Diario Vasco
img
Los préstamos
img
Ivan Castillo Otero | 09-02-2017 | 16:24

Tuve la suerte de criarme en un entorno en el que siempre sonaba, en gran medida, música que merecía la pena. De Queen a Tom Jones pasando por Louis Armstrong. Con el paso del tiempo, uno va afinando el oído y descubriendo nuevos ritmos. Una tarde, cuando debía tener no más de once o doce años, llegó mi hermana Shandra a casa con varios discos. Le había dicho a mi cuñado Bini que me prestara algunos de sus redondos, ya que él siempre tuvo un gusto más cercano al punk o el rock, y ahí llegaba ella con mi pedido.

De la media docena de álbumes que me dejó, recuerdo dos que me volaron la cabeza. El Azken Guda Dantza de Kortatu fue uno de ellos. Era todo adrenalina y combate. Me fascinó el ritmo que tenía desde “After Boltxebike” a “Kolpez Kolpe” y durante semanas no paré de reproducir “Oker nago”, “Denboraren menpe”, “Etxerat” o “Nicaragua sandinista”. Recientemente lo fui escuchando cuando salí de trabajar para reafirmar lo bien que ha envejecido este directo, que está grabado en Pamplona a finales del año 1988 y que significó el adiós definitivo de esta banda de Irun. No han vuelto y en una entrevista publicada este mismo mes era el propio Fermin Muguruza el que aseguraba que no era favorable a un revival de Kortatu.

Para el final dejé un disco muy modesto en lo que a la maquetación se refiere. Era blanco y negro y no llamaba la atención camuflado entre el colorido de los demás. En la portada salían unos tíos con traje de los que no había tenido noticias. Era el primer álbum de The Specials, que se llama igual que el grupo. Formados en 1977 en Coventry, Reino Unido, aún siguen en activo. Me atrapó por completo desde la inicial “A Message to You Rudy”. Hacían algo que aún no había experimentado y me gustaba cantidad.

Con las nuevas tecnologías y los modernos sistemas para consumir música (que, por cierto, yo también utilizo), se está perdiendo esa costumbre de pasarse los discos de mayores a pequeños para ir introduciendo a las nuevas generaciones en los diferentes ritmos menos comerciales. Es una pena. Para mí estos préstamos significaban descubrir un mundo nuevo.

Otros Blogs de Autor