Diario Vasco
img
De Popocho a Havoc: reunión espontánea de las generaciones del Donosti Sound (y más)
img
Ricardo Aldarondo | 25-04-2017 | 09:12

Fue algo parecido a una reunión histórica, como sin querer. Era la presentación de los discos de Puskarra y Aristogatos, con los que Subterfuge Records emprende la loable y casi milagrosa misión de recuperar el primer Donosti Sound y otros comienzos de la estela del pop-rock donostiarra que nació hace unos 40 años y ha sido cultivado en distintas mutaciones. La cita era en Beltza Records, la tienda que Luis ha mantenido a flote e imbatible desde hace unas tres décadas, con especial devoción por los grupos locales.

José Luis Argomaniz (Puskarra) departiendo con Juancar Landa (Jocano); en medio, Irantzu Valencia (La Buena Vida) abraza a Carlos Galán (Subterfuge); y a la derecha con gafas blancas, Havoc.

No había más llamada que el reclamo de los lustrosos discos que reúnen todo el material inédito rescatable de los primeros tiempos de Puskarra y seis canciones halladas ‘in extremis’ de uno de los primeros grupos en que creció Mikel Erentxun, Aristogatos, algo parecido al germen de Duncan Dhu.

Pero quisieron acercarse en la plácida tarde soleada otros músicos, amigos y curiosos, testigos de la época (1978-1982 es el periodo que abarcan esas grabaciones) o herederos de cierto espíritu que va perviviendo con todas las mutaciones y todos los reciclajes de la etiqueta Donosti Sound que se quiera. Y todo con el maestro de ceremonias perfecto, Gregorio Gálvez, nuestro John Peel total, que ha ido empujando desde sus programas de radio en Radio Popular, sobre todo con su legendario ‘Club 44′, a todas y cada una de las generaciones de la música donostiarra.

Y como quien no quiere la cosa, entre besos, abrazos y presentaciones mutuas, frente a Beltza Records se fue congregando una pequeña pero más que simbólica representación de todas las generaciones del pop-rock donostiarra, toda vez que Havoc, el eslabón más actual, apareció en escena desde el primer momento con total implicación e interés por sus mayores, aunque no se identifique con la famosa etiqueta (como casi todos los grupos a los que se le ha aplicado, por otra parte).

Foto: Iñaki Estévez

Cuando apareció de pronto Popotxo, todo elegancia y simpatía, como siempre, el arco se completó. Faltaría alguna representación del pre Donosti Sound, de Brakaman o Negativo. Y tantas bandas más que dejaron su huella en las distintas épocas, claro. No es que fueran muchísimos músicos los presentes, pero sí estaban al menos representados los distintos eslabones, y esa congregación intergeneracional no creo que se haya dado nunca antes: Popotxo como estandarte de la ORQUESTA MONDRAGÓN que comenzó precisamente haciendo performances surrealistas en el programa de Gregorio Gálvez; el primer y auténtico Donosti Sound, con PUSKARRA casi al completo (solo faltó el batería José), y algún miembro de MOGOLLÓN y UHF; de los casi coetáneos ARISTOGATOS estuvo Mikel Arzallus (que luego formó parte de INSIGNIFICANTES), MIKEL ERENTXUN viajaba desde Sevilla y no pudo llegar a tiempo. De esos primeros 80 hubo incluso representación punk, con la presencia de Nando, guitarrista de NO y de los aún activos y combativos SPEED; y de cantautor a contracorriente, con Juancar Landa, de IGUALES Y TÚ y SANCHÍS Y JOCANO. También estaban componentes de la ‘generación perdida’ del 84-86, los que no consiguieron grabar ningún disco, aunque bien lo hubieran merecido, como OTOÑO FIEL, LOS ÚLTIMOS y LA VIEJA ESCUELA. Del llamado Donosti Sound de finales de los 80 y primeros 90 llegó al menos Irantzu Valencia, de LA BUENA VIDA, y JOSERRA SENPERENA, quien además de colaborar con ellos como arreglista y teclista, ya empezaba en esos años 90 con sus primeros discos en solitario. Cerrando el círculo hasta la actualidad, además de HAVOC, hay que contabilizar a RAFAEL BERRIO protagonista en casi todo ese arco temporal y ahora en su mejor momento artístico. Mención especial merece CHELI LANZAGORTA, que ha formado parte importante de todos esos eslabones (como parte de la Orquesta Mondragón, Puskarra, Amor a Traición, La Buena Vida y, pronto, Amateur), como músico y diseñador. Y además también acudieron técnicos de luces (Javi Beristain y Ramón Setién)  y sonido (Luis del Campo), y el promotor Iñigo Argomaniz (de Get In) que tanto ayudaron a poner en pie aquellos conciertos autogestionados y montados hombro con hombro, además de otros actuales como Iñaki Estévez de Nordika. (Probablemente me deje alguno de los presentes, cualquier aportación será bienvenida).

Y así fue (en parte) la presentación de los discos de Puskarra y Aristogatos…

Otros Blogs de Autor