Diario Vasco
img
Quincena musical. Arte y gastronomía en un mismo compás.
img
Ainara López | 28-08-2017 | 12:02

Me gusta la vida cuando te sorprende con momentos gratos. El sábado pasado tuve el placer de asistir a la Quincena Musical. La verdad es que como donostiarra, que a veces te crees que te las sabes todas, sabiendo su existencia hace mucho tiempo nunca se me pasó por la cabeza asistir a un concierto que no fuera para ir con mi hija, este año asistimos a la representación de Pedro y el lobo en el teatro Vitoria Eugenia y nos pareció fantástica. Siempre tiene que haber una primera vez en la vida para todo, y se que no será la última.

Auditorio Kursaal

Como os he dicho, el sábado asistimos a ver ,y sobre todo escuchar, a la Filarmónica de Luxemburgo con el Orfeón donostiarra. El cubo grande del Kursaal estaba repleto de gente con ganas de pasar un rato emocionante. Señores y señoras, ver semejante despliegue en directo es de poner los pelos de punta. 1800 almas en silencio para apreciar todo el arte que estaba llegando a lo mas profundo de nuestras almas, almas emocionadas y en vilo. A la dirección de Gustavo Gimeno, con la soprano María José Siri que a una servidora le pareció maravillosa, la mezzosoprano Daniela Bercellona, el tenor Antonio Poli y el bajo Riccardo Zanellato en compañía del Orfeón donostiarra que estuvo muy a la altura como no podía ser de otra manera. Diez minutos de ovación después de noventa de silencio sepulcral y emoción contenida.

Cóctel a cargo de Mikel Gallo de Ni Neu

Cóctel a cargo de Mikel Gallo de Ni Neu

Como el disfrute fue absoluto, después de deleitar los oídos en el concierto pasamos a degustar del cóctel que venía a cargo de Mikel Gallo del Restaurante Ni Neu y de la mano de la Caja Laboral. Entre jamón, tostas, txangurro, croquetas, solomillo y demás exquisiteces se paseaban donostiarras y artistas. Brindar con una copa de vino mientras charlas sobre lo vivido es la mejor manera de terminar una gala emocionante y llena de belleza.

menú

Una buena simbiosis la de la música y la gastronomía, al fin y al cabo son arte las dos. Buena combinación para una noche redonda, para una experiencia única como es la Quincena Musical.

Volveremos a disfrutar, volveremos a emocionarnos. Larga vida a la Quincena.

larga vida a la quincena musical

 

Otros Blogs de Autor