Diario Vasco
img
El que se quiere ir se va
img
Alfredo Del Castillo | 31-01-2018 | 18:59

Billabona, Loren, Elustondo y ahora Iñigo Martínez son algunos de los jugadores que por diversos motivos han cambiado de bando en la historia del Club guipuzcoano. Estos tomaron la decisión de dejar la Real para unirse al Athletic, y estoy seguro que en el futuro habrá más jugadores que sigan los pasos que ha tomado esta vez Iñigo Martínez teniendo en cuenta cómo está montado este ‘futbotele’ negocio donde lo que prima es el poderoso caballero ‘don dinero’.

El fichaje del defensa de Ondarroa por el eterno rival txuri-urdin ha causado tal impacto que todo Euskadi habla, comenta y opina de ello. Algunos se han tomado este cambio de camiseta de Iñigo con sorpresa, indignación y tristeza, otros, sin embargo, con alegría.

Como es comprensible, a los abonados y accionistas de la Real Sociedad no les ha gustado demasiado esta jugada inesperada del ondarrutarra. Su reacción de enfado es plenamente comprensible ya que estamos hablando de un jugador referente, ejemplo de los jóvenes de la cantera, mejor defensa y capitán con mando en el vestuario. De la noche a la mañana uno de los pilares de Eusebio se ha ido a potenciar a su rival máximo, y la Real Sociedad no ha tenido margen de acción para que el defensa no cruzara el peaje. La oferta ha sido de tal magnitud que el consejo no ha podido abortar la operación puesta en marcha de la inesperada estrategia del conjunto rojiblanco. Los vizcaínos han puesto 32 kilitos sobre el tapete quedándose con el futbolista más potencial de su línea de cuarto. Jugada maestra de Urrutia y su dirección deportiva.

Durante la pre-temporada se ha visto muy claro que Iñigo quería salir, pero según tengo entendido un inquieto aconsejador del jugador activó un plan que paró en seco su fichaje por el Barça de Valverde, su gran valedor.

Con los 65 kilos el Athletic de Bilbao tenía más peligro que Espinete en una tienda de globos. Cuando este equipo se fija en un jugador no va de farol. Tras aprender de los errores cometidos con Zubiaurre, primero contactaron con el aconsejador del de Ondarroa y este se lo comentó al futbolista. Finalmente se comunicó al representante del defensa, informándole, además, de las condiciones que los vizcaínos ofrecían por la incorporación de Martínez en el equipo rojiblanco. Las oportunidades son pocas, y no podían dejar escapar esta fantástica propuesta, menos cuando ansías salir de tu club. Iñigo, tranquilo, el Athletic ha puesto el dinero de tu libertad sobre la mesa, nada nuevo en esta ley de la selva en el que tiene billetes es el más fuerte. El de Ondarroa se ha marchado porque él quería irse y cuando esto ocurre solo se puede decir una cosa: no hay más preguntas señoría.

El fichaje del defensa es el más caro de la historia de los leones, y reabre viejas rencillas entre ambos clubes. Pero ahora la Real Sociedad, con una economía al alza y los jugosos 32 millones de euros de los vizcaínos, debe mantener la cabeza fía y ser fiel a su filosofía de ‘primero la cantera y después jugadores potenciales foráneos’. En este caso parece que debemos mirar más allá del Club ya que lo que ahora mismo hay en casa no parece que dé el nivel de exigencia de LaLiga.

En estos momentos la historia de Iñigo Martínez no nos puede despistar ni un segundo, porque es muchísimo más importante reconducir la trayectoria del equipo en la Liga. Ahora solo toca pensar en sumar tres puntos ante un peligroso y reforzado deportivo. Y recordad, Iñigo se fue porque él quiso.

Otros Blogs de Autor