Diario Vasco

img
PRINCE, EL GENIO DE MiNNEAPOLIS.
img
Carolina Isasi | 21-04-2016 | 18:05| 0

  Icono del pop, excéntrico, divo, bajito, sexy, un estilo que marcó los ochenta, un genio… Prince ha muerto joven,  a los 57 años. Hace solo unos días, fue ingresado por una fuerte gripe, dado de alta días después y llegó a actuar aunque al acabar su actuación, se encontró mucho peor. Ha sido encontrado muerto en su casa. Iba a hacer una gira por Europa y se habían confirmado cuatro conciertos: Glasgow, Londres, Birmingham y Viena. De sus canciones, mi favorita es Purple rain. Hoy llueve lágrimas púrpuras por su marcha.

Ver Post >
QUERIDO MANOLO
img
Carolina Isasi | 04-04-2016 | 08:40| 0

Hay personas que cuando nos dejan, se llevan con nosotros una parte muy importante de nuestra memoria y nuestra juventud. ¿Cómo no recordar esos veranos mágicos de vuelta a San Sebastián después de haber estado estudiando fuera? Lo primero era salir a ver a  los amigos y después, asomarse a mirar el mar desde la terraza de Bataplán con la música del gran Manolo Tena.  Sangre española, Tocar madera, Loco por verte, Quiero beber y no olvidar

En una entrevista a la AgenciaEFEhace algo más de un año contaba que no había dormido en la calle porque su familia no le dejó y que estaba loco por vivir. Fue muy querido, tuvo una gran familia, buenos amigos, momentos de dificultades que superó y ahora se va demasiado joven. La poesía también fue su salvavidas y contaba que escribir siempre le había ayudado. Fue único, un poeta y me quedo con esta estrofa de una de sus canciones: “Quiero beber y no olvidar, quiero ser mar sólo consigo espuma.” Consiguió un océano de música y palabras que dejan un vacío en mi corazón. Envejecer es ir perdiendo. Hoy he perdido a Manolo Tena.

Ver Post >
HOMEOPATÍA PARA EL CORAZÓN.
img
Carolina Isasi | 23-03-2016 | 15:03| 0

 

No tiene nada de innovador o especial pensar que los psicólogos tienen un papel importante en nuestra sociedad y que pueden ayudarnos a entendernos mejor pero tampoco creo que sea extraño, que al igual que cuando una persona no tiene nada muy grave, pero si molesto, como por ejemplo algo tan prosaico como una retención de líquidos o una inflamación, seguramente que antes de ir al médico, tome piña, busque un remedio casero, se ponga hielo o tire de productos naturales. Ya tomaremos otras decisiones si con eso no nos sentimos aliviados. Cada quien busca su remedio. Ayer mismo, haciendo cola en una tienda Movistar, un señor mayor quería comprar el canal  de fútbol pero le contaba al chico que le atendía que en el fondo tampoco sabía para qué lo hacía si total los nietos y su hijo ya no iban a su casa a verle aunque claro, igual con lo del fútbol se animan no, consultaba al dependiente perplejo. A punto estuve de decirle que tenía prisa y que eso no era el confesionario pero la verdad es que cada vez se va menos al confesionario y el pobre señor parecía necesitar desahogarse. Me armé de paciencia y no dije nada. A fin de cuentas ¿Quién me asegura que de mayor yo no acabe siendo una pesada y me dedique a desahogarme con el peluquero o el farmacéutico? ¿Quién no lo ha hecho alguna vez? Yo una vez me enamoré de un desconocido que se parecía al actor Ed Harris porque hablamos de todo sabiendo que nadie nos iba a juzgar. Cierto es que el amor duró unos pocos días y un par de mails después del vuelo pero lo importante es la calidad y no la cantidad y como lo del avión no ocurre a menudo, yo, con mi corazón, mis tristezas y mis angustias, hago lo mismo ¿Qué me acuerdo cada día más de mis padres y de mi infancia? Leo la novela gráfica La casa del gran Paco Roca. En ella, cuenta, cómo tres hermanos homenajean a sus padres, visitando la casa del pueblo a la que casi nunca les apeteció volver de jóvenes y de mayores pero donde tanto disfrutaron en la infancia. Si lo miedos me acechan por el paso del tiempo, leo de nuevo a Paco Roca y su maravillosa Arrugas y quien tenga prejuicios con la novela gráfica, aviso que posiblemente esté equivocado y que de vez en cuando viene bien salir de nuestros hábitos. Si lo conseguimos, se abre un mundo mucho más grande ante nosotros. Si por lo contrario,  lo  que busco es aprender a ser más solidaria, leo a Maylis de Kerengal y su Reparar a los vivos  mientras que si siento que debo de seguir aprendiendo cada día a contar mejor las cosas como periodista y como decía antes, ensanchar mi mirada, leo a Leila Guerriero y disfruto con Una historia sencilla. Este libro cuenta la más difícil de las épicas, la del hombre común.

¡Felices lecturas!

 

 

La foto es de una ilustradora mexicana que me encanta y me alegra con sus dibujos. La conocí  en Instagram y se llama Idalia Candelas. Dibuja mujeres fuertes, independientes y algo solitarias. Me siento identificada con mi pijama en la cama, un tazón de leche y mi libro.

Ella tiene un libro donde ha recopilado parte de sus dibujos. Se titula A solas

Ver Post >
(CASI) EXPERTA EN MALETAS
img
Carolina Isasi | 21-03-2016 | 16:55| 0

Creo que sería merecedora del título “Experta en maletas “si no fuera por …

Me explico, para hacer una buena maleta hay 3 reglas de oro:

- Regla # 1  Te vayas los días que te vayas, la maleta no puede ser mayor que las aceptadas en cabina. Da igual si facturas o no, es cuestión de autonomía y de manejarse sin agobios. Se trata de que hacerla no te tome mucho tiempo y tampoco deshacerla.

- Regla #2  Pasaporte, tarjeta de crédito, tarjeta sanitaria y medicación. El resto de cosas que te olvides, tienen remedio. Haz una lista, empezando por esas cuatro cosas.

- Regla # 3 Olvídate del por si acaso porque nunca hace falta, enrolla tu ropa porque así ocupa menos y a ¡disfrutar!

 

Entonces … ¿Dónde está el problema? ¿Por qué no llego a ser “experta en maletas” y tan sólo soy un pequeño fraude de viajera avezada? Porque mi problema viene cuando tengo que elegir lectura. Ahí vienen todas mis dudas …

¿Aprovecho estas vacaciones para leerme Cinco esquinas, el nuevo libro de Vargas Llosa (Alfaguara) que me dice mi amiga Blanca que es entretenidísimo? Igual mejor aprovechar para leer también Fuera de quicio (Malpaso ) de Karen Joy Fowler ? Sólo con leer la contraportada, tienta: “ Para adentrarse en esta novela, tal y como su autora hubiera deseado, lo ideal sería evitar leer cuanto se desgrana en esta contraportada. Esperemos que esta advertencia les haya calado hondo y decidan dejar la lectura aquí, antes de descubrir que Fuera de quicio nos propone una inmersión en lo más profundo de una familia norteamericana de clase media que durante algunos años vivirá una situación extraordinaria que marcará sus vidas para siempre.”

¿Y por qué no aprovecho para seguir con el tercer volumen de  la tetralogía de Elena Ferrante, que me está entusiasmando? Antes de que me digáis   que por qué no llevo un e book y punto, tengo que contar que todos estos libros, los tengo en papel .Uso el libro electrónico pero si no avanzo con lo que tengo pendiente en papel, la torre de mi cuarto peligra. Si se desmorona, podría hacerle un boquete a mi vecina. Por lo tanto, ya veis que mi problema es que para no sentirme culpable y acatar mi regla de oro de llevar siempre una maleta pequeña, meto los libros, las revistas , los suplementos, las páginas del periódico arrancadas para leerlas con calma, en un bolso que pesa más que la maleta. Sé que eso es hacer trampa pero ¿ el ser humano no se engaña a si mismo continuamente ?

 

¡ Felices vacaciones a todos  y feliz día internacional de la poesía.

 

Me despido con este poema de la poetisa polaca y ganadora del Premio Nobel de Literatura en 1996, Wislawa Szymborska.

 

 

 

 

 

 

 

Retrato de mujer

Debe ser a elección.
Cambiar para que no cambie nada.
Es fácil, imposible, difícil, vale un intento.
Sus ojos son, si cabe, una vez azules, otra vez grises,
negros, alegres, sin causa llenos de lágrimas.
Duerme con él como una cualquiera, única en el mundo.
Le parirá cuatro hijos, ningún hijo, uno.
Ingenua, mas la que mejor aconseja.
Débil, mas podrá con el peso.
No tiene cabeza, pues la tendrá.
Lee a Jaspers, y revistas de mujeres.
No sabe el porqué de este tornillo y construirá un puente.
Joven, como siempre joven, todavía joven.
Sostiene en sus manos un gorrión alirroto,
su propio dinero para un viaje largo y ajeno,
un mazo, una compresa y una copa de vodka.
¿A dónde corre? ¿no está cansada?
Que no, un poco, mucho, no pasa nada.
O le quiere o se empeña.
Por lo bueno, por lo malo y por el amor de Dios.

 

Ver Post >
LECTURAS DE INVIERNO
img
Carolina Isasi | 18-01-2016 | 19:35| 0

 

 

 

Enero es el mes del año que menos me gusta. Supongo que ni soy ni la primera ni la única en pensarlo. Sin embargo, suele ser un mes de grandes lecturas. Una ya ha gastado todo lo que tenía que gastar (y más)  en cenas y regalos y por fin el frío ha llegado. De ahí que no haya para mí mejor remedio que sumergirme en las páginas de un buen libro. Como he estado bastantes semanas ausente, la lista ha crecido.

Empezaré hablando por El comensal de Gabriela Ybarra, libro que ya he mencionado en otro post pero que me ha marcado profundamente y que he regalado mucho. A su vez, mi hermana Irene, a la que se lo regalé, lo ha regalado estas Navidades a varias amigas y es que es un libro profundo, emotivo, real, crudo, sensible. Gabriela ha conseguido contar dos historias: la enfermedad de su madre y el asesinato de su abuelo por ETA de una manera muy difícil: con sentimiento pero sin sentimentalismo, con profundidad pero con amenidad. Un regalo. Esta semana iré comentando los títulos que han ido cayendo en  mis manos y que absorta en la lectura, no he hablado de ellos. La lista es la siguiente:

-          El jardín del flamenco de Juan Verdú (Alfabia)

-          La amiga estupenda de Elena Ferrante.

-          La ley del menor de Ian Mc Ewan

-          Woody Allen , el último genio de Natalio Grueso (Plaza&Janés ) 

-          Mar de nubes de Mari Jungstedt y Ruben Eliassen ( Maeva)

-          Más que famosos, auge y caída de la fascinación por el rock (Fundación José Manuel Lara )

-          Guztiak de Borja Ventura (Libros.com)

-          El trono de barro de Teo Palacios (Edhasa )

-          La guerra no tiene rostro de mujer de Svetlana Alexiévich (Debate )

-          Un perro de Alejandro Palomas (Destino )

-          La casa de Paco Roca (Astiberri )

-          Persépolis de Marjane Satrapi (Norma Editorial )

 

 

Entenderéis ahora que estas semanas me he dedicado más a leer que a escribir pero ahora tengo ganas de contaros poco a poco, algo  de cada uno de estos libros y de sus autores.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como dije, empezaré o volveré a empezar por Gabriela Ybarra. Conocerla fue un placer. Nos tomamos un té en el Café de los Austrias y nos dimos cuenta de que compartíamos bastantes cosas: las dos vascas afincadas en Madrid, con el gusto por la lectura y por la escritura (me llevé varias recomendaciones suyas que se merecen otro post) y las dos con dos pérdidas familiares que nos han dejado marcadas. Esta novela te reconcilia con la muerte y la enfermedad y te hace buscar la vida. Gracias Gabriela. Mañana seguimos con la lista.

Ver Post >
Sobre el autor Carolina Isasi
Estudié en el ya desaparecido colegio francés de San Sebastián y me fui a vivir un año a Dublín y otro a Oxford. Tenía claro que quería ser periodista. Devoraba libros y me gustaba escuchar historias. Vine a Madrid a estudiar periodismo y mis primeras prácticas fueron en radio Voz. Logré convencerles para que me dejaran hacer una agenda cultural diaria. De ahí me viene mi pasión por las exposiciones, conciertos y cualquier tipo de ocio que despierte mis sentidos. Sin darme cuenta me ví entrevistando en diversos medios, casi a diario, a escritores y he tenido la suerte de haber conocido a muchos de los que ya admiraba: Ian Mc Ewan, Martin Amis, Salman Rusdhie, Paul Auster, John Banville, Rosa Montero, Almudena Grandes, Juan José Millás… y considerarme amiga de muchos de ellos: Paula Izquierdo, Nativel preciado, Juan Cruz, Soledad Puértolas, Alicia Jiménez Bartlett, Ángela Becerra … y descubrir a otros tantos. Lo peligroso de las listas es que siempre te dejas a alguien querido. Para eso estará este blog, una memoria semanal para cuando lleguen los malos momentos siempre me queden los buenos recuerdos ¡Y esa bahía que tanto añoro!

Otros Blogs de Autor