Diario Vasco
img
Buscando a Joe Strummer por Granada
img
Ivan Castillo Otero | 06-03-2017 | 13:16

Tenía pendiente una visita a Granada y, en vísperas del día grande de los andaluces, allí nos plantamos. Tras recorrer a pie muchos de los lugares imprescindibles de la ciudad y saborear parte de su gastronomía, emprendimos el camino que conducía desde el centro a la placeta Joe Strummer. En el trabajo se habían encargado de recordarme su existencia y un seguidor de The Clash como yo tenía que acudir a este lugar de peregrinación. Previamente, me había informado de dónde estaba y de cómo era.

A muchos les pilla por sorpresa que este músico británico tuviera relación con el sur de la península ibérica. Nacido en Ankara (Turquía), de madre escocesa y padre oriundo de Lucknow (India), Joe Strummer era un enamorado de Andalucía, especialmente de Granada, y de la lengua castellana. Es más, una de las canciones más conocidas de los Clash, como es “Should I Stay or Should I Go”, tiene los coros en español. El documental Quiero una ferretería en Andalucía da buena cuenta de sus andanzas en el sur de España durante los años ochenta y noventa.

En el año 2011, varios colectivos granadinos empezaron a pedir una placeta para Joe Strummer y en 2013 se inauguró. Lucinda Garland, viuda del artista y su mujer entre 1993 y 2002, y sus hijas, Lola y Jazz, acudieron al acto. Incluso se improvisó una pequeña actuación con canciones del cuarteto de Londres.

Comenzaba a caer el sol sobre Granada y, tras reponer fuerzas en una tetería de la calle Calderería Nueva, llegamos al lugar. El chasco fue monumental: la placa que hace casi cuatro años destapó Lola Strummer estaba arrancada y el mural de El Niño de las Pinturas era una sombra de lo que un día fue. Al parecer, el grafiti se había deteriorado y, después de una reparación fallida, alguien terminó de estropearlo pintando por encima.

Reconozco que me fui consternado por el poco cuidado de algo tan especial. Algunos en Granada han olvidado pronto a Joe Strummer. Una pena. Avísenme si ponen todo en orden: cualquier excusa es buena para volver a la capital nazarí.

Fotografía de Juan Jesús García.