Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Los Caballeros de Houston ( Houston Knights): una descarada copia texana de ‘Miami Vice’ .

Las cadenas televisivas nunca se ha cortado un pelo para replicar por todo el morro, las fórmulas de éxito de otras cadenas buscando atraer esas audiencias con productos de características similares hechas por encargo directo y específico como es el caso de ‘Los Caballeros de Houston’ que es como se estrenó en nuestro país el original ‘Houston Knights’.

En este caso la copia descarada fue del megáexito ochentero que fue ‘Corrupción en Miami’, pero cambiando la soleada Florida por las hondas raíces texanas de Houston, pero manteniendo la pareja principal de detectives guaperas y de estilos contrapuestos en su lucha sin cuartel contra el crimen con numerosas peleas, persecuciones y escenas de acción.

Ni la elección como protagonistas de dos fugaces estrellas cinematográficas en pleno declive como Michael Paré ( Calles de Fuego) y Michael Beck ( The Warriors) , cuyos mejores trabajos son obra del mismo director cinematográfico, el gran Walter Hill, consiguió salvarla, por lo que apenas tuvo una corta vida de dos temporadas que les vamos a recordar a continuación.

houstonknights2Ficha: Los Caballeros de Houston (Houston Knights) 31 episodios.   Mar 1987- May 1988 .  Cadena: CBS (USA) / la 1 /Autonómicas (E)

Sinopsis:  Joey LaFlamma es un sofisticado y elegante detective de Chicago que tras matar en un operación policial  a un jefe mafioso, es transferido a Houston por su propia seguridad al haberle sido puesto precio a su cabeza por la familia del finado.

En la ciudad texana se le asigna como compañero a Le Von Lundy un texano de pura cepa, con el que se pelea a puño descubierto nada más conocerse, como muestra de sus dos personalidades tan contrapuestas, pero que poco a poco empiezan a congeniar y a hacerse grandes colegas.

El inicio:

Jay Bernstein ha sido uno de los agentes más poderosos de Hollywood, que decidió a mediados de los años setenta, aumentar su negocio entrando en la producción de series y películas, como otro medio para asegurar trabajo a sus clientes de forma directa y sin intermediarios.

Tras producir dos series de cierto éxito ‘Traedlos vivos’ y sobre todo ‘Mike Hammer’ , recibió la llamada de la CBS para crear algo en la estela de ‘Miami Vice’ que triunfaba en la cadena rival NBC.

Bernstein pensó rápidamente en un guionista cinematográfico bastante reputado como era Michael P. Butler el escritor de confianza de Clint Eastwood, para el que escribió ‘Ruta Suicida’ y ‘ El Jinete Pálido’ , pero sobre todo porque había estrenado una película ‘Flashpoint’ sobre dos jóvenes Rangers texanos que se encuentran un tesoro.

Butler empezó a trabajar con ese encargo de hacer una especie de ‘Corrupción de Miami ‘ en Texas, inspirada en su propia película y escribió el piloto que fue rodado sin mucho entusiasmo por la CBS, que esperaba tenerlo para su temporada otoñal de 1986.

Con el piloto rodado, Jay Bernstein y la cadena CBS hicieron grandes cambios despidiendo de forma fulminante a su creador Michael Butler y a casi todos los secundarios dejando intocable únicamente al dúo protagonista, retrasando el estreno hasta mitad de temporada.

Bernstein iba supervisando desde lejos una rueda giratoria de guionistas y directores jornaleros, que iban escribiendo capítulos sueltos sin apenas control ni continuidad, confiando exclusivamente en la atracción de sus dos actores principales, Michael Beck y Michael Paré

parejaEl disparate fue tan grande que su estreno consistió en dos episodios, el piloto original y el segundo episodio, con todos esos cambios en el reparto sin explicación alguna, por lo que la sensación que dejaba esa primera entrega de que no había nadie al timón, no es precisamente la mejor que puede generar una serie en su primera toma de contacto con los espectadores. Sus críticas fueron demoledoras por el lío que se habían montado, de las que nunca se recuperaron.

La trama: ‘Los Caballeros de Houston’ sigue el manual de las series de las parejas de detectives que no tienen casi nada en común pero que se hacen grandes amigos. En este caso el recién llegado es Joey LaFiamma un sofisticado detective amante del lujo y de la buena vida que al ser trasladado desde Chicago por ese problema con la mafia, choca frontalmente con los modos y costumbres texanas mas bien bastorras y brutotas de su nuevo compañero Le Von Lundy.

Esa contraposición de estilos quedaba a las claras desde la larga introducción de la serie con una sintonía bastante reposada con toques de blues y de jazz, poco habitual en esa época.

Ambos detectives arrastran sus propias mochilas personales en forma de muertes inexplicadas de dos personas muy cercanas a ellos, el compañero en acto de servicio en el caso del policía de Chicago y el de su mujer para el policía texano que murió por una bomba que iba dirigida a su marido.

Cada  historia empezaba con un asesinato bastante violento en alguna de las primeras escenas que ponía a nuestros dos héroes en marcha para investigar, localizar y detener a los culpables. Tras varias escaramuzas intermedias todo  finalizaba en la gran traca final donde los especialistas se podían lucir de lo lindo con una gran escena de acción para atrapar al villano de turno

Entre medio, van introduciendo diálogos llenos de testosterona entre los dos machos alfa y sus diferentes visiones de la vida, un Joey impetuoso, rockero y norteño contrapuesto a Le Von, metódico, amante del country y sureño, pero que al final siempre acababan colaborando.

Para darle un toque femenino su jefa era una teniente comprensiva que les encargaba los casos y les defendía cuando se pasaban un pelín y la nota de color la daba su mejor amigo negro que regentaba un bar que siempre viene bien para comentar la jugada y refrescar el gaznate entre caso y caso.

El principal rasgo diferencial externo eran sus dos vehículos,  con el contraste que suponía el deportivo Shelby Cobra que llevaba el detective de Chicago, con la camioneta ‘pickup’ del texano, pero por lo demás, los casos se veían venir a kilómetros de distancia y ya daban sensación de ‘deja vu’ hace treinta años.

Además otro problema grave es que la ciudad de Houston, donde se ubicaba, no es precisamente un destino turístico porque solo son rascacielos en medio de la nada surgidos a partir del boom petrolero del golfo de México, que no se encuentra muy lejos. La comparación con los paisajes de Miami, no dejaba en buen lugar a la calurosa y húmeda ciudad texana y si encima las historias eran mediocres podemos entender el escaso éxito que tuvo.

La pude ver en su momento cuando la estrenaron en TVE y a pesar de que me gustaban sus dos actores protagonistas por mi devoción a Walter Hill, la serie era mediocre y muy por debajo de otras de su misma época, por lo que creo que vi siete u ocho episodios y dejó de interesarme por completo lo que hacían, donde lo hacían y sobre todo cómo lo hacían.

He revisado algún capítulo para escribir el artículo y la verdad es que me ha parecido todavía peor que en mis recuerdos, en especial en lo referente a todos los secundarios y los diálogos, con las persecuciones y escenas de acción que todavía se mantienen algo en pie, pero dudo mucho que nadie la eche en falta, a no ser que fuera un amante del Shelby Cobra del protagonista.

En el siguiente vídeo pueden ver un montaje de algunas de sus mejores escenas con un fondo musical bastante interesante, el ‘Beer For My Horses’ de Toby Keith

Los actores:

Michael Paré ha tenido una carrera que se merece un biopic por ser el mejor ejemplo de alguien que ha ido hundiéndose cada vez más en la profesión hasta insospechados límites subterráneos donde todavía subsiste en la actualidad.

Su primer personaje de relevancia lo tuvo como el estudiante guaperas en ‘El Gran Héroe Americano’, pero destacó sobre todo en dos películas con fuertes componentes rockeras ‘Eddie and The Cruisers’ y en especial ‘Calles de Fuego’ en 1984. Su carrera a partir de ese momento solo fue cuesta abajo, al fracasar en taquilla, la ambiciosa ‘El Experimento Filadelfia’ y sus películas posteriores, por lo que decidió volver a la televisión en busca de recobrar su gloria

pareEl resultado fue nefasto, porque Paré siempre ha destacado más por guaperas que por actor e incluso en algo tan nimio como ‘Houston Knights’ le costaba expresar algún sentimiento. Al cancelar la serie, empezó a centrarse en hacer innumerables películas cutres de acción o terror de serie B,C o D de las que iban directamente a las estanterías de las extintas tiendas de video, para convertirse en un ídolo de masas en lugares como Nigeria o Bangla Desh, por el estilo de esas películas que sigue haciendo a ritmo de varias al año, con 159 créditos en Imdb, que se dice pronto, aunque personalmente solo me suenen tres o cuatro.

Michael Beck tuvo un gran inicio de carrera como su compadre Paré, al protagonizar el film de culto ‘The Warriors’ pero luego tuvo varios fracasos comerciales como la espantosa ‘Xanadú’ o ‘Megaforce’ , de los que intentó salir con el papel del detective texano en ‘Los Caballeros de Houston’ . Beck era bastante mejor actor que su compañero Paré en todos los sentidos, pero ni así la cosa acababa de funcionar.

michael-beckSu carrera posterior ha sido insignificante, dedicándose a narrar y a hacer audiolibros que por lo menos le pagan las facturas y no le vemos arrastrarse por las pantallas como a su compañero, llevando su vejez con algo más de dignidad.

El único personaje femenino de cierta relevancia fue para Robyn Douglass, una modelo que empezó su carrera artística posando para Playboy, a la que siguió un buen personaje juvenil en la película ‘El Relevo’ y un personaje en ‘Galáctica 80’ el fallido primer remake de la gran serie de ciencia-ficción.

768full-robyn-douglassEntró para sustituir a Leigh Taylor -Young la primera teniente del piloto, pero tenía muy poca relevancia en la serie, más allá de cambiar de peinados y modelitos ochenteros en las pocas escenas que salía, retirándose de la actuación poco después de la cancelación de la serie, para abrir un Bed & Breakfast en California, en una sabía decisión de futuro

El final:
La serie fue estrenada a mitad de temporada, siendo vapuleada por la crítica, pero en cambio al tener menos competencia consiguió la suficiente audiencia para pasar el corte y subir a la primera división de la temporada otoñal de 1987-1988, donde encabezaba promociones de la cadena CBS como la siguiente.

Con la mayor competencia invernal, las carencias de la serie se hicieron más patentes y se aposentó de forma permanente en la zona baja de las audiencias, por lo que fue retirada de la programación a mitad de temporada y quemados sus episodios en la temporada veraniega, sin ningún final ni nada que se le pareciera

Hoy hemos recordado ‘Los Caballeros de Houston ‘ una muy discreta serie de acción para pasar un rato delante del televisor por lo que si la vieron en su momento al volver del colegio y les ha traído buenos recuerdos, misión cumplida.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino