Diario Vasco
img
‘Captain Fantastic’, brillante Viggo Mortensen
img
Asier Manrique | 14-03-2017 | 14:24

CAPTAIN FANTASTIC

Título original: Captain Fantastic

Año: 2016

Duración: 118 minutos

País: Estados Unidos

Director: Matt Ross

Guion: Matt Ross

Música: Alex Somers

Fotografía: Stéphane Fontaine

Reparto: Viggo Mortensen, George MacKay, Missi Pyle, Kathryn Hahn, Frank Langella,Hannah Horton, Nicholas Hamilton, Steve Zahn, Ann Dowd, Trin Miller, Samantha Isler, Annalise Basso, Shree Crooks, Erin Moriarty y Charlie Shotwell

Productora: Electric City Entertainment

Género: Drama

Ben es un hombre que ha pasado diez años viviendo en los remotos bosques situados en el noroeste de los Estados Unidos criando a sus seis hijos. Sin embargo, las circunstancias hacen que tal peculiar familia deba abandonar su modo de vida en la naturaleza y volver a la civilización. Asimilar su nueva situación y adaptarse de nuevo a la sociedad moderna no les va a resultar nada sencillo. (FilmAffinity)

‘Captain Fantastic’ ha pasado a la historia por ser una película que narra la vida de una peculiar familia hippie que vive en la montaña, aislado completamente de la sociedad que les rodea y donde un padre todoterreno es capaz de educar a sus hijos para vivir en armonía con la naturaleza. La cinta plantea el curioso dilema de qué tipo de educación es la más adecuada para los hijos. Se contraponen la educación tradicional con la totalmente radical del personaje interpretado brillantemente por Viggo Mortensen.

A modo de road-movie, ‘Captan Fantastic’ nos muestra el choque que los hijos viven al acercarse por primera vez a la sociedad cuando se ven obligados a recorrer cientos de kilómetros en un peculiar autobús para atender el funeral de su madre. Aquí reside uno de los grandes errores de la película, ya que es imposible de creer que un grupo de niños que han vivido aislados durante toda su vida se encuentre ante lo que es el mundo sin mostrar sorpresa por nada. Pero bueno, asumamos que dentro de esa educación maravillosa e idílica que Mortensen les ha dado les ha enseñado cómo es el mundo.

La cinta nos muestra de forma maniquea y completamente exagerada dos formas de entender la vida. La progre hippie evocada por Mortensen. Un señor convencido de que el capitalismo y la sociedad actual son enfermizos para sus hijos, los recluye en la montaña, los entrena como cazadores salvajes, sin renunciar a ningún tipo de conocimiento proporcionado por los libros, pero sin desarrollar ningún tipo de inteligencia emocional que les permita relacionarse con sus semejantes. Sus hijos son los mejores por su forma física, por la cantidad de lenguas que hablan, por los conocimientos que atesoran, pero desconocen el mundo en el que viven y son incapaces de relacionarse con sus iguales de forma natural.

En el lado opuesto tenemos la educación tradicional. Los primos de los niños escenifican la ignorancia más absoluta que tienen los jóvenes sobre temas tan sumamente importantes como la Carta de Derechos, las ciencias o Noam Chomsky, protagonista de la cinta de forma no intencionada. Su capacidad de relacionarse con el resto de seres de su entorno es total, pero el conocimiento teórico de las cosas que hacen funcionar al mundo es nulo.

Finalmente, y como es lógico, el director opta por un punto medio que es el más adecuado. El espectador amará Mortensen por proporcionarles a sus hijos una alternativa a las crueldades de la sociedad actual, pero en cambio les impone bajo puño de hierro una forma de vida que les va a lastrar para siempre. Lo mismo ocurre con los tíos de los niños protagonistas, que en esa estúpida idea actual de sobreproteger a los niños de todos los asuntos que les puedan traumatizar o desestabilizar crean seres incapaces de gestionar ningún tipo de suceso que ocurre a su alrededor.

Tras esta reflexión, ‘Captain Fantastic’ es una de esas películas muy sencillas que el cine independiente crea y que nos permite disfrutar de una historia interesante de principio a fin. Hay algo en él que no nos creemos, pero el filme consigue mantenernos pegados. Ni sus errores marcados, que no son pocos, ni lo maniqueo de su planteamiento en ocasiones consigue lastrar el que seguramente sea una de las mejores películas de 2016.

Buena parte de su éxito recae en un reparto en verdadero estado de gracia, especialmente un Viggo Mortensen que merecidamente se ha llevado todos los focos de atención. Junto a él destaca como el abuelo un Frank Langella breve pero intimidante, gran actor donde los haya. Entre los niños encontramos grandes actuaciones, algo de agradecer, porque no es precisamente el fuerte de los más jóvenes esto de actuar. Destacar entre los jóvenes a Nicholas Hamilton, como el hijo mediano, el que desata todo el conflicto; y George MacKay, como el hijo mayor, al que vimos en la brillante ‘Pride’, que próximamente llegará a este blog.

Lo mejor: es disfrutable y no aburre en ningún momento.

Lo peor: es demasiado maniqueo en la forma de retratar los dos tipos de sociedad que enfrenta.

Sobre el autor Asier Manrique
Comunicador, periodista y blogger. Amante de la música, el cine, la televisión... Escribo El Fotograma para compartir mi pasión por el cine, cine clásico y actual, de todos los géneros.

Otros Blogs de Autor