Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Crazy Ex-Girlfriend: Las locuras que se pueden hacer por amor

En este mundo donde todos tendemos a etiquetar y clasificar todas las cosas, incluyendo las series, de vez en cuando aparece alguna cosa que es completamente inclasificable creando su propia categoría, que será la nueva referencia para las series que se inspiren en ella posteriormente, como ha sido el caso de ‘Crazy Ex-Girlfriend’, una alocada comedia musical que ha roto todos los esquemas de muchas personas.

Adorada e idolatrada por los críticos estadounidenses más influyentes e ignorada por la inmensa mayoría del público, la historia de una  abogada que deja todo para cruzar el país en busca de su amor de juventud, no es para todos los públicos, por esa mezcla de comedia romántica descontrolada con números musicales inesperados, que o se adoran o se detestan.

Por estas razones tras la llegada a nuestro país de la 3T en Netflix y el anuncio de la renovación por una cuarta y última temporada, creemos que es interesante dedicar nuestro espacio del miércoles a explicar esa enorme polarización que provoca la serie, porque entiendo perfectamente porque no le pueda gustar la serie y la deteste, pero a lo mejor le puedo argumentar porque en mi caso me encanta, a pesar de sus imperfecciones y defectos.

crazeexgirlfriendFicha: Crazy Ex-Girlfriend 44+ 40 min    Oct 2015- CW (USA) -Netflix (E)

Sinopsis: Rebecca Bunch es una joven abogada que tras estudiar en Harvard y Yale, trabaja como una mula en un importante bufete neoyorquino. En cambio en el aspecto personal, Rebecca es bastante inestable con episodios de ansiedad y depresión, además de ser muy proclive a tomar decisiones impetuosas e impulsivas.

Tras encontrarse por casualidad en las calles de Nueva York a Josh, un amor adolescente que tuvo en un campamento de verano sin ser correspondido, decide dejar absolutamente todo para trasladarse a West Covina un suburbio alejado de Los Ángeles, para seguir su impulso e intentar conquistar a Josh, que por cierto tiene una novia estable.

Rebecca encuentra trabajo en un bufete local, muy inferior a su puesto anterior, pero que le sirve para tener una tapadera para intentar conquistar a Josh, lo que se convierte en su verdadera obsesión, urdiendo toda serie de planes e historias para ganarse su amor.

El inicio: Aline Brosh-McKenna era una guionista cinematográfica de cierto éxito tras escribir ‘El Diablo lleva Prada’ , ’27 Vestidos’ y ‘ Morning Glory’ todas ellas con un estilo de comedia romántica que era su especialidad.

Un día vagueando, encontró en Youtube un vídeo de Rachel Bloom, una joven artista que promocionaba su trabajo, grabando vídeos musicales con unas letras punzantes y satíricas que le llamaron enormemente la atención y empezó a devorar todos los trabajos de Rachel Bloom, como el del siguiente vídeo

A través de su agente, consiguió que la cadena CBS montara una reunión oficial para presentarle a Rachel Bloom y hablar de una futura colaboración, para crear una comedía basada en ella, por las grandes posibilidades que le veía como futura estrella.

poses in the press room during the 73rd Annual Golden Globe Awards held at the Beverly Hilton Hotel on January 10, 2016 in Beverly Hills, California.

El primer encuentro fue como un verdadero flechazo entre ambas y empezaron a pensar ideas basadas en el concepto de comedia musical que era donde destacaba el talento de Rachel Bloom.

Tras descartar ideas como la típica de la aspirante a triunfar en Broadway para poder meter las canciones, finalmente decidieron romper con todo y aprovecharse del personaje que hemos visto en el vídeo anterior que había creado Bloom sobre una ex-novia obsesionada con su amor perdido.

Ambas escribieron un piloto de media hora para la cadena Showtime, filial de la CBS, donde en principio podían tener más libertad para soltar palabrotas e incluso introducir desnudos, como les presionaba la cadena. Tras escribir y rodar el piloto, Showtime, no quedó nada convencida del resultado como comedia musical y decidieron pasar del tema.

La sorpresa vino, cuando apareció otra filial de la CBS, la cadena CW para recuperar la serie pero con bastantes cambios, empezando por la duración que debía ser más larga hasta llegar a los 40 minutos habituales en los dramas y blanqueando mucho el tono inicial de drama oscuro que tenía el primer piloto, haciendo todo más alegre y cantarín, para captar al público habitual de su cadena.

