Diario Vasco
img
Etiqueta: guerras napoleónicas
Algo sobre la Historia del derecho a la propia imagen y una pequeña historia de salteadores de caminos (1978-2016)
img
Carlos Rilova | 31-10-2016 | 11:03 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Hay un artículo de la Constitución española del año 1978 (el 18 del Título I) que protege, entre otros derechos que incluso nos pueden parecer anacrónicos -como el honor- el derecho a la propia imagen.

Así dicho parece que eso no tenga ninguna importancia histórica, que nada aporte a una publicación que se llama, a sí misma, el correo de la Historia.

Pues no. Ese artículo 18 del Título I de la Constitución de 1978 es verdaderamente revolucionario, pues extiende democráticamente un derecho que, como tal y en la práctica, no existía -como el del honor- para la mayoría hasta bien entrado el siglo XX.

Aprovechando que este sábado pasado concluía en Vitoria un encuentro de fotógrafos que trabajan con las técnicas del siglo XIX, y estuve por allí aprendiendo unas cuantas cosas, vamos a indagar un poco en ese campo nuevo de la Historia que se ha llamado, precisamente, “Historia de la imagen”. En principio dicho campo de investigación histórica no tiene demasiado misterio. Se trata de utilizar las imágenes como fuente de información.

Algo que resulta más fácil a medida que avanzamos por la escala cronológica

Ver Post
De mitos y leyendas sobre la Tamborrada de San Sebastián. De la Historia de las guerras napoleónicas al día de hoy
img
Carlos Rilova | 18-01-2016 | 10:34 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Esta semana  ciertamente no sabía yo muy bien de qué escribir. Había temas de lo más variado.

Sólo para empezar estaba la cuestión catalana, una vez más. Luego la formación en Madrid de un parlamento atípico que no se habría visto en Occidente desde tiempos de la revolución francesa, por lo menos.

Sin embargo, de todo lo que podría haber elegido, me he decidido por un tema que muchos tildarán de localista, puesto que yo soy donostiarra -como ya sabrán quienes leen esta página habitualmente- y el tema en cuestión gira en torno a lo que podría etiquetarse de “Historia local” de esa ciudad.

Pese a eso, como esta semana es el 20 de enero, San Sebastián, el patrono de la aludida ciudad natal del que estas líneas escribe, no he podido resistir la tentación de hablar de la Historia que hay detrás de esa celebración que hoy se resume -casi de manera única- en la celebración de un desfile de grandes y, sobre todo, pequeños tamborreros, vestidos con uniformes de época inequívocamente napoleónica.

Bien, y ahí surge la pregunta histórica: ¿cómo se llegó a esta celebración del día de San Sebastián en esta

Ver Post
Carta abierta de un historiador al cineasta Fernando Trueba, o ¿por qué fue mejor que ganase la Guerra de Independencia España?
img
Carlos Rilova | 28-09-2015 | 09:35 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Estimado Fernando: hoy me siento audaz, aun con la resaca de las famosas elecciones plebiscitarias catalanas que, seguramente, quedarán en agua de borrajas -como hasta ahora- y, por tanto, me he decidido a escribirte esta carta abierta (perdona el tuteo, pero es que tras ver cine tuyo y oír tus declaraciones del sábado 19 de septiembre creo que hay confianza suficiente).

La razón para que haya decidido convertir este artículo semanal en esta carta abierta (en vez de en un mejor empleo de tiempo y espacio que, seguramente, me traería menos problemas y menos peligrosos resentimientos de personas influyentes , como puede ser tu caso), son las reacciones que ha suscitado el discurso -vamos a llamarlo así- que lanzaste el sábado 19 de septiembre de 2015. Lo recuerdas, ¿verdad?, fue cuando te dieron el Premio Nacional de Cinematografía y dijiste que no te habías sentido español ni cinco minutos en tu vida -eso a mi, en calidad de historiador, me da igual- y que cuando leías libros de Historia pensabas que qué pena que España ganase la Guerra de Independencia. Lo cual, a mí, en calidad de historiador, no me puede dar igual de ninguna

Ver Post
Capitán, visionario, arquitecto, empresario, ¿espía?... Pedro Manuel de Ugartemendia o la vida de un vasco de la Europa napoleónica
img
Carlos Rilova | 25-05-2015 | 09:38 |0

Por Carlos Rilova Jericó

La idea para este nuevo artículo de este correo de la Historia me la dio uno de los miembros de la Asociación de historiadores guipuzcoanos, Iker Echeberia Ayllón, que como recordarán, al menos en una ocasión y en colaboración con otro autor, nos dejó por aquí un interesante artículo sobre la palabra “zurito” -la medida de cerveza más pequeña que se puede beber en un bar donostiarra- y su origen histórico.

