Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Chief of Staff (Corea del Sur): la sucia y corrupta política coreana al descubierto.

De vez en cuando, nuestros noticiarios más sensacionalistas nos muestran imágenes de peleas y batallas campales en sedes parlamentarias de diferentes países asiáticos con los diputados zurrándose de lo lindo por vehementes discrepancias políticas.

Las costumbres parlamentarias en esos países no tienen nada que ver con las europeas como vemos a la perfección en ‘Chief of Staff’ un trepidante serie política coreana que nos muestra las interioridades del parlamento coreano a través del protagonista, el ambicioso jefe de gabinete de un poderoso diputado y todas las corruptelas que tiene que realizar para llevar a cabo sus objetivos personales, caiga quién caiga.

Aunque con esta premisa, les pueden venir diversas series políticas a la cabeza, me voy a abstener de hacer comparaciones, porque me ha parecido muy original y diferente a todo lo que he visto en ese género, con un desarrollo inesperado en especial en el tramo final de la serie.

Su emisión recién finalizada ha sido una auténtica sensación en Corea, batiendo todos los récords de su cadena de pago y que por suerte, ya pueden ver en la rama española de Netflix que la ha estrenado con apenas una semana de retraso respecto a su estreno coreano, recomendada por los argumentos que les voy a explicar a continuación.
chief-of-staff

Ficha: Chief of Staff (보좌관 ) 10 ep + 65 min .Jun 2019. Idioma: Coreano subs español Cadena: JTBC ( Corea del Sur) – Netflix ( E)

La trama : Jang Tae-Joon es el jefe de gabinete de un poderoso diputado Song Hee-Seop. Éste  aspira a ser ministro de Justicia y está determinado a hacerlo por todos los medios posibles. Para ello necesita la ayuda inestimable de Jang, su mano derecha, al que le ha prometido su puesto de diputado, en caso de conseguir la cartera ministerial, como una forma de incentivarlo profesionalmente.

Jang Tae-Joon es una persona muy ambiciosa que ha llegado a esa posición partiendo desde cero y subiendo en el escalafón durante diez años, hasta llegar a su puesto de jefe de gabinete ( el ‘Chief of Staff ‘ del título) donde se encarga de todo el trabajo sucio que le encarga su diputado, un auténtico déspota y tirano, capaz de todo por conseguir sus metas políticas, gracias al apoyo de su joven gabinete, obediente hasta las últimas consecuencias.

staff

El contrapunto lo pone una diputada Kang Seong-Yeong, recta e idealista, dispuesta a ayudar a los desfavorecidos y pobres, lo que le va a provocar grandes enfrentamientos políticos con Jang y su jefe, dispuestos a aprobar grandes planes urbanísticos que van a desahuciar a numerosas familias de sus mercados y viviendas  tradicionales.

Desde las primeras imágenes, vemos que la política coreana es un deporte de alto riesgo, donde puede peligrar la seguridad física de sus diputados y su personal, por culpa de sus iracundos votantes que no dudan en ser muy agresivos, en algunas situaciones como la del primer trailer de la serie.

A partir del hilo conductor central que forma la aspiración de Jang de convertirse en diputado si consigue que su jefe sea ministro, empiezan a desarrollarse unas historias bastante complejas con quince personajes principales, que corresponden a cuatro diputados y sus respectivos gabinetes, que se enfrentan en los pasillos y en sede parlamentaria, para conseguir sacar sus proyectos de ley.

Esas pugnas implican traiciones, revelaciones de secretos del pasado, puñaladas traperas y toda la suciedad que se puedan imaginar, que hace buena esa máxima que habla de ‘Amigos, enemigos y compañeros de partido’ porque la velocidad con la que pactan cosas para desdecirse al cabo de poco tiempo, quema las  tramas a la velocidad de la luz.

Aunque no utilizan nombres ni partidos reales, las historias son fácilmente adaptables incluso para nuestro entorno, porque esas prácticas fraudulentas no nos  son ajenas precisamente. En el caso coreano su especificidad viene dada por la capacidad de las grandes multinacionales, las ‘Chaebol’, de influir de forma directa en la elección de diputados y ministros como vemos claramente durante toda la serie.

‘Chief of Staff’ se beneficia de una gran pareja protagonista, formada por Lee Jung-Jae, en el papel de Jang y Shin Min-A como la incorruptible diputada Kang. Lee es uno de los actores más populares de los últimos años, que volvía a la televisión diez años después de su última serie y tras triunfar en el cine con ‘The Housemaid’ o ‘The Thieves’ y su vuelta era esperada con una gran expectación

parejaAmbos están esplendidos con una gran gama de registros y su enorme química en pantalla es una de las razones por la que la serie funciona tan bien con la gran sorpresa que me ha supuesto descubrir a una gran actriz como Shin Min-A, capaz de hacer una escena sin perderle la cara a su ilustre coprotagonista como la que pueden ver a continuación en el ascensor.

La serie es un original coreano de la cadena de pago JTBC, por lo que no busca un público internacional ni intenta alejarse de sus raíces sociales, lo que es un acierto total, porque me ha permitido conocer las interioridades de las cloacas del parlamento coreano, donde los malos y corruptos son los que llevan casi siempre las de ganar.

El tramo final de la 1T ha sido esplendido, alejándose de convencionalismos y las buenas intenciones, con una espiral de acontecimientos que les van a sorprender hasta llegar al impactante final de esta primera entrega.

Por ello, si esperan algo mas americanizado o una gestualidad occidental a la que estén más habituados se pueden llevar una decepción, porque ‘Chief of Staff’ es política coreana y muy incorrecta desde nuestra visión occidental de las cosas, con todas sus ventajas e inconvenientes. En mi caso debo reconocer que me ha fascinado de principio a fin y me ha dejado a la espera de su 2T que está prevista para el mes de Noviembre de este año.

Para finalizar les dejo con un trailer musical de la serie para que puedan ir entrando en materia, antes de buscarla en su Smart-tv o su ordenador, escondida como está dentro de la aplicación de Netflix.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino