Skip to content

PIETRO MENNEA vs. GREGORIO PARRA

2013 marzo 23

 

En aquellos años en los que el Atletismo era uno de los principales deportes de la parrilla televisiva, los aficionados compartimos muchas horas con Gregorio Parra, en lo bueno y en lo malo, en la salud y en la enfermedad, hasta que su jubilación nos separó.

 

De aquellas retransmisiones yo tengo el recuerdo de que a Gregorio Parra le gustaba meter el dedo en dos ojos. Uno era del triplista búlgaro Khristo Markov, de quien decía que antes de dejarse contratar por un mitin preguntaba si había control antidopaje, y el otro era de Pietro Mennea, al que acusaba de haber invadido descaradamente la calle interior en la curva de la carrera que le llevó a batir el récord mundial de los 200 metros con 19”72. Él estaba allí y lo vio con sus propios ojos.

 

Existen (que yo sepa) dos vídeos de aquella carrera, este y este. Ninguno de los dos aclara el asunto al cien por cien. Lo que sí aclara el primero es que la segunda mitad de la curva la hizo correctamente, por lo que de haber trampeado Mennea tuvo que hacerlo en los primeros 50 metros, tras los apoyos de aceleración, los más alejados del puesto de comentaristas, en el que, supongo, se encontraba Gregorio Parra.

 

Quizá algún día aparezcan evidencias en vídeo o fotografías, quizá Parra estaba en otro lugar, pero con los datos visuales que manejo no tengo por qué dudar del carrerón de Mennea, que repartió su esfuerzo en 10”34 + 9”38 y que llegó al 120 casi emparejado con el atleta de la calle 2.

 

Yo me aficioné al Atletismo cuando Mennea daba sus últimos coletazos, pero era el campeón olímpico, el plusmarquista mundial, el atleta con el mejor promedio de la historia en la prueba antes de la irrupción de Carl Lewis. Pietro Mennea ya era un mito para mí y para el mundo. A mí me tocó ver cómo los 19”72 que Pietro Mennea hizo en 1979 aguantaban las embestidas de Lewis, De Loach, Marsh o Michael Johnson (hasta el 19”66 de 1996, claro), este 19”72 era y será por siempre una de las grandes referencias de aquel Atletismo que ya nunca volverá.

 

Gracias por todo lo que nos diste, señor Pietro Mennea.

 

  • alsol

    yo también estaba presente en el estadio olímpico ese día y no tuve la sensación de ninguna invasión de calle, lo q si que vi es volar bajo a un ser humano…