Sus avances en forma de trailer despertaron muchísima curiosidad entre la crítica especializada por un formato tan original y rompedor, pero del que dudaban que tuviera un largo recorrido. El primer trailer era un numero musical del piloto que narraba la llegada ilusionada de Rachel, al agujero social que es el suburbio de West Covina, en un precioso contraste con su vida neoyorquina.

A pesar de las grandes críticas cosechadas, la verdad es que tuvo desde el principio unas audiencias minúsculas, pero el hecho de ganar el Globo de Oro a la mejor actriz ese mismo año, le daba un prestigio y una fama a la cadena CW que no tenía con ninguna otra de sus series, por lo que siguieron apostando por ella.

La trama: ‘Crazy Ex-Girlfriend’ tiene su mayor influencia en el cine musical de los años cincuenta, donde teníamos por un lado la trama principal de la historia, que era interrumpida de forma inopinada por números musicales donde los actores se arrancaban a cantar sin tener ninguna continuidad dramática con las partes habladas.

El hilo conductor es la obsesión de Rachel por conseguir esa utopía idealizada que es su amor desbocado por Josh, que como mandan los cánones no es correspondido. Eso nos lleva directamente a la trama subyacente de toda la serie como es el estado mental de Rachel, que se establece desde el ‘crazy’ del propio título, pero con un diagnóstico bastante complicado.

Ese descontrol absoluto de Rachel en determinados momentos, desemboca en unos líos increíbles, donde se pone en ridículo con una enorme celeridad, despertando una cierta empatía hacia una abogada tan brillante en lo profesional, como inútil en todos los aspectos personales y empáticos, como un niña encaprichada con tener a Josh y nada ni nadie se lo va a impedir, con un tono jocoso que dejan clarísimo en los enloquecidos títulos de crédito.

Rachel tiene dos entornos que intentan ayudarla a controlarse, aunque con escaso éxito, pero que en el fondo la quieren y la aprecian, en especial su compañera de trabajo Paula ( der) que se convierte en su nueva mejor amiga y cómplice en algunos de sus planes y siguiendo con su nuevo jefe Darryl ( segundo izq) tan buena persona como abogado inepto.

destacadaEn su entorno personal cuenta con Heather ( izq)una vecina que es una eterna estudiante, que va absolutamente por libre, que poco a poco se va convirtiendo en el mejor personaje de la serie, mientras que en el apartado amoroso debido a su obsesión de Josh ( seg der), Rebecca conoce a su mejor amigo, un camarero llamado Greg ( sentado), con el que se empieza a establecer un extraño triangulo amoroso, alimentado por escenas musicales como la siguiente, deudoras de los mejores Fred Astaire y Ginger Rogers.

Pronto empezaron a destacar los espectaculares números musicales, donde las letras punzantes y sarcásticas que escribía Rachel Bloom tenían el excelente contrapunto de los arreglos musicales de Adam Schlesinger (foto,  ganador previo de un Tony y un Emmy) capaz de componer en casi todos los estilos musicales para dar rienda suelta a las fantasías de Rebecca Bunch.

Generated by IJG JPEG Library

Esa capacidad de Schlesinger para adaptar esas letras al estilo más conveniente, tienen su mejor exponente en esta fabulosa batalla de rap entre Rebecca y una abogada rival, en el ámbito laboral, en uno de los mejores números musicales de la serie.

Al principio el personaje de Rebecca acaparaba casi todos los números musicales, aunque a veces era acompañada por algún secundario, pero poco a poco, estos fueron ganado en importancia, hasta protagonizar sus propios números, con un especial énfasis en la enorme Donne Lynne Champlin que interpretaba a su mejor amiga Paula, que hizo números tan memorables como esta descripción desternillante del milagro del nacimiento de un niño.

El personaje de Rebecca iba evolucionando en su nuevo entorno, aunque sin progresar mucho en su relación con Josh, hasta llegar al momento álgido de la 1T, una canción interpretada en solitario, que es una confesión cantada de todos sus errores y fallos que ha cometido desde su traslado, como una especie de autoflagelación musical que pone la piel de gallina.

El principal agujero negro de la serie y la causa de su irregularidad principal era el personaje de Josh, del que era imposible encontrarle ningún motivo para que una persona tan brillante como Rebecca pudiera beber los vientos por semejante mastuerzo, con el actor encargado de darle vida, como parte importante del desaguisado. Incluso sus números musicales en solitario eran los peores de la serie y de largo, como pueden comprobar en el siguiente vídeo, que en mi opinión es el peor del casi centenar que se han visto en la serie.

En cambio cuando aparecía como apoyo de Rebecca y demostraba sus dotes como bailarín, el resultado puede ser tan brillante como el que considero como el mejor numero musical de toda la serie, tanto en letra como en música, una enorme parodia del ‘Soul Train’ de los años setenta denominada ‘We´ll never have problems again’.

En la versión española, en una decisión arriesgada, han optado por doblar hasta las canciones, porque sus letras son básicas en el desarrollo de las historias, pero no he querido ni verlas, por lo que no puedo opinar sobre su posible calidad, pero lo poco que he escuchado no me ha invitado a seguir haciéndolo.

Creo que ha quedado evidente que en mi opinión los números musicales son de lo mejor que se ha hecho en televisión, sobre todo por su variedad y mezcla de estilos y es la razón principal para ver la serie. Desde el principio tuve la sensación que habría funcionado mejor en el formato inicial de 30 minutos con los mismos números musicales, porque las historias en el mundo real de Rebecca se descontrolaban con demasiada frecuencia, en especial cuando Josh aparecía por ahí.

Otro enorme punto a su favor es el tratamiento de la enfermedad mental de Rebecca desde un angulo diferente y menos dramático de lo habitual, así como su capacidad de captar y plasmar en canciones, los temas de actualidad más candentes como han hecho esta 3T , en pleno escándalo sexual de Harvey Weinstein y la eclosión del movimiento #MeToo, donde se sacaron de la manga este brillante numero reivindicativo con las actrices principales del reparto.


Soy consciente de que a mucha gente, ‘Crazy Ex-Girlfriend’ le parece demasiado liviana e incluso superficial por la forma irreverente y frivola  en que mezcla comedia y música, pero en eso estriba precisamente su máxima virtud, porque en el fondo muchas veces trata de temas muy serios bajo esa patena de alegría y divertimento.

En mi caso, se ha convertido en uno de mis placeres más disfrutables, pero que no recomiendo a casi nadie que no conozca muy bien sus gustos, porque puede ser incluso contraproducente, por lo que en estos casos mi consejo es que la prueben y decidan si les encaja sin ningún compromiso previo, porque o les va a encantar o la dejaran a la segunda canción.

Los actores:

Rachel Bloom es la primera persona de la generación YouTube que ha conseguido dar el salto a la televisión generalista con éxito, puesto que sus primeros pasos tras finalizar sus estudios en Nueva York fueron vídeos musicales con letras mordaces que le proporcionaron una enorme popularidad en la red, como  paso previo  a hacer de guionista en programas de humor como ‘Robot Chicken’ o ‘Allen Gregory’ , pero fue su encuentro con Aline Brosh-McKenna lo que cambio su vida profesional.

rachel-bloomTras el complicado parto de la serie tras su paso por dos cadenas, desde los primeros momentos con Rachel Bloom quedaba claro que había nacido una estrella televisiva, con un gran talento y unas enormes dotes musicales, valiente hasta el punto de introducir sus propios problemas personales mentales como parte integrante de su personaje para visibilizar a ese colectivo y a esas enfermedades.

Su victoria en los Globos de Oro como mejor actriz de comedia el mismo año de su estreno era el mejor reconocimiento para una actriz inteligente y brillante que da toda una lección de saber hacer en todo tipo de coreografías y haciendo creíble a una persona completamente alocada y capaz de cualquier cosa y lo que es más importante hacernos empatizar con ella y sus locuras.

El principal problema de la serie es la presencia del actor de origen filipino, Vincent Rodriguez III, como Josh la persona que tiene obsesionada a Rebecca, porque Rodríguez , un magnifico bailarín formado durante muchos años en el teatro musical, en su debut como actor no da la talla, con una expresión perpetua de alelado y tonto del bote que hace incomprensible que alguien como Rebecca pueda dejar todo por semejante mastuerzo en todos los sentidos, con una pésima interpretación del pobre bailarín metido a actor.

Crazy Ex Girlfriend -- "When Will Josh and His Friend Leave Me Alone?" -- Image Number: CEG204c_0006.jpg -- Pictured (L-R): Santino Fontana as Greg and Vincent Rodriguez III as Josh -- Photo: Robert Voets/The CW -- ©2016 The CW Network, LLC All Rights Reserved.

La comparación es más sangrante cuando entra en escena con el gran actor que es Santino Fontana ( izq), que interpreta a su mejor amigo Greg, que empieza a tirarles los tejos a Rebecca, sin mucha suerte al principio, cuando todo el mundo, yo incluido, tenía muy claro que tanto el actor como el personaje era muchísimo mejor partido que el  tontolabas de Josh.

Fontana es otro producto de Broadway y sus musicales, donde se ha convertido en un actor de prestigio, tanto es así que tuvo que abandonar su personaje en la serie para poder protagonizar el musical de ‘Tootsie’, debido a que solo le habían contratado por una temporada, porque no se esperaban que su personaje y el actor se convirtieran en tan populares.

Descubrir a una actriz tan buena como Donna Lynne Champlin a sus cuarenta y cinco años es una de las grandes sorpresas de la serie, de las que nos hace preguntarnos como a semejante actriz no la habíamos visto casi nunca en las pantallas, sin dejarle salir de las tablas de Broadway donde ha hecho toda su carrera.

donna-lynne-champlinSu personaje de Paula, la mejor amiga y apoyo principal de Rebecca, lo interpreta con una calidez y un cariño insuperables como la persona presta a ayudar a todo el mundo, ademas de ser una crack en sus numero musicales en solitario, que son de lo mejor de la serie, gracias a su capacidad para trasmitir cantando y bailando.

La gran revelación de la serie y mi personaje favorito es la impredecible y displicente vecina Heather, que interpreta una debutante absoluta como Vella Lovell, que roba todas y cada una de las escenas en que aparece con unas frases cortantes y punzantes que solo los grandes secundarios pueden interpretar con la convicción de Vella Lovell, cuyo personaje, algo marginal al principio, ha ido mejorando y evolucionando a cada temporada hasta hacerse imprescindible en la coralidad de la serie.

Su gran interpretación ya le ha permitido dar el salto al cine como secundaria en una de las sorpresas de la temporada ‘The Big Sick’, donde confirma todas esas buenas sensaciones en otro papel diferente.

vella-lovell-pete-gardner-2-shotOtra pieza importante es Pete Gardner que interpreta al voluntarioso y bastante inepto jefe de Rebecca, Darryl WhiteFeather, otro de los personajes adorables del entorno de Rebecca. La carrera de Gardner se ha centrado en el teatro de improvisación en Chicago, donde ha sido mentor de gente como Tina Fey o Amy Poehler, lo que iba alternando con minúsculos papeles de una o dos frases en multitud de series televisivas, hasta que le ha llegado su gran oportunidad que está aprovechando al máximo con una interpretación adorable de alguien que es mucho mejor persona que abogado, lo que no suele ser habitual en las pantallas.

Epilogo :
Sus minúsculas audiencias no impiden que la vayan renovando cada temporada, como ha suceidod recientemente con el anunciio de la  4T que será la última, para finalizar la historia mental de Rebecca que quedó en un punto más que interesante al final de la 3T.

‘Crazy Ex-Girlfriend’ es una serie mucho mas valorada por la gente que miramos muchísima televisión, por la originalidad y el enfoque diferente que nos hace dejar de lado sus fallos e irregularidades a cambio de ofrecernos de vez en cuando unos números musicales impresionantes que son siempre de lo mejor de la temporada televisiva.

Capaz de reírse de su propia sombra, el ejemplo final lo tienen en el último vídeo del artículo que muestra la reinventada cabecera de la 2T en un claro homenaje a Marilyn Monroe y el musical clásico de Broadway.

Supongo que con toda la información que les he proporcionado, pueden tener bastante claro si ‘Crazy Ex-Girlfriend’ puede convertirse en una de sus series de compañía, en caso de duda solo tienen que probarlo en Netflix, porque lo van a descubrir rápidamente y a lo mejor les puedo dar la bienvenida a mi club particular de seguidores de la serie.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Temas

Adam Schlesinger, Aline Brosh-McKenna, Crazy Ex-Girlfriend, Donna Lynne Champlin, Pete Gardner, Rachel Bloom, Santino Fontana, Vella Lovell, Vincent Rodriguez III

Propuestas para su menú televisivo

Sobre el autor

Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de ver la televisión. Series para gourmets nace con la pretension de ayudar a personalizar su menú televisivo en lo que hace referencia a las series de TV. Analizaremos series actuales, novedades, pequeñas joyas olvidadas y series clásicas dando nuestra opinión personal sobre el nuevo formato de oro del siglo XXI.

abril 2018
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30