¿Tiene solución el problema de los patinetes eléctricos? | Ekonomiaren plaza

Blogs

Ekonomiaren Plaza

Ekonomiaren plaza

¿Tiene solución el problema de los patinetes eléctricos?

@jonmizabala

En recientes fechas el Departamento de Movilidad del Ayuntamiento de Donostia-San Sebastián aprobó una ordenanza transitoria en la que se regulaba el uso de los patinetes eléctricos, convirtiéndose en una de las primeras ciudades del estado que regulaba el uso de estos vehículos. Recientemente varias ciudades españolas han seguido esta misma ruta y han regulado el uso de estos dispositivos que parecen haber venido para quedarse en nuestras sociedades. Al escuchar la noticia, y la publicidad que se le dio a la misma, en el sentido de que Donostia-San Sebastián era una ciudad que está a la vanguardia del uso e incorporación de la tecnología en nuestras sociedades, me acordé de una visita reciente que hice a los Países Bajos.

En los Países Bajos (que no Holanda), la bicicleta constituye un elemento inherente de la vida diaria. Se emplea la bicicleta a diario para todo tipo de quehaceres, como ir al trabajo, a la escuela, al supermercado, a la estación de tren/bus, etc., y es que la gran mayoría de los desplazamientos que hacemos de manera diaria son más que susceptibles de ser cubiertos en bicicleta. Cuentan con más de 30 mil km circulables en carril bici, de norte a sur y de este oeste, uniendo no sólo vías holandesas, sino que van más allá y llegan a unirse con las vías de Alemania, Bélgica, y Luxemburgo. Las personas que nos leen y que hayan visitado el país sabrán de lo que hablo (probablemente las que no lo hayan visitado también lo conozcan), ya que creo que hay pocos estados como éste en el que el uso de la bicicleta se encuentre tan extendido, respetado y aceptado. En Holanda hay hasta una embajada para los ciclistas, embajada, la Dutch Cycling Embassy. ¡Qué envidia siento de los carriles bici holandeses!

Sin embargo, desde hace ya varios años la preocupación de la administración en los Países Bajos ya no se centra en expandir la red de carriles bici, ni en mejorar su asfalto, ni iluminarlo más. es una agencia ejecutiva del Ministerio de Infraestructuras y Medio Ambiente, encargada principalmente de obras públicas y de la gestión del agua (un elemento crucial para la sostenibilidad del país). Rijkswaterstaat es responsable del diseño, construcción, gestión y mantenimiento de las principales instalaciones de infraestructura en los Países Bajos, lo cual incluye la red de carreteras (tanto para vehículos a motor como para otro tipo de vehículos), la red de vías navegables y los sistemas de agua.

Desde hace unos años, el interés de Rijkswaterstaat está puesto en la creación de los carriles bici del futuro. Como decíamos al comienzo del post, las bicicletas eléctricas (o patines eléctricos) están a la orden del día, no sólo en Donostia, ni en Euskadi, sino en todo el mundo. Está claro que la movilidad terrestre del futuro no vendrá de la mano de las bicicletas tradicionales, sino de la movilidad eléctrica (patinetes, hoovers, bicicletas, etc.).

En respuesta a esta tendencia, el gobierno holandés ha comenzado a rediseñar los carriles bici, porque saben que mucho antes de lo que pensamos, los miles de km que recorren todo su país no estarán llenos de personas pedaleando (a una velocidad normal de entre 20-30km/h) sino que serán recorridos por dispositivos eléctricos que podrán circular a una velocidad muy superior, y eso requiere adaptar las infraestructuras existentes a la nueva utilidad que éstas vayan a tener. Para ello están implementando una red de e-highways (autopistas para dispositivos eléctricos, en las que también pueden circular bicicletas ‘normales’) en la que se dispone de sensores de posición y de velocidad, estaciones de carga de energía, hinchadores y puntos de reparación, pavimento autoreparable, y asfalto que brilla en la oscuridad entre otras características.

Al introducir estas e-highways para ciclistas se busca que cada vez haya más personas que se desplacen a través de medios amigables con el medio ambiente, mejorar la seguridad de los ‘ciclistas’, y que a su vez se incrementen las posibilidades de desplazamiento en bicicleta (o dispositivo equivalente) mientras se mejora la funcionalidad de los carriles bici tradicionales. Se estima que el coste de esta iniciativa sea de 1 millón de euros por km. Sí, es cierto es muchísimo dinero, pero ¿cuánto nos va a costar el “no hacer nada”? La respuesta a esa pregunta la dejaremos para otro post.

Moraleja: si queremos estar a la vanguardia no deberíamos preocuparnos tanto por tratar de que los medios de comunicación se hagan eco de nuestras acciones, sino que deberíamos centrarnos en pensar en cómo queremos que sea nuestra ciudad/país dentro de 20 años, y ponernos a trabajar en ello, y es que no hay mejor publicidad que la que haga la propia ciudadanía.

Puedes seguirme en Twitter: @jonmizabala

Temas

Hausnarketa eta eztabaida gure errealitate ekonomikoaz /Reflexión y debate sobre nuestra realidad económica

Sobre el autor

"Donostiako Deustu Business Schoolen eta Lehiakortasunerako Euskal Institutoan, Orkestra-n, dihardugun lau unibertsitate irakasle eta ikertzaile gara. Blog hau sortzera bultzatu gaituena zera da: modu ulerterraz, zorrotz, kritiko eta burujabean egindako hainbat gai ekonomikori buruz gogoetak plazaratzea, gai horiek gure bizitzan eta gu parte garen gizartearenean eragin handia dutelakoan". --------------------- "Este blog pretende reflexionar sobre diferentes cuestiones económicas que nos afectan como personas y como sociedad, de una manera divulgativa, rigurosa, crítica e independiente. Somos cuatro profesores que desarrollamos nuestra actividad académica en la Deusto Business School en su campus de San Sebastián y en el Instituto Vasco de Competitividad, Orkestra. Blog sobre economía de Asier Minondo, Iñaki Erauskin, Bart Kamp y Jon Mikel Zabala".


febrero 2019
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728