Blogs

El progreso hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio enfrenta algunas dificultades, señala Naciones Unidas

A mitad de camino hacia el plazo límite del año 2015, ha habido un claro progreso hacia la implementación de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), una serie de compromisos globales para sacar a millones de personas de la pobreza extrema. Sin embargo, su éxito total sigue todavía en la incertidumbre, según señala un informe de avance de Naciones Unidas.



“Los resultados que se presentan en este informe sugieren que se ha ganado terreno y que el éxito todavía es posible en la mayor  parte del mundo”, declara el Secretario General Ban Ki-moon en el prólogo al Informe sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio 2007, que fue publicado el pasado 2 de julio. “Pero también señalan lo mucho que queda por hacer”.


Los compromisos, hechos prácticamente por todos los países de la tierra en la Cumbre del Milenio en el año 2000 patrocinada por Naciones Unidas, giran en torno a ocho objetivos fundamentales.


Los objetivos exigen un progreso cuantificable que se de en un plazo determinado para erradicar la pobreza extrema y el hambre; lograr la educación primaria universal, promover la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer; reducir la mortalidad infantil; mejorar la salud materna; combatir el VIH/SIDA, la malaria y otras enfermedades; asegurar la sostenibilidad del medio ambiente; y desarrollar un esfuerzo conjunto en el ámbito mundial en beneficio del desarrollo. 


Se han dado avances significativos en el camino hacia el objetivo fijado de reducir a la mitad la pobreza extrema en el año 2015, señala el informe, destacando que la proporción de personas en el mundo que viven con el equivalente a un dólar al día ha bajado de 32 por ciento (1.250 millones en 1990) a 19 por ciento (980 millones en 2004).


Si esa tendencia continúa, estima el informe, “el objetivo de la reducción de la pobreza fijada por los ODM será alcanzado para el mundo en su conjunto y para la mayoría de las regiones”.


Agregó que hay razón para tener esperanzas por el hecho de que se está logrando cierto progreso “incluso en aquellas regiones donde los retos son mayores”. Por ejemplo, en África subsahariana, el número de personas desesperadamente pobres “se niveló” y el índice de pobreza en la región ha descendido casi 6 puntos porcentuales desde el año 2000.
Al mismo tiempo, dice el informe, varios países africanos están demostrando que un progreso rápido y a gran escala hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio es posible cuando se da una combinación de un fuerte liderazgo gubernamental, políticas sanas y estrategias prácticas para la promoción de la inversión pública con un apoyo técnico y financiero adecuado por parte de la comunidad internacional.
También hay noticias positivas de Asia, donde el rápido crecimiento económico ha puesto a la región en el camino para lograr el objetivo de combate a la pobreza de los ODM.


El informe también cita otras señales de progreso:


– Más niños y niñas en países en desarrollo están asistiendo a la escuela. La inscripción a instituciones de educación primaria en países en desarrollo subió del 80 por ciento en 1991 al 88 por ciento en 2005.
– La lucha de las mujeres por la igualdad de derechos ha ganado terreno como resultado de su creciente participación en la política y el gobierno, pero el progreso en general ha sido lento.
– La mortalidad infantil ha bajado en todo el mundo, en gran parte gracias a intervenciones efectivas y costeables para salvar a niños de amenazas tales como el sarampión.
– Ha habido una mayor expansión de intervenciones clave para controlar la malaria.
– La epidemia de tuberculosis está a punto de reducirse, aunque el progreso no se ha dado con suficiente rapidez para hacer que el mundo esté de nuevo en vías de lograr el objetivo de reducir a la mitad la prevalencia y las tasas de mortalidad a causa de esta enfermedad en el año 2015.


Las emisiones de gases causantes del efecto invernadero siguen en aumento, lo cual está causando graves cambios climáticos que amenazan el bienestar de la humanidad. Sin embargo, se han dado avances en el desarrollo de tecnologías sustentables en cuanto a energía. Pero, existe otra cara de la moneda en las estadísticas citadas en el informe, y el panorama que presenta es mucho menos halagador.


Se encontró que las reducciones en pobreza extrema más impresionantes se dieron en el sur, sureste y este asiático. Pero en el occidente asiático, el índice de pobreza llegó a más del doble durante el mismo periodo. Y, a pesar del terreno ganado en África subsahariana, la brecha de pobreza en esa región sigue siendo la más alta en el mundo.


También persisten otros problemas graves, según indica el informe. Más de medio millón de mujeres mueren anualmente por complicaciones en el embarazo y el parto que son prevenibles y tratables; ha habido muy poco progreso en la reducción a la mitad de la proporción de niños y niñas con falta de peso; y las muertes por el SIDA en todo el mundo aumentaron de 2,2 millones en 2001 a 2,9 millones el año pasado; mientras que más de 15 millones de niños y niñas han perdido a uno o ambos padres a causa de la enfermedad.
Además, la mitad de la población del mundo en desarrollo aún no cuenta con acceso a servicios de saneamiento básico, y todavía se sienten los efectos potencialmente catastróficos del cambio climático.


Una de las razones de la falta de progreso es que los beneficios del crecimiento económico no se distribuyen equitativamente, escribe el Secretario General. También sucede que en algunos países, los esfuerzos por cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio se ven socavados por la inseguridad e inestabilidad causada por factores como los conflictos armados y el VIH/SIDA.


El jefe de las Naciones Unidas también señaló la incapacidad de la mayoría de los países desarrollados para cumplir con sus compromisos y proporcionar “una financiación adecuada dentro de la asociación mundial para el desarrollo y su marco para una mutua responsabilidad”. “En especial”, dice el Secretario General en el prólogo del informe, “la falta de cualquier aumento significativo en Ayuda Oficial al Desarrollo desde el año 2004 hace imposible, incluso para países bien gobernados, cumplir con los ODM”. Las naciones más industrializadas se comprometieron a duplicar la ayuda a África en el 2010 en su reunión en Gleneagles en 2005, pero la ayuda oficial total bajó en términos reales en un 5,1 por ciento entre 2005 y 2006. Sólo cinco países donantes han alcanzado o superado la meta de Naciones Unidas de asignar el 0.7 por ciento de su Producto Interno Bruto a la ayuda en este sector.
“Existe una clara necesidad de que los líderes políticos lleven a cabo acciones urgentes y concertadas”, escribe el jefe de Naciones Unidas.


El Secretario General Adjunto de Asuntos Económicos y Sociales de Naciones Unidas, José Antonio Ocampo, describió el informe como la evaluación más completa de los Objetivos de Desarrollo del Milenio hasta la fecha. Se basa, dijo, en una serie de datos preparados por más de 20 organismos tanto al interior como al exterior del Sistema de Naciones Unidas, entre los que se incluye al Banco Mundial y la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).


Para más información, visite www.un.org/spanish/millenniumgoals

Temas

Actualidad

solidaridad, infancia, protección

Sobre el autor


julio 2007
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031