Diario Vasco
img
IV Carrera UNICEF: ‘Un euro, una vacuna’
img
UNICEF | 26-04-2007 | 19:18












Alrededor de 600 chicos y chicas tomaron parte en la Carrera UNICEF de la Juventud del año pasado. [UNICEF]
- Cartel de la carrera (pdf. 550 kb)
- Tríptico informativo (pdf. 780 kb) 
 


El próximo 6 de mayo la capital donostiarra acogerá por cuarto año consecutivo la Carrera UNICEF, una iniciativa dirigida a niños, niñas y jóvenes que cuenta con el apoyo de la Caja Laboral – Euskadiko Kutxa y el Ayuntamiento de Donostia-San Sebastián, y con los alumnos y alumnas de la Ikastola Ekintza, que participarán como voluntarios.



La carrera está destinada a niños, niñas y adolescentes de entre 8 y 14 años. La salida será a las 12:00 del mediodía, partiendo desde los jardines de Alderdi Eder y dando la vuelta en La Perla. Ésta es una carrera solidaria, carente de toda finalidad competitiva, que, además de ser una oportunidad de pasar una mañana divertida y diferente, ofrecerá la posibilidad de colaborar con los niños y niñas que más lo necesitan: con 1 euro, precio simbólico de la inscripción, se podrán apoyar las campañas de vacunación de UNICEF en los países en vías de desarrollo, para que la infancia de esos países mejore su salud y calidad de vida. Con 1 euro se puede comprar una vacuna contra la poliomielitis y 100 tabletas purificadoras de agua (cada una de ellas potabiliza entre 4 y 5 litros de agua). Con menos de 3 euros, se compran 50 jeringuillas desechables para que los niños y niñas puedan ser vacunados con seguridad; y con apenas unos céntimos se compra una cápsula de vitamina A que protege contra la ceguera durante seis meses.


Cada año, casi tres millones de niños y niñas mueren como consecuencia de enfermedades que podrían prevenirse fácilmente con una vacuna. Aportando 1 euro se contribuye a que enfermedades como el sarampión, el tétanos, la poliomielitis, la difteria o la tuberculosis dejen de ser una amenaza de muerte para millones de niños y niñas.


Las inscripciones pueden realizarse, además de en la oficina de UNICEF, en: Apalategui Kirolak, Stadium Kirolak, Hawaï, Tandem Sport y, el mismo día de la carrera, en los Jardines de Alderdi Eder a partir de las 11 de la mañana. En la edición del año pasado 800 chicos y chicas tomaron parte y se recaudaron alrededor de 5.000 euros, gracias a las inscripciones y otros donativos.


La inmunización: una prioridad de UNICEF
La inmunización ha obtenido excelentes resultados en los últimos 20 años. En la actualidad, las vacunas protegen de las enfermedades a casi las tres cuartas partes de la población infantil de todo mundo y podemos afirmar rotundamente que las vacunas salvan vidas: gracias a la vacunación 20 millones de niños han escapado de la muerte en las últimas dos décadas. Dejando a un lado el suministro de agua potable, ninguna otra intervención es tan efectiva como la vacunación para reducir la tasa de enfermedades y de mortalidad.


Además, UNICEF aprovecha las campañas de vacunación para desarrollar otros servicios que ayuden este fin. Así, durante las campañas de vacunación se distribuyen mosquiteros impregnados con insecticidas para proteger a las familias del paludismo, y se proporcionan suplementos de vitamina A que ayudan al desarrollo de los niños y niñas y les protegen contra la ceguera.


UNICEF se encuentra a la cabeza en el suministro internacional de vacunas, ya que proporciona el 40% de las dosis de vacunas infantiles en todo el mundo. La inmunización representa la parte esencial de nuestro compromiso para proteger a los niños y niñas más vulnerables.


Pero existen otras muchas razones de peso por las que la vacunación constituye una de las prioridades de UNICEF:

- Las vacunas protegen a toda la comunidad. Las enfermedades infecciosas, por definición, se propagan fácilmente. Sin embargo, a los virus y bacterias se les puede entorpecer el paso si la mayoría de la gente se vacuna. Cuantos más niños  y niñas se vacunen contra ciertas enfermedades, mayor será la seguridad de la comunidad. 

- Las vacunas son eficaces y están al alcance de todos. Según el Banco Mundial, hoy en día, la vacunación y el suplemento de vitamina A son dos de las intervenciones más asequibles y rentables dentro de la salud pública. La falta de vitamina A puede causar una ceguera irreversible. Pero incluso antes de perder la vista, los niños o niñas con carencia de vitamina A corren un 25% de riesgo mayor de morir de enfermedades como el sarampión, paludismo y diarrea. Con menos de 30 euros se puede suplir la falta de vitamina A de un niño o niña y protegerlo de otras muchas enfermedades mortales, incluida la difteria, la tos ferina, el tétanos, la polio, el sarampión, la tuberculosis infantil, la hepatitis B y la Hib (Haemophilus influenzae, tipo b), que es una de las causas principales de neumonía y meningitis. 

- Una población infantil sana reduce, en los hogares, el gasto dedicado a la salud que, en el caso de familias pobres, suele ser demasiado alto para permitírselo o las conduce a una pobreza aún más extrema. Pero, sobre todo, el que un niño esté sano supone que sus progenitores, o los otros miembros de la familia, estén libres para trabajar o desarrollar otras actividades productivas, en vez de tener que cuidar a los enfermos. 

- Pronto habrá nuevas vacunas disponibles. Los avances científicos y tecnológicos podrían llevar a que dentro de cinco o siete años se puedan adquirir vacunas contra ciertos tipos de diarrea y neumonía. La investigación también avanza en la búsqueda de vacunas contra el VIH/SIDA y el paludismo, y se están perfeccionando las ya existentes contra la tuberculosis. Ahora es importante que se fortalezcan los sistemas de salud para que todos los niños y niñas se puedan beneficiar de estas nuevas vacunas una vez que se apruebe su uso.
 
¡Ayúdanos corriendo!
Desde UNICEF somos conscientes de que el deporte es una de las más poderosas herramientas de comunicación en el mundo entero, gracias a la atracción casi universal que despierta, pues tiene la capacidad de llegar a muy diversas audiencias por diferentes vías. Por ello, en esta carrera “Un euro, una vacuna” hemos querido utilizar el deporte como un vehículo para transmitir valores y sensibilizar, en este caso, sobre la situación sanitaria en otras partes del planeta.


El deporte siempre ha jugado un papel fundamental en la labor de UNICEF. Es la base de muchos programas de educación en valores y para la paz, y una herramienta de recuperación psicosocial de los niños y niñas víctimas de abusos, violencia y explotación, así como una manifestación del derecho al juego que tienen todos los niños y niñas.
 
Pero el deporte es mucho más que un juego. Es un estilo de vida positivo. Es una manera de promover un enfoque pacífico a la resolución de conflictos. Es un instrumento para alejar a los jóvenes de las tentaciones de la droga, las actividades sexuales arriesgadas o de la violencia. Y es una manera de asegurar que los jóvenes crezcan con buena salud, en forma y con una buena autoestima.