Diario Vasco
img
¡¡¡20 años juntos!!!
img
Ainhoa Cilveti | 19-09-2017 | 18:12| 0

No tenía pensado escribir sobre este asunto, pero ya que el post sale el mismo día en el que cumplo veinte años de casada con mi marido, he decidido tratar este tema, que por otra parte, tanta ilusión me hace. No pretendo dar lecciones a nadie, porque si me paro a pensar en cómo lo hemos logrado, no tengo muy claro cuál ha sido mi aportación para que se haya podido cumplir, pero echando la vista atrás, y analizando lo ocurrido hasta la fecha, creo que estas son algunas de las pautas que nos han ayudado a conseguirlo:20-years

1.- Respetarnos. En todos los sentidos, tanto en el respeto del trato personal como en las decisiones que hemos ido tomando cada uno de nosotros a lo largo de estos años. Considero que el tratarse con respeto es esencial en cualquier relación, y más cuando se trata de una relación tan estrecha. El dicho “donde hay confianza da asco” suele cumplirse, por eso debemos tener cuidado con cómo tratamos a los de nuestro alrededor y tener en cuenta si hay algo que les puede molestar o causar daño.

2.- Ayudarnos. A veces es sencillo saber qué hacer para ayudar a nuestro compañero/a, pero no siempre resulta sencillo “echarle una mano”, con lo que a veces podemos preguntar qué hacer, o simplemente “acompañar” implica ayudar.

3.- Ponernos de acuerdo, negociar. A lo largo de los años surgen muchas situaciones en las que no se está totalmente de acuerdo, pero si uno pone voluntad en llegar a un punto de encuentro, no suele resultar difícil hacerlo. Lo que sí es importante es mantenerse unidos, ya que, en muchos casos, puede haber “agentes separadores”, familia, hijos, amigos…, y lo que tiene que estar por encima de todo, es llegar a un punto de acuerdo.

4.- Tener cada uno su tiempo y espacio. Considero fundamental que cada uno pueda tener su vida y pueda realizar sus sueños. Esto no quiere decir que no tenga que cumplir con las obligaciones familiares, y sí contar con la ayuda de esta para lograrlo.

5.- Divertirnos juntos. Desde luego, si no hubiera disfrutado de estos veinte años y no me lo hubiera pasado tan bien como lo he hecho, no tendría la ilusión que tengo por seguir junto a él al menos otros veinte años.

Espero que no me haya quedado un post muy “ñoño” y poder ayudar, o al menos dar alguna pista,  a las parejas que empiezan a quererse y conocerse para que puedan disfrutar durante mucho tiempo de estar juntas.

Ver Post >
La religión de creer en nosotros
img
Ainhoa Cilveti | 12-09-2017 | 18:16| 0

“La religión de todos los hombres debería ser creer en sí mismos.” – Krishnamurti

 

Esta es una frase que me encontré no hace demasiado tiempo, y que, sin embargo, he utilizado muy a menudo con mis clientes, ya que creo que si fuéramos capaces de creer desde pequeños en esta fe o religión, seríamos mucho más capaces y autónomos desde la niñez. Desde luego, si en lugar de ir a clase de catequesis, nos enseñaran a confiar en nosotros mismos y a potenciar nuestras capacidades, seguro que, por de pronto, tendríamos una autoestima más alta y más confianza a la hora de tomar cualquier decisión. También estoy convencida que el que ganáramos en confianza, evitaría ciertos problemas escolares y haría que hubiera menos problemas de bullying en los colegios. Por supuesto, no quiero meterme en asuntos religiosos, pero creo que al igual que se nos enseña a tener fe en algo que no vemos, debemos aprender a creer en nosotros mismos, que somos la compañía que vamos a tener toda nuestra vida.689ea053fc794b5f

 

Comenzar a creer en nosotros mismos desde pequeños nos evitaría muchas inseguridades a lo largo de nuestra vida. Creer en uno mismo no significa pensar que somos “súpermanes” o “súperwomes”, sino conocernos más, saber hasta dónde podemos llegar, trabajar nuestros límites y también nuestras debilidades, de forma que vayamos aprendiendo a gestionar mejor cada situación que se nos pueda presentar a lo largo de la vida. Solemos decir que con los años nos sentimos mejor por tener más experiencia y sentirnos más seguro/as anteautoestima la vida, pero si podemos adelantar este momento trabajando nuestros aspectos a mejorar, antes comenzaremos a sentirnos bien y a sentir que controlamos nuestra vida, en la medida en la que esta se puede controlar. Incluso, en este sentido, aprender más de nuestra forma de ser y saber actuar de forma más efectiva nos va a permitir sentirnos menos inseguros y con menos miedo ante los cambios que puedan darse, lo que también nos va a permitir avanzar y evitar situaciones de bloqueo por miedo a lo que pueda ocurrir. Saber que somos capaces de afrontar las diferentes situaciones nos va a ayudar a hacer más cosas y a disfrutar de ellas.

 

Para poder conseguir que las personas que se encuentran a nuestro alrededor crean en si mismas, podemos comenzar escuchándoles y animándoles a cumplir sus sueños, aunque estos sean pequeñas cosas, serán pasos que ganaran en su propia confianza.

Ver Post >
Empieza Septiembre y nuestras metas
img
Ainhoa Cilveti | 23-08-2017 | 19:04| 0

La semana pasada comentaba la importancia de reflexionar y de dar los primeros pasos hacia el objetivo que tenemos para el próximo verano.  Ahora es el momento de definir cómo hacerlo y de llevarlo a cabo, de tomar las decisiones que nos van a llevar a lograr aquellas metas que nos hemos propuesto, aunque estas sean tan simples como continuar como estamos, siempre hay algo que debemos decidir y pasos que dar.septiembre

En estos casos, suele ocurrir que no siempre tenemos claro qué debemos hacer o qué queremos hacer, por lo tanto, lo primero que debemos hacer es poner en orden nuestras ideas y aclararlas, para poder comenzar a tomar el camino correcto y en la dirección que deseamos. El quid de la cuestión suele ser precisamente cómo lograr aclararnos y tomar las decisiones oportunas: Puede suceder que necesitemos ayuda profesional, contratar un coach, para aclararnos, sin que tenga que ser un proceso largo, simplemente una o dos sesiones que nos ayuden a esclarecer nuestros deseos. O, podemos hacerlo por nuestra cuenta, ayudándonos de técnicas para definir adecuadamente los objetivos. Una de las técnicas es tan sencilla como redactar una lista con las metas que queremos conseguir. No es necesario hacerlo de una vez, es decir, podemos escribir lo que se nos venga a la cabeza en un primer momento, y luego esperar un tiempo para ir añadiendo otras cosas que se nos vayan ocurriendo, o eliminando otras. Es normal que, en un primer momento, no consideremos todas las alternativas que podemos tener, pero que a medida que vamos pensando en ello, se nos puedan ocurrir cosas que ni habíamos sospechado querer. Tener nuestra mente abierta a la reflexión y a la consideración de nuevas oportunidades, nos va a hacer ver más allá de lo que en un principio estamos acostumbrados. Incluso podemos atrevernos a escribir alguna actividad que siempre hemos querido hacer y que nunca nos hemos atrevido a realizar.listado

Una vez hayamos terminado de redactar la lista, debemos repasarla concienzudamente y posicionar nuestros objetivos en orden de importancia en que los queremos lograr, enumerándolos del uno en adelante, otorgándole el uno al más importante. A partir de este orden, podemos empezar a trabajar en cada uno de ellos. Puede ocurrir, que consideremos empezar por uno más sencillo que el que nos parece más importante, y no es mala decisión, ya que conseguirlo nos va a motivar y a impulsar para trabajar el que más nos importa, pero sin postergarlo continuamente.

Ver Post >
Final de Agosto, fin de un periodo
img
Ainhoa Cilveti | 23-08-2017 | 19:05| 0

Termina agosto, y el fin de este mes no es una cosa cualquiera, el fin de este mes representa que se acaban las vacaciones, que se termina un periodo y que comienza un nuevo curso. Aunque el calendario nos marca el fin del año en diciembre, muchos seguimos guiándonos por el calendario escolar, por lo que esta semana representa el fin de este periodo y momento de comenzar un nuevo curso, aunque no vayamos a clase.adios-verano

Por una parte, nos vamos a encontrar con las sensaciones que nos han dejado las vacaciones, lo que hemos vivido y lo que nos ha pasado y la forma de valorar estas vivencias. Quienes hayan tenido unas buenas vacaciones, quienes hayan disfrutado de estos días, tendrán un buen sabor de boca, y estarán con pena de que terminen, pero también con fuerza para afrontar un nuevo periodo y nuevos retos. Por el contrario, quienes se hayan sentido defraudados por el verano, por lo que no han podido hacer o porque no ha sido como esperaban, las sensaciones que tengan van a ser más negativas, y puede que estén deseando terminar este periodo y comenzar uno nuevo en el que puedan cumplir con sus deseos.

Sea como fuere, nos encontramos en un momento de reflexión, de pararnos a pensar qué es lo que queremos hacer en los próximos meses y cómo lo queremos hacer. Habrá quienes les haya ayudado lo realizado en el último periodo y quiera continuar en la misma línea, y quien prefiera cambiar totalmente de rumbo y empezar un nuevo camino para lograr lo que se pretende conseguir en el próximo año.obras-walt-disney-300x157

“Pregúntate si lo que estás haciendo hoy te acerca al lugar en el que quieres estar mañana” Walt Disney

 

Por lo tanto, si queremos poder disfrutar de unas vacaciones el año que viene que nos hagan sentirnos satisfechos, quizá debamos plantearnos ahora qué es lo que debemos hacer durante los próximos meses para lograrlo. Sabemos que las cosas no ocurren porque sí, que debemos trabajarlas, y ahora es el momento de empezar a diseñar los sueños que queremos cumplir en el próximo verano. Por supuesto, durante el curso pueden sucedernos muchas cosas, unas que nos impulsen hacia nuestras metas, y otras que nos las dificulten, pero cuanto más claro tengamos qué queremos y qué hacer para lograrlo, más fácilmente podremos salvar todos los escollos que nos encontremos. Es ahora el momento de pensar cómo queremos sentirnos al final de agosto el año que viene.

 

Ver Post >
Aprender a vivir aquí y ahora
img
Ainhoa Cilveti | 22-08-2017 | 14:54| 0

A lo largo de mi vida, tanto personal como profesional, he podido observar un perfil concreto de persona a la que le resulta muy difícil vivir el aquí y el ahora de forma consciente, incluso le resulta difícil disfrutar de lo que tienen o donde se encuentran por tener la necesidad de ir siempre un poco más allá, de estar pensando en el futuro y en lo siguiente que van a hacer. Tienden a planificar continuamente, pero sin poder parar de hacerlo, de modo, que les cuesta mucho vivir el presente, ya que, en su mente, siempre aparece algo nuevo que hacer en un futuro cercano.aqui-y-ahora_central

Esta capacidad de planificación les otorga la cualidad de ser buenos en perseguir nuevos objetivos, y aunque no siempre ocurre, suelen también lograr muchas de estas metas, por lo que suelen ser personas con éxito y triunfadoras en aquellos temas en los que centran su mente. Si se proponen algo, no les va a resultar cansado ni difícil valorar varias alternativas para lograrlo, llegando a ser muy creativos en sus pensamientos y consiguiendo realizar sus propuestas. Además, al necesitar tener siempre algo en la cabeza a lo que darle vueltas, pueden ser muy prolíficos con sus objetivos, con poca capacidad de frustración, ya que les pesa más el estar “quietos” que el no haber logrado alguno de estos. Tienen gran capacidad de superación y de comenzar de nuevo.

Pero como decimos, ese afán de tener que hacer siempre algo les impide disfrutar de lo que ya han logrado o tienen, y de sereloj-nowr conscientes de lo bien que están, pensando en lo bien que pueden estar, creyendo que lo presente no es suficientemente bueno y lo que venga será mejor. No es malo pensar que el futuro nos depara cosas mejores en nuestra vida, pero no podemos olvidar que la vida se compone de cada momento que vivimos, y que no debemos dejar pasar uno bueno pensando que habrá otro mejor, o que lo que tenemos no es suficiente para disfrutarlo esperando a que llegue lo siguiente. ¿Cuándo será definitivamente bueno? ¿Cuándo podemos empezar a disfrutar de lo que tenemos?