Sí, hablando ante la biblioteca universitaria de la UPV de San Sebastián de posibles proyectos futuros de la Asociación, salió en la conversación un pedazo de nuestra Historia sobre el que los donostiarras -y nuestros visitantes- andamos muy a menudo sin apreciarlo en todo su valor.

Resulta que cuando se pensó en reconstruir San Sebastián tras su destrucción y saqueo a partir del 31 de agosto de 1813 -es decir, durante lo más crudo de las llamadas guerras napoleónicas- el arquitecto al que se le asignó tal tarea, el andoaindarra Pedro Manuel de Ugartemendia, hizo un proyecto realmente visionario que finalmente se abandonó por otro más práctico y, sobre todo, remunerador económicamente. Sin embargo, me contaba

Ver Post
Recuerden, recuerden, recuerden... Fue el 2 de mayo... de 1808. “Pueblo”, nación y sociedad civil durante la fase española de las guerras napoleónicas
img
Carlos Rilova | 04-05-2015 | 09:43 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Hoy, 4 de mayo, quiero dedicar este nuevo correo de la Historia a hacer un pequeño homenaje a dos oficiales navales españoles: Juan Van Halen y José Heceta.

¿Por qué?, pues porque creo que su historia dentro de la gran Historia debe ser conocida. Más que nada por las razones habituales que tanto hacen subir el tono de este correo de la Historia a veces.

Es decir, porque la historia de Van Halen y su amigo Heceta durante el 2 de mayo de 1808, apenas es conocida y ha sido desdibujada por la imagen exageradamente popular que ha predominado a la hora de escribir la Historia de esos hechos que, en definitiva, hundieron al llamado “capitán del siglo”. Es decir, a Napoleón Bonaparte.

Sí, Van Halen y Heceta han sido eliminados de esos acontecimientos en la mayor parte de las obras que se han escrito, o filmado, sobre ellas.

¿Cuál puede ser la razón?, tal vez se pregunten ustedes. Yo, como historiador atento, tengo mi propia teoría sobre el tema. O tal vez sea algo más que una teoría.

Verán, en algún momento de la segunda mitad del siglo XIX, se hizo casi obligatorio entre los intelectuales españoles reducir la reacción

Ver Post
El águila ha desembarcado. Historia para el principio del fin del bicentenario de las guerras napoleónicas. Del 1 de marzo de 1815 al 1 de marzo de 2015
img
Carlos Rilova | 02-03-2015 | 10:37 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Hace doscientos años, el 27 de febrero de 1815, un navío se acerca a la costa del Sur de Francia. El 1 de marzo su pasaje desembarca y se dirige a lo que con el tiempo se convertirá en uno de los lugares más lujosos del Mundo, Cannes, que entonces es poco más que una pequeña población de campesinos y pescadores.

Esa falta de eso que algunos llaman “glamour” en el Cannes de 1815 se desvaneció ahora hace doscientos años, cuando el jefe del pasaje de ese barco que se ha adentrado en Golfe-Juan el 27 de febrero de 1815, se abre paso hasta esa, por otra parte, anodina, casi irrelevante, población.

Su figura es inconfundible. Casi tanto como el perfil de muchos de esos actores y actrices que se pasean por el Cannes actual. Sí, difícilmente nadie en la Francia de 1815, ni en la Europa de ese mismo año, puede ver ese sombrero negro y ese capote gris -y al hombre algo rechoncho y más bien bajo que habita esas prendas- quedando indiferente. Es Napoleón Bonaparte.

Los habitantes de lo que ahora es la Costa Azul francesa, que, según los grabados de la primera edición del famoso “Memorial de Santa Elena”, lo aclaman cuando entra

Ver Post
¿Otra película sobre la Segunda Guerra Mundial? “Corazones de acero” o ¿por qué a algunos veteranos no les gusta hablar de la Guerra?
img
Carlos Rilova | 19-01-2015 | 11:21 |0

 

Por Carlos Rilova Jericó

Debo reconocer que, tras muchos años investigando distintas guerras -la civil española, la de Independencia, la de la Cuádruple Alianza, la de los Treinta Años, la Primera Mundial…- se me escapaba, todavía el porqué algunos veteranos de esos conflictos, especialmente de los que llamamos “mundiales”, se resistían a hablar de lo que habían vivido, de aquello a lo que, de hecho, habían sobrevivido.

La respuesta a esa pregunta casi sin formular puede parecer fácil: lógicamente quien ha vivido una experiencia muy traumática no quiere hablar de ella. Sin duda esa es la respuesta correcta para casos como el de la Primera Guerra Mundial y el abuelo del dibujante francés Jacques Tardi que ha dedicado buena parte de su obra a ese conflicto -“El soldado Varlot”, “¡Puta guerra!”…-.

En torno a esas obras Tardi señalaba que todo lo que sabía casi de primera mano sobre aquella “Gran Guerra”, lo sabía gracias a que su abuela se lo iba contando de tarde en tarde. Su abuelo jamás le dijo ni media palabra respecto a lo que después Jacques Tardi acabará plasmando en magníficas viñetas. Eso, su abuelo, sólo se lo

Ver Post
De “La sombra del águila” a Mónaco. Las tropas españolas de Napoleón y su, a veces, feliz destino (1810-2014)
img
Carlos Rilova | 06-10-2014 | 09:36 |0

 

Por Carlos Rilova Jericó

Como siempre, a medida que avanza la semana, el problema de este historiador es encontrar alguna noticia interesante que traer a este correo de la Historia.

Algo que esta última ha sido bastante arduo. Más que nada por la cansina repetición en los medios de temas ya tratados -Cataluña, la epidemia de Ébola…- en esta página. Al final, como ahora estoy atrapado en cuestiones de índole napoleónica -ya les contaré-, di con una cuestión prometedora para este correo de la Historia releyendo un viejo artículo de “Historia 16”, firmado, en el también prometedor año 1977, por el especialista Jean-René Aymes.

Era tema de portada en aquel número de la revista de Historia más popular en España durante la llamada Transición. Se trataba de, como decía el título del propio artículo, las tropas españolas de Napoleón. Releyendo el texto pronto me di cuenta de que esta historia de la Historia tenía elementos, en efecto, muy prometedores.

Por un lado la mayor parte de ustedes sólo conocerán el asunto por una novela por entregas publicada en los años 90 por el académico Arturo Pérez-Reverte. Ya habrán adivinado,

Ver Post
Una mentira repetida mil veces no es Historia, es una mentira. San Sebastián, las guerras napoleónicas y un penoso Bicentenario (1814-2014)
img
Carlos Rilova | 01-09-2014 | 09:36 |0

 

Por Carlos Rilova Jericó

Hoy pensaba tomarme las cosas con más calma con este nuevo correo de la Historia. Pero no he podido.

¿La razón?. Pues una tan pesada como sencilla: esta semana he vuelto a encontrarme “buru-belarri” -así se dice “de cabeza” en euskera- con una nueva sarta de esos despropósitos sobre la Historia de las guerras napoleónicas y San Sebastián que se están poniendo sobre la mesa cultural de esa ciudad desde hace unos años y desde 2013 aún con más intensidad.

En efecto, el año pasado, con motivo del cumplimiento redondo del bicentenario de la destrucción -en el verano de 1813- de esa ciudad, San Sebastián -que en 2016 va a ser capital cultural de Europa-, se trató de colocar contrabando pseudohistórico como Historia. De hecho, como la única Historia posible de lo que había ocurrido.

