Diario Vasco
img
Profit: El circo romano de las corporaciones financieras, con el primer malvado como estrella de una serie
img
Lorenzo Mejino | 19-07-2013 | 07:05

Profit fue una serie auténticamente rompedora cuando en el año 1996 y en una cadena generalista como la Fox, puso como protagonista absoluto de una serie a un autentico ser malvado y abyecto como Jim Profit.

En la actualidad nos hemos acostumbrado a ver personajes como Dexter, Walter White, Tony Soprano o Vic McKey protagonizar series de referencia e idolatradas, siendo verdaderos malnacidos y de comportamientos reprobables, pero hace quince años, simplemente no existían en la televisión.

Profit fue la primera serie que se atrevió a proponer a un personaje malvado como eje de la trama, sin ningún personaje positivo de contrapeso, utilizando muchos recursos narrativos totalmente innovadores en esa época, pero que ahora son moneda de uso corriente.

Desgraciadamente, como suele suceder con las propuestas innovadoras y rompedoras, el batacazo que se pegó la serie fue impresionante y se rodaron únicamente ocho episodios, de los que se emitieron cinco, por ser una propuesta muy adelantada a su tiempo, y de los que tuvimos la suerte que fueran emitidos en nuestro país íntegramente.

Su fama ha ido creciendo con el tiempo, tanto por las grandes criticas que tuvo en su tiempo, como por los elogios que le han dedicado guionistas reputados como Shawn Ryan , Ryan Murphy o Vince Gilligan, a la que nombran como una de sus fuentes de inspiración en la creación de sus series mundialmente famosas.

Por todo esto, y por ser la precursora del estilo de series que triunfa en la actualidad, vamos a dedicarle este post a Profit, otra serie maldita, pero que triunfó después de muerta

Ficha: Profit 8 episodios. 1996 Fox (UK) –La 2 (E)

Sinopsis: Jim Profit es un empleado arribista en una corporación multinacional de inversiones Gracen & Gracen, que no duda en chantajear, extorsionar y si es necesario asesinar, para ascender hacia la cima de la empresa de forma totalmente amoral y sin ningún escrúpulo.

El inicio: El año 1996, Fox era una cadena relativamente joven y con ganas de posicionarse en segmentos nuevos de la audiencia, por ello encargo al venerable Stephen J. Cannell, una serie diferente a ver que se le podía ocurrir.

Cannell recurrió a dos de sus guionistas de plantilla David Greenwalt (foto) y John Mcmanara, que tuvieron la idea de crear una serie con un personaje negativo de protagonista, hecho que le gustó a Cannell, que le puso como nombre Profit, en homenaje a un memorable malvado Mel Profit, que encarnó Kevin Spacey, en su serie Wiseguy.

Greenwalt, había trabajado en muchas series hasta llegar a Profit, la cual a pesar de su fracaso fue su trampolín, en el mundo de los guionistas, ya que lo fichó Joss Whedon, como su mano derecha en Buffy la Cazavampiros, para crear posteriormente su secuela Ángel, hasta llegar a la actualidad donde es el creador y responsable de Grimm, un buen currículo televisivo.

Volviendo a la serie, la Fox aprobó su emisión pero nunca lo vio muy claro, porque era demasiado negativa para los cánones de la época y la programó para su estreno en Abril del 1996, y como ya hemos dicho duró solo cinco episodios, siendo cancelada de forma fulminante, sobre todo por las presiones de grupos externos que analizaremos mas adelante. En el primer video pueden ver los títulos de crédito de la serie

La trama: La historia comienza con la entrada de Jim Profit en la multinacional financiera Gracen & Gracen en el departamento de compras. Su objetivo desde el primer momento es deshacerse de todos los obstáculos en su camino hacia la cima de la empresa, para ello realiza una serie de planes maquiavélicos, que acaban con todos sus oponentes o superiores, en su irresistible ascenso hacia la cúspide.

La empresa donde ha entrado no es ningún dechado de perfección, siendo un autentico nido de víboras, especialistas en estafas al por mayor con unos directivos corruptos y siendo un perfecto reflejo de las practicas financieras de Wall Street, donde ganar el máximo de dinero es lo único que importa, dejando al lado cualquier otra consideración.

Profit utiliza todas las armas a su alcance para alcanzar sus objetivos, yendo desde la corrupción hasta el asesinato, pasando por preparar y distribuir pruebas incriminatorias de sus directivos, sin que nadie le pueda detener, un ejemplo claro lo tienen en este video donde chantajea al psiquiatra de un directivo de la empresa, para obtener información


Profit no tiene ningún amigo, y poco a poco vamos descubriendo cosas de su infausto pasado, como un adolescente criado en el interior de una caja de cartón con una tele encendida las 24 horas, por un padre maltratador, hasta llegar a su situación actual, en el video pueden ver las razones por las que esta desquiciado.


La serie plantea el dilema de la lucha entre un lobo solitario maquiavélico y sin escrúpulos contra una corporación financiera corrupta y lo que es mas sorprendente sin ningún personaje medianamente positivo en el elenco, todos son a cual peor.
En este punto es donde entra un recurso narrativo, como es la voz en off del protagonista, relatándonos sus planes, incluso dirigiéndose de forma directa a cámara, como pueden ver en este corto video, donde comenta que ha sido citado por el juzgado.


De esta forma, inconscientemente, nos ponemos de su lado y somos participes de sus planes queriendo que triunfen, básicamente porque sus oponentes son peores que él, técnica repetida posteriormente, con el ejemplo actual de House of Cards.

Extorsión, chantaje, desacreditación, sabotaje y asesinato, todo cabe en su vocabulario y una de las cosas que mas me llamaba la atención cuando la vi, es que no había ningún personaje por el que valiera la pena tener un mínimo de simpatía, por ello la habilidad de los guionistas poniéndonos del lado de Profit, se justificaba por la inquina que teníamos a sus enemigos.

El riesgo de hacer una serie hace diecisiete años, con todos los personajes dignos de ser encerrados en la prisión, era evidente y los peores presagios se hicieron realidad, ya que el público de la época rehusó ver semejante tropa de corruptos y a pesar de la aclamación de los críticos, sus audiencias fueron realmente miserables.

Es muy importante ver la serie con la perspectiva de la época, antes de emitirse todas las series famosas basados en villanos, con Los Soprano, The Shield, Breaking Bad o Dexter, como ejemplos más evidentes.

En este sentido el salto al vacio de Profit, sirvió para allanar el camino, por donde entraron todas estas series en las cadenas de cable mas permisivas y arriesgadas en abrazar nuevos tipos de propuestas y menos dependientes de las audiencias, y que como algunos de sus autores han reconocido, les sirvió como inspiración.

Personalmente, la serie me encantó, disfrute de sus ocho episodios como pocas veces, precisamente por ese punto de vista novedoso de presentar un autentico cabronazo como protagonista, con el añadido de avanzarse a la industria del pelotazo financiero, con una multinacional financiera de chorizos que como la realidad ha demostrado posteriormente, se quedaron incluso cortos en su retrato de la misma.

Si alguna serie ha sido profética y avanzada a su tiempo ha sido Profit, tanto en la denuncia de las corporaciones financieras, como en hacer del ‘malo’, el protagonista absoluto, por ello, vista en la actualidad es mucho mas vigente que en su estreno, ya que desgraciadamente lo que nos parecía ciencia-ficción se ha convertido en un documental

Por ello y aunque ya habíamos tenido malvados muy famosos en la televisión, como J.R o Falconetti, estos siempre tenían un contrapoder de personajes positivos en sus series, que de una forma u otra compensaban sus trapacerías y acababan pagándolo de una forma u otra, por primera vez en Profit esto no existía, eran malos contra mas malos.

En este sentido, el mayor acierto de la serie era describir a Profit, como la estrella, que no el héroe de la trama, lo que les permitía un cierto distanciamiento de la misma, y asistir como espectadores de un circo romano financiero lleno de fieras dispuestas a despedazarse por un puñado de monedas, con nuestras simpatías mas o menos canalizadas hacia Jim Profit.
Los actores: Una de las claves de la brillantez de la serie era la elección de Adrián Pasdar como Jim Profit. Pasdar literalmente daba miedo, cuando empezaba a urdir sus planes y su forma despiadada de actuar era uno de los mayores activos de la serie, en especial cuando desenmascaraba a algunos de sus colegas.

Adrián Pasdar, ha trabajado mucho en televisión, pero seguramente lo recordaran ustedes por uno de los papeles estelares en Héroes, con un aire parecido al de Profit, en el siguiente video pueden ver un resumen de sus poses y actuaciones realmente intimidatorias en su irresistible ascenso hacia la cima de la empresa

El propietario de la multinacional y tiburón mayor del reino era Chaz Gracen, interpretado por Keith Szarabajka, un veterano actor al que recordamos por ‘The Equalizer’.

Gracen era increíblemente avaricioso, con una amante nueva cada año, y que lógicamente es el objetivo final de Profit, que se le va acercando cada vez más,  a un personaje al que los bonus y amasar pasta son su unica filosofia.

La secretaria de Profit es Gail Koner, interpretada por Lisa Darr, que en el episodio piloto es chantajeada por su jefe, pero que al cubrirla este de alguna maniobra turbia realizada, consigue ganársela.

Su secretaria es el único personaje por el que Profit, siente algún afecto y le preocupa algo, lo que nos permite ver cierto lado humano en su coraza.

Por ultimo tenemos a Lisa Zane, la jefa de seguridad de la multinacional, muy sospechosa de las actividades de Profit en la firma, y que intenta descubrir que es lo que está buscando

Y al otro lado a Sherman Augustus, como el abogado Jeffrey Sykes, otro de los enemigos de Profit en la compañía y aliado de la jefa de seguridad en desenmascararlo.

Epilogo:

Curiosamente en el momento de su estreno la serie tuvo una increíble campaña en su contra, por parte de diferentes colectivos, por ejemplo los sectores cristianos mas reaccionarios, protestaron por hacer una serie sobre un personaje que describían como Satanás en un traje sin ningún punto positivo.

Por otro lado, el sector financiero también protestó de forma furibunda, por ese retrato de la comunidad financiera como un atajo de personas avariciosas y sin escrúpulos, muy alejado de la realidad….. Aunque en este caso creó que ustedes ya tienen claro, cual estaba más cerca de la realidad, si la serie o las quejas.

Varios años después, su creador David Greenwalt, intentó resucitar su personaje Profit, para la malvada firma de abogados satánicos Wolfram & Hart de su serie Ángel ( donde empezó Shawn Ryan creador de The Shield), donde ese Satanás con traje, habría quedado perfecto, pero problemas de derechos de autor, impidieron lo que habría sido uno de los castings mas impactantes de la historia de la televisión.

Profit, una serie absolutamente recomendable, para aquellos que quieran conocer la precursora de muchas de las famosas series actuales protagonizadas por malvados y villanos, pero que le deben mucho mas de lo que se creen a esta modesta serie de efímera vida pero que les puedo asegurar que perdura en mi recuerdo, como un autentico diamante.

Esperamos sus opiniones y comentarios, aquí o en nuestra cuenta de twitter (@jefoce) y (@lmejino). Hasta la próxima

Mikel Madinabeitia/ Lorenzo Mejino

Sobre el autor Lorenzo Mejino
Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de ver la televisión. Series para gourmets nace con la pretension de ayudar a personalizar su menú televisivo en lo que hace referencia a las series de TV. Analizaremos series actuales, novedades, pequeñas joyas olvidadas y series clásicas dando nuestra opinión personal sobre el nuevo formato de oro del siglo XXI.

Otros Blogs de Autor