Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Chernobyl : los isótopos radioactivos de la burocracia soviética.

En estos tiempos con tanta oferta televisiva, la suerte y la oportunidad pueden tener una gran importancia en el destino y la relevancia de una serie como ha sucedido con ‘Chernobyl’ la auténtica sensación mediática de este primer semestre, refrendada por una lluvia de nominaciones en los Emmys  que fueron anunciadas ayer.

‘Chernobyl’ ha aprovechado a la perfección el enorme hueco mediático dejado por ‘Juegos de Tronos’ para cubrir de forma consecutiva durante cinco semanas esos espacios gracias a una historia apasionante y una producción impecable que ha servido para obsesionar de nuevo a muchas personas con una serie televisiva con un sobreanálisis y una sobreexposición que ha llegado a ser incluso contraproducente, en algunas ocasiones.

Con la perspectiva del tiempo pasado desde su emisión y con el ruido mediático atenuado por las apariciones de las mejores series del año de cada nueva semana, vamos a analizar en profundidad y con tranquilidad, una de las mejores miniseries de 2019 que ha convertido a muchas personas en verdaderos expertos en centrales nucleares y en reactores de fisión.

general-2Ficha: Chernobyl 5 ep 60m May-Jun 2019 – HBO (USA)/ Sky ( UK) – HBO (E)

Sinopsis:
En el año 1986 sucedió la mayor catástrofe nuclear de la historia al explotar uno de los reactores de la planta nuclear de Chernobyl, durante un simulacro de mantenimiento. La miniserie desarrolla las historias de las personas y las causas que causaron el desastre y las brutales consecuencias que tuvo para todas las fuerzas de emergencia que acudieron en los primeros momentos de la catástrofe, así como los esfuerzos titánicos para contener la radiación que contaminó grandes extensiones de terreno en el entorno de la central nuclear.

La historia es narrada desde la perspectiva principal de Valery Legasov, el investigador nuclear que fue el encargado por el gobierno ruso para conocer las causas y dirigir las tareas de contención del desastre nuclear.

El inicio: Craig Mazin era un guionista que empezó trabajando como un ejecutivo de marketing para los estudios Disney diseñando las campañas de lanzamiento de muchas de sus películas de los noventa. En 1997 dio el salto a guionista con una comedía alocada ‘Rocketman’ de escasa repercusión, pero le abrió las puertas para seguir escribiendo secuelas de grandes éxitos como ‘Scary Movie’ o ‘Resacón en Las Vegas’

mazinEn 2015 empezó a interesarse por la historia de la catástrofe nuclear de Chernobyl , de la que solo tenía vagos recuerdos de su infancia, llegando a obsesionarse completamente por el tema a partir de la lectura del libro de ‘Voces de Chernobyl’ de la escritora bielorrusa laureada por el Nobel, Svetlana Alexievich, buscando todo tipo de documentación para estudiar la posibilidad de hacer una miniserie.

El siguiente paso fue convencer a la productora Carolyn Strauss, que había fundado su propia productora tras haber dejado la presidencia de HBO,dejando en su legado series como ‘The Wire’ o ‘Deadwood’ . Strauss se mostró encantada con la historia que le presentaba Mazin y vendió la idea rápidamente a sus antiguos compañeros de HBO, embarcando también en el proyecto a Jane Featherstone una de las productoras británicas más poderosas desde los tiempos de ‘Life on Mars’ hasta las recientes ‘River’ o ‘The Split’, trayendo de su mano a la cadena Sky como coproductora del proyecto.

Con esas piezas financieras encajadas, Mazin se dispuso a condensar en cinco horas, la apabullante documentación e investigación que había hecho durante dos años, con el respaldo de un generoso presupuesto para reproducir la Ucrania de los años ochenta.

La última pieza del rompecabezas fue la elección del director sueco Johan Renck, a propuesta de Jane Featherstone que lo conocía de diversos proyectos con Sky. Renck es un personaje muy curioso puesto que fue un músico bastante popular en los noventa con su grupo Stakka Bo, con el que empezó a dirigir sus videos musicales que llamaron la atención rápidamente para convertirse en uno de los más cotizados del ramo. Un gran ejemplo lo tienen en su mejor canción como músico el pegadizo ‘Here We Go’

Renck dio el salto a la dirección en 2009 con ‘Downloading Nancy’ un film indie que llamó la atención de Vince Gilligan que le ofreció dirigir varios capítulos de ‘Breaking Bad’ , pasando a dirigir pilotos de series famosas como ‘Bloodlines’ o ‘Vikings’ como paso previo a dirigir una miniserie completa ‘The Last Panthers’ y llegar a ‘Chernobyl’ donde ha alcanzado su zenit.

La colaboración entre Mazin y Renck tenía como base la extrema minuciosidad que ambos ponían en la recreación de esa atmósfera lúgubre de la Unión Sovietica de 1986 y que se trasladó a todos los aspectos de la producción con un rodaje en Lituania.

mazin-renckHBO parecía que era consciente de lo que tenía entre manos, porque programó su estreno para ocupar el lugar que dejaba en su programación el final de ‘Juego de Tronos’ el domingo por la noche, una decisión arriesgada a priori que se ha demostrado un acierto brutal en todos los sentidos. El trailer de presentación ya anunciaba una miniserie muy dura y sin concesiones al espectador.

La trama: ‘Chernobyl’ deja a las claras desde su escena inicial que no va a jugar con el desconocimiento histórico del accidente nuclear, ya que en dicha inicial vemos como el protagonista se suicida dos años después de la explosión del reactor número 4.

De esta forma, su creador se puede centrar en el desarrollo de las historias de los personajes en relación a la catástrofe, huyendo de mantener una falsa tensión sobre si explotará o no. De esta forma el primer episodio nos narra de una manera quirúrgica todos los momentos previos al accidente, con las decisiones que iban tomando en la sala de control, que solo hacían que agravar el problema que desembocó en la explosión que pueden ver a continuación.

El enfoque va saltando de la propia planta nuclear a tres niveles de relación con el accidente, en primer lugar el de los directores de la planta y responsables directos políticos que solo intentan tirar pelotas fuera y minimizar los efectos para evitar que semejante ignominia como un accidente nuclear pudiera caer sobre su gloriosa URSS.

En un segundo plano, tenemos a las fuerzas de emergencia compuestas por bomberos, policías y soldados que acudieron a cumplir su deber sin los medios ni la preparación adecuadas, entrando en una trampa mortal por la enorme radiación que estaba desprendiendo el núcleo al descubierto y que dio paso a numerosos dramas personales.

En último lugar pero no menos importante tenemos a las victimas indirectas del suceso, que solo miraban lo que estaba sucediendo y recibieron lluvia radioactiva sin saber lo que les estaba cayendo y sin que las autoridades reaccionaran en el primer momento.

Ese caos, negado en primera instancia por los responsables, se les empezó a ir de las manos cuando la nube radioactiva empezó a ser detectada por los países europeos más cercanos como Alemania o Suecia y desataron todas las alarmas del gobierno soviético que envió a sus dos mejores hombres el investigador nuclear Valery Legasov y el comisario político Boris Scherbina para conocer lo que realmente había pasado y las consecuencias de la catástrofe, como muestra el siguiente video que habla del contexto histórico de la serie.

De la mano de Legasov y sus pesquisas , vamos desentrañando las causas del accidente y sobre todo las medidas necesarias para contener el problema, empezando por la creación de una gran zona de exclusión, que todavía perdura en la actualidad de casi 50 Km de diámetro, y acabando con la depuración de responsabilidades entre los causantes de la catástrofe

‘Chernobyl’ está planteado casi como un documental ficcionado, para mostrarnos a todas las personas implicadas antes, durante y después de la catástrofe, pero rodado con una tensión brutal que transmite una enorme angustia vital al espectador por el tono lúgubre, gris y sombrío que tiene la fotografía de la serie que refuerza esa sensación de desasosiego que se trasmite en todo momento al espectador.

A esa tensión ayuda también el comportamiento ‘quijotesco’ de los dos protagonistas masculinos, ayudados por una experta rusa Ulana Khomyuk, que deben luchar contra la enorme burocracia y secretismo soviético. El partido  básicamente quiere resolver el problema, pero proporcionando el mínimo de información posible a la prensa y gobiernos extranjeros, como si quisieran barrer la radiación bajo una alfombra de secretos de estado.

Esa lucha titánica entre los tres protagonistas y el ‘apparatchik’ soviético es el núcleo principal de la historia, puntuado hábilmente por los dramas personales de las familias de los supervivientes y los actos heroicos que realizaron muchas personas al entrar posteriormente en la central nuclear para conseguir solventar problemas, sabiendo, ellos si, que se enfrentaban a una muerte segura, pero que consideraban un sacrificio necesario para salvar la patria de males mayores.

‘Chernobyl’ me ha encantado principalmente por la dirección de Johan Renck, una de las mejores que he visto estos últimos años que eleva la historia escrita por Craig Mazin, de ser un relato exhaustivo con tintes documentales a un fortaleza visual que la ha hecho destacar por encima de muchas producciones de este año.

La fuerza de sus imágenes y su fotografía es brutal, con escenas tan impactantes como un plano secuencia de noventa segundos que es el tiempo que tenían los soldados para salir a un tejado lleno de restos radioactivos y retirar los que pudieran en ese escaso tiempo que es el que les proporciona seguridad frente a la radiación.

Ese paseo por el tejado, sorteando, cogiendo y tropezando con restos nucleares es de una intensidad increíble y el mejor ejemplo de esa potencia visual que el director sueco ha querido darle en todo momento a la historia.

A nivel narrativo me ha sorprendido menos porque conocía bastante bien la historia y las causas del accidente, por una visita profesional que había realizado por la zona cercana y la lectura del libro durante ese viaje. Tampoco me han descubierto muchos elementos novedosos, pero en cambio a nivel visual ‘Chernobyl’ es una verdadera maravilla en todos los sentidos.

No voy a entrar en el juego fácil de comentarles las polémicas gallináceas que surgieron  cuando la serie empezaba a ocupar todas las conversaciones seriéfilas, porque en este caso ignorarlas es lo mejor que se puede hacer para no descender a ese nivel de ignominia de personajes que solo buscan un puñado de ‘likes’.

Los actores: De casta le viene al galgo en el caso de Jared Harris ( der) , hijo del gran actor británico que fue Richard Harris, pero cuya carrera ha estado encaminada a hacer multitud de prestigiosos secundarios en el cine durante varias décadas en innumerables películas

Su salto a la popularidad lo ha dado con la televisión, con papeles recurrentes en grandes series como ‘Fringe’, ‘The Expanse’ y sobre todo ‘Mad Men’ que le valió una nominación al mejor actor secundario en los Emmy. A partir de entonces ha buscado papeles más importantes como el rey Jorge en ‘The Crown’ hasta llegar a su primer gran protagonista en la encomiable ‘The Terror’ al que ha seguido con su fabulosa interpretación de Valery Legasov, el responsable principal de arreglar el entuerto nuclear

Harris está impresionante en todos los sentidos metiéndose en la piel de ese oscuro funcionario de carrera soviético dispuesto a sacrificar todo para remediar la catástrofe que le ha tocado en suerte y que le hace un favorito en todas las quinielas a mejor actor en miniseries y con varios cuerpos de ventaja sobre sus adversarios.

harris-skarsgardEs difícil darle una réplica al nivel que tiene Jared Harris pero el veterano actor sueco Stefan  Skarsgård ( izq) , lo consigue como la persona del aparato soviético que debe controlar los daños políticos pero que una vez sobre el terreno, comprende que la magnitud de la tragedia impide cualquier control político de daños y decide apoyar en todo a Legasov en su propuestas de remediación de la tragedia.

Padre de una conocida saga de actores, Stellan Skarsgård se mueve como pez en el agua en este tipo de personajes oscuros y autoritarios, desde sus numerosas apariciones en las películas de Lars Van Trier, como en memorables personajes como el capitán ruso de ‘La Caza del Octubre Rojo’ , en comedías como ‘Mamma Mia’ o como el Dr Selvig en las películas del universo Marvel

El creador Craig Mazin ha declarado que escribió los tres personajes principales con tres actores y actrices en mente y tuvo la enorme de que los tres fueron los que aceptaron hacer el personaje cuando les fue ofrecido.

Emily Watson fue la actriz que tenía en mente al diseñar el personaje de Ulana Khomyuk, que no existió en la realidad, sino que es una amalgama de diversos científicos nucleares que colaboraron con el dúo protagonista desde el punto de vista de investigación física de las causas. Ese origen le ha perjudicado un poco al personaje, peor definido que sus dos compañeros masculinos, pero por suerte Emma Watson esta maravillosa para tapar esos defectos de desarrollo que no tienen los personajes basados en gente real.

emily-watsonWatson tuvo un inicio de carrera fulgurante con dos nominaciones al Oscar por dos de sus primeros trabajos ‘Rompiendo Las Olas’ de Lars Von Trier y como una violoncelista en ‘Jackie y Harrie’ que le dieron un status del que nunca ha descendido hasta la actualidad, donde destaca especialmente en las miniseries de la BBC como ‘Appropriate Adult’ o ‘Apple Tree Yard’

Final : ‘Chernobyl’ me ha parecido una serie excelente en todos los aspectos y solo por eso es una excelente recomendación para conocer la catástrofe medioambiental más grave de la historia de la humanidad y cuyas consecuencias estan todavía vigentes y para muchos años más.

En nuestro país la pueden ver en la rama española de HBO, por lo que les voy a dejar con un vídeo en el que diversos responsables comentan aspectos técnicos de la producción del primer episodio

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino