Diario Vasco
img
Tirar la toalla
img
Ainhoa Cilveti | 14-03-2017 | 11:43

Estamos con el curso ya bastante avanzado y con una buena parte de los resultados entregados, y aunque aún falta tiempo para acabar y aún podemos tomar medidas para aprobar, también es verdad que el que no haya trabajado lo suficiente hasta ahora, no puede despistarse ni un segundo, y debe ponerse en acción ya mismo. Hay que dejar las excusas fuera, y sin dilatar más la decisión, sentarse a estudiar hasta el final de curso como si no se tuviera otra cosa mejor que hacer.

Desde luego, al que le cuesta ponerse a estudiar nos va a decir que se le ocurren muchas otras cosas mejores que puede hacer, pero si se quiere superar al final de curso los exámenes, es hora de centrarse en este único objetivo. El problema viene cuando la persona no está acostumbrada a estudiar y, bien no sabe cómo hacerlo correctamente, o bien no sabe esforzarse lo suficiente para asimilar la materia y poder pasar el examen. Sé que en este punto, el que está acostumbrado a hacerlo pensará que es tan fácil como ponerse a ello y no levantarse de la silla hasta que uno está completamente seguro que se lo sabe. El problema es precisamente, que como todo en esta vida se aprende, y la persona que no está acostumbrada a esforzarse, tiene que ir aprendiendo a hacerlo, con lo que supone aprender algo que no es del agrado y que requiere un alto grado de exigencia de uno mismo.

Los buenos estudiantes saben cuándo deben empezar a estudiar y que deben continuar hasta saberse la lección. Que los estímulos externos que les puedan distraer tienen que dejarlos a un lado, evitándolos en la medida de lo posible, y que aún y todo, puede que entren en el examen con más dudas de las que les gustaría para sacer buena nota. Mientras que el que no ha ido adquiriendo este aprendizaje, cualquier inversión extra de energía le supone mucho esfuerzo, ya que no está acostumbrado a exigirse y a luchar para aprobar un examen.

No quiero que el hecho de no saber estudiar se utilice como una excusa, pero cuando la alternativa es tirar la toalla y dejar los estudios, creo que hay que ayudar a estas personas y darles un voto de confianza para que aprendan a sentarse y a esforzarse por lo que quieren. Es importante que tengamos en cuenta, que cuanto antes aprende una persona a estudiar, más fácil le va a resultar adquirir buenos hábitos para su propósito, por lo que procuremos que aprendan desde pequeños.

 

Categorías

Etiquetas

No hay tags a mostrar

Otros Blogs de Autor