Siete en el paraíso: La familia perfecta en todas las circunstancias | Series para gourmets

Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Siete en el paraíso: La familia perfecta en todas las circunstancias

Hace pocos dias, alguien en las redes sociales hacia una consulta para que le propusiéramos una serie ideal para practicar el inglés, para emitirla en un colegio religioso y muy celoso de los valores cristianos, la respuesta inmediata que me vino a la cabeza fue “Siete en el Paraíso”, las historias de una familia formada un pastor protestante, su mujer y sus cinco hijos iniciales.

Como de vez en cuando nos gusta asociar series con la época en que la publicamos, van a permitirnos que en esta festividad del Viernes Santo, dediquemos nuestro articulo a una de esas series que veia mucha mas gente que la que lo reconocía, con sus once temporadas en antena como el mejor exponente de su éxito de audiencias, teniendo 19 de los 20 episodios mas vistos en la historia de la cadena WB ( donde se emitían las mucho mas famosas  e idolatradas, Buffy, Dawson Creek, Charmed o Felicity)

Por ello, independientemente de mis gustos personales, hoy es el dia ideal para recordarles una de las escasas series familiares que han sido un éxito global, incluso catapultando la carrera de alguna de sus actrices a cimas inesperadas en la actualidad, las historias de la familia Camden en “Siete en el Paraiso”, que han vuelto recientemente a las noticias, debido a los acontecimientos que han implicado al actor protagonista que les explicaremos mas adelante.

Ficha: Siete en el Paraíso (7th Heaven) 243 episodios.   Ago 1996- May 2007  Cadena: WB/CW(USA) Cuatro (E)

Sinopsis: Eric Camden es un pastor protestante que vive con su mujer Annie en la ciudad ficticia de Glenoak en California, que intentan educar y criar a sus cinco hijos, Matt, Mary, Lucy, Simon y Ruth en los valores y morales de la fe cristiana, en todos los aspectos de su vida. La serie desarrolla sus historias familiares en ese entorno religioso.

El inicio: La sureña Brenda Hampton era un productora que llevaba bastante tiempo trabajando como guionista de comedia, sin destacar pero consiguiendo siempre una silla en salas de guionistas de series como “Blossom” o “Mad About you”.

Un día a través de su agente se enteró que el todopoderoso productor Aaron Spelling iba a hacer una serie de reuniones denominadas “blind pitch”, donde básicamente el guionista se presenta ante él, sin reuniones previas, y le lanza una idea para una serie, de forma oral para ver si al magnate le podía interesar para su productora.

Hampton decidió apostar fuerte por la historia de una familia de valores cristianos, inspirada por la vida de su hermana, con la vocación de llegar al gran público. La idea le encantó a Spelling, que la contrató para escribir el piloto, que intentaron vender a la cadena FOX, que era la principal destinataria de sus series (Sensación de vivir, Melrose Place), que lo rechazó por considerarlo demasiado conservador para el tipo de público joven que buscaba.

Tras el rechazo inicial, surgió un interés muy fuerte por una cadena recién nacida, la WB, creada en Enero del año 1995 y que tras un año en emisión no veía casi nadie, y que pensó que el público familiar al que iba dirigida la serie podría abrirle un nicho de mercado nuevo e interesante en sus inicios.

Su estreno, un lunes del mes de Agosto, pasó absolutamente desapercibido para la crítica, pero llamó poderosamente la atención a los lobbys televisivos conservadores que empezaron a recomendarla en todos sus foros e iglesias, convirtiéndose en el primer éxito reconocible de la cadena WB, donde estuvo una década abriendo la semana televisiva los lunes a las 8.

Su cabecera, con una canción empalagosa a mas no poder, dejaba bien a las claras las intenciones de la serie.

La trama:
“Siete en el paraíso” era una serie familiar y sus tramas debían contentar a todo el mundo, por lo que cada episodio, presentaba una “crisis” central de corte algo dramático, a nivel de tener que comprarse una hija un sujetador deportivo, las citas y amoríos de los hijos, etc, ademas de presentar muy de pasada y sin rascar apenas temas como el alcoholismo, el racismo o la xenofobia.

La historia principal se completaba con pequeñas escenas secundarias que implicaban al resto de miembros del grupo familiar donde se buscaba la sonrisa del espectador ante las pequeñas travesuras que realizaban los mas pequeños de la casa, con los típicos malentendidos familiares como un recurso habitual para rellenar minutos, como pueden ver en el vídeo siguiente

La familia estaba diseñada de forma muy hábil para que todos los espectadores tanto adultos como adolescentes tuvieran algún personaje con el que identificarse y hacerlo su favorito. El padre ejercía de guia moral y de comportamiento para toda su familia a la que trata de forma parecida a su congregación de la iglesia de “Los Discípulos de Cristo” apoyado por su mujer que se encarga absolutamente de todas las tareas familiares, tanto de cuidado de los niños, como de hacer de manitas para arreglar todos los problemas de la casa, además de vivir una gran historia de amor con su marido.

El primogénito Matt, guapo e inteligente, ideal para encandilar a todas las adolescentes con su pelo largo, que de hecho era su único signo de rebeldía. Luego teníamos a su hermana Mary, una jugadora de basket muy centrada y responsable que se llevaba a los chicos espectadores de calle, con vídeos como el siguiente.

Después teníamos a Lucy, la enamoradiza y tontorrona de la familia, que se quedaba embobada con cualquier cosa, Simon, el mas pesetero de la familia siempre ideando cosas para ganar dinero y para gastarlo y por último tenemos a la benjamina Ruth, una pequeñaja con ricitos que hacia sus monerías estilo hermanas Olsen, para regocijo del personal.

Mas adelante se añadieron dos gemelos a la familia, para acabar de redondear el panorama e involucrarlos en las tramas con el resto de sus hermanos, como pueden comprobar en el vídeo siguiente:

El protagonismo de la serie pasó muy rápidamente de los dos padres a los hijos mayores, que eran los que arrastraban a los fans de su edad y se convirtieron en el centro de las historias, con todos los problemas del paso a la madurez, como descubrir quien había fumado marihuana en casa, un pecado mortal en semejante entorno.

La serie se asentó muy rapidamente y puso el piloto automático para ir produciendo episodios como una maquina bien engrasada, que llenaba las arcas de actores y productores a partes iguales, pero los problemas principales surgieron cuando los actores que encarnaban a los hijos mayores, Barry Watson y sobre todo Jessica Biel, por diversas causas presionaron para dejar la serie.

Finalmente tras muchas vicisitudes que incluyeron incluso un posado  de Jessica Biel desnuda, para enfurecer a los productores, salieron ambos de la serie como personajes regulares, aunque de vez en cuando hacían alguna aparición, sobre todo Watson para mantener la llama viva de sus fans. En el caso de Mary, la hija mayor, la solución en la trama, fue hacerla caer lo mas bajo posible para enviarla a Buffalo a casa de sus abuelos, para que se encargaran de ella y darle  todo el tiempo que necesitaba y que sus padres con tanta prole no podían darle.

En este punto es cuando tengo que reconocerles que siempre he detestado la serie, no tanto por los valores familiares que representaba que siempre tienen que tener cabida en las series televisivas y un publico que las demanda, sino por la moralina ultraconservadora que desprendían muchas de las historias, huyendo de los debates y pontificando que su punto de vista era el correcto y el resto no.

La ausencia de autocrítica familiar y la infalibilidad de las decisiones que tomaban las padres, guiadas por los textos divinos, eran un obstáculo demasiado elevado para mis gustos personales y a pesar de dulcificarlo con tramas ligeras y niños simpáticos, el sustrato de ese mensaje estaba siempre presente y sencillamente no era para mí.

De todas formas si a usted le gustan las series familiares para poder ver con sus hijos, con tramas sencillas y sin que grandes sorpresas aparezcan en la pantalla, seguramente ya la habían visto en su momento y solo tengo que aumentar la recomendación para aquellos de ustedes que no la conozcan y les interese este tipo de series con ese tipo de mensaje.

Los actores:
Stephen Collins era un actor con una larga trayectoria en cine y televisión con joyas como “Los cuentos del mono de oro” o la primera película de “Star Trek”, cuando fue elegido para interpretar al pastor Eric Camden, el patriarca del clan. Collins es un actor que me gustaba mucho, pero aquí a pesar de su interpretación no podía con su personaje que me producía diabetes de solo verlo.

Tras la serie, ha seguido apareciendo en papeles recurrentes televisivos en “Cinco Hermanos” o “Revolution”, pero desgraciadamente se ha hecho mas famoso recientemente por haberse marcado un “Bill Cosby” y confesar haber tenido relaciones sexuales con menores en diversas ocasiones, lo que teniendo en cuenta el papel de pastor protestante que le hizo famoso, es un pecado mas grave que el de traición a los USA y que lo ha marginado completamente de la industria.

El papel de su mujer, la madre coraje Annie fue a parar a una actriz secundaria con mucha experiencia pero apenas conocida como Catherine Hicks, en el que ha sido el papel mas reconocible de su larga trayectoria. En la serie era la mujer y madre perfecta, como la argamasa que tenía a toda la familia unida y resolvía todos los problemas de intendencia tanto familiar como de la casa sin rechistar y con una sonrisa en la boca.

Hicks cumplía con su papel de forma solvente, aunque tampoco es que me llamara la atención precisamente, y tras la serie se ha afianzado en el circuito de películas lacrimógenas televisivas donde es una aparición regular en nuestras sobremesas dominicales.

