Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Audacia es el juego ( The Name of the Game) : La llegada del lujo a la televisión

En sus albores, la televisión era un medio modesto con presupuestos espartanos que intentaba rentabilizar al máximo todos los aspectos productivos para que las cuentas cuadraran, sea incrementando el numero de episodios por temporada o reciclando y reutilizando todas las cosas que pudiera buscando el mayor número de sinergias posibles.

La tendencia empezó a cambiar en los años sesenta, cuando algunos productores decidieron apostar por aumentar el nivel de producción y presupuestario para atraer al púbico que rechazaba el medio televisivo por la sensación cutre y barata que tenía frente a los valores cinematográficos.

La primera serie en apostar claramente fue ‘The Name of the Game’ conocida por nuestros lares como ‘Audacia en el Juego’, una serie antológica de películas televisivas con tres protagonistas famosos y conocidos que iban rotando, que en su momento fue la serie más cara de la televisión con un presupuesto que rondaba los 400.000 $ por capitulo a finales de los años sesenta.

Todas estas razones nos parece que justifican plenamente, que dediquemos nuestro espacio del recuerdo a una serie que fue bastante popular en su emisión española y de la que tengo que reconocer que forma parte de mis primeros y bastante borrosos recuerdos televisivos asociados con el lujo y el dinero californiano, que ademas supuso el debut en un formato largo de dos mitos el director Steven Spielberg y el guionista y productor Steven Bochco.

generalFicha: The Name of the Game (Audacia es el juego) 76 episodios.   Sep 1968-Abr 1971. Cadena; NBC (USA)- TVE(E)

Sinopsis:  El grupo editorial Howard es la empresa en la que trabajan, en diferentes publicaciones, Jeff Dillon ( Tony Franciosa), un reportero de investigación de la revista People, Glen Howard (Gene Barry) , el director general de la empresa y Dan Farrell ( Robert Stack) el editor de la revista ‘Crime’.

Los tres se embarcan por separado en investigar casos  con tres tonos completamente diferentes, como es el periodismo de investigación pura y dura en el caso de Dillon, las historias de la alta sociedad y finanzas para Howard, mientras que Dan Farrell se encarga de casos criminales en un claro tono de novela negra.

El inicio: En 1966 la NBC estrenó una película televisiva interpretada por Anthony Franciosa con el nombre de ‘Fame is the Name of the Game’ que presentaba a su personaje Jeff Dillon en un caso en el que investigaba la muerte de una prostituta de alto standing, a partir de los clientes de su agenda. Basada someramente en un libro, la película tuvo un enorme éxito de audiencias al tener un aspecto muy cinematográfico poco habitual de la televisión de la época.

Detrás de la operación estaba uno de los megaproductores más importantes y más desconocidos de Hollywood, Jennings Lang, que tenía claro que el futuro de la televisión pasaba por aumentar el nivel de calidad y presupuesto, en lugar de reproducir formatos baratos ad infinitum.

jennings-langLang convenció a la NBC de la viabilidad de su proyecto con el éxito de la película televisiva, que le valió el encargó de una serie semanal basada en ella, pero creando el concepto de contenedor con tres protagonistas y tres núcleos de producción diferentes que irían rotando en la programación, lo que permitía un trabajo en paralelo para poder tener la emisión semanal, que era imposible de cumplir con solo una unidad de trabajo.

Lang ademas peleó y consiguió un elevado presupuesto para cada episodio, para que luciera en la pantalla con muchos rodajes en exteriores con coches, trajes y casas lujosas que hasta ese momento estaban fuera del alcance de los costes asumibles por las series televisivas.

La idea de contenedor fue replicada años más tarde, de forma similar por la NBC con la formula del ‘ NBC Mistery Movie’ en la que iban rotando series tan recordadas como ‘Colombo’, ‘McCloud’, ‘El comisario McMillan’ o ‘Banacek’ .

La carrera de Lang despegó tras desarrollar la serie, convirtiéndose en un alto ejecutivo de la Universal, donde fue el responsable de la popularidad del genero de catástrofes, produciendo películas como ‘Aeropuerto’ o ‘Terremoto’, siendo el creador de la novedad técnica que significó el sonido Sensurround, inequívocamente ligado a las películas de catástrofes que dominaban las taquillas de los años setenta.

