Un Hombre en Casa / Los Roper: Comedias clásicas británicas de los setenta | Series para gourmets

Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Un Hombre en Casa / Los Roper: Comedias clásicas británicas de los setenta

La comedia británica siempre ha tenido dos corrientes principales, por un lado la vertiente irreverente y rompedora que es capaz de destrozar cualquier cosa o convención establecida, con los Monty Python, Rowan Atkinson o “Los Jóvenes”, como estandartes principales.

Pero en paralelo, teníamos las comedías de corte clásico destinadas a agradar al mayor numero de personas con un humor británico blanco con toques picantes que se convirtió en el favorito de las clases populares del Reino Unido, como es el caso de “Allo, allo”.

En este segmento pocas series alcanzaron el éxito de “Un hombre en casa” y su secuela “Los Roper”, que se hicieron inmensamente populares en todo el mundo y que dieron lugar a un fenómeno único en la historia de la televisión, con un original y dos secuelas en el Reino Unido, que fueron adaptadas las tres en los USA.

Por estas razones hoy les vamos a analizar en una entrada algo diferente,  todo el conglomerado de series y derivados que nacieron de la convivencia en un apartamento de tres jóvenes a principios de la década de los setenta.

Ficha: Un hombre en casa (Man About the House) 39 episodios+ 1 película   Ago 1973- Jun 1976  Cadena:  ITV (GB) la 1 (E)

Sinopsis: Chrissy y Jo son dos jóvenes compañeras de piso que tras una loca fiesta de despedida de una amiga, se encuentran dormido en el baño a Robin un joven aspirante a chef, que como desagravio les prepara un magnífico desayuno.

Como ambas son unas cocineras desastrosas, al enterarse que está buscando piso para compartir, le ofrecen quedarse con la habitación libre del piso, a pesar de la oposición de los caseros del edificio, George y Mildred Roper.

La serie desarrolla la convivencia de las tres personas bajo el mismo techo con todo tipo de equívocos y enredos

El inicio: Brian Cooke ( izq) y Johnny Mortimer eran dos dibujantes de comics que se conocieron en una convención a mediados de los sesenta y empezaron a escribir guiones para un programa de radio de la BBC. Mas adelante pasaron a convertirse en uno de los tandems mas prolíficos de comedias, con multitud de series durante el siglo XX.

Un día estaban leyendo los anuncios clasificados de un tabloide londinense y observaron el gran numero de ofertas de compartir habitaciones para miembros de diferente sexo, y consideraron que podría ser un buen punto de partida para una comedia basada en la convivencia de tres personas bajo el mismo techo, con tensión pero sin acción sexual entre ellas.

La idea le encanto a la cadena privada ITV, que les encargó una 1T de seis episodios que estrenaron en el verano de 1973 con un gran éxito de público, en el primer vídeo que les invitamos a ver, pueden recordar los primeros minutos en castellano del primer episodio, cuando se conoce el trío protagonista, con la pegadiza canción que suena en los títulos de crédito.

La trama: “Un hombre en casa” es una serie que bebe de las fuentes clásicas de la comedia de enredo de amplia tradición en el teatro británico. Los episodios se estructuran en torno a un malentendido central entre algunos de los miembros de la casa o los dos caseros, y se va desarrollando el enredo como una bola de nieve, con muchas puertas que se abren y se cierran hasta aclararse todo en la última escena.

En este caso el detonante inicial son los equívocos sexuales que provocan la convivencia de tres personas bajo el mismo techo, que son completamente desconocidas, y que van haciendo evolucionar su amistad a lo largo de las temporadas. En un segundo termino tenemos el frente unido que muestran los tres frente a los cotillas de sus caseros, que no cesan en entrometerse en su cosas, llegando al punto de decirle que el chico es gay para vencer sus reticencias a que personas de sexo diferente puedan compartir techo en su propiedad.

La tercera pata de la historia es precisamente la vida de los dos caseros, los Roper, una pareja que fue la clara inspiradora de los ínclitos Pepa y Avelino de “Escenas de Matrimonio”, el marido un ser mezquino y baboso que vive completamente dominado por su mujer, mandona y ambiciosa pero que debe conformarse con esa media costilla que le ha tocado en suerte y no cejan en machacarse verbalmente en todo momento.

La serie se caracterizaba por un humor cristalino, con algún toque picantillo para la época, pero al quedar siempre clara la falta de relaciones sexuales entre los compañeros de piso, su humor ha quedado bastante añejo en la actualidad, si a eso le unimos la estética setentera, con pantalones acampanados, plataformas o patillas a lo Curro Jiménez, tenemos una comedia que no ha envejecido muy bien precisamente.

La serie fue evolucionando mas hacia un grupo de tres amigos que se ayudan entre ellos en su búsqueda de la felicidad personal, tanto a nivel profesional como personal, como pueden ver en la elaborada cabecera de la 5T

Personalmente siempre la recuerdo con un gran cariño, porque en su momento era una serie muy divertida y me reía bastante con algunos de los enredos del trío y sus caseros que veíamos en familia para pasar media hora divertida .

No he querido revisar mucho mas, porque el tiempo le ha pasado mucha factura, sobre todo desde el punto de vista estético. Los diálogos picantes en su tiempo, ahora serían considerados blandos hasta para un canal infantil, pero las sociedades evolucionan y como testimonio de los setenta sigue teniendo su gran valor.

Los actores:
Richard O’Sullivan fue un actor jornalero durante toda la década de los sesenta con papeles pequeñitos de guaperas cuando le querían, hasta que consiguió el papel de Robin Tripp, que le lanzó a la fama mundial. O’Sullivan estaba perfecto, como un aspirante a cocinero simpático y picarón, que se adapta perfectamente a esa convivencia algo extraña, ligándose a todo a lo que se encuentra, con éxito dispar.

Su carrera ha estado muy ligada a este personaje, al seguir en la secuela, pero en los ochenta protagonizó dos series de éxito en especial “Dick Turpin” que se hizo bastante famosa por aquí, a la que siguió un papel de viudo en “Me and my Girl”. En la década de los noventa cayó en el ostracismo mas absoluto y en actualidad vive retirado en una residencia para actores con sus facultades muy dañadas por un infarto en 2003.

Paula Wilcox fue la elegida para interpretar a la morena Chrissy , la mas lista, pero también la mas insegura del grupo, algo acomplejada físicamente por su compañera de piso Jo que se lleva siempre las primeras miradas de los chicos. Wilcox daba el perfecto contrapunto de seriedad en el piso, aunque no dudaba en apuntarse en cualquier historia contra los caseros.

Wilcox ha trabajado regularmente en muchísimas series hasta la actualidad, donde la hemos visto en “Boomers”, pero en ninguna ha conseguido la fama y popularidad que consiguió en ese apartamento.

La tercera protagonista era Sally Thomsett, una joven actriz que encarnaba a Jo, el prototipo de la rubia despampanante, algo tontorrona e inocente, pero de buen corazón, no era la mejor actriz del reparto, pero complementaba a la perfección con su sinceridad algo infantil a sus dos colegas de piso.

Thomsett abandonó la actuación tras la serie, casándose y dedicándose a sus labores.

La gran sorpresa de la serie fueron los que en principio debían ser dos secundarios de relleno Brian Murphy y Yootha Joyce, que acabaron comiéndose a los protagonistas, y llegando a tener su propia secuela como los miserables caseros George y Mildred Roper.

Dos veteranos de las tablas, aprovecharon su oportunidad a lo grande haciendo dos personajes memorables, el de la ambiciosa “cougar” Mildred con ganas de prosperar y subir de estatus social, pero que con el patán de su marido, le iba a ser completamente imposible.

Desgraciadamente, la muerte de Yootha Joyce, debido a problemas derivados de su alcoholismo crónico en 1980 , cuando iban a empezar a rodar la 6T de “George y Mildred”, cercenó la serie y dejó al pobre Murphy con un trabajo mas o menos continuo pero muy alejado del papel de su vida.

El final y las secuelas británicas:
Los guionistas consideraron al inicio de la 6T, que la serie tenía que cerrarse para no seguir estirando las situaciones y decidieron acabarla por todo lo alto con una boda, pero de la que no voy a desvelarles los contrayentes, pero respetando la regla de no liar a los compañeros de piso.

De todas formas decidieron continuar con la franquicia en forma de secuela que inteligentemente iban a protagonizar los dos personajes mas populares y divertidos de la serie, George y Mildred Roper, con la premisa de una mudanza a un barrio adinerado londinense, donde iban a chocar desde el principio con su estirado vecino y su familia, que va a hacer todo lo posible para expulsarlos del barrio

A continuación pueden ver la cabecera de la secuela que tenía como titulo original “George and Mildred”

La serie fue una mas que digna continuadora del original, y en algunos lugares como en nuestro país es incluso mas recordada, por la excelente pareja protagonista con esos enormes diálogos agresivos entre la pareja, sin el menor atisbo de cariño o amor entre ellos, como vimos años mas tarde en “Matrimonio con hijos”, un plagio bastante descarado de esta relación de pareja.

La torpeza e inutilidad del marido era evidente en todos los aspectos de la vida, como en esta chapuza que le hace ese gran actor secundario que fue Roy Kinnear en su casa.

Los mejores momentos venían dados siempre por la inexistencia de su vida sexual, a pesar de los continuos intentos de su mujer, por encender la llama de la pasión en su marido, que se escaqueaba todo lo posible de sus deberes conyugales, como pueden recordar en este hilarante vídeo de una de mis series preferidas de la época.

La repentina muerte de Yootha Joyce, que les he comentado en el apartado anterior, obligó a cancelar la serie de forma abrupta, cuando todavía tenían cuerda para rato.

En paralelo a “George and Mildred”, Brian Cooke y Johnnie Mortimer desarrollaron otra secuela centrada en el personaje de Robin, ya independizado y con su sueño conseguido de abrir un restaurante “Robin’s Nest” que es el que da titulo a la serie.

La premisa de la serie, parte de la huida de los dueños de un restaurante chino que se encuentra situado en los bajos del apartamento en el que Robin vive con su novia Vicky, lo que le da la oportunidad de abrir su propio negocio, aunque para ello se tiene que aliar con el diablo, en forma de suegro, que se convierte en su socio.

Su suegro se apunta. porque a pesar de que considera que no es lo suficiente bueno para su hija, es consciente de que es un gran chef y como dicen en Catalunya “La pela es la pela”. En mi opinión fue la mas flojita de las tres y con diferencia, por ser demasiado blanda y el continuo enfrentamiento entre Robin y su suegro carecía de mucho recorrido en especial para las seis temporadas que duró la serie.

Apartamento para tres y el resto de secuelas USA.

La adaptación para los Estados Unidos, en la que sus autores jugaron un papel importante, fue estrenada poco después del final de la serie británica con el titulo original de “Three’s Company” que aquí conocimos como “Apartamento para Tres”, que fue estrenado tras rodar tres pilotos y numerosos cambios de actores.

La serie fue un enorme éxito y catapultó al estrellato a sus tres protagonistas, pero en especial a John Ritter, que se convirtió en uno de los actores de comedia mejor pagados. En sus principios seguía fielmente el original, aunque para alcanzar los 172 episodios, en 8T,  tuvieron que inventarse tramas muy rápidamente.

En el vídeo pueden recordar la cabecera de una serie, con una canción cantada por el gran Ray Charles, de una serie que tampoco me acabo de convencer, como pálido remedo del original

Con el gran éxito de la serie, les faltó tiempo  para hacer dos remakes de las dos secuelas ,el primero fue el de “George & Mildred”, que titularon “Los Roper” que tiene el dudoso honor de ser una elección unánime en todas las listas de peores secuelas de la historia, un tema en el que no pienso llevarles la contraria.

En la foto superior habrán podido reconocer a un actor multipremiado y famoso en la actualidad, pero sus comienzos fueron lo duros que se pueden imaginar, viendo la espantosa cabecera de la serie, fiel reflejo de lo que venía después

Por último en el rodaje de la octava temporada de “Apartamento para tres”, la cadena contactó con los productores para hacer una reinvención de la serie, basándose en “Robin’s Nest”, por lo que decidieron cancelar la serie,  con el consiguiente enfado del reparto original, para dejar solo a John Ritter al mando de su nuevo restaurante con su novia y su suegro, en otra secuela que titularon “Three’s a crowd”, que aquí la llamaron “Tres son multitud”.

El último intento fue otro fracaso y fue cancelada al finalizar la primera temporada, pero como último vídeo les dejo con la cabecera de ambas series centradas en el restaurante, la británica y la americana

Hoy les hemos presentado un seis en uno, con todas las series que se derivaron de “Un hombre en casa” y que juntamente con “Los Roper”, son las dos mejores de todo el paquete y con mucha diferencia, con ventaja para los dos caseros en mi caso, por mis recuerdos de juventud que como siempre ha sido un placer compartir con ustedes.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino