Diario Vasco
img
House of Wolves, otro precioso descubrimiento de Moonpalace Records
img
Ricardo Aldarondo | 23-03-2012 | 00:33

Es seguramente el mejor descubrimiento que he hecho en esta temporada, y sin duda uno de los discos más bonitos y emotivos del año. Bueno, el descubrimiento no es mío, sino de Moonpalace Records, ese sello donostiarra que me está devolviendo la emocionante sensación de cuando a finales de los 70 y comienzos de los 80 nacían sellos como Les Disques du Crepuscule, Factory o 4AD en los albores de la música independiente, que no tenía el carácter corporativo del ‘indie’ actual, sino la simple voluntad y emoción del hágaselo usted mismo, y hágalo con total libertad. Discos fabricados en pequeñas tiradas, con fotocopias, con letraset, casi a mano. De cuando un sello respondía solo a los gustos, incluso a los caprichos, de una o dos personas que lo llevaban de forma casera, con tanto amor por la música como por los ambientes que evoca y los envoltorios que necesita.

Así es también Moonpalace Records, un sello discográfico en una habitación hogareña, que consigue unificar bajo una misma mirada y un mismo tacto, músicas aparentemente muy diversas en cuanto a estilo y procedencia geográfica, que cada una por sí sola podría pasar desapercibida, y sin embargo bajo el techo de Moonpalace adquieren una coherencia inusual.

Pues bien, Moonpalace me ha descubierto la belleza sin fin del disco Fold in the Wind de House of Wolves, inquietante nombre de grupo para un solo, aparentemente tímido y delicado músico, Rey Villalobos. Paso de describir su música: se puede escuchar directamente en el bandcamp que ofrece Moonpalace. Solo doy fe de que es uno de esos discos bañados en melancolía que, cuando pasas por un momento de tristeza o derrota, son como un bálsamo reconfortante del que no puedes prescindir. Porque a veces la tristeza es necesaria para combatir la tristeza, y sólo las canciones afligidas y sosegadas te pueden ayudar a una sobrellevar una ausencia.

Como siempre, el envoltorio de la edición en CD es único, con su cartón, su estampados, su banda extraíble de papel azul, su inserto con los créditos. Y aunque las canciones se puedan escuchar gratis en el bandcamp, merece la pena hacerse con una de las exclusivas 100 copias de ese pequeño objeto con un diseño que es una obra de arte envolviendo otra.

Por elegir, incluyo el audio de dos de mis canciones favoritas, y un vídeo de otra, pero cada una de las once piezas tiene su aquel. Pongo también el link al disco entero. Pero no te conformes con una primera escucha: cada regreso a Fold in the Wind es una nueva reafirmación en su poder reconfortante, balsámico.



Moonpalace Records “Fold in the Wind”

 

 

 

Otros Blogs de Autor