Skip to content

Disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo

2013 octubre 18

En esta ocasión y al hilo de una consulta que he recibido a través del correo electrónico, voy a comentar la disminución del rendimiento de trabajo como causa de despido disciplinario del trabajador. El Estatuto de los Trabajadores, en su artículo 54, califica como incumplimiento grave y culpable del trabajador  la disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo normal o pactado, permitiendo al empresario sancionarlo con la extinción del contrato de trabajo a través del despido sin que el trabajador tenga derecho a indemnización alguna.

Se trata de una conducta que debe reunir una serie de requisitos:

  • Tiene que ser grave y notoria. Hay que tener en cuenta que se está sancionando con la pena máxima por lo que tiene que ser proporcional a la gravedad de la infracción imputada al trabajador.
  • Ha de ser culpable e injustificada, es decir, la disminución tiene que ser voluntaria, no debiendo existir causas ajenas a la voluntad del trabajador. La jurisprudencia ha entendido que no se da esa voluntariedad en casos tales como embarazo de la trabajadora, cambio de puesto de trabajo o en supuestos de enfermedad.
  • Debe de producirse durante un periodo de tiempo suficiente para estimar que no es ocasional. No basta un descenso esporádico del rendimiento de trabajo durante unos pocos días. Tampoco se precisa que sea ininterrumpido, pero sí al menos intermitente o continuado.
  • Ha de haber un elemento comparativo ya que se deben comparar rendimientos. La jurisprudencia ha venido utilizando diversos criterios como el rendimiento previo del trabajador, el habitual del sector o el rendimiento medio de los compañeros de trabajo. Si hubiera un rendimiento pactado en el contrato de trabajo por medio de objetivos señalados como mínimos, y siempre y cuando no se consideren abusivos, se entenderá que se produce disminución si éstos no se alcanzaran.

En cualquier caso y como en todo despido, le corresponde al empresario la prueba de la infracción del trabajador. De no conseguir probarlo, el despido se consideraría improcedente con el abono de la indemnización correspondiente.

Transcribo la consulta que N.J. me planteaba a través del correo electrónico y creo encuentra su respuesta en todo lo que he comentado con anterioridad:

En mi empresa se está procediendo a despedir a varias personas y me gustaría saber qué tipo de despido es el que se está llevando a cabo. A todos los empleados despedidos se les ofrece firmar una carta en la que dice que se les despide debido a que su rendimiento de los últimos meses ha disminuido. En algunos casos incluso, especifican que se trata de una FALTA MUY GRAVE. ¿qué tipo de despido se está empleando? ¿Hay derecho a indemnización?

 

  • barkatu

    …y aunque no puedan probarlo y sea mentira.

  • marcos

    si tengo un contrato fijo de hace 24 años con cuanto me tiene que hechaR la empresa cuantos dias me tiene que dar por mes y cuantos meses

    • Inma Larzabal

      Si el despido es improcedente la indemnización que debería abonarle se calcula en dos tramos:
      - 45 días por año por los servicios prestados hasta el 12 de febrero de 2012 con un tope de 42 mensualidades.
      - 33 días por año por los servicios prestados desde el 12 de febrero de 2012 hasta la fecha de despido con un máximo de 24 mensualidades.
      Si el despido es objetivo por causas económicas, técnicas, organizativas o productivas, la indemnización será de 20 días por año de servicio con un máximo de 12 mensualidades de salario.

  • Inma Larzabal

    A través del correo electrónico y en relación a este tema, he recibido la siguiente consulta:
    “El otro día mi jefe me dijo que si no hago la producción deseada y que como da la impresión de que paso de todo, me lo abriría para así no haber finiquito y echarme a la calle sin un céntimo, mi puesto en la empresa es el de comercial.
    ¿Qué tengo que hacer si llega ese momento?”
    Tal y como dije en el post, el empresario si le despide, tiene que demostrar que el despido está justificado para que no tenga que pagarle indemnización. Ud. puede defenderse argumentado que no se consigue la producción deseada por causas ajenas a Ud. (crisis de mercado, precios no competitivos, falta de calidad del producto, etc.). Si le despiden tiene un plazo de 20 días hábiles (no se cuentan sábados, domingos ni festivos) para reclamar.