Por supuesto avanzar y tener nuevos sueños que realizar va a hacer que nuestra vida se enriquezca, pero no nos olvidemos disfrutar de lo que ya tenemos y de poder valorar lo que ya hemos logrado. Vivamos ahora y aquí y disfrutemos de esto, ya que en este momento es lo más importante que tenemos.

Ver Post >
Fluir y alimentar el espíritu
img
Ainhoa Cilveti | 17-08-2017 | 17:06| 0

Me encuentro disfrutando de unos días de paz y tranquilidad tras un curso de mucho ajetreo, trabajo, y de tener que tomar decisiones que van a influir en los próximos años de mi vida. Hoy estoy disfrutando de un merecido descanso, recuperando la energía que se va desgastando durante los meses de más trabajo, horarios que cumplir y disciplina que aplicar. En ese espacio de tiempo que llamamos vida y que en muchas ocasiones nos va quitando la fuerza para vivir.agua

 

Disfrutando de este momento, me he encontrado con dos posts de dos colegas de Coachya.es, en los que por una parte se me invita a fluir y a considerar qué es lo que alimenta mi espíritu. ¿Casualmente? los he leído en este orden, y aunque son temas que trabajo desde hace años, me han dado qué pensar en este momento. Por un lado, he vuelto a tomar conciencia de la importancia de fluir con aquellas cosas que nos gustan y que nos hacen sentirnos bien. De esos momentos en los que perdemos la noción del tiempo, y sin embargo, que tan bien aprovechamos este. Tengo que decir que durante estos días mi forma de fluir no está siendo muy productiva si lo consideramos desde un punto de vista del rendimiento del trabajo, pero si lo está siendo para cargar esas pilas que logran que cuando llegue a mi casa lo haga con ganas e ilusión por continuar haciendo mi trabajo y afrontar nuevos retos.yoga-paddle-board-d

 

Precisamente, el poder hacerlo con ilusión me lleva a fijarme y centrarme en aquellas cosas que alimentan mi espíritu y hacen que el resto del año tenga fuerza para hacer lo que me propongo. ¿Qué es lo que le alimenta en mi caso? Por supuesto, en vacaciones es descansar, disfrutar de mi familia, del buen tiempo, de la comida, de estar con los amigos, del mar… ¡¡Hay tantas cosas!! Y como siempre es importante hacerlo siendo consciente de ello y sin perdemos en cosas pasadas o futuras. Simplemente dejarnos fluir con lo que hacemos. Sé que de vacaciones en verano parece fácil encontrar motivos y que nos puede resultar más difícil en invierno, pero si nos paramos a pensar un poco podemos encontrar muchos otros aspectos: disfrutar de la lluvia y del frío en nuestra piel, sentarnos a leer mientras observamos fuera llover, reunirnos con amigos y por qué no, también empezar nuevos retos y utilizar nuestra energía acumulada para lograrlo.

 

Ver Post >
Asumir ser jefe II
img
Ainhoa Cilveti | 09-08-2017 | 12:56| 0

Comentaba hace una semana lo difícil que puede suponer para algunos aceptar un nuevo puesto de trabajo como jefe de sus propios compañeros, por los cambios y la responsabilidad que este cambio conlleva, y porque en algunas ocasiones, supone dejar de hacer aquello que nos gusta, en lo que somos buenos, y por lo tanto, por lo que nos han ascendido.familiar

Pero no sólo cuesta aceptar ser jefe por este motivo, también puede ocurrir cuando uno trabaja en una empresa familiar, por ejemplo, y por fin debe asumir aquello a lo que estaba predestinado, pero que de momento no esperaba tener que afrontar. En estas ocasiones, tenemos el agravante de que el jefe saliente no siempre acepta bien su nueva condición, lo que aún dificulta más que la persona pueda asumir su nueva posición, ya que va a encontrarse continuamente bajo la vigilancia del antiguo jefe, sin dejarle desarrollarse en sus nuevas funciones y que pueda determinar una identidad como tal. Además, en ocasiones el resto de los compañeros no facilitan la labor, ya que les cuesta verles como los nuevos responsables a quienes rendir cuentas, sin dejarles cambiar de rol. Si a esto, unimos que muchas veces las propias personas se sienten inseguras en su nueva posición, hace que sea difícil poder llevar una buena gestión.friends