La trama: “Audiencia es el juego” eran tres series en una, completamente diferentes y separadas en casi todos los aspectos excepto por la escasa continuidad que proporcionaba una  secretaria Peggy Maxwell, que era compartida por los tres protagonistas, sin que casi nunca interactuasen entre ellos.

De hecho la cabecera de la serie reflejaba a la perfección dicho equilibrio, mostrando siempre en primer lugar el actor que iba a protagonizar el episodio de turno, con sus dos compañeros siendo presentados a continuación aunque no aparecieran en el mismo, todo ello con una música muy jazzistica del gran compositor David Grusin.

Ya hemos comentado que las tres series eran muy diferentes entre ellas, en primer lugar teníamos la de Tony Franciosa, como el típico reportero metomentodo y curioso que no suelta una buena historia hasta que conseguía publicarla. En su segmento, los casos tenían bastantes componentes de denuncia social o de corrupción de todo tipo, que podían abarcar desde tensiones raciales a espionaje industrial pasando por infiltraciones encubiertas en el ejercito o en un hospital.

Pícaro e insistente tenía una ayudante muy eficaz en Peggy Maxwell que siempre le echaba una mano en sus tareas de investigación, que le ayudaban a avanzar en los casos.

Muy diferente era el estilo de Gene Barry el director general de la editorial, que se movía en los círculos mas selectos de Los Ángeles, por lo que sus casos siempre estaban relacionados con la alta sociedad, los millonarios y los misterios que se generaban en los lugares más exclusivos de la ciudad, a donde solo él podía tener acceso privilegiado. Su personaje era un playboy elegante, mujeriego y siempre impecable, como mostraban en las promociones de sus capítulos

Por último teníamos la de Robert Stack, que parecía planteada como una prolongación moderna de su personaje de Elliot Ness en ‘Los Intocables’, como el editor de una revista de crímenes, mucho mas oscuro y amargado que sus dos compañeros, debido al asesinato de su mujer, ocupándose casi de forma exclusiva de investigar los asesinatos mas turbios en pura clave de cine negro.

Todos solían tener antagonista de peso en sus capítulos, ya que la formula de películas independientes era atractiva incluso para las estrellas cinematográficas que no deseaban compromisos a medio o largo plazo con una serie. Un ejemplo es el siguiente vídeo donde podemos ver al eterno William Shatner, poco después de la cancelación de ‘Star Trek’, en otro papel completamente diferente.

La rotación de las series no era regular, lo que podía significar que podían hacer dos o tres semanas seguidas un episodio de Gene Barry y luego estar un mes sin aparecer, un hecho que dependía del ritmo de producción que era mucho más rápido en los segmentos de Barry y Stack, que tenían bastantes mas episodios que los de Franciosa.

Eso era debido a la difícil personalidad de Franciosa que complicaba mucho los rodajes, con cierto resentimiento por tener que compartir el protagonismo con sus dos compañeros, cuando era la estrella inicial. Su fuerte temperamento hizo que el ambiente en la 3T se hiciera irrespirable, lo que derivó en su despido de la serie, siendo reemplazado por diferentes estrellas invitadas como Robert Culp, Peter Falk o Robert Wagner que cubrían su parte sin continuidad.

En la 3T empezaron incluso a hacer ciertos experimentos como una ficción distópica en el turno de Gene Barry denominada ‘L.A.2017’ que fue el primer formato de larga duración que le encargaron a un joven prodigio de la dirección Steven Spielberg, que les dejó tan boquiabiertos, que los estudios Universal no dudaron en contratarle para una serie de películas televisivas de donde nació su obra de culto ‘Duel’. En el siguiente vídeo pueden ver un trailer de ese extraño debut de Spielberg.


Esta serie va asociada a algunos de mis primeros recuerdos televisivos a principio de la década de los setenta, pero el formato antológico no ayuda precisamente a tener un recuerdo diáfano de las tramas y las historias, más allá de los protagonistas de turno.

Mi preferido era Tony Franciosa, por ese lado canalla que tenía, con un toque divertido y satírico a sus historias, seguido por los casos de Gene Barry por el lujo desbordante que le salía por todos los poros. En cambio siempre que hacían alguno de Robert Stack, no lo solía ver al ser historias mucho más convencionales de crímenes que ya podía ver en otras series y bastante mejor desarrolladas, debo añadir.

De esta forma, me sentaba frente al televisor y me quedaba si salían los dos que me gustaban, mientras que en cuanto veía aparecer a Robert Stack al frente de los créditos, me iba a hacer otras cosas porque incluso acabé cogiéndole manía, porque me impedía ver a mis favoritos.

Por lo que he podido ver al revisarla , el look moderno para aquella época de la serie ha aguantado bastante bien en el caso de los capítulos de Tony Franciosa, por ese punto mordaz que todavía mantiene, mientras que el lujo de Barry ha quedado completamente obsoleto y la negrura de Stack ya parecía vieja en aquella época.

Los actores: Tony Franciosa era un actor de origen italo-americano que tuvo su época de esplendor en los años sesenta, donde se estableció como un galán de segunda fila, pero que trabajaba indistintamente en cine y televisión, decantándose poco a poco hacia la pequeña pantalla. Era un actor muy expresivo de los que llenaba la pantalla con sus gestos que debían ser controlados para evitar sobreactuaciones.

franciosaSu periodista Jeff Dillon fue probablemente su mejor personaje, pero su carrera estuvo marcada por su gran irascibilidad y temperamento, que en los rodajes se trasladaba hacia cualquier trabajador, lo que le ganó una merecida reputación de difícil e incontrolable, consiguiendo  el despido de su mejor personaje.

Luego fue protagonizando series mediocres como ‘Search’ o ‘Matt Helm’, basada en la película del mismo título, para pasar a hacer bulto en las miniseries con muchas estrellas. Su estrella se fue apagando en los ochenta para desaparecer por completo en los noventa hasta su muerte en 2006 a los 77 años

Gene Barry cimentó su carrera en personajes televisivos playboys, millonarios y elegantes, que van siempre asociados a su imagen, a pesar de que en sus inicios protagonizó películas de culto como ‘La Guerra de los Mundos’, pero que no pasaban de determinados círculos minoritarios.

Su racha de personajes ‘dandys’ la inició con la serie ‘Bat Masterson’ para seguir con el ricachón caprichoso de ‘La Ley de Burke’ , para tener finalmente su millonario Glen Howard en esta serie.

gene-barryTras el final de esta serie fue reduciendo su carga de trabajo, retirándose casi por completo hasta su muerte en 2009 a los 90 años

Robert Stack fue uno de los primeros actores que consiguió ser una verdadera estrella televisiva gracias a su inolvidable Elliot Ness en ‘Los Intocables’ , al que siguió casi una década después, su segundo personaje más importante el periodista Dan Farrell, que no era mi preferido precisamente en la rotación.

robert-stackSu carrera posterior derivó curiosamente hacía el terreno cómico con muchas apariciones en las parodias de películas de catástrofes, hasta encontrar un trabajo estable como presentador durante quince años del programa de formato documental ‘Unsolved mysteries’  que presentaba misterios reales, incluyendo reconstrucciones de los mismos, donde se quedó hasta su muerte en 2003.

Por último mencionar a una jovencisima Susan St James que con apenas veinte años, consiguió el papel de Peggy Maxwell, la secretaria de la editorial que aparecía en todos los capítulos de Tony Franciosa y en bastantes de sus dos compañeros, aunque solo fuera en una o dos escenas, para dar un cierto sentimiento de continuidad al contenedor.

susan-saint-jamesSt James tuvo su mayor popularidad durante los setenta y ochenta, gracias a dos series como ‘El Comisario McMillan’ y ‘ Kate & Allie’ por las que consiguió entre todas un total de nueve nominaciones a mejor actriz en los Emmy, pero su única victoria fue como actriz secundaria en esta serie. Se retiró de la actuación a finales de los ochenta.

El Final :

El despido de Tony Franciosa fue el golpe de gracia que tuvo la serie, ya que a pesar de sus problemas sus episodios eran los que tenían mas audiencias, doblando casi las de sus dos compañeros, por lo que su partida fue un duro golpe en ese aspecto, sin que la rueda de sustitutos consiguiera mantener esas cifras, por lo que la cadena NBC decidió cancelar la serie al final de su 3T, sin ningún aviso previo.

“Audacia es el Juego” fue un drama muy popular en nuestro país en el momento de su emisión, porque nos permitían soñar con lugares y ciudades muy alejadas de nuestra realidad actual y que espero haberles rememorado en nuestro baúl del recuerdo de cada viernes

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino).Hasta la próxima

Lorenzo Mejino