El papel de rompecorazones guaperas que toda serie familiar debe tener fue para Barry Watson que llamó la atención de Aaron Spelling, al aparecer como invitado en alguna de sus series y lo eligió personalmente para el papel de Matt el primogénito de la familia, que debía encandilar a todas las espectadoras juveniles, consiguiendo su objetivo a la perfección. Por desgracia durante la serie fue diagnosticado con un Linfoma de Hodgkin, que obligó a sacarlo de la serie, donde volvió tras su curación.

Su carrera tras la serie nunca alcanzó su esplendor con dos series fallidas como “What about Brian “ y “Samantha Who?”, que debían lanzar su carrera y de hecho la pusieron en un pozo de la que no ha salido.

Jessica Biel es la mas conocida de todo el reparto en la actualidad, aprovechando el papel de su debut a la perfección para lanzar su carrera cinematográfica, demostrando que era la mejor actriz de toda la serie, un hecho que todo el mundo se percataba viendo un episodio.

Tras su accidentada salida de la serie ha tenido una mas que interesante carrera cinematográfica encadenando muchas películas de clase media-alta que le han reportado un cierto prestigio en la industria, pero lejos de los premios, siendo en la actualidad casi mas conocida por ser la mujer de la gran personalidad que es el cantante Justin Timberlake, que por sus últimos trabajos a pesar de que siempre luce a un buen nivel.

Diferente es el caso de los dos siguientes actores Beverley Mitchell y David Gallagher que encarnaban a los hermanos medianos en la serie, Lucy y Simon. El caso de Mitchell es el mas curioso puesto que aunque era catorce meses mayor que Jessica Biel, hacia de hermana pequeña, por una cuestión de altura, de todas formas su papel era insufrible, y como actriz era auténticamente insoportable, con todo un repertorio de caretos y gestos que repetía ad infinitum durante toda la serie.

Su carrera posterior se ha reducido a aparecer en otra serie de la creadora Brenda Hampton “ The Secret Life of a Teenager” y poca cosa mas, aunque amenaza con salir en una nueva serie “Hollywood Darlings”, con otras dos actrices infantiles olvidadas en la actualidad.

David Gallagher era el niño invisible de la familia, que apenas contaba en la familia, y su trabajo como actor tenia mucho que ver con que pasará desapercibido, tanto como en su carrera posterior donde aparece como estrella invitada en muchas series pero sin que me acuerde de haberlo visto en ninguna de ellas.

Por último, la benjamina inicial de la serie ( hasta la llegada de los gemelos) Ruthie, encarnada por otra debutante Mackenzie Rosman que con sus ricitos y sus monadas, debía encandilar supuestamente a todos los espectadores aunque para mi siempre fue mas empalagosa que un pastel de miel con sirope de arce

Poca cosa ha hecho tras la serie, excepto aparecer en la otra serie de su creadora que ya hemos mencionado antes y tiene todos los números para pasar a engrosar la lista de niños actores sin futuro en Hollywood, viviendo de sus rentas pasadas.

El final:
La serie en principio debía ser cancelada al final de la 10T, coincidiendo con el final de la cadena WB, que iba a fusionarse con la otra cadena minúscula la UPN, para formar la actual CW, de hecho anunciaron a los cuatro vientos que era la temporada final, y lo enfocaron todo hacia un episodio final donde se iba a celebrar una boda de uno de los hijos lo que era la excusa perfecta para volver a reunir a toda la familia, incluyendo a los hijos mayores que no salían desde hace años para cerrar la serie por todo lo alto, dejando a todo el mundo contento

El final atrajo a tanta audiencia que sorprendió a los propios directivos que habían decidido cerrar la serie con la cadena WB, y el nuevo conglomerado CW se sacó de la manga una renovación para conseguir algo de tracción inicial para su nueva marca, con un reparto reducido y un presupuesto todavía más ajustado

La resurrección fue un auténtico desastre, ya que  los fans  que ya habían quedado contentos con el primer final ampliamente publicitado y rechazaron desde un principio la continuación con apenas cuatro personas del reparto inicial, ( cinco, si contamos el perro Happy) y se hundió en las audiencias de tal forma que incluso la cambiaron de día al domingo, por primera vez en su historia y acabó siendo cancelada de forma definitiva al final de esa undécima temporada, con una cabecera que era la mejor demostración del paso del tiempo

El nuevo final de serie no estuvo a la altura del primero, lo que fue otro clavo mas en el ataud de la avaricia de unos ejecutivos de televisión que no supieron estar a las altura de las circunstancias empañando lo que por lo menos habia contentado al principio a su legion de seguidores.

Epilogo:
“Siete en el paraíso”, una serie que tenía muy claros sus objetivos de entretenimiento familiar y que independientemente de las opiniones que podamos tener sobre ella, tenemos que reconocer que los cumplió sobradamente y solo por ello y en consideración a las personas que disfrutaron en su momento con la familia Camden, era justo un articulo para analizarla y recordarla en su totalidad.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima
Lorenzo Mejino