Otra de las situaciones en las que cuesta asumir la posición de jefe es cuando se plantea la empresa como una organización en la que trabajan un grupo de amigos, sin querer aceptar que uno de ellos debe asumir el papel de líder, bien porque es el dueño de la misma, o bien porque cara a los clientes y los proveedores, facilita la toma de decisiones y de gestión de la misma. Uno se da cuenta que no es uno más del equipo, sino que está un escalón por encima, y aunque se empeñe en compartir espacio y algunas tareas, llega el momento en el que debe tomar decisiones de gestor, y esto no siempre gusta por igual a todos, ni todos deben tener la misma información, sobre todo lo referente a nóminas, en donde debe primar la confidencialidad de cada trabajador, por lo que no siempre es fácil gestionar una empresa en un entorno de “colegueo”.

Por todo esto, no siempre es fácil asumir el papel de jefe, y debemos tenerlo en cuenta cuando alguien asume este rol, además de ser comprensivos con el aprendizaje de las nuevas tareas a realizar.

Ver Post >
Asumir ser jefe I
img
Ainhoa Cilveti | 02-08-2017 | 17:04| 1

Cuando uno empieza a trabajar le gustaría poder llegar a ser jefe cuanto antes, o al menos eso es lo que muchos decimos idealizando esta figura y los derechos y poderes que el ser jefe ofrece. Sobre todo, porque lo que no queremos es tener un jefe por encima nuestro que nos diga qué es lo que tenemos que hacer. Pero cuando llega el momento de ser jefe, no siempre es fácil asumir el nuevo papel, y en algunas ocasiones causa mucho estrés el salto a ser jefe.maxresdefault

En algunas ocasiones, esta incomodidad a asumir el cargo de jefe se debe a que se tiene que abandonar las tareas a las que la persona está acostumbrada y en las que es buena, para comenzar a supervisar a los que hasta el momento eran sus compañeros. Esto se da mucho entre ingenieros o informáticos, personas que disfrutan mucho con lo que hacen, y que precisamente por ser buenos en los que realizan se les obsequia escalando puestos. Pero esta escalada implica tener que dejar de hacer esas tareas con las que la persona disfruta, y encima tener que supervisar a los que hasta ese momento han sido sus iguales, lo que implica tener que asumir un nuevo perfil dentro de la organización. No siempre resulta agradable, bien porque en ocasiones las relaciones entre compañeros cambian, y aunque no sea así, se tiene miedo de que ocurra de esta forma. Además, ser bueno en tu trabajo no significa que lo vayas a ser en un puesto superior, ya que estos suelen implicar: liderar equipos, supervisar trabajo ajeno, gestionar el trabajo, determinar cómo se reparte, asumir más responsabilidades… y estas son cualidades que no todo el mundo está dispuesto a realizar.quieroserjefehome

Puede parecer contradictorio, o que la mayoría de nosotros estaríamos encantados con dar el salto hacia arriba, pero precisamente por esto, no todo el mundo se siente cómodo, a la vez que pueden sentir la presión de tener que aceptar el nuevo puesto. Bien, porque suele venir correspondido con un aumento de sueldo, y esta es una cuestión difícil a la que negarse, o bien, porque en las empresas no suelen llevar bien que sus empleados no quieran ascender, por lo que a uno le cuesta negarse a aceptar. Hay que considerar, que a menudo, cuando alguien rechaza un ascenso conlleva que se le puede relegar a un lado por considerarle poco implicado y motivado con su trabajo.

Ver Post >
Relacionarnos con otros
img
Ainhoa Cilveti | 26-07-2017 | 14:46| 0

Los humanos somos seres sociales, necesitamos en una medida u otra estar y comunicarnos con nuestros semejantes, y de esto podemos aprender mucho. Sobre todo, podemos aprender de la forma de comportarse de las otras personas y de su forma de actuar en casos que nos es útil. Se dice que cada persona es un mundo, y cada uno tiene sus habilidades y debilidades, pero a pesar de estas, siempre hay algo de lo que podemos aprender, sobre todo de estas últimas. Por supuesto, debemos tener en cuenta nuestro potencial, y estar con otras personas nos permite mejorar este.

Comunicarnos con otros es de vital importancia para nosotros, aunque haya personas a las que les cueste más hacerlo, pero incluso estos, suelen rodearse de personas que se lo facilitan. Una queja común suele ser la de que tenemos alguien que parece no escuchar lo que decimos y que se sumerge en su mundo sin que le importe lo que pasa a su alrededor. Estas personas suelen tener a su alrededor quien se preocupa por ellas, y tenemos que recordar, que la no comunicación no existe, siempre se hace, aunque sea en silencio. De hecho, se dice que cuando callamos asentimos, y aunque no siempre sea así, de una forma u otra expresamos lo que sentimos.

Ser conscientes de que siempre nos comunicamos, por lo tanto, nos relacionamos, es importante para saber cómo utilizar esta habilidad. Hay quienes hablan mucho y no dicen nada, y quienes hablan poco y dicen mucho, pero en ambos casos estamos comunicando.

Sea como sea, debemos tener en cuenta que nuestra sola presencia ya dice algo: nuestra forma de expresarnos, de vestir, de actuar, de callar… y esta relación nos aporta y aporta información a los de nuestro alrededor. Incluso aquellos que se aíslan, están comunicando un mensaje, los que no aparecen, no dicen o escriben en el grupo de whatsapp, hasta los que deciden abandonar el grupo.

Las personas necesitamos de nuestros amigos, familiares, compañeros de trabajo…y no es malo hacerlo. Una cosa es ser autosuficiente, y otra saber aprender de las personas que nos rodean y hacer que las relaciones sean gratas para todos, por esto, para aquellos que les cueste relacionarse o que crean que les cuesta, que sepan que de alguna forma u otra lo hacen, por lo tanto es mejor elegir cómo queremos hacerlo.

Ver Post >
Responder a lo que nos ocurre
img
Ainhoa Cilveti | 24-07-2017 | 08:25| 0

“Lo que nos hiere o daña no es lo que nos sucede, sino nuestra respuesta a lo que nos sucede. Lo más importante es el modo en que respondemos a lo que experimentamos en la vida.” S.R. Covey

 

Esta frase es una de mis preferidas a la hora de trabajar, ya que muchas veces nos escudamos en las cosas que otros nos han hecho para dar respuesta a nuestras acciones sin percatarnos de que la cuestión es la importancia que damos nosotros a esas acciones o hechos. Por supuesto, siempre hay temas muy difíciles de asumir, pero en este caso me refiero a la “terribilitis” que a veces nos acecha por situaciones que tomamos como excusa para hacer o sentirnos como queremos. Al fin y al cabo, nosotros somos los últimos responsables de cómo nos afectan estos hechos, por este motivo hay gente que es capaz de relativizar las cosas y otros de tremendalizarlas.

 

Si nos fijamos un poco, podemos encontrar en nuestras vidas ejemplos en los que hemos considerado muy grave un hecho, y cuando lo hemos expuesto nos hemos encontrado con alguien que no se lo parecía tanto. Al revés también ocurre, un amigo o amiga nos cuenta la preocupación por una situación que nosotros vemos de muy fácil solución, y sin embargo, vemos que esa persona lo está pasando mal por lo ocurrido. Todo esto se debe a que cada uno es capaz de tomar la decisión de cómo quiere asumir su propia realidad y los hechos que le ocurren, y actuar en consonancia a esta decisión. Por supuesto, y siempre respetando la opinión de cada uno, tenemos el derecho de tomarnos las cosas como mejor consideremos, pero también es verdad que podemos hacerlo como mejor nos convenga, y aprender a relativizar para estar nosotros bien.

 

Lo más importante es que cada uno se sienta bien, y para lograrlo podemos aprender que son nuestras decisiones las que nos van a ayudar a hacerlo. Por este motivo, aprender a darle la vuelta a situaciones que nos agobian o a saber tomar el aspecto más positivo de cada una nos va ayudar a lograrlo. Empezar a hacerlo es un ejercicio muy bueno, incluso puede resultar divertido poder comprobar la habilidad que tenemos y hacernos sentir más fuertes respecto a nuestra vida. Escuchar a otras personas nos puede ayudar, sobre todo a aquellas que son positivas y que saben lidiar con su vida de forma optimista. Si pensamos que no podemos, relacionarnos con otros nos va a permitir aprender de ellos.

Ver Post >

Etiquetas

No hay tags a mostrar

Otros Blogs de Autor