado Calle 13, que preparó incluso el siguiente dossier audiovisual.

La promoción fue cuidada con estas ventanillas ideales para despertar el interés sobre los mejores aspectos de la serie.

Hasta aquí hemos llegado con nuestro análisis de “American Odissey”, una serie que tenía su público potencial, pero  por las causas que les hemos comentado, quedó bastante lejos de poder alcanzarlo, a pesar de ser subsanables con una cierta facilidad. Si les atrae la historia o les encanta el desierto, denle una oportunidad y ya me comentaran lo que les ha parecido

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino