Blogs

Lorenzo Mejino

Series para gourmets

Jack Ryan : reinventar el gran héroe de la América de Ronald Reagan

Las novelas de Tom Clancy centradas en el personaje de Jack Ryan, fueron verdaderos superventas en los años ochenta y noventa y  generaron una serie de películas basadas en esos  tecnothrillers geopoliticos que arrasaban en las taquillas con superestrellas como Harrison Ford. Alec Baldwin o Ben Affleck interpretando a Jack Ryan.

El trasvase del cine a la  televisión es una de las maniobras habituales de los grandes estudios y la productora  Paramount decidió seguir explotando ese personaje,  con la creación de una serie televisiva inspirada en Jack Ryan, pero sin intentar reproducir la situación geopolítica en que se desarrollaban los libros, con los rusos en plena guerra fría como principal enemigo antes de la caida del telón de acero.

Esta reinvención busca hacer un Jack Ryan contemporáneo , luchando contra las amenazas actuales, pero sin perder un ápice de la glorificación de la posición de Estados Unidos como guardián de las garantías democráticas en todo el mundo, actuando con patente de corso en cualquier país o situación que pueda ser considerado como un peligro para sus intereses.

‘Jack Ryan’ es una serie que tiene muy claro sus objetivos de distraer al personal con aventuras trepidantes y grandes escenas de acción, en la estela de los libros y la ideología de su conservador autor Tom Clancy. Sus metas las consigue, otra cosa es que ese planteamiento le pueda resultar atractivo, como les vamos a analizar a continuación.

Ficha: Jack Ryan 16+ ep 55 min . Ago 2018- . Idioma: Ingles /español. Cadena: Amazon( USA)/ Amazon ( E)

Sinopsis :
Jack Ryan es un analista de bajo nivel que trabaja en el departamento de análisis financiero de la unidad contraterrorista de la CIA, anclado a su despacho y a su ordenador. En el transcurso de una investigación rutinaria empieza a descubrir la transferencia opaca de enormes sumas de dinero a través de diferentes paraísos fiscales que pueden acabar financiando las operaciones terroristas de Mousa Bin Suleiman, un peligroso terrorista islámico.

Ese descubrimiento hace que su superior inmediato Will Greer, decida sacarlo de su trabajo de chupatintas y le obligue a acompañarle a Europa, para perseguir el rastro de ese dinero, que en principio les lleva hasta París tras la pista del hermano del terrorista. En Francia se va a iniciar una persecución a cara de perro  por numerosos países de todo el mundo.

El inicio: La productora Paramount, propietaria de todos los derechos audiovisuales de la obra de Tom Clancy, no había quedado muy satisfecha del rendimiento de las últimas películas de la saga cinematográfica y de acuerdo con el autor decidieron cambiar al medio televisivo para intentar revitalizar la franquicia.

A mediados de esta década se pusieron en contacto con Carlton Cuse ( der) , el celebrado showrunner de ‘Perdidos’ para ver si estaba interesado en revitalizar al personaje de Jack Ryan en el medio televisivo.

Cuse había leído las noveles de la saga y demostró interés en estudiar las posibilidades para lo que requirió la colaboración de uno de sus guionistas de confianza Graham Roland ( izq) , con el que colaboró en ‘Perdidos’ y  ‘The Returned’ para acometer la tarea, buscando que la experiencia de Roland como ex-marine durante seis años y como combatiente en Iraq aportara riqueza al personaje central de la historia.

Su intención inicial era empezar por la adaptación por la novela de Tom Clancy, ‘Peligro Inminente’, pero tras varios meses de trabajo, no encontraban el tono que buscaban, por lo que decidieron cambiar drásticamente de enfoque con la aquiescencia de Tom Clancy y la productora Paramount.

Su nueva propuesta era crear unas nuevas historias con problemas geopoliticos actuales, pero inspirados en el universo de Jack Ryan y sus personajes más cercanos, con los cambios necesarios para adaptarlos a las nuevas circunstancias.

Una crisis terrorista era el mejor vehículo para desarrollar la primera entrega y sacar a Jack Ryan de su zona de confort del despacho de la CIA, a instancias de su jefe directo James Greer, rebajado del almirante jefe en las novelas a un mando intermedio, para poder permitir una interacción más directa entre ambos en las misiones.

Tras aprobar ese concepto y  conseguir el respaldo de Amazon, escribieron toda la temporada completa antes de empezar a rodar por todo el mundo, gracias al generoso presupuesto que tuvieron de Amazon que apostó de una forma clara por su nuevo original con trailers promocionales como el siguiente.

 

Su estreno tuvo una acogida correcta por parte de la crítica, dependiendo de la identificación ideológica con el personaje de las novelas, pero el público la acogió de una forma mucho más entusiasta, en especial los amantes de las películas y series de acción.

La trama: ‘Jack Ryan’ empieza con una primera escena que nos sirve para presentarnos el pasado del personaje en su juventud cuando se alistó en el cuerpo de Marines, pero un grave accidente de helicóptero durante unas maniobras le dejó bastantes secuelas físicas que le obligaron a dejar el ejercito. Ese pasado se muestra de forma sucinta en la primera escena de la serie.

Tras un efímero paso por Wall Street, es reclutado por la CIA como analista financiero, que es la posición en que lo conocemos al empezar la serie y descubrir esas transacciones turbias que son el detonante de toda la investigación terrorista de la 1T.

Su personaje se mueve en el terreno de la precuela a las primeras novelas de la saga de Jack Ryan y se centra en su evolución inicial de analista a agente de campo que se puede resumir en la siguiente escena, donde esta disfrutando de una fiesta tonteando junto a Cathy, su futura mujer en las novelas y de repente es interrumpido de forma espectacular por un helicóptero que se lo lleva de forma urgente ante el pasmo de todos los asistentes al evento.

La sutileza nunca ha sido una de las virtudes del universo creado por Tom Clancy, donde la inmensa mayoría de las personas son superbuenas o supermalas, con apenas matices intermedios. De esta forma sus comportamientos son bastante predecibles, al seguir las normas de la bondad o la maldad al pie de la letra, como en esta escena donde unos terroristas tienen como rehenes a unas personas en un playa de un país musulmán

‘Jack Ryan’ está trufada de espectaculares atentados, persecuciones y tiroteos que producen numerosas bajas en ambos bandos, incluyendo personas cercanas a Jack Ryan, lo que no deja de ser un incentivo para vengarse de las personas causantes de ese mal y darles el castigo que se merecen, para regocijo de los espectadores ávidos de este tipo de historias.

La 2T ha mantenido un esquema similar, pero cambiando completamente el escenario geopolítico, para trasladarse a Venezuela, para mostrarnos el  tenso clima actual, con un presidente déspota llamado Reyes ( no hay que ser muy listo para ver a un sosias de Maduro) que se enfrenta en las urnas a una líder opositora que representa la esperanza de mucha gente del país y en especial de los intereses estadounidenses en la región.

Las tropelías del presidente Reyes alcanzan de lleno a Jack Ryan que va a hacer todo lo posible para intentar derrocar a ese tirano, buscando todos sus trapos sucios para mostrarlo en la prensa internacional. El cambio de tono se puede comprobar en la elaborada cabecera de su 2T.

En su segunda entrega ‘Jack Ryan’ opta claramente por maximizar esa separación entre buenos y malos, lo que les autoriza a intervenir con operaciones encubiertas para desenmascarar todos los chanchullos del presidente Reyes, como se ve en el trailer de la 2T.

La serie se ha reinventado completamente a nivel de personajes, exceptuando a sus dos protagonistas principales, ya que por ejemplo en esta segunda entrega no aparece ni su futura mujer Cathy, desapareciendo casi todos los aspectos personales de la vida de Jack Ryan que tenían una cierta importancia en la 1T.

A destacar la presencia del actor catalán  Jordi Mollà como un muy convincente presidente Reyes, en uno de esos villanos latinos que tan bien se le dan y que le van proporcionando papeles recurrentes en grandes superproducciones estadounidenses.

La valoración global de ‘Jack Ryan’ dependerá bastante del planteamiento que tengamos al verla en el dispositivo que queramos. Si buscamos un entretenimiento puro y duro sin entrar en disquisiciones ideológicas, ‘Jack Ryan’ es excelente en ese sentido y el gran presupuesto se nota en las escenas de acción que han rodado por todo el mundo.

Si por el contrario, empezamos a rascar en la ideología subyacente tras el comportamiento de los protagonistas, donde pueden hacer lo que les de la gana en cualquier lugar del mundo, con total impunidad y la inmunidad que les da su nacionalidad, el mensaje puede ser mucho más repelente para muchas personas, en especial la trama venezolana de su 2T.

Personalmente he tenido sensaciones encontradas ya que me ha parecido una de las series mas entretenidas y espectaculares que he visto en los últimos tiempos, pero el tratamiento geopolítico de la 2T me ha hecho fruncir el ceño en determinadas ocasiones, porque el fin no justifica siempre los medios, lo que al fin y al cabo es la máxima principal de Jack Ryan.

Los actores:
La elección de John Krasinski para meterse en la piel de un personaje que ha sido encarnado por grandes actores era algo arriesgada, por provenir principalmente del campo de la comedía con el personaje de Jim en la versión americana de ‘The Office’ . Eso es lo primero que nos viene a la cabeza al ver al actor, que ha ido teniendo poco a poco una interesante carrera cinematográfica, incluso en su faceta de director con ‘A Quiet Place’

Personalmente no me ha convencido mucho como Jack Ryan. Entiendo la intención de mostrarlo como un ser más vulnerable, pero me ha parecido demasiado blando, teniendo en cuenta los antecedentes y que en mi caso provenían  de haber  leído muchas de las novelas originales en la década de los ochenta. Su actuación no es mala, pero no he podido evitar pensar que existen actores que lo podrían haber hecho mejor en este tipo de personajes de acción.

Por el contrario darle a un grande como Wendell Pierce el personaje de James Greer, el jefe directo y mayor apoyo de Jack Ryan, ha sido un gran acierto de casting, porque es un actor que clava todo lo que hace. Pierce está mucho mas suelto que Krasinski, tanto en las escenas más distendidas como en las de acción, con sus limitaciones físicas como un handicap que torea como puede.

La lista de memorables personajes televisivos de Wendell Pierce es interminable, desde ‘The Wire’ hasta ‘Jack Ryan’ pasando por ‘Tremé’ o ‘Suits’ y siempre le da a sus personajes un cierto toque sardónico y distanciado que me encanta.

Final:

Amazon ha hecho pública su renovación para una 3T, pero con varios cambios de showrunners, que no sé como van a afectar al desarrollo de una de las franquicias más fructíferas de las últimas décadas desde el punto de vista del entretenimiento puro y duro, que es como prefiero disfrutarla

Para finalizar les dejo con un resumen de los mejores momentos de la 1T.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino