Diario Vasco
img
Y AKII-BUA 43″7
img
Juan Carlos Hernández | 14-09-2010 | 00:27


 

El 10 de septiembre de 1968 el récord mundial de los 400 metros vallas pertenecía, desde 1964, al norteamericano Warren Cawley con una marca de 49”1. El 11 de septiembre, en los Trials olímpicos, su compatriota Geoffrey Vanderstock le dio un bocado de medio segundo y lo dejó en 48”6. Cuando el 15 de octubre el británico David Hemery ganó la final olímpica de México’68 con una marca de 48”12, con nueve décimas de segundo de ventaja sobre el segundo, el tercero y el cuarto, se consideró que la prueba de los 400 metros vallas había entrado en una nueva era, como el 100 con Hines, el 200 con Smith, el 400 con Evans o la longitud con Beamon.

 

Sin embargo, en los siguientes Juegos Olímpicos, los de Múnich’72, una nueva vuelta de tuerca revolucionó la disciplina: un joven ugandés llamado John Akii-Bua, corriendo por la calle uno, dejó atrás a los favoritos y borró la plusmarca de Hemery. Fue el primero en romper la barrera de los 48 segundos, 47”82, y su imagen fue una de las más destacadas de aquellos Juegos.

 

Yo creo que era poco esperable que en la siguiente final olímpica, la de Montreal’76, apareciera otro revolucionario, llamado Edwin Moses, pero de esto ya hablamos en el post anterior. Mencioné entonces una entrevista publicada en 1973 en la que Akii-Bua llegó a afirmar que hubiera podido correr los 400 metros lisos en 43”7/43”8, lo que hubiera supuesto mejorar/igualar el récord mundial de Lee Evans (que no se batió hasta 1988). Al margen de esa respuesta creo que la entrevista tiene un interés que deseo compartir. Ha llegado a mis manos gentileza de Jorge González Amo (entre muchas otras cosas ex plusmarquista español de 1500 –3’40”0 en 1968 en aquellas pistas de ceniza) y le doy las gracias desde aquí.

 

El blog no acepta fotografías muy grandes, así que para agrandarlas hay que pinchar en las cuatro imágenes. Espero que os guste.