Como comprenderán, para una Asociación de historiadores que además lleva el adjetivo “guipuzcoanos”, eso era, sencillamente, inaceptable. Y eso que quienes son parte de la misma no somos precisamente un poder fáctico, ni nos dedicamos a exigir, cual “Feldgendarme” nazi, títulos académicos que demuestren que se sabe de lo

Ver Post
Las elecciones europeas a la luz de la Historia. Napoleón, Bismarck, Hitler y otros recuerdos de un pasado infeliz...
img
Carlos Rilova | 26-05-2014 | 13:45 |0

Por Carlos Rilova Jericó

 

Mientras escribía estas líneas no sabía, por supuesto, el resultado de las elecciones europeas que ayer culminaban en el cada vez más vasto territorio de la Unión.

Tampoco es que importase mucho. Claro, uno tiene sus preferencias. A mí, por cuestiones de geografía sociológica, no me conviene nada una Europa “azul”, dominada por partidos como los de la actual canciller alemana.

Pero, dejando al margen esas preferencias personales por una existencia tan alejada de la precariedad como desea cualquier ser humano racional -no sólo europeo sino de los otros continentes-, lo cierto es que lo más importante de las elecciones europeas no es tanto el resultado como el hecho de que se celebren y vayan adquiriendo la importancia que están adquiriendo. Más que nada porque con ellas, como se dice en catalán, se hace patria. Patria europea en este caso, que es una de las mejores ideas que los habitantes de ese campo de batalla conocido como “Europa” -esa pequeña península pegada a las barbas de Asia- han tenido a lo largo de los muchos siglos en los que se han estado destruyendo mutuamente, engendrando, por esa misma razón,

Ver Post
Los últimos de España. Notas sobre el bicentenario de la liberación de Jaca (1814-2014)
img
Carlos Rilova | 24-02-2014 | 10:51 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Las imágenes que ilustran este artículo fueron tomadas este sábado. Son parte de los actos que se celebraron para conmemorar, por parte de las autoridades militares y civiles de Jaca -una de las ciudadelas mejor conservadas de Europa-, la evacuación por parte de la guarnición napoleónica de esa plaza en febrero de 1814. Es decir, justo ahora hace doscientos años como ya se habrán dado cuenta.

Y ahora se preguntarán, y con razón, “pero, ¿cómo?. ¿Aún quedaban en España tropas de ocupación napoleónica después de lo de Vitoria, San Sebastián…, en el verano de 1813, en plan los últimos de Filipinas?”.

Pues sí.

Es una parte de la Guerra de Independencia muy poco conocida. Salvo para especialistas. Como David Gates, que en su obra, publicada en español en 1987,  “La úlcera española”, dedicaba unas cuantas páginas a contarnos unas cuantas sabrosas historias acerca de porqué la Guerra de Independencia española, propiamente dicha, no terminaba en 1813 sino en 1814.

Así es, la sombra de grandes victorias como la de Vitoria en junio de 1813 y la de San Sebastián-San Marcial en agosto de ese mismo año, así

Ver Post
El ingenio del ingeniero. Homenaje a Pedro Manuel de Ugartemendia en la enésima reconstrucción de San Sebastián (1814-2014)
img
Carlos Rilova | 10-02-2014 | 16:24 |0

Por Carlos Rilova Jericó 

Dado el tren de “tormentas perfectas” que está sufriendo todo el arco atlántico europeo -Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, Galés…- sabía que, tarde o temprano, algo tenía que escribir del tema. Lo que no sabía era por dónde enfocar el asunto diciendo algo mínimamente sensato sobre ello y que, además, tuviera que ver con la Historia. Que de eso se trata en esta página, como ya se habrán percatado, quienes la leen cada lunes.

El problema, al final, se resolvió dando un nuevo repaso a los déficits del Bicentenario de la Guerra de Independencia en el País Vasco y, más concretamente, en San Sebastián.

Fue así como, por asociación de ideas, me acordé de Pedro Manuel de Ugartemendia. Un protagonista de aquellos hechos y que, además, construyó la ciudad que el mar ha estado a punto de tragarse en estos últimos siete días.

Es un personaje, como muchos de aquella época -por ejemplo su convecino, el muy reaccionario Juan Bautista de Erro-, rodeado de circunstancias novelescas, dignas de Baroja o de Alejandro Dumas padre, y desde luego digno de algo más sólido que menciones sueltas aquí y allá en

Ver Post
Europako Tiranoa akabatu!. ¡Abajo el Tirano de Europa!. ¿Por qué luchábamos hace dos siglos? (Leipzig, 1813-2013)
img
Carlos Rilova | 21-10-2013 | 09:49 |0

Por Carlos Rilova Jericó

No ha tenido mucho eco en la prensa, pero ahí ha estado. Ha ocurrido en Leipzig una bella, según me han dicho, ciudad alemana de lo que una vez fue esa contradicción en términos, aquel estado policiaco que, sin embargo, insistía en llamarse, y ser llamado, república democrática alemana. Lo que más vulgarmente se conocía hasta el otoño de 1989 como RDA o Alemania del Este.

Esa ciudad, Leipzig, fue el hábitat natural de uno de los mayores pensadores europeos, Gottfried Wilhelm Leibniz. Empelucado caballero digno de la corte del rey sol, que dedicó su vida, entre finales del siglo XVII y principios del XVIII, al cálculo infinitesimal, a las máquinas de calcular, a educar princesas y, entre otras cosas, a determinar que este Mundo, con todos sus horrores e injusticias -quizás más en 1693 que en 2013-, era el mejor de los mundos posibles, pues en la mente de Dios no existía la posibilidad de crear un mundo complejo con menos contradicciones y sinsentidos aparentes vistos desde la corta perspectiva humana. Algo que a muchos les pareció de lo más conveniente y convincente y a otro, un tal Voltaire, le dio combustible para su corrosiva

Ver Post
Historia en miniatura. Pequeña crónica de un nuevo viaje al Museo de Armería de Álava
img
Carlos Rilova | 23-09-2013 | 12:22 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Hace como unos quince días aprovechaba este espacio para aclarar, un poco más, las vías por las que se puede enseñar y aprender Historia sin que intervenga en el proceso un historiador titulado, como tal, en la Universidad. Una aclaración que me parecía pertinente dados los ataques que había sufrido a ese respecto la Asociación de historiadores “Miguel de Aranburu” por alguno de los comentarios que se publicaron aquí en torno al artículo titulado “Decidnos ¿quién quemó realmente San Sebastián en el año 1813?”.

Que, como ya habrán adivinado los perspicaces lectores y lectoras que no lo conozcan, se metía de lleno en la polémica generada por interpretaciones políticamente sesgadas de ese acontecimiento histórico que está a punto de cumplir doscientos años y que fue una batalla clave -aunque aún no lo suficientemente valorada- de lo que llamamos “guerras napoleónicas”.

Entonces se nos acusó de querer acotar el campo de las aportaciones a la Historia sólo para los historiadores titulados en la Universidad. Algo que, por otra parte, debería haber sido completamente legítimo si se tiene en cuenta el

Ver Post
La penúltima campaña de las guerras napoleónicas (XI). Los misterios de la batalla de San Sebastián (junio-agosto de 1813) y la lectura pública de un documento histórico
img
Carlos Rilova | 26-08-2013 | 09:34 |0

Por Carlos Rilova Jericó

Ayer mismo, el domingo 25 de agosto de 2013, se procedió en las calles de San Sebastián a la lectura de un documento histórico que en unos meses cumplirá la venerable cifra de dos siglos de antigüedad.

Así las cosas, acertarán los que hayan pensado al leer estas líneas que el documento en cuestión es uno relacionado con las guerras napoleónicas y, por supuesto, con la penúltima campaña de las mismas desarrollada, fundamentalmente, en territorio guipuzcoano y navarro.

Para ir concretando, se trataba del que contiene los 79 testimonios recogidos por el juez de primera instancia de San Sebastián, Pablo Antonio de Arizpe, a partir del mes de octubre de 1813. Exhaustivas investigaciones como la firmada por Luis Murugarren Zamora en 1993, ya han dado buena cuenta de su contenido. E incluso han transcrito completamente ese documento del Archivo Municipal de San Sebastián, donde se conserva una copia encuadernada del mismo.

Para los que no hayan leído ese libro, ya agotado, ni hayan podido asistir a un par de conferencias impartidas por el profesor Luis Castells Arteche en las que hacía un minucioso análisis de ese documento,

Ver Post

Otros Blogs de Autor