Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Bedrag (Dinamarca) .La apasionante corrupción financiera de una multinacional energetica

Dinamarca fue el país que abrió las puertas a la ficción escandinava de calidad con su televisión pública, DR, encadenando series como Forbrydelsen, Bron y Borgen para subir a los altares televisivos de medio mundo. Incluso su televisión semiprivada TV2 se subió al carro de la calidad con dos series tan excelentes como Rita y Badehotellet.

Sin embargo, tras esos enormes éxitos, las nuevas y ambiciosas propuestas danesas de los últimos años, Arvingerne (El Legado) y 1864, no llegaron a esos niveles de calidad que esperábamos, dando la sensación de ser rehenes de su éxito inesperado, que no podían volver a reeditar.

Por suerte, la serie que les vamos a analizar hoy, Bedrag ( que se puede traducir como engaño o fraude), vuelve a poner a Dinamarca en la senda de sus series mas famosas confirmando que su gran apuesta del 2016, sobre los tejemanejes de una multinacional danesa del sector de las renovables ya es sin duda una de los mejores series de este año apenas iniciado y al nivel de sus productos mas afamados.

La serie se puede definir como una unión de las manipulaciones contables de la salida a bolsa de Bankia, con la gestión de los últimos años de Abengoa, lo que ya les da a pensar que su planteamiento nos es mucho mas cercano de lo que nos podíamos imaginar al principio, como les vamos a mostrar en el articulo.

Ficha: Bedrag 10+ 60 min . Ene 2016. Cadena: DR1

Energreen es una de las empresas mas importantes del sector de las energías renovables de Dinamarca, que para conseguir financiación para sus investigaciones y continuar su enorme expansión mundial, tiene prevista su salida a bolsa.

Su director ejecutivo Alexander Søndergren está dispuesto a todo para conseguir que el valor de su empresa al salir a cotizar sea lo mas alto posible, por lo que empieza a realizar prácticas de ingeniería financiera para sanear los balances de la empresa, mientras intenta embaucar a inversores de todo el planeta en su aventura bursátil.

En paralelo, el accidente mortal de un obrero ucraniano en uno de los parques eólicos de Energreen, pone a la policía sobre la pista de las precarias condiciones laborales de las empresas subcontratadas en el Este de Europa por la multinacional danesa. Al hilo de la investigación del accidente, el policía encargado del caso, Mads, entra en contacto con la policía fiscal financiera danesa que tiene sospechas sobre posibles prácticas fraudulentas de la empresa y empieza a colaborar con ellos.

Bedrag, que internacionalmente se comercializará con el nombre de “Follow the Money” nos presenta la investigación y la persecución policial desde tres puntos de vista. En primer lugar tenemos a la pareja de policías encargada de investigar el caso, formada por Mads ( derecha), un detective de homicidios de la vieja escuela, con facilidad para coger atajos y que atraviesa una complicada situación familiar y Alf, un detective contable de la policía fiscal, especializado en bucear entre números y que necesita pruebas evidentes en papel antes de poder llevar el caso a la fiscalía.

En el bando contrario de Energreen tenemos a su director ejecutivo Søndergren, un verdadero maestro de la manipulación de las personas y de las cuentas, que involucra en sus chanchullos a una joven abogada de la empresa Claudia Moreno, separada y con un hijo pequeño, muy lista y ambiciosa, pero a la que su cada vez mayor cercanía al rey sol que es su jefe, la puede chamuscar por completo, interpretada por la gran revelación de la serie, la actriz danesa de origen hispano Natalie Madueño.

Por último tenemos a personajes que no están en ninguno de los bandos y que en este caso, podemos definir como rateros polinizadores, porque como las abejas llevan el polen, con sus choriceos van moviendo cosas de un lado de otro que permiten ir destapando de forma involuntaria el gran fraude que es Energreen, en una vorágine que también les va a arrastrar,

Bedrag no pierde el tiempo en hacernos dudar sobre la bondad de la empresa, ya que desde los inicios de la serie establece que son una verdadera banda de chorizos y delincuentes de guante blanco que solo buscan huir hacia adelante en su pésima gestión de la empresa, para conseguir que la entrada de mas dinero pueda permitirles tapar los agujeros. Su magnífica cabecera es una gran alegoría de lo que vamos a ver en la serie con el agua que todo inunda.

Lo peor del caso es que su director ejecutivo no duda en pasar a medidas mas expeditivas si algún problema le puede entorpecer sus fines, para lo que cuenta con la inestimable colaboración de un siniestro sicario sueco, el único personaje que no habla en danés de la serie y que se convierte  en uno de los villanos puros más interesantes de los últimos tiempos.

Una constante en la serie es la impotencia de todos sus personajes para hacer las cosas que desean, porque siempre hay algún estamento superior que se lo impide y en casi todos los casos acaban siendo unos meros peones de un juego que no entienden y que desconocen el final.

La parte profesional se complementa con bastantes retazos de las vidas personales de los implicados, sin cargar las tintas, pero muy necesarias para desarrollar los personajes y las motivaciones que les llevan a hacer las cosas que intentan, aunque luego no les salgan.

La trama va evolucionando constantemente dentro de la persecución de la policía fiscal danesa, con la aparición de nuevos datos y personajes que van complicando la situación en especial tras los múltiples intentos policiales para atrapar al escurridizo Søndergren, que se escabulle siempre en el último momento de las encerronas que le montan las fuerzas del orden.

La serie ha sido creada por Jeppe Gjervig Gram que fue la mano derecha de Adam Price en Borgen junto con Jannik Tai Mosholt otro de los guionistas de la gran serie danesa y Anders Fritjof August (Arvingerne), contando  con la dirección de Per Fly, uno de los mejores directores del país, y todos ellos han estado a la altura de las circunstancias.

Diseñada para una duración de veinte capítulos, la 1T es de lo mejor que he visto estos últimos años por Escandinavia, con esa mezcla de tocar temas candentes que pueden interesar mas allá de sus fronteras ( nuestro Bankia+Abengoa) y se convierte en un droga apasionante de la que deseamos más de todos y cada uno de los personajes en su navegación tumultuosa por el mundo de las altas finanzas.

El final de la 1T es verdaderamente impactante y como hacen las grandes series, cerrando un ciclo para abrir uno nuevo con numerosas incógnitas a resolver de las que les puedo asegurar que voy a estar en primera fila cuando se estrene en 2017.
Les dejo con el trailer danes de la serie

Epílogo:
En este caso, la recomendación es fácil y evidente, si disfrutaron de lo lindo con Borgen y siempre han pensado porque no se hacen series aquí como esa, su nueva dosis va a ser Bedrag, a la que podría haber presentado como el Borgen de la economía especulativa, pero he preferido esperar hasta el epílogo, para no usar una frase que estoy seguro que muchos críticos van a utilizar en sus titulares sobre la serie, en el momento que la descubran.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino