Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Las Chicas de Hoy en Día: Una de las grandes comedias españolas de siempre.

Generalmente el artículo semanal que me crea más problemas para elegir suele ser el de la serie del pasado que comento cada viernes, porque al no estar ligadas a la actualidad, tengo que aprovechar cualquier circunstancia que me las traiga de nuevo a la cabeza.

Los orígenes pueden ser de lo más diverso pero jamás me había venido la idea como en esta ocasión, cuando en el transcurso de una comida reciente con el director Mariano Barroso, salió el nombre de ‘Las Chicas de Hoy en Día’ por lo que ambos, en una especie de resorte automático, empezamos a cantar al unísono la sintonía de la serie, ante la atónita mirada del tercer comensal, el actor Jesús Carroza, que aducía que solo tenía tres años en el momento de su estreno.

El hecho de que dos personas que se habían conocido ese mismo día, compartieran ese fuerte recuerdo común, casi treinta años después, junto con las anécdotas que Mariano Barroso me contó de su debut como director televisivo en esa serie, me allanó el camino para dedicar el artículo que se merece a una serie diferente en su época, de la que estoy seguro que ya están canturreando la sintonía de marras desde este mismo instante y  de paso aprovechar para darla a conocer a las jóvenes generaciones.

chicas-de-hoy-en-diaFicha: La Chicas de Hoy en Día 26 episodios 25 min.    Cadena: Sep 1991- Mar 1992 la 2 (E)

Sinopsis:  Dos jóvenes actrices,  la barcelonesa Nuri y la sevillana Charo, llegan a Madrid llenas de ilusiones y compartiendo la aspiración de triunfar en el mundo del espectáculo.

A pesar de tener personalidades y caracteres muy diferentes, ambas hacen grandes migas desde el principio y deciden compartir piso, mientras intentan abrirse camino entre la jungla de las audiciones y las pruebas para conseguir triunfar como actrices. El camino no es fácil y deben hacer todo tipo de trabajos mientras persiguen su sueño para poder sobrevivir en el Madrid de principios de los noventa.

El inicio: El director Fernando Colomo tiene una carrera de lo más curiosa  al entrar en la Escuela de Cine, tras haber finalizado los estudios de arquitectura, para desarrollar su verdadera pasión que pasaba más por el celuloide que por el ladrillo. En 1977 debutó como director con ‘Tigres de Papel’ que fue un enorme éxito para un director debutante, pero su confirmación llegó tras el éxito de su segundo largometraje ‘Que hace una chica como tú en un sitio como éste’.

Durante los años ochenta Colomo se consolidó como el mayor exponente del brazo armado cinematográfico de la movida madrileña, con una prolífica producción de comedias con trasfondo social, que es el genero donde se mueve como pez en el agua.

Colomo siempre ha sido una persona muy inquieta y a principios de los años noventa consiguió convencer a los ejecutivos de Televisión Española, para realizar un proyecto televisivo que le rondaba durante años en la cabeza, como era una comedia corta sobre dos chicas ajenas a la movida madrileña que se meten en ese mundo desde una perspectiva externa.

colomoNi que decir tiene que la idea de tener a un prestigioso director cinematográfico como Fernando Colomo, haciendo una serie para TVE, era un tren al que la televisión pública se tenía que subir en marcha, aprobando su proyecto para esa comedia con un formato diferente a todo lo que se había hecho hasta la época.

Colomo ejerció de verdadero showrunner de la serie, antes de que se inventase la palabra, controlando todos los aspectos de la serie, desde la escritura de guiones que realizaba a seis manos, junto con el guionista pata negra que siempre ha sido Joaquin Oristrell con el que había escrito ‘Bajarse al Moro’  y con  Pedro Febrero como tercera pata de la parte de escritura. Colomo se reservó la dirección de la mayoría de los capítulos, supervisando al resto de directores de la serie.

La serie se estrenó con bastante expectación en Septiembre de 1991, pero en la segunda cadena de TVE, en una estrategia para relanzar ese canal para atraer a la gente más joven frente a la primera cadena mucho más generalista.

El primer vídeo no podía ser  otro que la celebérrima sintonía de esas que se engancha a la primera, cantada por las dos actrices principales Carmen Conesa y Diana Peñalver, que es toda una declaración de intenciones de lo que iba a ser la serie

La trama: Hemos comentado en el apartado anterior que Fernando Colomo ejercía de showrunner antes de inventarse el concepto, por lo que no nos debe extrañar que el tono de la serie entrara claramente dentro del terreno de la dramedía, sin saber que eso existía.

Nuestras dos protagonistas siguen el esquema habitual de que los polos opuestos se atraen, por lo que teníamos a la catalana Nuri Rocamora, una pija sofisticada, culta y refinada que necesita orden en su vida, mientras que Charo Baena era una extrovertida sevillana, impulsiva y muy divertida. Pero las circunstancias de encontrarse en una ciudad nueva y extraña para ellas y alejadas de sus entornos habituales, les obligaba a apoyarse mutuamente para intentar sacar la cabeza en su precaria situación.

El primer capítulo de la serie donde ambas se conocen a las puertas de un teatro donde ni les han dejado entrar a una audición es una muestra de las dificultades a las que se van a enfrentar.

Ambas son presentadas como dos perdedoras en muchas cosas, con todos sus planes para triunfar que les salen fatal, lo que les obliga a meterse en trabajos muy por debajo de sus aspiraciones, mientras que tienen que ir espantando a los moscones y pretendientes que intentan disuadirlas de esas ideas de triunfar, para convertirlas en algo más convencional y menos independiente.

Entre todos estos personajes masculinos, el más destacado era sin duda alguna el de Julián, el hijo de la casera que se enamora locamente de Nuri, con un personaje de esos que ahora conocemos como pagafantas, al que interpretaba con su solvencia habitual, un joven Juan Echanove.

Cada episodio estaba dedicado a un aspecto determinado de los problemas que se encuentran las dos chicas en Madrid, siempre con el hilo conductor de la búsqueda de su triunfo pero no dudaban en tratar nada habituales en la televisión española de la época y mucho menos con dos protagonistas femeninas independientes.

De esta manera teníamos episodios que hablaban del tema de las violaciones y acoso en general, de las exclusivas, de las dietas o de los engaños y timos que sufrían Nuri y Charo en un magnifico retrato del Madrid de principios de los noventa.

En cada episodio teníamos momentos que sufríamos por las dificultades que tenían ambas para tirar adelante, junto con escenas en las que nos reíamos a mandíbula batiente, por sus continuas peleas y discusiones en las que nunca llegaba la sangre al rio, pero que  proporcionaban grandes momentos cómicos.

Poco a poco, nuestras chicas iban progresando, hasta llegar al momento clave de la serie, que es cuando por una serie de circunstancias ambas viajan a Nueva York para perseguir una oportunidad en la gran manzana, llevando la producción a esa ciudad para grabar diversos episodios . En esa tanda neoyorquina debutó como director televisivo Mariano Barroso, que tras estudiar cine en los EEUU se ganaba muy bien la vida como director publicitario, lo que compaginaba con algunos cortos que llamaron la atención de Fernando Colomo, que no dudó en ofrecerle su primera gran oportunidad como director.

En el vídeo siguiente pueden ver el episodio de la llegada de ambas chicas a Nueva York, donde se reproducía a grandes rasgos pero multiplicado por diez, las sensaciones ilusionantes de enfrentarse a algo desconocido, en un episodio dirigido por Fernando Colomo, antes de pasar la batuta a su nuevo discípulo.

Lo primero que sorprendía de ‘Las Chicas de Hoy en Día’ era su excelente factura técnica con un rodaje cinematográfico con abundantes escenas en exteriores, que le daban una alegría y frescura muy alejada de las comedias acartonadas que veíamos habitualmente.

Otro enorme punto a su favor era su corta duración, siempre por debajo de la media hora para intentar equipararse al formato americano, lo que le proporcionaba un ritmo trepidante con muchos gags e historias entrelazadas que se cerraban a toda velocidad, un tema que hasta hace poco era imposible ver de nuevo con nuestras comedias de setenta minutos únicas en el mundo.

Personalmente ‘Las Chicas de Hoy en Día’ es una comedia que recuerdo con un gran cariño, porque era completamente diferente a todo lo que se veía en nuestra televisión nacional, con dos actrices jóvenes ideales para esos personajes y que vistas con ojos actuales desde el punto de vista narrativo no tiene nada que envidiar a muchas comedias actuales.

Lógicamente desde el punto de vista estético, el tiempo le ha pasado bastante más factura tanto desde el punto de vista estilístico con esa moda de los noventa que no ha sobrevivido muy bien al paso del tiempo, como desde el punto de vista de la imagen, por los enormes saltos de calidad de reproducción y grabación que van a sorprender al que no haya visto este tipo de series más antiguas.

De todas formas me ha encantado poder compartir mis memorias de una serie que está  en un olvido mucho mayor del que se merece, más en tiempos actuales donde una simple revisión de la serie, nos muestra que hay aspectos feministas de plena actualidad que ya eran abordados sin tapujos en una serie española, hace veinticinco años.

Los actores:

Carmen Conesa es una actriz barcelonesa que empezó su carrera en los teatros catalanes durante la década de los ochenta y haciendo papeles pequeñitos en películas como ‘El Caballero del Dragón’ dirigida por Fernando Colomo, pero sin conseguir dar el espaldarazo,  hasta que le llegó  el papel de la pija catalana Nuri, que era el personaje ideal en todos los aspectos para Carmen Conesa.

De hecho la misma actriz ha comentado que los guionistas le grababan anécdotas de su vida como actriz aspirante para incorporarlas a los guiones como parte integrante de las tramas y lo cierto es que hizo el personaje de su vida y se notaba en cada escena.

conesaTras la serie ha tenido sus mejores momentos en las tablas teatrales, donde ha interpretado numerosos personajes en todo tipo de obras, mientras que ha seguido apareciendo en series y películas o presentando programas televisivos, pero sin conseguir reeditar el éxito a nivel popular que tuvo con su Nuri Rocamora, por el que sigue siendo recordada.

Su compañera en la ficción, la sevillana Diana Peñalver tuvo unos inicios similares de su carrera con muchas obras teatrales y pequeños secundarios allí donde la llamaban, hasta que el personaje de Charo Baena la hizo enormemente popular en el momento de emisión de la serie.

penalverDiana aprovechó perfectamente esa oportunidad al principio, al protagonizar una de las primeras películas del famoso director neozelandés Peter Jackson, el film de culto ‘Braindead’, elegida por el propio director tras verla en ‘El Año de las Luces’ de Fernando Trueba en el festival de Cannes, dándole el personaje de la misteriosa gitana Paquita.

Poco a poco su estrella se fue apagando, por lo que se refugió en las tablas teatrales para ir enlazando obras de prestigio, que va alternando con pequeños papeles televisivos, aunque en su caso tiene esos dos personajes como definitorios de su carrera, como en el caso de su compañera.

El tercer personaje en discordia era Julián, el pagafantas que perseguía a Nuri de la que estaba locamente enamorado y que recibía mas calabazas que los concursantes del ‘1.2.3…’ de la época. En la foto pueden ver a Echanove con su madre en la ficción Rafaela que interpretaba una gran actriz como Maria Luisa Ponte.

echanoveEchanove es un actor fundamental para conocer la evolución del cine y la televisión española, desde sus primeros personajes tanto en cine con ‘ La Noche más hermosa’ o ‘Bajarse al Moro’ del propio Colomo, junto con su participación en una gran serie como ‘Turno de Oficio’ a la que siguió poco después el pobre Julián, el arquetípico pretendiente despechado.

Su carrera es impresionante tanto en cine como en televisión, con papeles importantes como secundario en series como ‘Cuéntame’ , para ir decantándose últimamente hacia el terreno de las series documentales gastronómicas, donde viaja por muchos lugares en programas como ‘Un país para comérselo’ o ‘El tren de la buena vida’ donde hace apología del buen comer y mejor beber

El final :

La serie solo tuvo una temporada de 26 episodios, pero viendo el final que le dieron a la misma, siempre tuve la sensación de que Fernando Colomo la había planteado de esa manera, supongo que para no cerrarse las puertas de su vuelta al cine, sin demasiado interés en seguir prolongando las historias de Nuri y Charo.

La última escena de la serie que se cierra con una gran fiesta donde no es difícil comprobar lo bien que se lo ha pasado todo el mundo participando en la serie, rezumaba alegría por los cuatro costados, para cerrar por  todo lo alto una gran comedia, como pueden comprobar en el vídeo de este último capítulo.

Hoy hemos tenido el placer de recordar a ‘Las Chicas de Hoy en Día’ una de las series mas importantes que ha tenido nuestro país en el terreno de la comedía y que hemos querido rescatar de la injusta postergación en la que se encuentra, aunque solo sea para volver a meterles la música de su sintonía durante el fin de la semana. Solo les ruego que no me lo tengan demasiado en cuenta.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Temas

Carmen Conesa, Diana Peñalver, Fernando Colomo, Juan Echanove, Las Chicas de Hoy en Dia